linkedin

Le Langhe es la cuna de los grande Barolo de Italia

En el sur del Piemonte, en la región conocida como Le Langhe, descubrimos vinos tintos con un carácter muy particular: los Barolo.

Este Araldica Flori Barolo 2012 nos permite acercarnos a la región empezando con una propuesta un poco más fácil. Se trata de un vino nítido y transparente que para esta ocasión lo hemos servido en copa Chianti. Su color es granate con reflejos anaranjados y teja propios de la edad, y con una intensidad baja, dejando ver un ribete muy amplio.

Un aroma reducido al inicio se abre discretamente con un poco de oxigenación. La madera y el tabaco son las primeras sensaciones que da este Barolo, y una presencia constante de mermelada de ciruela y caramelo, propios de la evolución. También encontramos en él aromas primarios de fruta roja como la cereza y las notas vegetales.

La astringencia propia de un Barolo

En boca es un vino tinto que no deja indiferente: una explosión de aromas deja atrás la timidez de su expresión en nariz, y el baile de especies con un poco de fruta negra madura y el tanino de la madera se pone inicia cuando el vino entra en contacto con el paladar. Un vino de intensidad media – alta con un tanino secante y áspero, no encontramos en él el terciopelo ni la jugosidad.

Un vino ligero en cuerpo y amplio en volumen, con larga persistencia y profundidad media-larga. Es equilibrado y con notas de vainilla al final. Son aromas habituales en los Barolo, que se caracterizan por su textura secante, tanino que también encontramos en el Araldica Flori Barolo 2012, y que en este caso podemos percibirlo más fácil. Los grandes Barolos necesitan muchos años para poder suavizar los taninos y ser amables en boca. Con el Araldica Flori Barolo 2012 podemos adentrarnos en la región y disfrutar de sus notas persistentes de té negro y pimienta.

Estamos frente a un buen nebbiolo que tiene una adecuada relación calidad precio, y que ha pasado cinco años (tres en barrica y dos en botella) esperando este momento. Un vino tinto interesante y a la vez prudente, un Barolo de gama media que servimos en esta ocasión con otro plato que requiere paciencia para ser servido: cordero al horno macerado con Oporto y finas hierbas y acompañado con patatas, también al horno.

Muy buena opción para quien no se ha acercado nunca a los Barolo y Barbaresco que se producen en el Norte de Italia, al sur de la ciudad de Torino y quiere conocerlos. Y si te ha gustado, puedes leer otro artículo sobre Barolo aquí

Si buscas es un experto que organice tu viaje al Piemonte ponte en contacto con nosotros: hola@winestyletravel.com 

Vinos de guarda al Norte de Italia

Viajar por las rutas de Piamonte resulta toda una experiencia slow. Vinos, quesos y trufas al compás de sugestivos paisajes, como los de Langhe y Roero, zonas de colinas con pequeñas poblaciones y antiguos castillos en lo alto, fascinantes viñedos y grandes tradiciones culinarias. Aquí se encuentran las uvas de mayor prestigio nacional: Nebbiolo, Barbera, Dolcetto, Arneis y Cortese. Sin más, paladares refinados consideran la Nebbiolo la variedad de uva con mayor entidad del país. Claro está, de ellas surge el rey de los vinos italianos: el barolo.

Por Bárbara Jacôme

 

El pequeño pueblo medieval de Barolo, con apenas 733 habitantes, mezclado entre colinas arrebatadas de viñedos verdes y antiguas edificaciones de piedra desniveladas, alberga una de las DOCG más prestigiosas de Italia. Cuna que le dio nombre, también se lo debe a la familia Falletti, marqueses de Barolo, quienes iniciaron en sus viñedos la producción del vino hace más de 200 años. Marchesi di Barolo, la bodega insignia, se encuentra en el propio Castillo del Marqués Falletti, en dónde se cultiva el arte, la historia y el encanto del mismo.


EN EL MUSEO DEL VINO SE CUENTA LA HISTORIA DEL VINO A TRAVÉS DEL ARTE, LA MÚSICA, EL CINE Y LA LITERATURA


La vista que se aprecia desde la terraza del castillo es inigualable: un cielo limpio sin fronteras y frondosos viñedos con racimos de nebbiolo que pronto teñirán de malva los barriles de roble o castaño, donde serán añejados durante un par de años. Con más de mil años de historia, el castillo acoge en su sótano y antigua bodega la Enoteca Regional del Barolo, presente desde 1982 y actualmente gestionada por las 11 poblaciones vinícolas de la región. Además el Museo del Vino, dónde se cuenta la historia del vino a través del arte, la música, el cine y la literatura. La realización estuvo a cargo de Francois Confino, autor de famosas escenografías de museos, tal como el Museo Nazionale del Cinema di Torino (Museo Nacional del Cine de Torino). El museo resulta todo un homenaje al vino: un recorrido por su historia mundial, un viaje de sonidos y luces para explicar los ciclos de la cosecha, diferentes acepciones religiosas y culturales, leyendas dentro del arte, cine y literatura, entre demás consideraciones.


MARQUESI DI BAROLO TIENE MÁS DE 40,000 BOTELLAS DE BAROLO QUE GUARDA DESDE 1859


La visita a Marchesi di Barolo cuenta con un recorrido por los rincones de la bodega, por sus barricas más antiguas (cinco inmensas están conservados en exposición, conmemoradas por la UNESCO) hasta las más recientes, e instalaciones más modernas de mantenimiento y embotellamiento. También, almacena una biblioteca de más de 40.000 botellas de Barolo, con cosechas que datan de 1859. El recorrido se finaliza en un salón con biblioteca, con los manuales vitícolas más refinados de la región para los más eruditos, y un espacio gastronómico, con degustación de vinos de la casa y tabla de fiambres de Piamonte. Los aromas florales, su longevidad y elegancia son los grandes criterios que enaltecen al Barolo. Producto un vino de guarda, necesita de un largo periodo en las bodegas para que la elegancia gane terreno sobre la potencia. De hecho, la legislación obliga a contar con una crianza de 38 meses, 18 de los cuales deben haber sido en barricas.

La visita a Marchesi di Barolo cuenta con un recorrido por los rincones de la bodega, por sus barricas más antiguas (cinco inmensas están conservados en exposición, conmemoradas por la UNESCO) hasta las más recientes, e instalaciones más modernas de mantenimiento y embotellamiento. También, almacena una biblioteca de más de 40.000 botellas de Barolo, con cosechas que datan de 1859. El recorrido se finaliza en un salón con biblioteca, con los manuales vitícolas más refinados de la región para los más eruditos, y un espacio gastronómico, con degustación de vinos de la casa y tabla de fiambres de Piamonte. Los aromas florales, su longevidad y elegancia son los grandes criterios que enaltecen al Barolo. Producto un vino de guarda, necesita de un largo periodo en las bodegas para que la elegancia gane terreno sobre la potencia. De hecho, la legislación obliga a contar con una crianza de 38 meses, 18 de los cuales deben haber sido en barricas.

Actualmente Marchesi di Barolo se encuentra en manos de la quinta generación de la familia Abbona, controlando aproximadamente 120 hectáreas de viñedos y produciendo vinos de las principales variedades originales de Langhe, Roero y Monferrato. En su catálogo presentan 10 gamas de vinos, que engloban Barolo, Barbaresco, Barbera d’Alba, Dolcetto d’Alba, Langhe, entre otros.

Para los amantes de la buena mesa y del buen vino, Piamonte se trata de una de las regiones italianas más interesantes por visitar. Tal vez sea la magia de su bruma que cubre los viñedos en las mañanas invernales, el encanto de sus estrechas callecitas vestidas con macetas florales en verano, la tradición vinícola o sus cinematográficas colinas, que hacen de Piamonte y sus barolos un plácido sosiego al que se vuelve con cada trago de vino.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar