linkedin

Vinos de inspiración natural en Stellenbosch

Sudáfrica elabora vinos desde el Siglo XVII y es conocida mundialmente por sus Sauvignon Blanc frescos y aromáticos. Adentrarse en sus tierras vitivinícolas es caer rendido a los pies de este magnífico país que es Sudáfrica. No solamente por la calidad creciente de los vinos que elabora, sino por su gastronomía, la amabilidad de los sudafricanos y una auténtica revolución en el ámbito del turismo gastronómico que está atrayendo a turistas de todo el mundo.

Por Glòria Vallès

Una visita más que memorable. Así podemos definir nuestro paso por Reyneke Wines en Stellenbosch, segunda región productora de vinos de Sudáfrica. La bodega de Johan Reyneke fue la primera en el país en recibir el certificado de producción biodinámica en 2004, y sus vinos no dejan indiferente. Todo el trabajo en la finca es manual y las técnicas que se utilizan en la elaboración siguen los criterios propios de una elaboración biodinámica: sin químicos (ni herbicidas, ni pesticidas ni fungicidas), sin avances tecnológicos y con un gran respeto por la tierra y el entorno.

Con ello además de lograr ser una bodega sostenible, Reyneke Wines ofrece trabajo a un buen número de trabajadores – el trabajo es escaso en Sudáfrica – y elaborar un vino que rinde homenaje a todas las mujeres y hombres que cuidan el viñedo de Reyneke Wines con sus manos: Cornestone. Esta gama de vinos es en sí misma un proyecto de desarrollo local, que además de garantizar un buen vino para los consumidores, permite a las familias de trabajadores en la finca recibir ciertos beneficios sociales. Tanto en esta gama como en las demás certificadas como biodinámicas, se utilizan fórmulas minerales y orgánicas para combatir las plagas mediante la mejora del suelo y el aumento de la vida animal.

terroir reyneke

LA BODEGA DE JOHAN REYNEKE FUE LA PRIMERA EN RECIBIR EL CERTIFICADO DE PRODUCCIÓN BIODINÁMICA EN SUDÁFRICA, EN EL AÑO 2004.


En el contexto de Sudáfrica, donde las casas y el trabajo son limitadas, gran parte de la población es legalmente libre pero estructuralmente esclavizada. Para mantenerse en una finca y disponer de vivienda hay que trabajar en ella. Si pierde el trabajo, se pierde el hogar. Por ello los beneficios de Cornestone se destinan a proyectos que benefician a los trabajadores y a sus familias. Hasta la fecha, cuatro familias de trabajadores se han visto recompensados ​​recibiendo una casa a su nombre, algo que permite a sus hijos elegir su futuro profesional, sin que ello ponga en riesgo la pérdida de la vivienda familiar.

reyneke wines

Los vinos de Reyneke, especialmente la gama biodinámica que es la que nos ha enamorado, son elaborados sin ningún tipo de aditivo en la bodega, siguiendo el trabajo natural que se lleva a cabo en el campo. El Sauvignon Blanc 2015 y el Syrah 2015 son dos de los mejores vinos que hemos probado en nuestro viaje a Sudáfrica durante el mes de Noviembre de 2016. Una gran bodega donde vale la pena para y catar, y un proyecto 100% Winestyle.

Puedes leer el post de Jancis Robinson sobre Reyneke aquí.

Vinos excepcionales en el Massís del Garraf, Cataluña

Can Rafols dels Caus es un templo de arte, arquitectura, paisaje y grandes vinos. Bien merece perderse una mañana entre sus viñedos y su historia, copa de vino en mano.

Por Glòria Vallès

Can Rafols dels Caus es una bodega peculiar en pleno Massís del Garraf, Catalunya. Llena de historia, de piezas de arte elegidas una a una, de paisaje conservado y, por supuesto, de grandes vinos. Me cautiva especialmente el trabajo que hacen con el Xarel·lo y el Sumoll, variedades autóctonas de la región Penedés que Carlos Esteva, propietario de la finca y la bodega, ha sabido recuperar y transformar. Una variedad como el Xarel·lo, que hace unos años prácticamente ni se valoraba, hoy nos puede llegar a emocionar. Como lo hizo una botella del 2008 de Xarel·lo Pairal servida casi por casualidad al final de la cata comentada en nuestra última visita. Una botella que desprendía magia y amor por la tierra.


CAN RÁFOLS DELS CAUS SIGNIFICA MÁS QUE BUENOS VINOS, ES UN LUGAR DONDE PODEMOS DISFRUTAR DE LAS TRADICIONES ANTIGUAS Y VER CÓMO ERAN LAS FINCAS CATALANAS DE ANTAÑO


Carlos Esteva nos recibe con gran amabilidad en su casa, que es también su empresa y la finca que ha rehabilitado con mucho esfuerzo desde 1979 (los documentos más antiguos sobre esta masía se remontan al año 992 y la primera mención a Caus está fechada en 1478). Un proyecto vital. Compartimos con Carlos Esteva el amor por el arte, la rehabilitación de las fincas antiguas y la creación y disfrute de los grandes vinos. Y este compartir hace que nos muestre con orgullo y paciencia todos los detalles de la casa.

Can Rafols dels Caus es más que buenos vinos, es un lugar donde podemos disfrutar de las tradiciones antiguas y ver cómo eran las fincas catalanas de antaño: horno de leña –que todavía está activo y con el que podemos hacer pan al sarmiento -, cocina antigua de hierro, filtro de agua a la piedra, hoguera central dentro de la propia finca, alrededor de la cual puedes sentarte y compartir un buen vino mientras se cocina el almuerzo… Y todo ello combinado con obras de arte modernas al gusto del propietario y con unas instalaciones a punto de ser inauguradas que convierten el terroir en elemento arquitectónico y la gravedad en la gran aliada de la elaboración.

Y sí, ahora ya vamos a los vinos. Nacidos en el Massís del Garraf, los vinos de Can Rafols dels Caus expresan su carácter mediterráneo y de un terroir muy particular. El suelo consiste en estratos de calizas dolomías asentados sobre subsuelos de rocas y arcillas blancas o arcillas con nódulos de cal, denominados “cerebros de gato”. Se trata de un suelo poco profundo, de unos 40cm, y con contenidos de hasta un 40% de cal activa, características que limitan la producción. Esta riqueza fósil proporciona microelementos y minerales absorbibles por la planta, que confieren una mayor personalidad al vino, más potencial de envejecimiento y conservación de la acidez. Prueba de ello es La Calma 2012, un Chenin Blanc fermentado en barrica de roble francés, en la que reposa durante 4 meses con las lías: un vino que casi conserva el frescor y acidez propios de un blanco joven.


EL MASSÍS DEL GARRAF ES UNA GRAN MASA CALCÁREA LIMITADA POR EL SISTEMA PRELITORAL, LA SIERRA DEL ORDAL, LOS LLANOS DEL PENEDÉS Y DEL GARRAF Y EL MAR MEDITERRÁNEO


Viñedos equilibrados, en los que no se usan insecticidas y donde se preserva la cultura milenaria del paisaje del Massís del Garraf. Con 28 variedades distintas, una vendimia manual y el uso de técnicas ecológicas y biodinámicas en el viñedo, los vinos de Can Rafols dels Caus prometen, y después cumplen. Nuestras expectativas en la visita, más que superadas, por ello podemos decir que Can Rafols dels Caus es una bodega Winestyle.

carlos esteva can rafols

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar