linkedin

Bodega la Vinyeta: la cuadratura del círculo

5 enero, 2016

bodega la vinyeta

Una de las bodegas más especiales de la DO Empordá, en Cataluña

La cuadratura del círculo es una expresión que refleja lo imposible, lo irrealizable, lo complejo. Posiblemente, también definiera a la aventura vitivinícola que allá por el 2002 una joven pareja quería realizar en unos terrenos áridos, donde nadie antes se había atrevido a plantar viñas, a pesar de estar rodeados por viñedos antiquísimos. “Estáis locos. Aquí nadie nunca plantó una viña. No crecerá nada”, les decían los más ancianos del lugar, pero Josep Serra y su compañera Marta no renunciaron a su sueño.

Por Isabel Acevedo

Josep y Marta compraron unas tierras en el municipio catalán de Mollet de Perelada – en la provincia de Gerona, a 20 minutos de la frontera con Francia – con algunas viñas de cariñena y garnacha, y un puñado de olivos, y empezaron su loca y apasionada aventura.

Poco más de una década después, su sueño se llama La Vinyeta, y se ha convertido en una de las bodegas “globales” y sostenibles más apreciadas de la DO Empordà. Los vientos de la Tramuntana alejaron todos los malos augurios y descubrieron unas tierras fértiles de las que surgen unos vinos estructurados y con carácter. No en vano, La Vinyeta se erige en una región de larga tradición vitivinícola, donde se cultura la vid desde la época de los griegos y romanos. Una zona donde tradición y autenticidad no están reñidos, y donde con ilusión y esfuerzo Josep y Marta han logrado desvanecer todo atisbo de duda.

No fueron inicios fáciles para ellos, porque compaginaban sus estudios con su aventura vitivinícola. Poco a poco, entre poda y poda, abrieron la bodega en 2006, con unas 40 hectáreas de viñas y 19 variedades de uvas. Hoy elaboran más de una decena de vinos con el Heus, el Llavors y el Punt i apart, como sus estandartes, pero con otras joyas como los Microvins (monovarietales), o el Mig Mig; sin olvidar los que ellos llaman especiales, el vino dulce natural Sols, el vino generoso seco Sereno y És Poma, una mistela elaborada con garnacha del Empordà y zumo de manzana de Girona, fruto de la colaboración entre La Vinyeta y Pep Nogué.

En paralelo a su aventura como viticultores y elaboradores de vino, Josep y Marta también se dieron cuenta de que si en esas tierras había olivos centenarios no era baladí, así que en 2003, recuperaron el olivar llamado “Fosc” (oscuro, en catalán), con olivos de la variedad autóctona de Argudell. Un olivar no ajeno tampoco a las habladurías de los vecinos. No en vano, su nombre hacía referencia a lo oscuro del lugar, y a los secretos que allí guardan no pocas parejas de lugareños… Comentarios y recuerdos a parte, Josep y Marta lograron en poco tiempo iniciar la producción de aceite extra virgen, que embotellan y venden bajo el nombre de Oli Fosc. Y no hay aceite sin vinagre. En una muestra más de su compromiso por la sostenibilidad, recuperaron dos barricas de más de 80 años olvidadas y llenas de escombros, y las convirtieron en la madre del vinagre. Ojú! Vinagre es un vinagre artesano, con un mínimo filtrado, que mantiene todas las propiedades naturales y cualidades organolépticas más auténticas.

Más que vinos y aceite de oliva

Para llenar más aún la despensa, decidieron ayudar a la recuperación de la raza autóctona de gallinas del Empordà, una raza minoritaria que pone unos peculiares huevos oscuros y moteados, y que casi se extingue durante la Guerra Civil. Hoy, mientras paseamos entre los viñedos y los olivos de La Vinyeta las descubrimos en pleno apogeo, con su característico canto y jolgorio.

Y para acabar de cerrar este círculo perfecto, dos son los nuevos sueños de Josep y Marta, y que están a punto de realizarse. Primero, la inauguración de su propia quesería –las ovejas ya podemos verlas pasear felices entre viñas y olivos de La Vinyeta-, y segundo, empezar a recolectar su propia miel.

Vino, aceite, vinagre, huevos, queso y miel… ¿Quién dijo que la cuadratura del círculo era imposible? Y para los más escépticos, La Vinyeta cuenta con dos apartamentos en medio del viñedo para visitar, vivir y experimentar que la producción sostenible es posible. Por todo ello, una bodega Winestyle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar