linkedin

El agua es simplemente H2O ¿o no? Si todos fuimos aleccionados en nuestros primeros estudios con las tres cualidades del agua: insípida, incolora e inodora. ¿De qué hablamos cuándo hablamos de catar aguas?

Por Esther Ibañez

No hace falta tener un paladar privilegiado para descubrir diferencias en uno u otro tipo de agua: conocemos el sabor de la que sale del grifo de nuestra casa, notamos la diferencia cuando estamos de vacaciones en cualquier otro lugar y probablemente, no todas las aguas que compramos embotelladas nos saben igual.

Catar aguas es agudizar los sentidos para captar la sutileza: se valora la suavidad de su paso por boca, la sensación de sales disueltas, la estructura y complejidad de la misma.

Los distintos componentes que presenta el agua y que marcarán sutiles diferencias gustativas son: sodio, potasio, yodo, sílice, calcio, sulfato, flúor o magnesio entre otros.

Para conocer el contenido en sales disueltas de una determinada marca de agua se suele dar la cifra de “residuo seco” que diferenciará entre aquéllas de mineralización débil, baja o fuerte mineralización.

Cualquier tipo de agua es aconsejable para su consumo por parte de una persona sana, en cambio si existe algún tipo de dolencia (propensión a cólicos, tensión alta, etc), es mejor consultar con el médico qué tipo de agua es más conveniente beber.

Aguas que nos llevan más allá de la hidratación necesaria

Pero más allá de la principal función básica de hidratarnos, las aguas que actualmente encontramos en el mercado buscan adentrarnos en el mundo de la moda, el diseño o el coleccionismo.

Otras aguas son capaces de transportarnos a lugares remotos o a paisajes espléndidos. También encontramos aguas específicas para la coctelería. De todas ellas damos cuenta en las siguientes líneas.

Las grandes marcas de agua suelen sorprender a sus seguidores con botellas de elegantes diseños. Lanzan al mercado ediciones limitadas de sus aguas embotelladas en envases firmados por afamados artistas plásticos, invitándonos a realizar nuestra pequeña colección artística con sus lanzamientos anuales.

El mundo del agua embotellada no es ajeno a las tendencias que promueven la sostenibilidad en el sector del consumo. Por ello grandes marcas como la francesa Evian ha encargado al diseñador Virgil Abloh , director creativo de la línea masculina de Louis Vuitton, una colección llamada “One drop can make a rainbow”.

Abloh transformó el diseño para la botella clásica de Evian en vidrio y una gama de botellas ideadas para transportar. Y convirtió la colección en un éxito de ventas.

De Louis Vuitton a Armani… en aguas

Beberse un Armani es posible: a los pies de los Alpes italianos se encuentra el manantial Fonte Solé del que se embotella el agua Armani. Es una botella de diseño refinado destinado a un público exigente y exclusivo, al que no le importará pagar más de 60 euros por un litro de agua con gas que lleve tan prestigiosa firma.

En el mismo rango de precios se mueven otras propuestas que arrasan entre estrellas de cine, modelos o influencers: “No es para cualquiera” reza el eslogan del agua BLING H2O, cuyos diseños e incrustaciones de cristales Swarovski y otros metales hacen de cada una de las botellas de esta agua un pequeño objeto de coleccionista.

aguas bling

Buscando la pureza

Si alguien se empeña en beber el agua más pura de la Tierra tendrá que valorar la que se embotella en Tasmania. Con diferentes nombres (Cloud Juice o Tasmanian Rain) han estado presentes en el mercado aguas que presumían de “nunca haber tocado el suelo”.

En el caso de Cloud Juice, el reclamo consistía en que en cada botella se recogían exactamente 9.750 gotas de lluvia.

Por su parte, el agua etiquetada como Tasmanian Rain se recoge a pocos kilómetros del lugar del planeta con el aire más puro, así señalado por la Organización Mundial de Meteorología. Se embotella el agua de lluvia de las nubes generadas sobre la Antártida, con un mínimo componente mineral.

¿Habrá algo más puro que el agua de niebla? Es el caso de Garoe, que ha encontrado la manera de exprimir las nubes bajas que visitan este lugar privilegiado de las Islas Canarias para ofrecernos un tipo de agua que no se va a parecer a nada de lo que hayamos podido beber.

La actividad volcánica, aunque sea mínima, ha generado aguas con un cierto grado de gas carbónico naturalmente presente. Es por ejemplo el caso del Agua Magma de Cabreiorá, situada en Verín (Galicia).

Como curiosidad, apuntar que fue el propio Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal el que analizó la idoneidad para el consumo y las propiedades saludables del manantial de donde procede esta agua de origen volcánico.

Con un Whisky Premium ¿Puedo mezclar cualquier tipo de agua?

Está claro que no será lo mismo si añadimos uno u otro tipo de agua a nuestro vaso, por ejemplo, el agua del grifo puede estropear la suavidad de este destilado y resaltar notas negativas.

Las grandes marcas de whisky llevan años recomendando cierto tipo de aguas para mezclar con sus bebidas, generalmente de manantiales próximos a los lugares donde se elaboran los destilados. Así encontramos el agua Old Limestone, que se publicita como la acompañante perfecta de los bourbons de Kentucky ( EE.UU.)

En el caso de los whiskys escoceses, es la compañía Uisge Source quien ha desarrollado tres tipos de aguas que se complementan perfectamente con los tres orígenes de Whisky escocés: Highland, Islay y Speyside.

Son aguas capaces de rebajar el grado alcohólico del destilado manteniendo intactas sus cualidades aromáticas y el carácter de cada estilo de whisky.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar