linkedin

Vinos de la Valpolicella: autenticidad y estilo propio

4 octubre, 2018

En lugares donde la viticultura ha tenido un arraigo durante siglos, es habitual encontrar  vinos con ciertas peculiaridades. Estas responden a necesidades de conservación o costumbres de consumo locales. En la región de Valpolicella encontramos vinos en los que se emplean técnicas de elaboración propias y diferenciales: AmaroneRecioto y la técnica del ripasso.

Por Esther Ibañez

En nuestra ruta por la Valpolicella, escapada de enoturismo a Italia, hemos conocido los vinos que se elaboran en esta tierra situada entre el Lago di Garda y la bellísima ciudad de Verona.

Los vinos Amarone, el Recioto y la técnica del ripasso son auténticas joyas de la enología italiana, y como tales son valorados por los expertos. Hoy en día, los amarone de excepcional calidad se sitúan entre los vinos más cotizados a nivel internacional.

paisje de la Valpolicella
Foto: Paisaje de viñedos de Valpolicella / @ CONSORZIO PER LA TUTELA DEI VINI VALPOLICELLA

Las Variedades: corvina, corvinone y rondinella.

La uva Corvina (llamada también Cruina o Corvina veronese) es la variedad reina en esta zona.

Probablemente ha sido cultivada en la Valpolicella desde hace siglos, pero los primeros registros escritos que hablan de su presencia en esta zona son de 1824.

Hasta 1993, se creía que la Corvinone era la misma variedad que la Corvina, pero los estudios genéticos que se realizaron en esta fecha demostraron que se trata de distintas uvas.

La Corvinone presenta una mayor adaptación a la sequía que la Corvina y, al igual que esta, se comporta muy bien en los procesos de secado necesarios para elaborar el Amarone y el Recioto.

La Rondinella es otra variedad clave en estas latitudes. Forma parte en mayor o menor medida del coupage del Valpolicella y también del Bardolino (un vino más ligero que también se elabora en esta zona).

Su nombre alude al oscuro plumaje de las golondrinas. Se tiene constancia del cultivo de esta variedad en el Véneto desde el siglo XIX.

uvas de valpolicella
@Foto: Uva de la variedad Corvina / @ CONSORZIO PER LA TUTELA DEI VINI VALPOLICELLA

Los vinos: Amarone de Valpolicella.

Reciben el nombre de Valpolicella los vinos tintos secos elaborados en esta zona por el método habitual de prensado y fermentación de uva fresca.

Cuando hablamos del vino Amarone entramos en la particularidad de su elaboración, pues son tintos secos elaborados a partir de uvas desecadas.

Tras la vendimia se seleccionan las uvas más sanas y se extienden en cajones, esteras o se cuelgan en forma de cortina, cuidando que las uvas no desarrollen podredumbres.

Con estas uvas parcialmente pasificadas se elaborará el Amarone, un vino seco, tánico y con un buen cuerpo. Alcanza una considerable graduación alcohólica y suele envejecerse durante varios años.

En la cata, el Amarone ofrece intensidad y elegantes matices de alquitrán y regaliz.

Foto: Uvas parcialmente pasificadas / @ CONSORZIO PER LA TUTELA DEI VINI VALPOLICELLA

El vino dulce Recioto

El vino Recioto se elabora a partir de uvas muy maduras, desecadas igual que el Amarone. La diferencia del Recioto es que se trata de un vino tinto dulce porque, durante la elaboración, la fermentación se para antes de finalizar el proceso. 

Se dice que el nombre de Recioto procede del dialecto veronés “recia” que significa “oreja”. La explicación es que para su elaboración se escogen las uvas de las orejas (u hombros) del racimo, la parte más expuesta al sol y más madura.

Frente al Amarone, las uvas del Recioto permanecen durante más tiempo secándose- entre 100 y 200 días-, concentrando mucho más los azúcares y es por ello que nos hallamos ante un vino dulce (aproximadamente un 5% de residuo azucarado).

Los vinos Amarone y Recioto se benefician de la climatología propia de la Valpolicella, que permite que las uvas se desequen sin generarse podredumbres indeseadas.

Es por ello que están tan ligados a su lugar de producción y difícilmente podrían ser elaborados en otras latitudes que no gozaran de similar combinación de temperatura y régimen de vientos.

Ripasso: rescate de una técnica que potencia el sabor de los tintos.

Si cae en tus manos una botella de Ripasso debes saber que ha sido elaborado mediante una curiosa técnica: el vino ya elaborado se pasa por las lías y hollejos del Amarone para darle un carácter más potente.

Este método que ya se utilizaba hace años ha sido rescatado por un grupo de productores del Véneto dando lugar a una nueva categoría de vinos.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Valpolicella, escapada de enoturismo a Italia

16 septiembre, 2018

Valpolicella es una de las regiones del vino de Italia que queríamos conocer. Así que nos hemos escapado para recorrer la geografía del vino italiano, esta vez en el noreste del país.

Por Esther Ibañez

Al llegar a Valpolicella, Italia, la primera sorpresa es descubrir que esta tierra toma su nombre de la histórica presencia de bodegas en ella: “valle de las muchas bodegas”.

Los viñedos, bodegas, poblaciones, canteras de mármol rosado y cipreses de Valpolicella se extienden entre el precioso Lago di Garda y el norte de la ciudad de Verona.

Suaves colinas donde las cepas se elevan en conducciones en pérgola, heredadas de los etruscos, forman un paisaje vinícola encantador.

En Valpolicella, las variedades de uva como la corvina, corvinone, rondinella y molinara son la base de sus míticos vinos amarone. De estos vinos, los más valorados son aquellos que se elaboran en las subzonas de la Valpolicella Classico y Valpantena.



corvina de valpolicella
Foto: Uva Corvina de Valpolicella / @ Esther Ibañez

Un par de bodegas de prestigio de Valpolicella

Quintarelli es un apellido que produce una gran respeto y admiración en el mundo del vino italiano.

El vino amarone de esta bodega ha sido elaborado artesanalmente con uvas parcialmente pasificadas en su azienda agrícola al norte de Verona.

Cuenta con el respaldo de la crítica y con el aplauso de los amantes del vino de todo el planeta. Y sin duda, las etiquetas manuscritas de Quintarelli son una de sus señas de identidad.

En Sant’Ambrogio di Valpolicella divisamos un paisaje donde destaca la perfección de los viñedos de Tommasi, una familia que asentó sus raíces vinícolas en esta tierra hace más de cien años.

El amarone de esta bodega se encuentra entre los vinos más cotizados de la zona.

amarone di valpolicella
Foto: Amarone di Valpolicella / @ Tomassi Family Estates

Las perlas del Lago di Garda

Las localidades costeras del Lago di Garda conservan en sus establecimientos hoteleros clásicos la atmósfera que sólo logran los lugares que llevan décadas recibiendo a distinguidos huéspedes.

El Lago di Garda ha sido un destino turístico destacado para muchos acaudalados viajeros centroeuropeos durante años y ello se traduce en hoteles con una altísima calidad y servicios exclusivos.

Un imponente paseo junto al Garda, salpicado de finos restaurantes y enotecas con terraza, invitan al paseo, la lectura y la degustación de los ricos vinos y viandas italianas.



Foto: Hotel Gentlemen, Verona / @ Esther Ibañez

Verona, una de las más bellas ciudades italianas

Verona se despliega majestuosa al visitante, con sus edificios de distintos estilos, sus puentes y la sorprendente presencia y dimensión de su anfiteatro romano, construido en el siglo I de nuestra era.

Sus calles repletas de sugerentes terrazas, donde tomarse una copa de vino blanco Soave Classico DOC o disfrutar de un aperitivo a base de calamari hacen de esta ciudad un lugar turístico que no ha perdido su distinción.

A media tarde, saborear un capuccino acompañado de una deliciosa tarta de melocotón o de almendra se hace indispensable.

Bien recomendados por nuestros anfitriones, nos dirigimos a una de estas pastelerías que conservan todo el encanto de épocas imperiales.

Pocos turistas y muchos veroneses sentados en las mesitas de Flego (Via Stella, 13, Verona).

Ya de noche nos alojamos en un hotel céntrico y elegante. Su delicado jardín nos proporciona la paz justa para releer el “Romeo y Julieta” de Shakespeare que hizo inmortal la leyenda de los amantes veroneses más famosos del mundo.



 

Atardecer en la Valpolicella, con música en directo

Ascendiendo a San Giorgo di Valpolicella, nombrado uno de los “Pueblos más bonitos de Italia”, encontramos una preciosa atalaya desde la que observar la puesta de sol en los viñedos.

Se trata del Bistro del Borgo ( Via Case Sparse Conca d’Oro, 1, Sant’Ambrogio di Valpolicella).

A su sugerente oferta gastronómica se le suma la actuación de grupos de jazz en directo para amenizar las relajadas cenas.

No se nos ocurre mejor plan para poner el broche de oro a nuestro viaje por estas tierras de Valpolicella.

Y si quieres conocer otras regiones de Italia, no te pierdas “Toscana, el alma gastronómica de Italia”

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

verona de noche

Fin de semana gastronómico en Milan

21 marzo, 2018

Gastronomía y cultura en la capital económica y financiera de Italia. Milan es una ciudad cosmopolita llena de lugares secretos que hay que descubrir, menos evidentes que en las clásicas Roma o Florencia, pero muy seductores para pasar un fin de semana gastronómico y excepcional.

Glòria Vallès

Milan es de esas ciudades que genera sentimientos encontrados. La conozco bien, pasé allí un año de mi vida, y nunca he logrado definir si me encanta o me desespera.

Me explico. Esta es una ciudad con mucho tráfico y polución, donde la vida es rápida y el placer efímero. Pero es también una de las ciudades principales – y probablemente la más rica – de Italia, un país mágico. Y en ella encontramos cultura y gastronomía para no acabárselas. Además de una de las catedrales más espectaculares y grandes del mundo: el Duomo.

El Duomo de Milan, de construcción gótica, es de visita obligada, así como lo es un paseo por las Galeria Vittorio Emanuele II, ubicada justo al lado del monumento católico. Aquí encontramos lo que para algunos podría ser también una religión: las marcas de moda más prestigiosas, como Prada, Gucci o Bally.

La primera mañana de un fin de semana gastonómico (y muy romántico) en Milán podría empezar justamente con este recorrido: visita al Duomo, paseo por la Galería Vittorio Emanuele II y un capuccino en el antiguo Café Biffi, que se encuentra en este mismo lugar desde 1857.

fin de semana gastronomico en milan

La ciudad de la moda, el interiorismo y “La última cena”

Entendámonos, no se trata de la última cena de nuestra escapada romántica, sino de “La última cena” de Leonardo da Vinci. Pintura histórica de la cultura italiana y universal que podemos ver en el interior del Cenacolo Vinciano. Muy buen plan para nuestra primera tarde de un fin de semana gastronómico y cultural en Milan.

La moda la encontramos en Vittorio Emanuele II y en el barrio de Brera, que incluye vía Brera, vía Solferino, vía Pontaccio, Corso Garibaldi y Corso Como. Imprescindible pasear por estas calles que recuerdan al Montmatre de París – por su estilo bohemio pero con clase – y disfrutar de un espresso en cualquiera de sus cafés con terraza.

Si tenemos la suerte de encontrarnos en Milán durante la celebración del Salone del Mobile, del 17 al 22 de abril, podremos ver todos los showrooms de interiorismo de la ciudad abiertos al público. Un paraíso para los amantes del interiorismo.

Y si nuestra escapada es antes del mes de Junio de 2018, no podemos perdernos la exposición de Frida Kahlo en el Mudec, el Museo delle Culture en Vía Tortona, 56. El Palazzo Reale y la Pinacoteca de Brera son otras alternativas para los amantes de la cultura.

Aperitivo y paso por el Navigli: imprescinible

Un fin de semana gastronómico en Milan nos deja la primera noche libre para disfrutar del Milán más cosmopolita y auténtico, y la segunda para saborear las creaciones de Antonio Guida en Seta, el restaurante del Hotel Mandarin Oriental.

¿Cómo empieza la experiencia gastronómica entonces? Con el primer capuccino de forma más informal, y a partir de las siete de la tarde, cuando Milan abre las puertas de numerosos bares y restaurantes para disfrutar del famoso Aperitivo.

Durante el Aperitivo, los establecimientos cobran las bebidas, y ponen a disposición de los clientes un buffet que suele incluir ensaladas, focaccia, pastas, embutidos y quesos.  Merece la pena explorar las cartas de vinos y cockteles de muchos de estos lugares. El Armani Lounge del Hotel Armani sería para mí uno de los elegidos.

Después del Aperitivo hay que ir en taxi hasta Navigli (y conservar hambre para seguir comiendo). Los canales son la zona más romántica de la ciudad, y a ambos lados encontramos numerosos restaurantes y bistró, algunos de ellos con música en directo. El momento ideal para disfutar de la tan esperada pizza 😉

En el primer día de nuestro fin de semana gastronómico y romántico, un aperitivo seguido de un paseo y una deliciosa pizza en el Navigli nos convertirá en auténticos milaneses listos disfrutando de la esencia de la ciudad.

El lujo internacional en la capital de Italia

Nuestra experiencia gastronómica continua la segunda noche en el restaurante de dos Estrellas Michelin del Mandarin Oriental: un menú degustación de siete platos nos espera en Seta.

Combinando platos de la región de Puglia, Toscana y Francia con toques asiáticos, Antonio Guida sirve una propuesta culinaria completamente contemporánea, que marida bien con el entorno donde se encuentra el establecimiento: Milán, una capital moderna con raíces culturales e históricas muy profundas.

Y el último día sería sin duda para descansar. ¿Nuestra recomendación? Alojarse los dos días en Mandarin Oriental y disfrutar el domingo de un largo y delicioso desayuno, seguido por unas horas de relajación en el spa del hotel: un servicio exquisito para disfrutar de un tratamiento después de comerse y pasear por Milan.

 

FOTOS: Hotel Mandarin Milan y Armani Hotels

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegashoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Toscana: alma gastronómica de Italia

10 noviembre, 2017

Viajar a la Toscana en Italia es conocer el corazón gastronómico y cultural de Italia. Florencia, Siena, San Gimignano, Luca… son enclaves fantásticos para disfrutar de la cultura y la gastronomía italiana y conocer su patrimonio histórico. Los vinos de Chianti son seguramente los más conocidos de Italia, junto a los Barolo de la región del Piemonte.

Por Glòria Vallès

La Toscana es una de las regiones más famosas del mundo para disfrutar de la buena cocina y de una estancia relajante, gracias sobre todo a películas como “Bajo el sol de la Toscana” (2003) que la dieron a conocer.

Ha sido también escenario de otras grandes películas como “La Vida es Bella” (1997) rodada en la localidad de Arezzo, “El Paciente Inglés” (1996), que se filmó en gran parte en el Monasterio de Sant’Anna in Camprena junto a Pienza, “Cartas a Julieta” (2010) o “Un té con Mussolini” (1999) protagonizada por Cher.

Y es que Toscana reúne belleza y encanto, arte y arquitectura, y una gastronomía y vinos mundialmente conocidos y apreciados. Los vinos Chianti, Chianti Classico, Brunello di Montalcino y Vino Nobile de Montepulciano se elaboran con la variedad Sangiovese, las más extendida en la región de Toscaba.

Y aunque es difícil llegar a comprender la complejidad de los vinos y las variedades de uva italianas, es muy fácil y delicioso poder disfrutar de estos vinos y la gastronomía local que los acompaña durante cuatro o cinco días de escapada a la Toscana.

Cocina mediterranea y cultura a rebosar en Toscana

Toscana es sinónimo de cocina mediterránea, con el vino y el aceite de oliva como principales protagonistas, y de cultura dominada por el Renacimiento italiano. No en vano es uno de los destinos gastronómicos internacionales más frecuentados.

En Toscana podemos disfrutar de grandes vinos como los Chianti Clásico o platos de comida generosos y suculentos, y de visitas culturales e históricas a la ciudad de Florencia y otras localidades de la región.

Las hortalizas, las legumbres y el pan son la base de una gastronomía que tiene sus orígenes en el mundo rural y sencillo, y que se ha ido sofisticando con los años gracias a la evolución de la alta cocina y de que el turismo internacional se ha fijado en este rincón idílico de Italia.

Cualquier buen almuerzo en Toscana empieza con los tradicionales Antipasti, que a menudo son embutidos como la finocciona (salchichas aromatizadas con hinojo) o los crostini de fegatini (rebanadas de pan tostado con paté).

La pasta es obviamente un clásico, que en Toscana comeremos en forma de parpadelle con salsa de ragú, con carne de caza o bien hongos. En Siena la pasta típica es el pici, parecido el spagetthi, siempre servido con una salsa que le da consistencia.

Un lugar donde probarla es en Castel Monastero, hotel boutique con mucha historia desde donde podemos descubrir la región.

Estamos ante una gastronomía de origen humilde, así que en general los platos serán cuantiosos y con una materia prima de kilómetro cero y alta calidad.

El queso de oveja curado es imprescindible probarlo: se trata del conocido como queso Pecorino Toscano DOP (fuera de Italia el más famoso es el Pecorino Romano). Es un queso fuerte y de textura dura cuando está añejado, para el que si los productores quieren conseguir la Denominación de Origen Protegida deben elaborarlo con la leche de los rebaños que pastan en la región y que se alimentan de forrajes verdes y pasto.

pecorino

Chianti Classico, los vinos más elegantes de Italia

Entre Siena y Florencia encontramos la perla vitivinícola de Italia, una zona que es a la vez interesante por sus vinos y bucólica por sus paisajes. Aquí es donde se producen los más prestigiosos Chianti Rufina, y donde se encuentran las famosas vilas de San Gimignano y Arezzo, dos must incluidos en cualquier guía de viajes de Italia.

Arezzo es quizás la más tranquila, San Gimignano sin duda la más fotografiada desde dentro y fuera de su núcleo urbano.

El Chianti Classico es una región clasificada como DOCG y produce grandes vinos con la variedad Sangiovese, generalmente envejecidos en barricas de roble y con una expectativa de vida de unos diez años.

Encontramos también una proporción mucho más pequeña de vides de Canaiolo, y variedades internacionales como la Merlot o el Cabernet Sauvignon.

Puedes descubrir el Chianti desde Castello del Nero Hotel & Spa.

 

¿Quieres viajar a la Toscana? Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegashoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar