linkedin

Por Isabel Acevedo

Es la cocinera con más estrellas Michelin del mundo (siete, desde 2013), pero ante todo, es una apasionada de su tierra, de los productos, de la cocina y de la gastronomía.

Carme Ruscalleda necesita pocas presentaciones y harían falta muchos apelativos para poderla definir en su conjunto.

Muy cercana en las distancias cortas, esta chef ha conseguido ensalzar aún más la gastronomía catalana y española hasta lo más alto. Fruto de su labor y de lo que ha hecho para y por la cocina catalana, este año ha sido nombrada embajadora de la designación Catalonia European Region of Gastronomy.

Inició trayectoria en 1988 en Sant Pol de Mar (Maresme, Barcelona). Hace más de una década (en 2016) inauguró un restaurante homónimo en Tokio, en donde pone acentos nipones a su marcada cocina mediterránea. Y desde hace unos años, dirige junto con su hijo Raúl Balam el restaurante Moments, del Madarin Hotel Barcelona.

Y en todos ellos, deposita el mismo empeño, energía, tenacidad. Su premisa: “cómo cocinar para ser feliz”.

Carme Ruscalleda es una de las cocineras más reconocidas y prestigiosas del mundo, y todo ello, cuando vivimos un momento gastronómicamente hablando, muy fecundo. ¿Alguna vez soñó llegar hasta donde ha llegado?

Nunca lo había ni soñado ni me lo había planteado. Mi objetivo profesional era poder realizar un trabajo especial, creativo, de calidad y con un equipo humano a la medida; y la vida me ha otorgado este premio.

Cree que el hecho de haber nacido, crecido y desarrollado parte de su carrera en Cataluña, una región gastronómicamente tan rica le ha podido influir en su trayectoria ¿De qué manera?

Estoy convencida que todos recibimos influencias culturales del lugar donde hemos nacido. Cataluña es un país creativo y puntero en gastronomía, lo avalan grandes figuras como Adriá y los hermanos Roca, a los que admiro y les percibo complicidades profesionales y personales.

Este año ha sido nombrada embajadora de Catalonia European Region of Gastronomy. ¿Qué supone para usted que la hayan elegido a usted?

Es un gran honor para mí, y para la marca gastronómica que hemos creado desde Sant Pol de Mar. Puede que se hayan fijado en mí, no solo por Carme Ruscalleda como persona u cocinera, sino también por nuestro trabajo y filosofía culinaria que aparte de ser catalana y moderna, es también, natural, libre y emocionante.


“LA VIDA ME HA OTORGADO ESTE PREMIO” 


Con restaurantes en Japón y en Barcelona, seguramente es una cocinera viajera y viajada ¿Cuál es el destino favorito de Carme Ruscalleda, en estas dos facetas, como chef y como “viajera”?

Para mí es un gran placer viajar y descubrir nuevas culturas, técnicas culinarias y sabores nuevos. Siento un gran compromiso por mi profesión que no me permite viajar por placer tanto como me apetecería, pero de las culturas que he descubierto en los viajes realizados, Japón me ha seducido y enamorado más, y naturalmente se ha colado en mi mente. Y esto, se nota en las elaboraciones que estamos ofreciendo actualmente.

Si nos tuviera que recomendar tres destinos o regiones gastronómicas en el mundo ¿cuáles serían?

Sin duda, Perú, Japón y Cataluña, por supuesto.

¿Qué busca en los alojamientos hoteleros a la hora de viajar por placer?

Soy muy sencilla en gustos. Busco normalmente originalidad cultural y naturaleza.

¿Le queda a Carme Ruscalleda algún rincón del mundo que desee conocer y que aún no haya ido?

¡¡¡Muchísimos!!! En mi lista está Mexico, Cuba, Australia, Madagascar y muchos más…

plato gastronómico

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar