linkedin

Ribera del Duero es una región marcada por la producción de vinos tranquilos, principalmente de tintos elaborados con la variedad Tinta Fina (Tempranillo). Una escapada a la Ribera del Duero nos permite disfrutar del patrimonio, la gastronomía y un amplio abanico de propuestas de enoturismo más o menos activas, en función de tus prioridades.

Redacción

La región de Ribera del Duero y en concreto sus propuestas de enoturismo fue recomendada este año por The New York Times como destino imprescindible a nivel mundial. En España, solamente Sevilla y Ribera del Duero se colaban en este prestigioso ranking.

Si bien cada vez hay más interés en esta prestigiosa denominación de origen, por la calidad de sus vinos y la elevada concentración de bodegas icónicas en pocos kilómetros, no siempre es fácil elegir qué bodegas visitar para disfrutar del enoturismo en Ribera del Duero.

Te recomendamos 5 bodegas para visitar en Ribera del Duero:

Bodega Pagos del Rey

Si además del vino te gusta la cultura o viajas con niños, en Pagos del Rey encontrarás el Museo del Vino, instalado en la zona de elaboración de la antigua bodega. Aprende sobre la historia del vino desde la Antigüedad o disfruta de una visita temática con cocina en directo.

enoturismo emina
FOTO: EMINA Escape Room Wine / Matarromera

Bodega Matarromera

Matarromera tiene varias bodegas para visitar, un hotel y un restaurante. Si eres gourmet, no te pierdas la visita privada a RENTO. Si quieres un fin de semana gastronómico, reserva en el hotel rural EMINA. Y si quieres aprender, visita el Museo del Vino de su propiedad.

En Emina, este año podrás además disfrutar de un Escape Room Wine y de un taller de cocktelería sin alcohol.

 

Bodega Arzuaga

Si vas con niños, esta es muy buena elección. Arzuaga cuenta con una gran finca, Finca La Planta, que es una reserva de fauna salvaje de ciervos y jabalíes.

Si vas en pareja, el restaurante gastronómico Taller Arzuaga es un buen lugar para disfrutar de una cena romática acompañada de los vinos de la casa.

http://www.tallerarzuaga.com/

FOTO: Finca Villacreces

Bodega Pago de los Capellanes

Un clásico de la región que además tiene unas instalaciones espectaculares. Acércate a Pago de los Capellanes y disfruta de una cata de sus mejores vinos. Esta bodega la puedes combinar muy bien con una visita a Dominio de Cair, ambas están muy cerca y ofrecen propuestas complementarias.

Bodega Cepa 21

Para un turismo más activo, acércate a Cepa 21 y reserva una visita en globo o en bicicleta. Los viñedos a vista de pájaro se ven siempre diferente.

En bici también puedes transitar por Finca Villacreces, otra bodega para disfrutar en la Ribera del Duero que vendría a ser nuestra sexta recomendación 😉

 

Si quieres saber más sobre enoturismo en Ribera del Duero, no te pierdas nuestro artículo La Ribera del Duero sobre Ruedas

 

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Diseñamos tu viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

bodega arzuaga
FOTO: Plato en El Taller de Arzuaga / @ Winestyle Travel

Con el verano llega el momento de disfrutar del sol y los viajes. La Champagne es uno de esos destinos que está muy cerca y a la vez es un gran desconocido. Con amigos, en pareja, en familia… La Champagne es ideal si quieres alejarte unos días de la playa pero seguir disfrutando de buen clima y de actividades al aire libre.

Por Glòria Vallès

Francia es el primer destino turístico del mundo pero todavía guarda lugares fantásticos para descubrir. La Champagne es uno de ellos. A solamente 35 minutos de París en tren TGV, en La Champagne podrás disfrutar del sol del verano además de su cultura, historia y de preciosos viñedos y actividades para realizar con niños al aire libre.

En 2017 hasta 89 millones de personas visitaron Francia según el ministro consejero de la Embajada de Francia en España, Gautier Lekens. España recibió 82 millones, siendo el segundo destino mundial en turismo internacional, seguido de Estados Unidos.

El crecimiento global del turismo internacional según la Organización Mundial del Turismo fue del 8%, pero todavía encontramos destinos en los que podemos disfrutar del verano sin sufrir las incomodidades de las aglomeraciones. La Champagne es una de esas regiones donde todo ocurre con calma y a la vez nunca falta de nada. ¿Te animas a tomar una copa?


EN 2017 HASTA 89 MILLONES DE PERSONAS VISITARON FRANCIA, PERO LA CHAMPAGNE SIGUE SIENDO UN DESTINO DESCONOCIDO.


 

Esta es una de mis regiones vitivinícolas favoritas porque combina cultura, excelentes espumosos y propuestas agradables para disfrutar al aire libre. Si te gusta lo mismo que a mi, atento a las diez cosas que puedes hacer en La Champagne para disfrutar del verano:

© Photo Credit: @Leif Carlsson / Veuve - Clicquot / LVMH

1. Degustar algunos de los mejores champagne del mundo.

En La Champagne nacieron los grandes espumosos que acompañan los momentos especiales de nuestras vidas. Las casas Ruinart, Lanson, Veuve Clicquot, Pommery, GH Mumm, Moët et Chandon o Taittinger entre otras ofrecen fantásticas visitas a sus bodegas y degustaciones de sus champagne.

Podrás descender a treinta metros bajo tierra para pasear por los kilómetros de crayeres (galerías) que albergan las mejores añadas de cada casa.

vigneron Roger Coulon
© Photo Credit: Roger Coulon

2. Visitar a pequeños productores de champagne que te recibirán en su casa.

En La Champagne puedes visitar las grandes Maison de Champagne y también los denominados Vignerons.

Pequeños productores que muchas veces te reciben en sus casas, y que a menudo ofrecen también las llamadas Chambre d’hôtes, equivalentes a un bed and breakfast con menos de cinco habitaciones donde podrás alojarte como en casa.

Es el caso de Roger Coulon, y muchos otros que podrás localizar en la web de Turismo en La Champagne.

Catedral de Reims en Champagne
© Photo Credit: mkb-photos

3. Visitar la Catedral Notre-Dame de Reims y aprender sobre la historia de Francia.

En esta Catedral se han celebrado las coronaciones de 33 Reyes de Francia.

El primero de ellos, Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno en el año 818. El último fue Carlos X en 1825. Aprenderemos esta historia y muchas más durante la visita al principal monumento de Reims así como al Palacio du Tau, contiguo a la Catedral.

taller de cocina

4. Taller de cocina en Reims con un chef experimentado.

Cerca de la Catedral de Reims podrás pasar una mañana preparando platos tradicionales de la cocina francesa en un taller gastronómico.

Una actividad ideal para realizar en familia o con un grupo de amigos, que terminará con un almuerzo en el que se servirán los platos preparados durante el taller. Delicioso.

alta gastronomía
© Photo Credit: L'Assiette Champenoise

5. Comer en un restaurante con Estrella Michelin.

L’Assiette Champenoise 3* , restaurante Le Parc 2* en el hotel Les Crayeres, Le Foch 1*, Les Berceaux 1*, Le Millenârie 1*… En La Champagne la alta gastronomía está muy bien representada.

En algunos de estos restaurantes es necesario reservar con varias semanas de antelación, especialmente si queremos visitarlos en época festiva o elegimos una fecha en concreto para una celebración.

lad cu der champagne
© Photo Credit: P. Bourguignon

6. Ruta en bici con la familia o relajarse y hacer un picnic en el Lago de Der.

No todo es beber champagne en La Champagne 🙂

Si viajas con la familia, encontrarás rutas señalizadas para recorrer caminando o en bici. La región de La Marne ofrece 2,000 kilómetros de itinerarios señalizados y 100 rutas circulares. Para la bicicleta, más de 450 kilómetros de vías verdes.

Una de estas rutas la encontrarás en el Lago de Der, ubicado a 100 km de Reims. Aquí podrás pasar una tarde relajada o disfrutar de un picnic en familia. Para los más aventureros, encontraréis rutas a caballo en esta zona.

© Photo Credit: E.Vidal

7. Circuito en los árboles para niños (accrobranche) y una degustación de champagne con vistas a la Montaña de Reims en el Perching Bar.

La combinación ideal para las familias con niños activos. A pocos minutos de Reims, en la Montaña de Reims, encontramos el Perching Bar.

Aquí los padres pueden disfrutar de una degustación de Champagne en un bar muy chic con vistas al valle, mientras los niños disfrutan de un completo parque de aventuras entre árboles.

chateau de sacy champagne
© Photo Credit: mkb-photos

8. Dormir rodeado de viñedos:

Este no es un placer exclusivo de La Champagne, pero sí una propuesta que podemos disfrutar plenamente en la capital mundial de los espumosos. Hoteles como Chateau du Sacy en Sacy, Les Crayeres en Reims, De Venoges en L’Avenue du Champagne… y muchísimos más que podemos reservar para una estancia de lujo.

La región es Patrimonio de la Humanidad gracias a sus ‘Laderas, casas y bodegas de Champagne’ (Coteaux, Maisons et Caves de Champagne) según la UNESCO (Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de Naciones Unidas). Fue incluida en la categoría de ‘Paisaje cultural evolutivo vivo’ y la magia del paisaje bien lo merece.

ay ecovisite champagne

9. Ruta en coche eléctrico en los viñedos de Aÿ.

Recorrerás en un pequeño coche eléctrico los viñedos que configuran un precioso paisaje. Un mar de viñedos verde y muy bien cuidado, propio de quienes aman la tierra que les permite vivir.

En la parte más alta de la ruta disfrutarás de los champagne elaborados en un vigneron local, que pueden ser acompañados por un picnic entre viñedos. Una de mis actividades favoritas en esta región 🙂

Villa Collet Champagne
© Photo Credit: Axel Coeuret

10. Asistir a un concierto gratuito en Club Collet, Villa Collet. Museo La Cité du Champagne.

La cooperativa Champagne Collet ofrece durante todo el verano conciertos gratuitos en su Citê du Champagne, una bonita Villa ubicada a las afueras de Aÿ.

Esta es una de las bodegas de obligada visita, ya que cuenta con un museo muy completo e interesante dedicado al champagne y tiene una historia única.  

Contenido patrocinado por Agénce de Developpement Touristique de la Marne

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Diseñamos tu viaje a medida para ir a La Champagne: hola@winestyletravel.com 

El vino tinto es un imprescindible en la cultura gastronómica de nuestro país. El interés creciente por los vinos internacionales y la expansión de las tiendas de vinos online pone a nuestro alcance referencias procedentes de todas las regiones del mundo. Son vinos con características muy diversas capaces de sorprender y entusiasmar a los consumidores más exigentes. Pero ¿sabemos cómo reconocer un buen vino tinto?

Redacción

Disfrutar de una copa de vino es uno de los grandes placeres que nos ofrece la gastronomía. Si bien podemos elegir entre muchos tipos de vino – blanco, rosado, tinto, espumoso, fortificado… – el vino tinto representa el 72’9 % del total de vino que se consume en España. Cataluña, País Vasco y Baleares son las comunidades autónomas donde más vino se consume per capita según el informe ‘Panorama actual y perspectiva del sector vitivinícola 2017’ publicado por EAE Business School.

El consumidor está cada vez mejor informado, los cursos de cata de vinos y las webs donde podemos encontrar recomendaciones son cada vez más y mejores, y aún así a veces es difícil elegir entre tanta oferta. Necesitamos un poco de información y conocimientos básicos para poder elegir con éxito.

Cuando nos decidimos a comprar vino tinto, la elección siempre dependerá en gran medida de los gustos y preferencias personales. Podríamos decir que no hay vinos buenos o malos, sino vinos adecuados para ocasiones y públicos distinos. 

Aún así, existen algunas características comunes a cualquier vino tinto que pueden ayudarnos a descubrir los rasgos que conforman su personalidad única y saber si encajan con nuestras preferencias.

Sabiendo un poco sobre el vino que queremos comprar y conociendo nuestros propios gustos podremos elegir la mejor opción en cada ocasión.

vino tinto scala dei

Cinco pasos para descubrir el vino tinto

El vino tinto posee cinco aspectos principales que nos van a dar pistas sobre su personalidad. Además de tratar de obtener información sobre la región y el viticultor y/o bodeguero que lo elabora, para descubrir un vino tinto podemos fijarnos en su acidez, cuerpo, dulzor, fruta y taninos.

Paladares poco entrenados pueden confundir estos aspectos, por ejemplo la fruta con el dulzor, así que presta atención para saber cómo diferenciarlos 😉


EN CLIMAS FRÍOS O CON AMPLIA DIFERENCIA DE TEMPERATURA ENTRE DÍA Y NOCHE, LOS VINOS SERÁN MÁS ÁCIDOS 


ACIDEZ

En primer lugar, la acidez. La sentiremos en los laterales de la lengua y nos hará salivar más o menos en función de su intensidad.

La acidez en los vinos, en principio, viene determinada por las condiciones climáticas en las que crece la uva. Por ejemplo, en climas fríos o con amplia diferencia de temperatura entre día y noche, los vinos serán más ácidos. En climas cálidos, la acidez será normalmente menor mientras que la madurez de la fruta será superior.

En un mismo viñedo podemos encontrar distintos grados de acidez si, por ejemplo, las vides están plantadas en distintos niveles en los que el grado de insolación es diferente. Aunque este tema lo explicaremos otro día porque tiene su propia complejidad 😉

Siguiendo con la acidez del vino: si nos gustan los vinos con cuerpo, lo ideal es elegir un vino tinto de poca acidez. Cuanto más ácido sea el vino, la percepción del mismo en la boca resultará más ligera. Un ejemplo de vino tinto con cuerpo sería un vino tinto de Toro (región muy cálida), mientras que un vino tinto ligero podría ser un Pinot Noir de la Borgoña (región continental más fría).


EL CUERPO DE UN VINO SE REFIERE A LA PERCEPCIÓN DE VOLUMEN Y PESO DEL VINO EN LA BOCA


CUERPO

En segundo lugar, la percepción del cuerpo del vino nos puede ayudar a elegir. El cuerpo se refiere a la percepción de volumen y peso del vino en la boca. Depende de muchos factores, entre ellos la variedad de la uva con la que se ha elaborado el vino tinto, su graduación alcohólica y cómo ha sido el proceso de elaboración del vino (con o sin crianza, maceraciones más o menos largas, decisión de mantener azúcar residual…).

DULZOR

El tercer factor que podemos tener en cuenta es el dulzor. Podemos percibir este dulzor como una textura oleosa en el centro de la lengua.

El dulzoe está relacionado con el azúcar residual que permanece en el vino tinto tras la fermentación. Podría darse el caso de que percibimos una cierta sensación de dulzor debido a la glicerina que se produce con la fermentación.

Es decir, no es lo mismo un vino tinto dulce que se consigue parando la fermentación para obtener azúcar residual (por ejemplo un vino tinto de La Valpolicella, Italia), que un vino con elevada concentración de glicerol (glicerina), que es un tipo de alcohol. Este último aporta sensación de dulzor a los vinos secos pero no estamos hablando de un vino dulce.

Para evaluar el nivel de dulzor, los expertos recomiendan fijarse en los bordes de la copa, ya que los vinos más dulces resultan más viscosos.


LOS TANINOS SON COMPUESTOS PRESENTES EN LA PIEL Y LAS SEMILLAS DE LA UVA. EN EL VINO TINTO PUEDEN PROCEDER TAMBIÉN DE LA CRIANZA EN LA BARRICA.  


 

FRUTA Y TANINOS

Finalmente, el vino tinto contiene dos ingredientes fundamentales: la fruta y los taninos. El tipo de uva con el que está elaborado el vino tinto puede dar como resultado un vino con sabores más o menos frutales, por ejemplo los que nos recuerden a las moras silvestres en los vinos elaborados con la variedad syrah. O los clásicos aromas vegetales de la Cabernet Sauvignon, como el pimiento verde.

Por otro lado, los taninos son compuestos presentes en la piel y las semillas de la uva que aportan estructura al vino tinto. Los taninos también pueden proceder de la crianza en barrica, y en ambos casos pueden ser maduros y sedosos o más bien secantes.

Todo dependerá de en qué grado de madurez se ha vendimiado la uva, Cómo y por cuánto tiempo se ha macerado y cómo es la madera en la que se ha criado. 

En cata, podemos apreciar los taninos como un amargor en la parte frontal de la lengua. La presencia de estos elementos fenólicos tiene múltiples efectos beneficiosos para el organismo.

Según los últimos estudios relacionados con un consumo moderado de vino tinto, los taninos aportan propiedades antioxidantes, astringentes y antiinflamatorias, ayudan a reducir el colesterol y prevenir enfermedades degenerativas.

Con tantas posibilidades a nuestro alcance, ¿cómo acertar a la hora de comprar vino tinto? Lo ideal es que tu bodega o tienda de vinos habitual pueda ofrecerte una cata en la que evaluar de primera mano las características de cada vino.

Si optas por una tienda de vinos online, presta atención a las especificaciones que ofrecen en relación a la variedad, añada, etc., y no dudes en pedir información adicional que pueda ayudarte a conocer más a fondo cada referencia. Cada vino tinto es un mundo, listo para ser descubierto y disfrutado. Atrévete a embarcarte en este viaje apasionante.

Contenido patrocinado por grauonline.es

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

uvas de vino tinto

La mejor forma de visitar Sonoma Valley es en un tour organizado. Te permitirá descubrir varias bodegas interesantes en un solo día sin perder tiempo tratando de localizarlas en el mapa. Nosotros hemos elegido el tour de North Sonoma de la agencia Platypus Tours.

Por Glòria Vallès

El día empieza pronto si quieres visitar Sonoma Valley y estás alojado en la ciudad de Napa, Yountville o cualquiera de los hoteles del valle de Napa. Este tour nos lleva hasta Dry Creek Valley y Russian River, las zonas ubicadas más al norte de Sonoma Valley, junto con Rockpile.

Aquí los días empiezan con la niebla procedente del Pacífico cubriendo los viñedos. Las mañanas frescas son seguidas de horas de sol agradable que seca aquella humedad que hubiera podido formarse entre las hojas. Variedades como Sauvignon Blanc o Zinfandel son habituales en las 81 bodegas que forman la apelación.

Esta es una región principalmente rural, y nuestra ruta comienza justamente al inicio de Sonoma County Dry Creek Valley, en la bodega Mill CreekFundada en 1974, Mill Creek es una bodega pequeña propiedad de la familia Kreck.

En Mill Creek nos han resultado especialmente interesantes los Sauvignon Blanc. En el Sauvignon Blanc de 2016 dominan los aromas de pera y limón, y en boca destaca una acidez agradable. En el 2017 los aromas primarios se completan con los secundarios gracias a la fermentación en barricas. Ambos, tropicales y de intensidad media.

El Chardonnay 2015 de Mill Creek es también una buena elección, ideal para disfrutar bien fresco en el precioso jardín trasero de la misma bodega, con vistas al valle.

chardonnay de sonoma

Vinos y caballos: el paraíso rural

La siguiente bodega, ubicada al sur de Healdsburg, es todo un descubrimiento. Estamos en Campana Ranch, donde el propietario y enólogo Steve Bell nos conquista con sus vinos sorprendentemente frescos. Aquí no encontramos el exceso de fruta madura y uso de madera como en muchos otros vinos de California.

Steve Bell trabajó durante más de 30 años en otras bodegas de California (Freemark Abbey Winery, Knight’s Valley’s y Beringer). Esta experiencia le valió para comenzar a elaborar sus propios vinos, en una bodega muy pequeña. Se encarga personalmente de todas las labores: podar, seleccionar las uvas, elaborar, embotellar… Un vino de garaje en toda esencia.

Además de una hípica con caballos preciosos que la mujer de Steve cuida y doma, en Campana Ranch encontramos vinos de distintas variedades y procedencias. Son etiquetados como Napa Valley, Sonoma County, Russian River Valley o Fountaingrove.

Estas denominaciones reflejan acuerdos que Steve tiene con los agricultores de estas regiones a quienes compra cantidades pequeñas de uvas para ampliar su portfolio.

Para no perderse: el Pinot Noir rosado 2017 de Campana Ranch Russian River Valley y el Cabernet Franc 2013 de Sonoma County elaborado inusualmente como monovarietal.

Bodega Campana Ranch en Sonoma

Última parada del día: Viszlay Vineyards. Otra pequeña bodega en la que el propietario se encarga de todo el proceso de producción. Sus vinos solamente se pueden comprar directamente en la bodega.

El estilo de Viszlay Vineyards es más clásico, con tintos vendimiados cuando la fruta ha alcanzado un grado de madurez elevado y los vinos blancos son más bien amaderados. Interesante el Zinfandel 2013 en el que destaca la fruta negra madura y los tostados de la madera.

Adentrándonos en Sonoma County

Sonoma County, Sonoma Valley, Russian River… La nomenclatura de la región es confusa y las subregiones lo complican. Lo importante para retener en la memoria es:

  • En Estados Unidos se denomina County a la subdivisión política de un estado. Sonoma County forma parte del estado de California.
  • Sonoma County se encuentra en el oeste del Napa County y tiene más de 425 bodegas.
  • Cuenta con 13 AVA’s (American Viticulture Areas), equivalentes a las Denominación de Origen Controlada o Appelation d’Origine Contrôlée. Entre ellas Alexander Valley AVA, Dry Creek AVA, Russian River AVA, Los Carneros AVA, Rockpile AVA o Fountaingrove AVA, entre otros.
  • Cada región tiene su propia climatología y suelos distintos, así que en Sonoma podemos encontrar vinos de muchos estilos.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Diseñamos tu viaje a medida a California, con estancia en Napa Valley y Sonoma: hola@winestyletravel.com 

gloria sonoma

Si existe una región en el mundo donde el enoturismo es divertido esa es sin duda Napa Valley, en California. La agencia de wine tours Platypus Tours nos lleva a descubrir algunas de las bodegas más boutique y desconocidas de la meca del turismo del vino.

Por Glòria Vallès

A solamente 45 minutos de San Francisco, California, se encuentra una de las regiones del vino más famosas del mundo por sus wine tours y bodegas abiertas al público, prácticamente a todas horas.

Este es mi segundo viaje a Napa Valley, y la verdad es que todavía me queda mucho por ver. Napa y Sonoma nunca llegan a terminarse 🙂

De veranos muy cálidos y secos durante el día, seguidos de noches frescas, la región de Napa Valley es ideal para el cultivo de la vid. Su clima es Mediterráneo y la diferencia de temperatura entre día y noche favorece que se preserven los aromas y la acidez en los vinos.

En general los productores de la región buscan rendimientos bajos en el viñedo y una elevada concentración de fruta en sus vinos. Gracias a ello encontramos aquí algunos de los grandes vinos Premium de Estados Unidos.


EL ORIGEN DE LA VITICULTURA EN CALIFORNIA SE REMONTA A LAS MISIONES ESPAÑOLAS DEL S XIX, CUANDO LOS MISIONEROS COMENZARON A ELABORAR EL VINO DE MISA


Madrigal Winery es nuestra primera parada. Sorprendente descubrir que la primera bodega del tour al que nos lleva PlatyPus Tours es propiedad de una familia con raíces españolas, y su gran novedad para 2018 son los vinos elaborados con tempranillo y garnacha.

Si bien el origen de la viticultura en California se remonta a las misiones españolas del Siglo XIX, cuando los misioneros comenzaron a elaborar el vino de misa, Napa Valley no es tierra de tempranillos sino de grandes Cabernet Sauvignon y de Chardonnays fermentados en barrica.

gloria valles en Napa Valley

Cuatro bodegas, una variedad

El día en Napa Valley transcurre entre bodegas boutique. Pequeñas, cuidadas y con una propuesta de cata personalizada para los clientes de PlatyPus Tours. En el minibus, agua fresca, picnic, snacks y toallas húmedas para soportar el calor.

En Madrigal Winery degustamos el primer Cabernet Sauvignon del día, un monovarietal de 2013 cultivado en suelos volcánicos, de elevada intensidad en color y aroma y una presencia considerable de fruta madura en nariz y en boca.

Estamos en Calistoga, la zona ubicada más al norte de del Valle de Napa y también la más cálida. Aquí no llegan las refrescantes brisas de la Bahía de San Pablo. Estos vientos fríos permiten que en las regiones más al sur, en Los Carneros, se cultiven variedades como la Pinot Noir, amante de climas frescos, o se elaboren vinos espumosos.

Buen ejemplo de esta diferencia climática y de espumosos de calidad son las propuestas de Domaine Carnenos, la bodega fundada por Claude Taittinger en el Nuevo Mundo californiano.

Puedes leer nuestro artículo sobre Un fin de semana en La Champagne (con visita a Taittinger).

Si bien estamos hablando de Cabernets, en Madrigal el Petit Syrah 2013 me ha llamado más la atención. De textura sedosa y tanino muy bien integrado, Wine Spectator le concede 91 puntos.

En Fairwinds Estate Calistoga, el Cabernet Sauvignon que hay que pedir es el de Valley Floor Vineyard 2012. Intenso en color, aspecto y aromas, en él disfrutamos de un buen equilibrio entre especies, fruta y tostados.

El storytelling es parte del “wine show”

En la tercera bodega, AuburnJames, descubrimos una historia divertida que comenzó en 2005. El storytelling es parte del show, y los americanos son los reyes de esta disciplina. No desvelaré la anécdota más divertida de su puesta en escena, solamente deciros que el fútbol y la vida en familia tienen algo que ver con ello 😉

Si bien dos de los grandes coupage de AuburnJames se elaboran con Cabernet Sauvignon, Artist Series y 1001 Propietary Red, me ha parecido más interesante el Pinot Noir 2014, elaborado en AVA Santa Lucía Highlands, cerca de la costa pacífica donde el clima es más fresco. Y el Chardonnay 2013, en el que destacan la fruta de hueso y las notas de bollería procedentes de la fermentación en barrica.

Y lo mejor del día, para el final: la bodega Foley Johnson en Rutherford nos espera con varios vinos tintos muy interesantes. Entre ellos, 2014 Foley Johnson Estate Meritage y 2014 Foley Johnson Estate Cabernet Sauvignon.

Difícilmente estos vinos se encuentran fuera de los Estados Unidos, y de aquí el gran valor añadido de un wine tour liderado por expertos en la región. Descubrimos nuevas propuestas, raramente accesibles y si bien pueden resultar más o menos de nuestro agrado, el resultado siempre es muy interesante.

Si quieres conocer algunas de las mejores bodegas de Napa Valley y descubrir las nuevas tendencias y cómo afecta el cambio climático a la región, no te pierdas esta entrevista al Master of Wine David Forer.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Diseñamos tu viaje a medida para ir a Napa Valley, California: hola@winestyletravel.com 

Vivimos un momento climático muy cambiante y el viñedo lo sufre. La falta de agua es un gran problema, pero el exceso de lluvias también puede llegar a serlo. Os contamos qué pasa en el viñedo cuando se da un exceso de lluvia y de humedad.

Redacción

El agua es imprescindible para el viñedo. Junto con los nutrientes, la luz del sol, el dióxido de carbono y una temperatura adecuada, el agua logra que la vid pueda desarrollarse y darnos uva.

Sin agua, la vid no crece. ¿Pero qué pasa cuando el viñedo recibe exceso de agua? Si llueve demasiado, especialmente en épocas concretas del año, los problemas para los agricultores pueden multiplicarse.

¿Cuándo no debería caer lluvia excesiva?

Durante la época de crecimiento de la vid, el exceso de agua puede ser perjudicial.

Esto es entre marzo y mayo en el hemisferio norte, en regiones como Italia, España y Francia. Y entre septiembre y noviembre en el hemisferio sur, en regiones como Sudáfrica, Chile o Argentina.

Si llueve demasiado en esta época, la parte verde planta se concentra en crecer y crecer, y se olvida de destinar azúcar a la formación y crecimiento de la fruta.

Además, el desarrollo excesivo de hojas, zarcillos y sarmientos creará un exceso de sombra en el viñedo, que a su vez también limita el crecimiento de la uva y facilitará el crecimiento de hongos.

Los hongos como el mildiu pondrán en riesgo la salud de la vid, que entre otras cosas producirá uvas sin aromas afrutados y posiblemente con sabores amargos.

En casos muy extremos, las raíces de la vid podrían llegar a saturarse de agua y morir si en el viñedo llueve mucho y la tierra no tiene tiempo suficiente para drenar el exceso de agua.

gotas de lluvia en el viñedo

Agua y humedad no siempre son lo mismo en el viñedo

Si bien el exceso de agua no es bueno para el viñedo, la humedad puede llegar a ser positiva en determinadas regiones y en unas condiciones climáticas específicas.

Es el caso de los vinos elaborados con Podredumbre Noble, una podredumbre de la fruta causada por el hongo Botrytis cinerea. Esto ocurre por ejemplo en la región de Tokaj, en Hungría, en varias regiones de Alemania y Austria, o en Sauternes, Francia.

En estas zonas las condiciones climáticas son ideales porque las mañanas son nubladas y húmedas y las tardes soleadas y secas.

El exceso de humedad durante la mañana es justamente lo que favorece el desarrollo del hongo tan deseado, pero tiene que ir acompañada del sol y las tardes secas.

Vinos como el Oremus Tokaj Aszú de Vega Sicilia se elaboran con este tipo de uvas.

viñedo con podredumbre noble tokaj

Frente a la lluvia, prevención

La mejor forma de hacer frente al exceso de lluvias es la prevención. En regiones donde habitualmente llueve, el agricultor ya tiene en cuenta este factor y diseña la plantación del viñedo para hacerle frente.

En estas regiones, las vides se trabajan de forma que se garantice una buena aireación entre hojas y frutas, evitando así las temidas infecciones por hongos.

Otro elemento que utilizan los agricultores en regiones muy fértiles donde el agua no escasea y a menudo es abundante, es plantar las vides con elevada densidad. Es decir, plantar más vides por hectárea.

En una zona poco fértil y seca haríamos lo contrario, con el objetivo de que las plantas tuvieran más acceso a nutrientes y agua. Pero cuando el agua abunda, lo que buscamos es que las vides compitan entre sí.

En definitiva, el gran problema se encuentra en viñedos que han sido pensados para aclimatarse a una región seca, y por cambios de climatología en esta región llueve mucho de forma intensiva en época de crecimiento.

El cambio climático es sin duda un gran reto para la producción de vino (y para la agricultura en general), y si bien la mayor amenaza es el aumento de las temperaturas y la sequía, en determinados casos el exceso de lluvia puede llegar a convertirse también en un problema.

Si quieres saber más sobre el impacto del cambio climático en el viñedo puedes leer este artículo.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Hungría y, en concreto, la región de Tokaj es el nuevo destino gastronómico de Europa, todavía por descubrir.

Por Glòria Vallès

Tokaj es conocida por sus vinos de vendimia tardía y, sobre todo, por los Tokaj Azú. Vinos blancos elaborados con uvas afectadas por el hongo botrytis cinerea. Pero este nombre, Tokaj, también corresponde al de una población y una región de Hungría que está dando pasos para convertirse en el próximo gran destino enogastronómico.

Nuestro viaje comienza en Oremus, la mítica bodega que Vega Sicilia compró en la región húngara de Tokaj en el año 1993. Eran los primeros años después de la caída del muro de Berlín y con él, el final de una etapa comunista que todavía tiene presentes sus huellas en el país.

Tokaj fue la primera región vinícola del mundo en convertirse en distrito cerrado con denominación de origen, en el S. XVIII. Una historia añeja para unos vinos que se ganaron gran prestigio internacional con sus vendimias tardías y largas crianzas.

El primer sorbo en Oremus tras caminar varios minutos por galerías infinitas bajo tierra ya nos deja con la miel en los labios. Y todavía estamos con un Late Harvest de 2011 en la copa. Seguidamente llegan el Oremus 5 Puttonyos 2009, el 2000 y el 6 Puttonyos 1999.

Bienvenidos a Tokaj.

Oremus Tokaj

Tokaj es tierra de vinos blancos

Los vinos de Tokaj se pueden elaborar con seis variedades de uva distintas, pero la variedad blanca Furmint es con diferencia la que cubre más hectáreas de plantación (aproximadamente un 60%). Otras variedades que encontraremos aquí son Hárslevelű (conocida también como Feuille de Tilleul), y Yellow Muscat, o Muscat Lunel (en húngaro Sárgamuskotály).

En Tokaj degustaremos varios tipos de vinos tradicionales de la zona, principalmente blancos. Cada vez más bodegas elaboran blancos secos Furmint, variedad que se está convirtiendo en una especie de emblema nacional y ya tiene su Furmint Day para celebrarse (1 de Febrero, fecha en la que llegamos a Budpest).

 


EL CLIMA HÚMEDO Y FRÍO DE LA REGIÓN FACILITA LA EXPANSIÓN DEL HONGO BOTRYTIS, QUE ES EL QUE NECESITAMOS PARA ELABORAR LOS PRESTIGIOSOS VINOS TOKAJ AZÚ


Pero si llegamos hasta Tokaj, después de conducir tres horas desde la capital de Hungría, Budapest, lo que realmente hemos venido a probar son estos tres tipos de vino. Primera gran razón para hacer este viaje:

– Tokaj Szamorodni:

Cuando la añada no ha permitido que todas las uvas fueran afectadas de podredumbre noble, y los racimos tienen uvas sin botrytis, las bodegas aprovechan la ocasión para elaborar este vino. En función del número de uvas afectadas por botrytis que haya en cada racimo, obtendremos un vino más o menos dulce. Un gran Tokaj Szamorodni es el de la bodega Holdvölgy.

– Tokaj Azú:

Clásicos vinos elaborados con uvas bancas afectadas de podredumbre noble (botrytis) y vendimiadas a mano. El número de puttonyos determinará la proporción de uvas afectadas por botrytis que se incluirán en el vino, en relación al vino base. Para entenderlo mejor, diremos que a mayor número de Puttonyos, mayor concentración de azúcar. En nuestra ruta, la degustación del Tokai Azú de Disznókö ha sido una gran experiencia.

El gran secreto del Tokaj Azú es esperar a vendimiar hasta que las uvas están totalmente afectadas (el clima húmedo y frío de la región facilita la expansión del hongo), y fermentarlas durante 60 días en las barricas de roble húngaro llamados gönc. Trabajar con delicadeza en la bodega para extraer lo mejor de las frutas y extender la crianza a tres años serán imprescindibles para lograr un Tokaj Azú inmortal.

– Tokaji Essencia:

Esto es lo más extraordinario que encontrarás en Tokaj. El mosto flor que proviene de la extracción por el propio peso de las uvas se guarda durante dos años en los que el mosto fermenta a una velocidad tremendamente lenta y de forma natural. El resultado: concentraciones de azúcar superiores a los 450 gramos por litro. Un elixir de placer dulce.

galeria en Tokaj

Gastronomía local y hoteles entre viñedos

La capital de la región, Tokaj, apenas llega a 5,000 habitantes. Pueblo pequeño para una región discreta que poco a poco se abre al turismo, nacional e internacional.

El paisaje está pintado por suaves colinas cubiertas de viñedos que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y el río Tisza riega los suelos de viñedos y bosques

En toda la región encontramos pequeños restaurantes de comida local en los que disfrutar de un tradicional goulash (guiso con carne de ternera) o estofado de pimentón.

Los hoteles de Tokaj todavía te transportan al pasado en la mayoría de los casos, pero algunas localidades como Mád ya encontramos hoteles estilo boutique con un diseño más moderno. En esta misma población, el Gusteau Kulináris Élményműhely fue elegido mejor restaurante de Hungría en 2017 por la guía Gault & Millau.


VISITAR BUDAPEST CAMINANDO Y RECORRIENDO EL DANUBIO EN CRUCERO  ES SIN DUDA UNA EXPERIENCIA EXTRAORDINARIA. UNA CIUDAD CON RAICES CELTAS Y ROMANAS DONDE LA VIDA NO PARA. 


hotel en tokaj

La ciudad más bonita: razón definitiva para viajar a Tokaj

Las regiones vinícolas tienen un interés turístico cuando a su alrededor encontramos experiencias auténticas para disfrutar, no solamente de los vinos sino también de la historia y la cultura del lugar.

En un viaje gastronómico a Tokaj, además de conocer un paisaje protegido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, disfrutar en sus numerosos restaurantes y bistro de la región, catar sus joyas dulces en galerías bajo tierra y caminar entre los viñedos, encontraremos algo exclusivo y único: la capital.

Visitar Budapest caminando y recorriendo el Danubio en un crucero es sin duda una experiencia extraordinaria. Una ciudad con raíces celtas y romanas en la que viven dos millones de personas y donde la vida no para.

Centro cultural muy importante durante la época del Renacimiento, Budapest es hoy una de las ciudades más bonitas de Europa. El Castillo de Buda, antigua residencia de los Reyes – completamente renovada en el S. XVIII- el Parlamento, la sinagoga o la avenida Andrássy son algunos de los must de la ciudad.

 

Photo Credit: Raul Gassol

¿Quieres viajar a Tokaj? El sumiller David Seijas llevará a un grupo reducido de clientes a conocer la zona. ¿Te animas? Escríbenos a: hola@winestyletravel.com

El Bajío: el Nuevo Mundo del vino mexicano

Por Josafat Pichardo

Si bien El Bajío está lejos de asemejarse a la principal región productora de vinos de Mexico, Baja California, también es cierto que esta zona ubicada al nordeste de México DF, tiene una riqueza vinícola, histórica y cultural que hará maravillar a quien la visite. En ella encontramos tres ciudades y cuatro Pueblos Mágicos, además de varios lugares considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como el Camino Real de Tierra Adentro.

La región del Bajío, compuesta por los estados mexicanos de Querétaro, Guanajuato y Aguascalientes, destaca por su gran riqueza cultural, histórica y gastronómica. Es la nueva región del vino mexicano, país que inició su historia en el mundo del vino con los primeros viñedos que llegaron a México de la mano de los españoles, durante la época de la Conquista. México plantó viñedo mucho antes de que Chile o Argentina y la cultura del viñedo es por lo tanto histórica aquí, aunque recién en los últimos tiempos empieza a florecer.

Desde hace diez o quince años, El Bajío, que históricamente ha sido un gran centro económico e industrial de México, también es territorio vinícola para la producción de vinos de calidad, si bien la mayor parte de las uvas que aquí se cultivan se dedican a la producción de brandy. 

Se podría decir que así como el mundo está dividido en “Viejo y Nuevo Mundo”, México también lo está, y a esta región, ubicada al centro – norte de Mexico podríamos denominarla como El Nuevo Mundo del vino Mexicano. Querétaro, por ejemplo, produce en total alrededor de 3 millones de botellas, gran parte de las cuales se destinan a mercados de exportación.

Pero, ¿Qué es lo que hace particulares a los vinos del Bajío? Sus viñedos no se encuentran entre los paralelos 30 y 50, por lo tanto están fuera de la llamada franja donde es ideal cultivar viñedo. Pero la altitud, los inviernos húmedos y los veranos cálidos y secos, así como las nieblas matutinas y los suelos de arcilla que retienen la humedad, facilitan el cultivo. Si bien las nieblas nos podrían recordar al valle de Napa en California, esta región es más seca y generalmente más cálida.


EN EL BAJÍO SE PUEDE CULTIVAR VIÑEDO GRACIAS A LA ELEVADA ALTITUD Y EL CLIMA SECO, QUE EVITA LOS EXCESOS DE HUMEDAD EN LA PLANTA


Una ruta enogastronómica por El Bajío

Comenzamos nuestra ruta gastronómica desde Mexico DF y dirigiéndonos hacia el Noreste, a Querétaro. La primera finca que encontramos es viñedos La Redonda, a 15 minutos del Pueblo Mágico de Tequisquiapan.

Las viñas aireadas y soleadas de La Redonda están ubicadas a 1,950 metros sobre el nivel del mar e invitan a probar ese terroir en la copa; hablamos de 50 hectáreas de varietales como Malbec, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Sauvignon Blanc y Chenin Blanc.

Esta bodega nació cuando el enólogo italiano Vittorio Giaginto Bortoluz en 1951 decidió mudarse a San Juan del Río para sembrar sus propias viñas, dando así el inicio de lo que hoy día es una de las vinícolas más importantes de la región.

En  La Redonda la experiencia que nos espera es recorrer en sus viñedos, participar en una de las catas dirigidas por el sommelier de la bodega y comer en el restaurante “La Trattoría”, que ofrece una de las mejores propuestas gastronómicas de la zona.

Bajío en Mexico

Camino a Freixenet por el Bajío mexicano

Seguimos en nuestra ruta gastronómica, ahora hacia la bodega que Cavas Freixenet tiene en México: Finca Sala Vivé. Está ubicada a 10 minutos de otro Pueblo Mágico: Bernal. Cavas Freixenet tiene aquí 48 hectáreas de viñedos y a 25 metros de profundidad resguarda vinos blancos, tintos y rosados, además de su mayor tesoro: los espumosos que se elaboran también en México con el tradicional méthode champenoise.

Freixenet y La Redonda ofrecen diversos festivales durante el año, siendo el más importante de ellos el Festival 100 Vinos Mexicanos, organizado por La Redonda el primer fin de semana de marzo, y donde se reúnen las bodegas más importantes del país para exponer sus mejores etiquetas y añadas.

Otros festivales que La Redonda ofrece para este año son: Wine, Colors and Music Fest en mayo, La Fiesta de la Vendimia en Julio, Wine & Circus Fest en Octubre y Wine Winter Fest en Noviembre; por su parte Freixenet ofrece el Bubbles Fest en Mayo, el Festival de la Paella en Junio, la Cena en la Intimidad en Julio, la Fiesta de la Vendimia en Agosto, el Vinart Jazz en Noviembre y el Concierto de Navidad en Diciembre.

Bodegas y cultura nacional se entrelazan en las experiencias de enoturismo de Bajío

Frente a la propiedad de Freixenet encontramos Los Azteca Hacienda Mexicana, propiedad muy implicada en la difusión de las tradiciones mexicanas. De las 14 hectáreas de la Hacienda, 3 son viñedos que produjeron su primera cosecha en 2005.

A partir de ahí nació el vino “Pretexto”, un complejo coupage de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah, Merlot, Malbec, y Tempranillo, que pasa de 12 a 15 meses en barricas de roble. En México, las bodegas no siguen los coupage tradicionales del Viejo Mundo, así que podemos encontrar vinos elaborados con combinaciones originales como esta o como un Syrah con Pinot Noir y Malbec.

Los Azteca Hacienda Mexicana ocupa una antigua construcción del siglo XVIII con arboledas, caballerizas y el más importante de sus atractivos: el lienzo charro (ruedo o arena para la selección y manejo del ganado).

La charrería es el Deporte Nacional de México y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Las escuelas de este deporte suelen reunirse para realizar prácticas y eventos en el lienzo de Los Azteca Hacienda Mexicana, por lo cual es común que en una visita para conocer el viñedo y la bodega los visitantes puedan admirar también un espectáculo de charrería.

Para continuar nuestro viaje gastronómico seguimos hacia San Miguel de Allende, ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad; que junto con el Pueblo Mágico de Dolores Hidalgo – Cuna de la Independencia Nacional – conforman uno de los principales destinos turísticos culturales del Estado de Guanajuato.

Otras cinco bodegas interesantes

Vinícola Toyán se ubica a 10 minutos del centro de San Miguel de Allende y tiene un viñedo de 5,800 parras de Chardonnay, Merlot, Cabernet Sauvignon, y Sauvignon Blanc; la personalidad de sus vinos es el resultado de un proceso de elaboración natural y completamente orgánico, sin químicos o conservantes.

Vinícola Dos Búhos es otra hacienda que desde siempre se dedicó a la producción frutal, ganadera y de hortalizas, y desde 2005 cultivan también  3 hectáreas de viñedo. Todo enmarcado por una bella hacienda típica mexicana, coronada por coquetos jardines y una galería de arte que complementan la experiencia de una muy agradable y que dejan satisfechos alma y espíritu…y la sed de vino.


CUNA DE TIERRA ES UNA DE LAS BODEGAS QUE ESTÁ RECIBIENDO MÁS RECONOCIMIENTOS INTERNACIONALES EN LA REGIÓN DE BAJÍO POR LA FUERTE PERSONALIDAD DE SUS VINOS


El pueblo de Dolores Hidalgo – que además vio nacer al Sr José Alfredo Jiménez, uno de los más importantes exponentes de la música vernácula mexicana – acoge en su territorio a la vinícola Cuna de Tierra; una de las casas que hoy en día está cobrando fama y que no podemos perdernos. Sus vinos están recibiendo reconocimiento en los concursos internacionales como Decanter y Bacchus por su personalidad excepcional y lo particular de sus ensambles.

Seguimos nuestro viaje gastronómico hacia el final de esta ruta para concluir con el estado de Aguascalientes. Aquí conoceremos dos vinícolas más: Vinícola Santa Elena y Hacienda de Letras, ubicadas en el Pueblo Mágico de Pabellón de Arteaga.

Vinícola Santa Elena, fundada en 2006, produce vinos de gran calidad y expresión. Aprendemos que la bodega cosecha y despalilla sus vides a mano para darles el máximo cuidado. Buscan elaborar vinos con cierta longevidad, haciéndolos particularmente aptos para la guarda. Todo ello en un ambiente refinado, elegante y de buen gusto.


LOS VINOS DE BAJÍO SE MARIDAN CON LA CULTURA Y LA CARGA HISTÓRICA QUE RESGUARDAN


 

En el pequeño poblado de San Luis de Letras, siguiendo la ruta gastronómica a 17 kilómetros al norte de la ciudad de Aguascalientes, encontramos Hacienda de Letras, donde un pequeño letrero de madera con el nombre de la bodega inscrito nos transporta al pasado, aquél en donde los vinos se hacían artesanalmente.

Se trata de una hacienda de 7 hectáreas donde podremos catar coupages originales de Chardonnay, Riesling, Syrah, Pinot Noir, Cabernet Franc, Nebbiolo, Cabernet Sauvignon, Malbec y Tempranillo, y adquirirlos a precios accesibles.

Terminamos aquí la ruta, de retorno a México DF y descansando tras una semana intensa de viaje gastronómico por el centro de México. Sin lugar a dudas, El Bajío es el lugar ideal para visitar, donde los vinos se maridan perfectamente con la cultura y la carga histórica que resguardan, dando así a los vinos mexicanos un importante sentido de identidad nacional.

 

Photo Credits: Freixenet y La Redonda

Si quieres viajar a México con nosotros, escríbenos a hola@winestyletravel.com

Ancestral esencia galega

Por Rafa Moreno

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen más antigua de Galicia organizó el último fin de semana del pasado mes de enero una experiencia para dar a conocer la historia, las particularidades y la forma de aferrarse a la vida de una pequeña comarca consagrada a la elaboración de vino, y donde el paso del tiempo se mide en durísimas vendimias.

Sí, WineStyle Travel tenía una cita y acudía con la sensación que, de algún modo, la experiencia valdría mucho la pena; y así fue. A continuación, lo vivido… y lo catado.

Ribeiro en la cronología

¿Historia? Sí. Mucha y apasionante. Porque para comprender hoy a Ribeiro debemos conocer su origen, y comprobar como esa suerte de anarquía parcelaria actual y ese modo heroico de trabajar la tierra, no es más que un legado. Una analogía viva de un poso cultural que permanece en el inconsciente y las sabias manos que trabajan unas vides que, por momentos, parecen inmortales.

Si en el resto de la Península, la invasión musulmana paralizó la elaboración de vino; en el Ribeiro, a salvo de los sarracenos, fueron las hordas bárbaras las que arrasaron los asentamientos romanos fechados del s. I y III.


LOS VINOS DE RIBEIRO ACOMPAÑARON A CRISTÓBAL COLÓN EN SU PRIMER VIAJE A LAS AMÉRICAS


La influencia romana de la comarca se significa desde la etimología de las propias variedades: Así, la tinta caíño debe su nombre al original caligineus, cuya traducción vendría a ser negro, oscuro, profundo, neblinoso.

Alfonso X, en el s.XIII ya hablaba de los buenos vinos de Ourense. Del mismo modo, a mediados del s.XIV, la fama de los vinos de Ribeiro determinó la necesidad de regular su origen: nacían así las Ordenanzas Municipales de Ribadavia (Ourense). El año: ¡1579!

Los verdaderos impulsores y propagadores de la cultura del vino en la comarca fueron, principalmente, los monjes cistercenses y benedictinos del Monasterio de San Claudio. De nuevo, la influencia monacal en el desarrollo de una tierra de vinos se hace evidente. Vinos que, al amparo del Camino de Santiago llegaron a Europa de la mano de comerciantes locales, vascos, asturianos, ingleses y holandeses; y que incluso emprenderían una aventura, a modo de testigo mudo, que cambiaría el mundo para siempre:

Así, los vinos de Ribeiro acompañaron a Cristobal Colón en su primer viaje a las Américas; de modo que podría decirse que nos encontramos, quizás, al primer emigrante gallego insigne en el Nuevo Mundo… El vino, no Colón, claro está.

Ribeiro

D.O. Ribeiro: En [re]construcción

Ribeiro parece despertar de su letargo tras las enormes dificultades que ha padecido a lo largo de su historia. De entre ellas, dos representan los mayores retos a los que se enfrenta, pero a su vez, también suponen una característica única, distintiva y muy personal:

  • De un lado; lastrado por la herencia cultural del minifundio, la atomización de productores en la comarca constituye una suerte de personalísimo y bellísimo puzzle que salpica de manera anárquica con vides y pequeñas parcelas el horizonte; pero que sin embargo genera a su vez cierta dificultad en la estructuración y regulación de una D.O. que se sabe necesaria para el desarrollo económico de la comarca.

 

  • De otro lado, el abandono de las fincas y parcelas, fruto de una masiva emigración entre los años veinte y sesenta del pasado siglo, condenó al ostracismo durante casi medio siglo a la comarca.

 

Pero hoy, Ribeiro se despereza. Renace convencida y confiada. Y lo hace de la mano de los hijos y nietos de los que un día se fueron; porque volver es trascender.

¿Donde?

La comarca de Ribeiro se ubica en la provincia de Ourense. A medio camino entre la influencia marítima y continental, la D.O. Ribeiro se enmarca en 3000 hectáreas repartidas en tres valles y tres ríos (Miño, Avia y Arnoia); una caprichosa convergencia geográfica y climática perfecta para el cultivo de la vid, aunque particularmente húmeda.

Arnoia, Beade, Carballeda de Avia, Castrelo de Miño, Cenlle, Cortegada, Leiro, Punxín y algunas parroquias de Carballiño, Toén y San Amaro; conforman las poblaciones que forman parte intrínseca de la D.O.


LA HUMEDAD, LAS NIEBLAS Y LAS HELADAS, FORMADAS PRINCIPALMENTE EN LAS HONDONADAS, SON FACTORES DECISIVOS QUE LOS VITICULTORES DEBEN TENER MUY EN CUENTA.


Viñedos en el fin del mundo: una de viticultura heroica

Si bien existen diferentes orientaciones y otras particularidades, las tres subzonas de la D.O. (Valle de Arnoia, Valle de Avia y Valle del Miño) coinciden en una orografía difícil con pronunciadas pendientes y ondulaciones. Y siendo el suelo particularmente arenoso y rico en sábrego (granito descompuesto) existe el riesgo continuo de corrimientos de tierra tras una abundante lluvia.

De ahí que gran parte del cultivo de los suelos están abancalados para disminuir las pendientes y facilitar un laboreo de otro modo imposible.

En lo climático, la humedad, las nieblas y las heladas, formadas principalmente en las hondonadas, son factores decisivos que los viticultores deben tener muy en cuenta. Trabajar el suelo es fundamental para evitar que la humedad afecte a la cepa, pudiendo enfermar por infecciones fúngicas. De ahí la presencia de parras y cepas altas sujetas a esta necesidad que, sin embargo, conforman una estampa a modo de jardín modernista, de naturaleza exuberante, que vale la pena retener en la retina y la memoria.

Mientras los picos y bordes de montañas constituyen una barrera natural, aislándola de la cercana influencia marítima (a 45km del Atlántico); los ríos ejercen una fuerza contraria de acción moderadora de las temperaturas, que oscilan entre unos suaves 11 y 15Cº.

Una suerte de autorregulación endógena, una consciencia terrenal que se apiada de una tierra castigada en demasía; San Martín mediante.

Estas particularidades acentúan la compleja idiosincracia de la comarca y la ingeniosa manera de trabajar el viñedo. La tradición como herramienta y desarrollo de una manera ancestral y creativa de relacionarse con la vid y su entorno.

Ribeiro viñedos

Colleiteiros Vs Adegas. Porque no todo vale. ¿Diferencias? Todas:

Los colleiteiros encarnan el minifundismo bien entendido, artesano y autoral. Expresivo… Una manera de entender la vida y el vino, libre y particular. Como sus parcelas. Los colleiteiros son viticultores que suceden ser, a su vez, elaboradores de vino, siempre con sus propias uvas y nunca sobrepasando los sesenta mil litros anuales.

Las Adegas, son las bodegas tradicionales. Éstas, además de poseer su trocito de cielo en la tierra, también están autorizadas a comprar uvas de otros viticultores para la elaboración de sus vinos.

Las Variedades y los vinos

El universo ampelográfico de la D.O. Ribeiro se sustenta en las variedades autóctonas, a penas completadas por un par de invitadas foráneas de excepción. Véase palomino, garnacha o tempranillo.

Las blancas son las reinas del lugar por mayoría abrumadora: Godello, Loureira, Torrontés, Caíño blanco, Albariño, Lado y la Norma Desmond de las damas blancas, la omnipresente y eterna Treixadura. Todas ellas devienen en vinos de insultante juventud, de acidez recia y un frescor elegante que en muchos casos nos recuerdan a los más nobles ejemplos de las frías regiones vinícolas de centro Europa.

La Treixadura se expresa en la copa elegante y con discurso propio. En nariz nos regala las hierbas aromáticas del bosque Ourensano y un sutil acento cítrico, complejo, que nos recuerda a lichis y kumquat (fruta de carácter cítrico).

De una acidez excelsa, la rosa blanca orbita sobre el conjunto, sin excederse, desde la distancia, haciendo del todo un paradigma de estructura, profundidad y sabor.

Ribeiro

Si bien las tintas son minoría en el viñedo, están a la par en personalidad y potencial. Ahí están las Brancellao, Sousón, Mencía, Ferrón, Caíño longo, tinto y bravo; que sin duda merece mayor reconocimiento.

Así, los tintos de Ribeiro son de los más característicos del estado. Profundos, con carácter, exuberantes, de una nariz que por intensa, pareciera masticable. Pese a significar un mísero 9% de la producción de la comarca, la intensa vida en forma de fruta roja, frescor balsámico y calidez untuosa que en ellos habitan, los convierte en inolvidables.

La magia del Tostado. Naturalmente dulce

El punto distintivo de Ribeiro. Mucho más que un vino, el Tostado, es considerado un bien más de la familia. Patrimonio hedonista si se quiere.

Hablamos de un vino dulce, elaborado artesanalmente dejando pasificar las uvas colgándolas en la bodega para luego extraer el dulce néctar que hace del Tostado una joya enológica por derecho propio.

Tostado de Ribeiro

Cuentan las voces más ancianas del lugar que el Tostado era considerado una bebida de cortesía en los viejos pazos señoriales. Con el tiempo penetró en todas las esferas de la sociedad Ourensana, legándose en herencia o bien como dote de la mujer en las bodas. También se recuerda como alquímico remedio para los dolores del parto. Un bien común. Un remedio. Un alimento. Pura vida.


RIBEIRO CONSTITUYE EN SÍ LA ANCESTRAL ESENCIA GALEGA. UNA MANERA DE MIRAR AL MUNDO TAN PROPIA COMO SEDUCTORA.  


El Personaje

Colleiteira, bodeguera y mujer. Ángeles de Bodega Val Do Deva, es la figura más genial y pasional del Mundo Ribeiro y posiblemente la más independiente. La cara B de la comarca, su bodega elabora tintos en [casi] su totalidad.

Porque Ángeles, antes que niña, era bodeguera. “Ya de chiquitina me pasaba las tardes haciendo vino con mi padre”. Amante irredenta de su tierra reniega del uso del roble para envejecer sus vinos: “disfraza la verdadera expresión del terruño. Y yo quiero el terruño en la botella, de otra manera haría vinos…. y los vinos no se hacen. Se crean, se elaboran. Están vivos”.

Los tintos de Val Do Deva reflejan la determinación y pasión de su autora: Amor por la tierra, profundidad abisal y una intensidad casi incontenible. La amamos por ello.

bodega val do deva

Más que vino: Si vas Ribeiro no te debes perder…

Porque Ribeiro es mucho más que buen vino:

  • Para amantes de la aventura: Naturaleza salvaje, caminos imposibles, actividades de río, simas y riscos, subidas y bajadas. Debes estar en forma.

 

  • Para los más foodies: Una visita a Bodega Pousadoiro del enólogo Alfredo Fernández. Allí la señora Carmen, la pulpeira más cañera del lugar, prepara el mejor pulpo á feria del país. Dimos buena cuenta de ello.

 

  • Para los que se dejan mimar: Existen diferentes balnearios en la comarca que harán la vida más sencilla a los que se quieran dejar cuidar.

 

Ribieiro constituye en sí la ancestral esencia galega. Una manera de mirar al mundo tan propia como seductora. La personalidad cosida a pespuntes a una tierra que se merece mucho más. Y lo veremos. Palabra de Winelover.

Si te gustan los artículos de Rafa Moreno, te interesará este artículo sobre Vinos y Cambio Climático.

pulpo de Ribeiro

Crónica de una resurrección anunciada.

Por Rafa Moreno

Penedés, una tierra única. El recorrido vital de la sumoll constituye la analogía perfecta del devenir del Penedés a lo largo de la historia. Víctimas de diferentes contextos históricos, la sumoll y el Penedés, entendida como región de vino; reclaman para sí y de una vez por todas, su lugar en el Olimpo del Universo Vino.

Mientras la variedad se reivindica como óptima para la elaboración de vinos de calidad de la mano de jóvenes y arriesgados vignerons, la DO Penedés encarna una suerte de reinvención que pone de manifiesto que sus horizontes van mucho más allá de las burbujas de sus cavas o la punzante acidez de sus vinos blancos.

 


EN LA VASTÍSIMA HISTORIA DEL PENEDÉS SE HAN SUCEDIDO EPISODIOS QUE HACEN DE ESTA COMARCA UN FOCO DE CONTINUA REINVENCIÓN 


 

Al fin y al cabo, Plinio el Viejo ya comparaba a los tintos de la región con los mejores ejemplos de los viñedos del norte de Italia.


Entonces, ¿qué ha ocurrido para que percibamos al Penedés como tierra de blancos y cava?

Veámoslo:

El Penedès: Un jardín ampelográfico sujeto a una entropía paradójica

Ubicadas en el corazón de la Depresión Prelitoral catalana, al abrigo de la Cordillera Prelitoral y extendidas en pequeñas llanuras que abrazan la costa mediterránea, maduran las viñas del Penedés.

Como he comentado anteriormente, en la vastísima historia del Penedés se han sucedido episodios que hacen de esta comarca un foco de continua reinvención; siempre por la pura necesidad de subsistencia.

Podríamos decir que, al Penedés, nunca hasta hoy se le ha permitido Ser y/o expresarse desnudo y sin complejos ante el Mundo Vino.

Así, el veto holandés a los vinos de Francia durante el s. XVII tras una disputa comercial, supuso una revolución en los viñedos del Penedés, que veía como las producciones de vino blanco destinado a la destilación se multiplicaba de manera exponencial para hacer frente a esta nueva demanda. Las variedades tintas como la sumoll, aunque productivas, eran poco menos que un estorbo….

Pero el karma se antoja inevitable. Así, la filoxera dio al traste con todo el viñedo europeo. Era, quizás, la oportunidad para reordenar la viña y diferenciarse; generar una reputación sólida basada en la riqueza y diversidad varietal de una tierra atrapada entre mar y montaña.

Pero la neutralidad de España durante la I Guerra Mundial hizo que las bodegas y viticultores del Penedés reemprendieran el cultivo y producción de vino a granel para satisfacer la demanda que, principalmente los productores franceses e italianos no podían llevar a cabo.

La sumoll tendría que esperar. Eran tiempos de destilados y burbujas en Penedés.

Sin duda, otro punto de inflexión que relevó a nuestra protagonista al ostracismo se produjo durante los revolucionarios 70’. Nuevos nombres (Jean Leon, Miguel A. Torres o las familias Raventós y Ferrer), obedecieron a una nueva visión de la elaboración basada en la calidad. Para ello restauraron el jardín ampelográfico, renovaron métodos de elaboración y realizaron inversiones en pagos y fincas de calidad que, sin embargo, veían como el perfil de sus vides respondía a la tendencia de la época consistente en valorar especialmente a las variedades nobles internaciones.


NUEVOS NOMBRES (JEAN LEON, MIGUEL A. TORRES O LAS FAMILIAS RAVENTÓS Y FERRER OBEDECIERON A UNA NUEVA VISIÓN DE LA ELABORACIÓN BASADA EN LA CALIDAD.


 

Se generaba así la gran paradoja del Penedés. Si en los setenta los pioneros del sector implantaron variedades internacionales para la elaboración de vinos de calidad y poder competir así con el gigante francés; hoy, los nuevos viticultores miran al pasado y a su tierra, para de la mano de variedades autóctonas como la sumoll, encontrar su lugar diferencial en un mercado que padece los estragos de la globalización mediante una suerte de homogeneizació

mapa del Penedés

Miles Davis, el punk, Peter Pan, un gato callejero y caramelos “Kojak”. Hablamos de la sumoll en Penedés.

Anárquica, irreverente, rústica, genial. Nos encontramos ante una variedad que se significa, con mucho, como la de mayor personalidad del panorama tinto de la comarca. Una variedad que parece aferrarse a su juventud; una suerte de Peter Pan salvaje que reniega de su potencial evolutivo para vivir una adolescencia rebelde y eterna.

“Difícil de cultivar, difícil de vinificar, difícil de beber… si la cabernet sauvignon es Beethoven; la sumoll es Miles Davis”.

 Ton Colet, sommelier.

 

Al respecto, recuerdo una conversación con el viticultor y enólogo de Pardas Celler, Ramon Parera sobre la variedad:

“Pfffff [exhalación de resignación]…. es imposible. Hace lo que quiere. Es difícil predecir una buena o mala añada”.

 

Los vinos de la variedad se caracterizan por una insultante juventud vestida de ácida y provocativa fruta roja; indomable y nerviosa; que nos retrotrae (a los más talluditos) al recuerdo infantil de los caramelos “Kojak”, en una versión adulta y fermentada de un paladar, otrora olvidado entre mil sabores y una vida. Y la amamos por ello.

Una nariz que, pese a su intensidad media, obedece al espíritu varietal y exhibe notoria y desafiante.

En boca nos muestra su orgullosa personalidad “punk”. Se sabe y se quiere joven. Una explosión vital y ácida que no deja lugar a matices durante su marcado recorrido final. Y entonces quieres más…

Dos encarnaciones, dos vidas, dos elaboradores

Si os puede la curiosidad, tomad nota de estos ejemplos cargados de vida y esencia del Penedés:

sumoll Penedés Pardas

Pardas Sumoll 2012 (Rosado) – Celler Pardas

La bodega Pardas de Torrelavit se caracteriza por una viticultura plenamente orgánica, austera; dejando el protagonismo a la tierra y la vid.

Nos encontramos ante un rosado que reivindica a los de su clase con una personalidad arrolladora. Fruta roja mediterránea, fresca y viva en forma de cereza madura, granada y manzana roja que juegan con las notas más húmedas y sombrías de sotobosque.

Siempre presente, el recuerdo anisado tan propio de la variedad nos acompaña hasta un final amargo y seco que limpia la boca y enardece al corazón.

L’oblit 2015 – Esteve i Gibert viticultors

L’oblit es una pieza única que supone el primer intento de la bodega con la variedad.

Envejecido en barrica de castaño, es, posiblemente, uno de los sumoll más redondos y carnosos de la comarca.

Una exclamación e intensidad vital de frutos rojos que, sin embargo, se cimenta en las clásicas notas anisadas y húmedas de la variedad.

 

Ámala u ódiala. A ella le es completamente indiferente. No lo pone fácil, pero, sea como sea volverás a buscar el calor de su espíritu irreverente. Como un gato callejero, ella toma el mando y tú buscas su cariño. Y lo sabe.

Espíritus rebeldes y paladares aventureros, he aquí vuestra variedad. Querida sumoll, aquí unos amigos.

Si te gustan los artículos de Rafa Moreno, te interesará este artículo sobre Vinos y Cambio Climático.

Copyright fotos: DO Penedés, Enoturisme Penedés, Pardas, Esteve i Gibert Viticultors

sumoll Penedés

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar