Arrels restaurant: alma y autoría sin artificios.

3 diciembre, 2017

Un excitante proyecto enogastronómico en Penedés: Arrels Restaurant

La milenaria población de Santa Margarida i els Monjos, ubicada a cuatro km de Vilafranca, capital y corazón del Penedès, alberga un nuevo y excitante proyecto enogastronómico ideado y tutelado por el excelso tándem formado por el chef Miquel Soria y el sommelier [formador de sommeliers] Ton Colet.

Colaboración especial de Rafa Moreno

Una apuesta por la excelencia en su concepción más polihédrica; al servicio de la cocina y de la bodega, del corazón y la mente, y, por supuesto, del paladar. La aventura parte de una idea muy clara y precisa: ‘producto, producto y producto; de temporada y proximidad’ señala Ton.

No en vano, el jardín ampelográfico que es el Penedès se significa desde la diversidad, donde el ideario de “tierra de Cava” es hoy un lastre que los nuevos vignerons pervierten añada tras añada con creaciones innovadoras de una calidad incuestionable; recuperando variedades que expresan la esencia organoléptica de una tierra, siempre con la vista puesta en el respeto para con las vides y su entorno.


PRODUCTO DE PROXIMIDAD Y DE CALIDAD SON LA BASE DE COCINA Y SALA


Del mismo modo, la despensa de la comarca se sirve de mar y montaña, haciendo del Gran Penedès un vergel de macro y micro climas, así como diferentes altitudes que favorecen la riqueza y variedad de una tierra cuya relación con el hedonismo bien entendido se pierde en la cronología.

Más que una declaración de intenciones, el producto de calidad superior y proximidad es la idea matriz que vertebra todo lo que sucede en sala y en cocina. Así, la carta de vinos establece un diálogo con el comensal que inicia como sigue:

“De acuerdo con nuestra filosofía y en aras de potenciar el consumo de los productos de proximidad, esta carta de vinos está ordenada en función de la distancia que nos separa de las bodegas elaboradoras”

Bravo, añado.

platos restaurante arrels

Lo mejor del mercado

La oferta gastronómica orbita sobre dos modalidades de menú degustación y una carta dinámica, cambiante “en función de lo mejor que encontremos en el mercado cada mañana” apunta Ton.

Verduras, carnes, pescados, setas…. el producto lo es todo y debe ser el gran protagonista del festín. De este modo nos encontramos elaboraciones sin artificios, que acompañan y que integran pero siempre con la intención de destacar un conjunto de sabores que nos devuelven a la esencia más pura del alimento principal.

“Las elaboraciones al servicio del producto. Siempre. Eso sí, nos gusta divertirnos ideando platos y posibles maridajes, por lo que la creatividad siempre está presente”

Damos fe. Los platos se armonizan con una pensada selección de vinos multi DO que potencian las características más sabrosas de los mismos. Vinos que huyen de la norma, vinos de personalidad imperfecta y con alma; vinos que sorprenden y que convierten la experiencia completa en una suerte de organicidad placentera, natural. Plena.

Como muestra, un botón. ¿Alguien se resiste a este puerro confitado, humus y semillas de mostaza, vestido con una malvasía de Sitges seca añada 2006 de notas oxidativas y recuerdo jerezano?

Esta aparente sencillez esconde siempre una intención. Una suerte de paradoja que nos lleva a desarmar mentalmente el maridaje para al final encontrar su coherencia y razón de ser en lo natural y fluido de la combinación.

Porque en Arrels, algo tan habitual y mundano como beber y comer deviene en un hecho cultural de facto; algo que prueba empíricamente aquello de los maridajes de complicidad y el entendimiento de dos partes que forman un todo, bello y perfecto.

Si buscas es un experto que organice tus visitas especiales a la DO Penedés ponte en contacto con nosotros: hola@winestyletravel.com 

malvasia de sitges

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos