linkedin

El Valle del Loire nos regala blancos de elevada acidez

Savennières es una pequeña región en el lado norte del río Loire, en la que el suelo mineral da un carácter determinado a los vinos que nacen aquí. El Clos du Papillon 2011 es un vino blanco que se muestra puro y nítido en copa tiene un color dorado de escasa intensidad, indicándonos desde el primer encuentro que estamos frente a un vino de cierta edad pero con baja extracción de color. 

El aroma es envolvente, generoso y auténtico. En él domina la fruta blanca madura, como el de la manzana al horno que nos preparaba la abuela o las peras blancas muy maduras. Así confirmamos lo que ya nos decía el color: aromas de evolución que nos hablan de la historia de este vino, que si bien ya está maduro tiene un largo potencial de envejecimiento.

En boca este vino seco es también muy expresivo, con volumen y una acidez cítrica y todavía muy persistente. Acidez que armoniza muy bien con los aromas de fruta de hueso – melocotón y albaricoque – y las notas finales de pastelería. Un final dulce muy presente en retronasal, que nos hace suponer que para elaborar el Clos du Papillon 2011 se ha realizado un buen trabajo con lías. El resultado ha sido un vino persistente y dulzón, con una textura aceitosa muy bien equilibrada con la acidez. Es en el momento final que sentimos la presencia del alcohol, incluso cierta quemazón, y nos damos cuenta del grado elevado de alcohol de este vino blanco (14%).

Sin duda un vino fresco y equilibrado que vale la pena comprar, especialmente si queremos conocer una buena propuesta de Chenin Blanc procedente de una región pequeña del Valle del Loire, Savennières. Generoso en cuerpo, y con un aroma muy sugerente, que podríamos maridar con cualquier plato de textura cremosa, o con carnes blancas que busquen compañía de un vino blanco expresivo. Gracias a su textura cremosa y fresca, y su diversidad de matices, un vino ideal para acompañarnos durante toda la cena. 

Si buscas es un experto que organice tu viaje al Valle del Loire ponte en contacto con nosotros: hola@winestyletravel.com 

Puedes conocer otras regiones de Francia en nuestra sección de Destinos

La Champagne es una región llena de historia y buen sabor. Escaparnos cuatro días a La Champagne es como sumergirse en otra época disfrutando de las comodidades y el lifestyle francés más sofisticado. 

Por Glòria Vallès

Champagne y alta gastronomía francesa. Si algo es mundialmente conocido y apreciado en el mundo entero es esta combinación. Las burbujas acompañan cualquier plato gastronómico aportando elegancia, frescor o profundidad.

Viajar a la Champagne nos permite disfrutar de ambas cosas: deliciosos platos regionales o menús degustación con Estrella Michelin, acompañados de los grandes champagnes.

Por ejemplo los chardonnay y pinot noir como Ruinart, Taittinger, Veuve Clicquot, GH Mumm, Moet & Chandon o Pommery.

Aunque si algo tiene de auténtico la región de La Champagne, ubicada solamente a 40 minutos en tren desde París, es la cultura local.

Pequeños productores que defienden el cultivo ecológico de la vid y las elaboraciones limitadas a la propia capacidad de los viñedos de su familia.

Así lo hace la empresa Michel Gonet, que en el mismo lugar a las afueras de Epernay tiene la finca familiar, los viñedos, la bodega y la vivienda habitual de los propietarios.


IMPRESCINDIBLE VISITAR LAS “CRAYERES”, ANTIGUAS CANTERAS DE EXTRACCIÓN DE TIZA QUE SIRVEN HOY PARA LA CRIANZA DE MILLONES DE BOTELLAS DE CHAMPAGNE A LOS PIES DE REIMS


En La Champange, cultura, gastronomía, historia y paisaje se entremezclan para ofrecernos una experiencia única.

Y aunque seamos unos grandes gourmets, no podemos dejar de visitar el gran emblema de la región: la Catedral de Nuestra Señora Reims, lugar de coronación de los Reyes de Francia hasta 1825 y la única que tiene dos fachadas, una interior y otra exterior.

Construida en el S.XII, es una de las grandes catedrales del gótico en Francia y su historia la podemos aprender visitando el contiguo Palais du Tau.

Otras atracciones para visitar son las cavas a 20 y 30 metros bajo tierra, llamadas ‘crayêres’ por su pasado como canteras de extracción de tiza para la construcción.

En ellas se escondieron los civiles durante la Segunda Guerra Mundial para refugiarse de los bombardeos, y las mismas han sido reconocidas también por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

En este viaje a Francia seleccionamos los mejores hoteles boutique en el centro de Reims y en Epernay, desde donde pudimos disfrutar de la belleza de la región de Champagne y desplazarnos fácilmente e Hautvilliers, la Rue du Champagne, Chalons en Champagne o la montaña de Reims. Les Crayeres, Assiette Champenoise y La Briquetterie nos ofrecen alojamiento para amantes del lifestyle.

No te pierdas las 10 cosas que puedes hacer en La Champagne durante el verano

¿Quieres viajar a La Champagne? Contáctanos y te contamos quien puede diseñarte el mejor viaje a esta región: hola@winestyletravel.com 

champagne

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar