linkedin

“En la victoria lo merezco y en la derrota lo necesito”. Esta frase atribuida a Napoleón III expresa a la perfección qué es y qué significa el champagne. Para quienes aman este producto pero lo conocen poco, hablamos hoy de los tipos de champagne, la región donde se elabora y de por qué un viaje a La Champagne resulta imprescindible.

Por Sergio Esteva

Para quienes no han visitado nunca Reims y la región de La Champagne, quizás la curiosiad de conocer cómo se elabora el champagne que se sirve en las grandes celebraciones y qué determina su calidad puede ser la excusa perfecta para plantearse el viaje. Mientras tanto, os damos un poco de información sobre el producto, para ir abriendo boca.

En su proceso de elaboración, el champagne comienza siendo un vino tranquilo, sin burbujas. Generalmente, las uvas que se cosechan para elaborar el vino base para champagne tienen niveles más bajos de azúcar y mayor acidez, y los enólogos acostumbran a obtener vinos base de una graduación entre 10% y 11%.

El vino tranquilo se mezcla con otros vinos de cosechas anteriores hasta obtener un vino base. Dicho vino base es propio de cada casa productora (conocida como Maison), es su sello distintivo.

¿Cómo se elabora el Champagne?

Los pasos que se siguen en la elaboración mediante el Método Tradicional (Champenoise) son: primero la elaboración y embotellado del llamado vino base, que normalmente tiene aromas neutros y una elevada acidez.

El enólogo podría decidir realizar la fermentación maloláctica antes de la segunda fermentación, o incluso realizar una crianza en barrica para lograr lo que se llama vinos “reserve”, que tendrán un rol importante en la creación del coupage o blending (la mezcla de distintos vinos, procedentes de variedades, viñedos y vendimias diferentes).

Al vino base se le añade licor de tiraje, que incluye vino, azúcar, levaduras, nutrientes de levadura y agentes clarificantes. Las botellas se tapan y se almacenan en posición horizontal en un ambiente oscuro y en buenas condiciones de temperatura y humedad.

Puesto que el vino base es una mezcla de vinos obtenidos de varias vendimias, y por este motivo las botellas no pueden llevar impreso una añada en la etiqueta. Solamente encontraremos el año de vendimia en una etiqueta de champagne cuando el vino base no sea producto de la mezcla de varias añadas.

Y esto ocurre, única y exclusivamente, cuando el enólogo considera que el vino de una determinada cosecha es de una excelencia tal que no vale la pena mezclarlo. Es el caso de los champagne premium de cada casa, como el prestigioso Dom Pérignon y que veremos más adelante.

champagne louis roederer
FOTO: Louis Roederer Millesime 2011

Volviendo a la elaboración, con la mezcla del licor de tiraje y el vino base conseguimos que se produzca una segunda fermentación alcohólica en la misma botella, de modo que el azúcar se transforma en alcohol y dióxido de carbono. Este último no es más que las codiciadas burbujitas que permanecerán atrapadas en la botella hasta el momento de la celebración.


DURANTE LA SEGUNDA FERMENTACIÓN APARECEN LOS AROMAS DE PAN, TOSTADOS Y BOLLERÍA QUE APORTAN FINEZA Y COMPLEJIDAD AL CHAMPAGNE


Al final de la segunda fermentación las levaduras mueren y precipitan. Esto ocurre porque ya no les queda más azúcar, su alimento para sobrevivir. Con el llamado remuage (movimiento de las botellas para ayudar a la sedimentación), se les ayuda a depositarse al fondo de la botella. Es en estos momentos  cuando surgen los aromas de pan, tostados y bollería, que aportan fineza y complejidad al champagne.

Tras un tiempo de crianza en la botella, en los llamados pupitres (que fueron utilizados por primera vez por Madamme Clicquot en Veuve Clicquot) se eliminarán las partículas sólidas que se han ido acumulando dentro de la botella. Estas partículas se trasladan al cuello de la misma para que formen un conjunto sólido que, después de ser congelado, se extraerá en el proceso de degüelle.

FOTO: Pupitres en las Crayeres de la Maison Veuve Clicquot en Reims.

No es lo mismo champagne Brut que Brut Nature

El próximo y último paso en el proceso de elaboración del champagne es cuando se decide qué se quiere elaborar. Porque los diferentes tipos de champagne se clasifican por el contenido de azúcar residual que tienen, aportado por el llamado licor de expedición en el dosage, y que se mide en gramos / litro (g/l). Añadir el licor de expedición permite equilibrar la acidez y ayudar a desarrollar los aromas.

En base a esto, tendremos un rango de champagne que va desde el conocido Brut (menos de 15 g/l) hasta el Demi Sec (entre 33 y 50 g/l). Cuando no se le añade azúcar al “licor de expedición”, tendremos el célebre Brut Nature o Zéro Dosage.

En función a la cantidad de azúcar que tiene, el Champagne se clasifica en:

– Brut Nature (menos de 3 g/l)
– Extra-Brut (menos de 6 g/)
– Brut (menos de 15 g/l)
– Extra-Dry (entre 12 y 20 g/l)
– Dry o Sec (entre 17 y 35 g/l)
– Demi-Sec (entre 33 y 50 g/l)
– Doux (dulce) (más de 50 g/l)

Una vez embotellado, el champagne se dejará envejecer durante unos meses, tiempo en el que el licor de expedición se integra con el resto del champagne.

champagne krug
FOTO: Maridaje con champagne Krug

Un terroir excepcional

En la región de La Champagne no existe una clasificación de calidad de las áreas de cultivo como sí podemos encontrar en otras regiones vitivinícolas de Francia, en las que el terreno se diferencia como Grand Cru, Primer Cru, etc… Tampoco una calificación de calidad del producto en sí.

Aquí todas las hectáreas de viñedos son clasificados por el Consejo Regulador correspondiente, bajo un criterio cualitativo que va del 80% al 100 %, siendo 100 % viñedos con un terroir excepcional.

Las grandes Maison productoras no son dueñas de la totalidad de los viñedos de donde provienen las uvas que procesan; compran la uva a los viticultores independientes para completar sus necesidades.

El precio y la calidad de la materia prima fijan prácticamente el precio y la calidad del producto final, en el entendido de que todo el proceso de producción es similar para la mayoría de los productores. La variación se encuentra solamente en la economía de escala entre los grandes y los pequeños productores.

Champagne de Prestigio (Cuvée Prestige)

Si bien la mayoría de las botellas que vemos en el mercado no lleva impreso en su etiqueta el año de la vendimia, sí encontraremos la añada en los Cuvée de Prestigio y los llamados Millésime.

Millésime se refiere exclusivamente al hecho de que el champagne ha sido elaborado con uvas de una sola añada, es decir en la etiqueta encontraremos 2010, 2011, etc. En principio no se refiere a la calidad, mientras que el concepto Cuvée Prestige está estrictamente vinculado a una añada excepcional.

En las grandes Cuvée, la uva procede de un terreno o “cru” de calidad excepcional (100 %) y las condiciones climatológicas del año en el que se vendimió lograron una cosecha excepcional. Por ello, la Maison productora decide no mezclar este vino con los vinos de años anteriores y elaborar su mejor producto, un Cuvée de Prestigio. Los Cuvée Prestige son los champagne más excepcionales de cada casa. 

En Champagne, el término Cuvée también se refiere también a los primeros 2,050 litros de zumo de uva que se logran de cada 4,000 litros prensados, lo que se correspondería con el mosto de mayor calidad.

 Si eres un verdadero gourmet, vas a querer probar los siguientes Cuvée Prestige:

– Dom Ruinart, de Ruinart.

– Cristal, de Louis Roederer.

– Laurent Perrier Grand Siècle.

– Krug y Dom Perignon, que producen solamente Millésime.

viñedos de la champagne
FOTO: @JKGraber

Champagne es más que una bebida

Todos conocemos el champagne por sus burbujas, las botellas que aparecen en las grandes celebraciones y la creatividad y el marketing de lujo que desarrollan las grandes casas de champagne. Pero pocos han podido descubrir la magia de un destino tan excepcional como La Champagne.

Una escapada de cuatro o cinco días a la región es ideal, no solamente para degustar fantásticos champagne, sino para pasear por preciosos viñedos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, disfrutar de la historia y la cultura de Reims, o relajarse en un paseo en barco por la ciudad de Chalons en Champagne. No te pierdas este artículo donde te contamos qué puedes hacer durante una escapada a La Champagne. 

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar