linkedin

Existen tipos de botellas de vino con diferentes formas y colores. Encontramos también distintos tamaños. Las botellas del cava son diferentes a las del vino tinto. ¿Sabes por qué? Te lo contamos en este post.

Por Esther Ibáñez

¿Por qué las botellas de vino tienen el tamaño de 75 cl.?

Es una pregunta que puede hacerse cualquier aficionado al vino. ¿Y por qué no un litro, que es el tamaño habitual en muchas otras bebidas?

La explicación tiene que ver con la capacidad pulmonar humana, pues las primeras botellas de vino se fabricaban una a una, soplando el vidrio por un tubo.

Un buen soplador difícilmente alcanzaba un tamaño mayor al de 75 cl. Aunque resulta lógico que las botellas sopladas manualmente diferían en algunos centilitros una de otra, debido a su elaboración artesanal.

Esa medida se fue manteniendo incluso cuando las botellas de vino comenzaron a fabricarse industrialmente, siendo actualmente el tamaño más frecuente.



Por sus hombros las conocerás

Las botellas más comunes son las bordelesas, con los hombros redondeados.

Las borgoñonas tienen los hombros en forma de cono y las llamadas renanas son las más alargadas.

Actualmente muchos vinos se embotellan en botellas de vino troncocónicas, cuyo cuerpo cilíndrico termina en hombros angulosos.

Las botellas de espumosos, preparadas para resistir los seis kilos de presión que se producen en la segunda fermentación en botella, suelen tener las paredes gruesas, la base reforzada y un gollete (circulo en relieve junto a la boquilla) donde se asegura la chapa y posteriormente el corcho.

Todas menos una: el mítico Champagne Cristal de Louis Roederer. La única botella de champagne con fondo plano.

Fue creado en 1876 para uso exclusivo del zar Alejandro II quien sospechaba que alguno de sus múltiples enemigos pudiera esconder un explosivo en el hueco que tienen todas las demás botellas de este espumoso.

Además de las mencionadas tipologías de botellas, existen algunas que caracterizan los vinos de una región en concreto, como por ejemplo las robustas botellas de vino de Oporto, las clásicas de Jerez o las recubiertas por un cestillo de paja, propias del Chianti.

Es curioso que este método que busca proteger la botella de vino de roturas no tiene paternidad conocida y por ello, como muchos de los inventos huérfanos del país transalpino, se dice que fue el mismísimo Leonardo da Vinci a quién se le ocurrió este sistema.

botellas de vino de Muga
Foto: Tamaño de las botellas de vino / @ Bodegas Muga

¿Cómo se llaman las botellas de vino grandes?

Los tamaños grandes tienen nombres de reyes, patriarcas o personajes bíblicos. Son tamaños infrecuentes, que suelen reservarse para celebraciones, conmemoraciones o añadas excepcionales de algunos vinos.

A partir del tamaño de 1,5l llamado Mágnum, los nombres de las botellas y capacidades toman dimensiones bíblicas.

Su manejo resulta complicado y sus rimbombantes nombres difíciles de memorizar:

– Jeroboam (3 litros) Toma su nombre de un Rey de Israel.
– Rehoboam (4,5 litros) Como el hijo del Rey Salomón.
– Matusalem o Imperial (6 litros) Como el patriarca conocido por su longevidad.
– Salmanazar (9 litros). En honor al que fuera Rey de Asiria y Babilonia.
– Baltasar, 12 l. Uno de los tres Reyes Magos.
– Nabucodonosor, 15 litros. Rey de Babilonia.

El color del vidrio importa, y mucho.

La luz es uno de los enemigos acérrimos del vino. Y por ello, casi todos los vinos se presentan en botellas con el cristal oscurecido, en tonos verdosos, marrones o en el más elegante negro.

Muchas de las botellas han sido tintadas con un pigmento que mantiene a salvo al vino de las radiaciones ultravioletas.

Sin embargo, cuando el color del propio vino es tan atractivo como en los rosados y blancos, los bodegueros no pueden resistirse a mostrarlo. Es en estas dos tipologías de vinos donde abundan más las botellas transparentes.

Los expertos catadores son capaces de detectar el llamado “gusto de luz”, una característica negativa que se produce cuando al vino le ha incidido la luz solar.



¿Cuántas copas caben en una botella?

En una botella estándar de 75 cl. se suelen obtener unas seis copas. Cuando el objetivo es catar el vino, pueden servirse algunas más, pues con una pequeña cantidad es suficiente.

Si el vino a degustar es un generoso como el Jerez o el Oporto, podremos servir hasta doce copas a partir de una botella de 75cl.

botella de vino louis roederer
Foto: Botella de Champagne Cristal de Louis Roederer

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Champagne y Cava: dos productos que comparten método de elaboración, pero existen muchas diferencias. Las enumeramos.

Por Esther Ibáñez 

Una copa de cristal contiene un vino amarillo dorado y ligeramente espumoso. ¿Es un champagne o es un cava? La apariencia es muy similar, pero… ¿qué diferencias encontramos entre champagne y cava?

La primera es evidente: el origen. Sólo puede llamarse Champagne al espumoso producido en esta región francesa, procedente de las uvas de un viñedo delimitado totalmente desde 1927.


CASI 90% DE LAS CONTRAETIQUETAS DE CAVA CORRESPONDEN A BOTELLAS PRODUCIDAS EN CATALUÑA


La denominación CAVA, sin embargo, no se circunscribe a una sola región española, aunque la zona del Penedés catalán es históricamente y por concentración de casas productoras la principal área cavista.

Casi un 90% de las contraetiquetas de Cava corresponden a botellas producidas en Cataluña.  Sin embargo es preciso mencionar otras zonas productoras de este espumoso: Extremadura, Aragón, La Rioja o la Comunidad Valenciana.

champagne y cava
Foto: Viñedos labrados por caballos en Champagne / @ www.mkb.photos-Coll. ADT Marne copia.jpg

Cuestión de clima

El clima continental de la región de Champagne no tiene nada que ver con el mediterráneo de las zonas productoras españolas de Cava. Así que el clima del champagne y del cava son muy distintos.

Por ello es evidente que el grado de maduración de la uva va a ser mayor en nuestras latitudes, donde se goza de un mayor número de horas de sol al año.

La temperatura media es más elevada en España donde son menos frecuentes las heladas que sí acechan en Champagne. Sin embargo, la pluviometría es mucho más generosa en los viñedos franceses de Champagne.

No te pierdas el artículo Cómo crece la vid para comprender mejor la importancia del clima en el viñedo.

Champagne y cava
Foto: Copas de Champagne / @ Reyzvikh



 

Las variedades del Champagne y del Cava

En cuanto a las variedades, las permitidas en Champagne son principalmente tres: Chardonnay, Pinot Noir y Meunier. Otras como la Arbane o Pinot Gris están autorizadas pero apenas representan en conjunto el 0,3% del viñedo de Champagne.

En España, también se puede elaborar Cava con las variedades francesas Chardonnay y Pinot Noir, pero el abanico de uvas autorizadas es mucho más amplio.

De hecho, la composición más habitual de los cavas es un coupage de Macabeu, Xarel·lo y Parellada.

También es posible encontrar cavas elaborados con Garnacha o Monastrell, y la Trepat es una variedad muy habitual en los cavas rosados, por ejemplo los que elabora la bodega Carles Andreu en DO Conca de Barberá.

cava llopart
Foto: Botellas de cava en crianza / @ Caves Llopart

Con los pies en el suelo

El suelo donde se asienta el viñedo de champagne es especialmente calcáreo, con afloramientos de tiza y margas.

Aunque se distinguen distintos terroirs en las cuatro principales subzonas de La Champagne (Côte des Blancs, Montaña de Reims, La Marne y Còte des Bar) el componente calcáreo es común a todos ellos.


EL CAVA ES UN MUNDO. INCLUSO LA MISMA VARIEDAD, ELABORADA EN UNA ZONA U OTRA, TENDRÁ MATICES MUY DISTINTOS


Debido a la diversidad de localizaciones en la Península Ibérica donde se elabora el Cava, difícilmente podremos hablar de características comunes en cuanto a los suelos donde se asientan las vides de las que se acaba elaborado el Cava.

Sin embargo, esta falta de homogeneidad puede tomar valor si se lee en términos de riqueza: cada Cava es un mundo. Incluso la misma variedad, elaborada en una zona u otra tendrá matices muy distintos.


enoturismo en champagne
Foto: La Champagne y las regiones donde se produce Cava, especialmente en Penedés, ofrecen una amplia propuesta de actividades de enoturismo para disfrutar del producto y del entorno / @ www.mkb.photos-Coll. ADT Marne

El marketing del champagne y el cava

Otra de las diferencias entre uno y otro espumoso es que el champagne ha sabido posicionar cada una de las botellas que produce en un segmento alto y es considerada una bebida de prestigio a nivel internacional.

En el sector del Cava existen varias casas que han logrado una altísima calidad de producto y que sus etiquetas se posicionen en un segmento premium. Recaredo o Cavas Llopart son algunas de ellas.

Pero la gran mayoría de este espumoso se cotiza a precios muchísimo más asequibles que el champagne.

En definitiva, Champagne y Cava comparten en esencia un método, el que ideó el monje benedictino Dom Perignon en el s. XVII y que se basa en una segunda fermentación del vino en la botella.

Un método, llamado “champanoise” que los diferencia de la elaboración de otros espumosos europeos como el Proseco y el Asti italianos o el Sekt alemán, que realizan una segunda fermentación en tanque presurizado.

No te pierdas el artículo El Terroir Excepcional del Champagne para saber más sobre este producto. Y si eres viajero/a, una escapada a La Champagne antes de Navidades es el fin de semana perfecto.

Copyright de la foto de portada: ©www.mkb.photos-Coll. ADT Marne

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

PANEL DE CATA: MIQUEL ÀNGEL GARROTE, MANEL GUIRADO, ESTEVE ESTEVE, GLÒRIA VALLÈS

Fecha de Cata: 21 de Mayo 2018

Los amantes de la música adorarán este Cava Jazz Nature de Castell de Sant Antoni. Un cava que tiene un packaging espectacular y mucha música. Inspirado en los clásicos pianos de cola Steinway, que se fabrican con el máximo cuidado desde 1853, puedes comprarlo junto a un CD de Jazz o descargarte la lista en Spotify.

Para ofreceros esta nota de cata, catamos el Cava Jazz Nature de Castell de Sant Antoni en silencio, como siempre, pero la tentación de poner la música Jazz a todo volumen está presente. Si la DO Cava necesitaba un poco de ritmo para defender su valor añadido en los mercados internacionales, aquí tenemos un producto lleno de Jazz que no nos deja indiferentes 😉

Lo podéis comprar con su propio CD de Jazz, o bien podéis acceder a la propia web del Jazz Nature y allí encontraréis una lista de Spotify que podéis escuchar gratuitamente. El repertorio empieza con un movido “Better with You” de Txell Sust & August Tharrats Trio, una de las formaciones de jazz-blues-swing con mayor reconocimiento del panorama catalán.

Un cava fresco y musical

Limpio y de color limón, con intensidad media y burbuja fina. Estamos ante un cava de aroma nítido y de intensidad controlada, en la que la fruta de hueso y las notas cítricas destacan por encima de la bollería propia de un cava que ha madurado con las lías. Aromas primarios y secundarios en pleno equilibrio, o en este caso podríamos decir en plena armonía musical.

Su entrada en boca es muy fresca. Se trata de un Brut Nature por lo tanto no tiene azúcar residual sino que estamos ante un espumoso seco (puedes leer sobre cómo se clasifican los cavas según contenido de azúcar y tiempo de crianza en la web del Institut del Cava).

En el Cava Jazz Nature la acidez es refrescante y el alcohol es comedido. Los aromas cítricos como el limón o el pomelo son igual de intensos en boca, y con presencia de fruta madura de hueso como el albaricoque o el melocotón. Nuevamente los aromas secundarios aparecen, dejándonos una sensación cremosa y una intensidad retronasal dominada por los aromas ligeros de pan y tostados. De intensidad sutil y final delicado.

Un buen cava, excelentemente presentado y con una historia que seduce. La música, el jazz, los Steinway… todo ello nos traslada al Nueva Orleans más auténtico, copa de cava en mano. 

Viñedos de la finca de Castell de Sant Antoni

Castell de Sant Antoni forma parte de la DO Cava. La bodega trabaja con producciones limitadas, para lo que utilizan el vino procedente del mosto flor de variedades autóctonas como la Parellada, el Xarel·lo el Macabeo o la Garnacha. Los viñedos se encuentran a 4 kilómetros de Sant Sadurní d’Anoia, en un lugar llamado “Els Costers del Ordal”.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

elaborador de cava pere canals
Pere Canals, propietario de Castell de Sant Antoni

Cavas Gramona: el sentir de la Naturaleza

Para alguien que ha crecido entre viñedos como yo, pensar en Gramona es inmediatamente pensar en Imperial. Y ha tenido que ser Julia Salsas, fundadora de las ConSentidas, quien me ha brindado la oportunidad de descubrir que Gramona es más que Imperial y Tres Lustros. Es biodinámica, naturaleza, un estilo de vida de sentir el tiempo y vivir en coherencia con el entorno.

Por Glòria Vallès

Si algo me enorgullece profundamente en mi carrera profesional es ver cómo, con un granito de arena que hemos ido poniendo cada uno de nosotros, hemos logrado construir un nuevo futuro para el mundo del vino y del cava gracias al turismo.

El vino ya no es aquello que compro en el supermercado o en la tienda gourmet, el vino es un producto que me acerca a la naturaleza, a la agricultura y a un estilo de vida que, si me apetece, puedo vivir aunque sea solamente por un día.

Y así ha sido esta experiencia en Gramona con las ConSentidas, el movimiento que ha creado Julia Salsas junto a otras colaboradoras y que ya mueve a más de 1,200 mujeres en España, para demostrar que efectivamente el mundo puede tener Sentido.

Lluís Prats, director comercial de Gramona, nos ha recibido con los brazos abiertos y las copas de cava bien frío a punto para el brindis. Un día en Gramona – en este caso 29 de Junio de 2017 – lleno de silencio, buenos vinos y ni una gota de Imperial.

Ni tampoco visita a la bodega con barricas, acero inoxidable y despalilladoras. ¡Gracias! Porque el turismo del vino es esto: vivir la experiencia, sentir el paisaje, inspirar el aroma, respirar la pureza. Y no aprender cómo se fermenta una uva… que también, pero eso ya lo podemos leer en Wikipedia.

director comercial gramona

La actividad transcurre en paz y silencio a pesar de contar con la participación de 30 mujeres con muchas ganas de hablar. Y es que la fuerza de la historia tiene magnetismo y nos hace escuchar mucho y hablar poco.


“RENUNCIÉ A UN TERCIO DE MIS BENEFICIOS PARA ASEGURARLE A MIS HIJOS QUE TENDRÁN VIÑEDO EN EL FUTURO”. XAVIER GRAMONA.


Paseamos por los viñedos de Gramona, cruzamos el establo de los caballos, pasamos frente a la depuradora de agua, y llegamos a una zona tranquila entre pinos y vides, con vistas a la mágica montaña de Montserrat.

Y allí, sin esfuerzo alguno, nos sentamos a meditar. A respirar el espacio y el tiempo. Eso que Gramona domina tan bien, el arte del tiempo, gracias a las cinco generaciones familiares que han ido traspasando la marca y los sueños de unos a otros.

Menos beneficio, más sostenibilidad

Gramona se encuentra en la región del Alt Penedés, a 30 km al sur de Barcelona. El clima es típicamente mediterráneo, de veranos calurosos y secos e inviernos moderados.

Sus suelos son básicamente franco–arcillosos y calcáreos, puntualmente de aluvión, junto al río Noia, y pizarrosos a medida que nos acercamos a Montserrat. Se caracterizan además por la presencia de têtes de poupées, aglomeraciones calcáreas de origen bacteriano, que mineralizan, refrescan y enriquecen el subsuelo y, por tanto, la vid.

Después de trabajar con técnicas tradicionales en el viñedo, y tras una reflexión profunda sobre cuál sería el futuro del viñedo en caso de seguir con las técnicas tradicionales, Gramona optó por el cultivo biodinámico.

“Renuncié a un tercio de mis beneficios para asegurarle a mis hijos que tendrán viñedo en el futuro” nos cuenta un Xavier Gramona pausado y reflexivo, quien se ha unido al grupo al final de la meditación para compartir su visión de la viticultura y la producción de espumosos.

meditación en gramona

La biodinámica ha implicado la recuperación e integración del universo que compone el entorno – la tierra, el reino vegetal, el reino animal, la influencia de los astros y el ser humano- en el viñedo.

“Nosotros no fuimos visionarios, hubo agricultores que nunca abandonaron el sistema más tradicional de viticultura, mientras que nosotros estábamos dentro de una rueda de enriquecimiento y de creación de marca”.


COMO OCURRE MUCHAS VECES EN LA VIDA, LOS CAMBIOS SURGEN DE LA DIFICULTAD: “LAS VIDES ESTABAN MUY DÉBILES, NO TENÍAN DEFENSAS”


Me sorprende y a la vez me encanta escuchar a alguien como Xavier Gramona hablar así de su nueva filosofía y enfoque de trabajo, futuro y respeto al medio ambiente. “El campo tenía que darnos lo que tenía que darnos”, sigue explicando, pero “hubo un accidente histórico, las sequías del año 1999, 2000 y 2001, que hicieron que nuestras vides estuvieran mucho más sensibles a las enfermedades”.

Como muchas veces en la vida, los cambios surgen de la dificultad: “Las vides estaban muy débiles, no tenían defensas” así que Gramona cambió su rumbo y empezó su nueva trayectoria a partir de la agricultura ecológica para más adelante abrazar la biodinámica.

“Hemos pasado unos años de un cierto sufrimiento, de admitir que los rendimientos son mucho más bajos y que dependes mucho más del clima, las cosechas son distintas y ya no hay la constancia de antes”. Escuchar a Xavier Gramona hablando de plantas felices nos transmite esperanza y felicidad, además de una sensación de plenitud gracias al aperitivo de quesos, jamón ibérico y pan rústico con aceite de oliva extra virgen que nos han servido al final de la actividad.

Sin duda una bodega a la que habrá que dar seguimiento y volver a visitar en unos meses.

Y antes de acabar, una recomendación para disfrutar de una copa de vino en silencio: PinoTeAmo, mi gran descubrimiento del día y un vino que sin duda me ha llegado al corazón. Un homenaje a las Pinot. Esta fue la primera variedad de uva que descubrí en la infancia, curioseando entre la colección de vinos de mi abuelo, y viendo cómo él sonreía cada vez que tenía un Pinot Noir de Nuits de Saint George en las manos.

vino pinot de Gramona

125 años de historia vitivinícola y cavas de calidad

“De la vid, la vida”, este es el lema que identifica a Cavas Llopart. Una marca que no solamente cree en lo que dice, sino que lo pone en práctica en sus 95 hectáreas de viñedo de cultivo ecológico y 375 hectáreas de bosque y vegetación silvestre, gestionadas para la obtención de biomasa. Todas las uvas que se convierten en los cavas de Llopart son ecológicas y de producción propia. Una apuesta por la sostenibilidad y por la calidad que nos ha seducido.

Por Glòria Vallès

Pere Llopart nos recibe en la sala de catas de Cavas Llopart en un precioso día de invierno. Él y sus cinco hijos construyen cada día un poco más esta marca que lleva su apellido, y que tiene más de 125 años de historia a manos de la misma familia. A sus ochenta-y-seis años, el Señor Llopart sigue entregando tarjetas de visita, controlando el desarrollo de la empresa y acompañando a sus hijos en el reto de hacer crecer una marca de cavas de prestigio en tiempos de crisis. El primer aroma que surge de la copa al servir un Original 1887 Gran Reserva del 2009 nos dice que lo están logrando. Llopart se distingue de la categoría “cava” como pocas otras empresas en la Denominación de Origen, no ha sucumbido a los precios bajos del mercado y sigue apostando por la calidad, a pesar de las dificultades que el producto tiene para posicionarse en este segmento. Los Llopart son cavas que reflejan el entorno y el saber hacer de 25 generaciones Llopart entregadas al arte de la viticultura.

Las propuestas de turismo en Caves Llopart son más recientes, están llenas de pasión y ganas de acoger a los visitantes como si estuvieran en su propia casa. Un ambiente de cotidianeidad y cariño envuelve las visitas, y todos, desde el responsable del campo hasta el propietario de la bodega participan en ellas. En nuestra visita, Paco, viticultor de Llopart, nos enseña las técnicas de poda de la casa y nos comenta que son ya 60 días sin lluvia en el territorio. Sin duda una muestra más de que el cambio climático está aquí, y que al reto del mercado se le suma el reto de las lluvias y la temperatura.

Decenas de años de historia

La historia de la finca, según acredita un documento escrito en latín y fechado en 1385, cuenta que un antecesor de la familia Llopart, Bernardus Leopardi, recibe la cesión de unos viñedos situados en la actual Heredad Can Llopart de Subirats. La secular dedicación al cuidado de la vid y a la obtención y crianza de vinos culmina con la elaboración, en 1887, de las primeras botellas de Cava Llopart. La primera etiqueta es hoy la que identifica el Brut Nature Original 1887, elaborado con uvas procedentes de tres viñas ubicadas en la zona más alta de las fincas y con muy baja producción. Sesenta meses de crianza le dan un color oro viejo y una sensación de cremosidad en boca. Todo el paisaje que rodea la finca principal se siente en la copa.

Por toda su historia y protección del medio ambiente, Cavas Llopart es una bodega con sello Winestyle.

rima de llopart

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar