linkedin

Hoteles del vino, hoteles enológicos, hoteles con bodega, hoteles para hacer enoturismo, wine hotels… Hay muchas formas de describir este tipo de alojamiento, pero solamente una para identificarlos. Te contamos cuáles son los mejores 7 hoteles del vino del mundo, después de haber visitado muchos de ellos.

Redacción

Existen varias formas de referirse a los hoteles del vino en nuestro idioma. Una de las más expresadas es quizás hotel enológico. Aunque nosotros no acabamos de estar de acuerdo con ella… la palabra ‘enológico’ viene de ‘enología’, la ciencia para producir el vino, pero no habla de vino sino de la técnica para elaborarlo.

En inglés siempre es más fácil: wine resort o wine hotel.

Independientemente del nombre que más nos gusta para describir los hoteles del vino, para identificarlos tenemos que ver en ellos un par de cosas: que están ubicados en una región vinícola, y que su oferta hotelera incluye el vino como leitmotiv o como concepto principal de los servicios para el cliente… ya sea en el spa, en la propuesta gastronómica o en las actividades que proponen entorno al vino.

Después de viajar mucho y visitar hoteles del vino en todo el mundo, hemos seleccionado los mejores 7 valorando su ubicación, diseño, nivel de servicio y prestigio internacional. Todos ellos tienen en común que son hoteles de lujo entre viñedos.

hoteles del vino: the vines of mendoza

1. The Vines of Mendoza, Valle de Uco, Argentina.

Un hotel espectacular en el que es fácil sentir que lo mejor sería quedarse a vivir aquí. Ubicado en el Valle de Uco, en la región de Mendoza, The Vines of Mendoza ha sido creado por y para locos del vino (en el buen sentido).

Exquisita modernidad a los pies de los Andes. 250 hectáreas en las que personas de todo el mundo han comprado su viñedo y tienen a excelentes enólogos elaborando vinos para ellos.

Es decir, una bodega compartida, en la que tener un vino propio está al alcance de todos los que puedan asumir su coste y no quieran tener que ocuparse del negocio. Un concepto muy americano que aquí, en el Valle de Uco, funciona a la perfección.

La gastronomía de The Vines of Mendoza, supervisada por el gran chef Francis Mallmann, es una oda al fuego. De aquí su nombre, Siete Fuegos, porque en este restaurante la carne se cuece al exterior, en siete tipos de fuego diferentes.

Completan la oferta una preciosa piscina con jacuzzi y vistas impresionantes a los Andes. Rodeada de viñedos, la piscina es el mejor lugar del hotel para disfrutar el atardecer, justo después de haber visitado fantásticas bodegas como Clos de los Siete.

Lo mejor: cada habitación es una casa independiente, con todos los lujos y más que uno puede esperar a más de 900 metros de altura y dos horas de viaje de la ciudad principal de la región, Mendoza.

Puedes leer nuestro reportaje completo de The Vines of Mendoza.

hoteles del vino: babylonstooren

2. Babylonstooren, Cape Winelands, Sudáfrica.

En un viaje a Cape Town siempre se incluye la visita al Cabo de Buena Esperanza y a Table Mountain, pero pasar unos días en Cape Winelands debería ser también obligatorio.

Babylonstoren es un paraíso entre viñedos en Franschhoek. Aquí encontramos la vida de campo reconvertida en oasis para viajeros amantes del lujo rural. Las habitaciones se encuentran en la antigua granja, y pasear por delante de ellas es viajar al pasado sin perder los altos niveles de servicio internacional propios de este hotel.

Tres restaurantes, Babel, Greenhouse y Bakery, abren sus puertas con cartas y propuestas gastronómicas diferentes. Todas ellas basadas en el concepto del slow food. Vegetales y frutas cultivadas en el mismo Babylonstoren y recetas inspiradas en la esencia del producto, con presentaciones muy modernas.

Un fantástico spa y numerosas actividades, entre ellas la cata de vinos de la propia finca y el gardering para aprender a cultivar vegetales y hierbas aromáticas, completan la estancia.

Lo mejor: tienen su propio horno de pan e incluyen vegetales frescos plantados en su propio huerto en todas sus recetas.

hoteles del vino: viña vik

3. Viña Vik, Valle de Millahue, Chile.

A camino entre Santiago de Chile y el Valle de Colchagua encontramos este fantástico hotel boutique ideal para los amantes del arte y del buen vino. Viña Vik es un edificio muy moderno que llama la atención en un entorno muy rural.

Alexander Vik, empresario noruego, se propuso crear un vino único y en 2004 inició este proyecto, en el Valle de Millahue, denominado por los indígenas “Lugar de Oro”.

Veintitrés suites totalmente diferentes entre sí, diseñadas con mucho arte y sentido estético, al igual que los espacios comunes ubicados en el centro del edificio.

Es difícil elegir la mejor habitación de este hotel del vino, aunque cabe decir que la Master Suite F nos dejó anonadados 😉

No hay que perderse uno o dos tratamientos en el spa del Viña Vik. Terapeutas con buena preparación (sorprendente en un lugar tan aislado como este) y protocolos de masaje muy bien definidos, todo ello con vistas al valle mientras la relajación y el vino invaden el cuerpo.

Lo mejor: el proyecto se ha construido con criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Viña Vik.

hoteles del vino: les crayeres

4. Domaine Les Crayeres, Reims, Francia.

La Champagne es el destino del lujo por excelencia en el mundo del vino. La región ha sabido trabajar muy bien la imagen de sus productos, los champagne de las grandes Maison, y desde hace unos años apuesta también por el turismo del vino.

De todos los hoteles del vino que hemos seleccionado este es sin duda el más clásico. Domaine Les Crayeres es uno de esos establecimientos que te transporta al pasado, a la época en que el champagne era sólo para las cortes inglesa y francesa. Bebida de reyes.

El castillo es hoy un lujoso hotel ubicado muy cerca del centro de Reims. El restaurante Le Parc con dos Estrellas Michelin y La Brasserie Le Jardin, más informal, son el lugar ideal para disfrutar de la cocina francesa acompañada de grandes champagnes como Taittinger, Ruinart o Krug.

Lo mejor: el servicio impecable propio de la gran hotelería francesa.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Les Crayeres.

hoteles del vino: sources de caudalie

5. Sources de Caudalie, Burdeos, Francia.

Sources de Caudalie es el hotel imprescindible cuando hablamos de hoteles del vino. Fue pionero en el mundo en tratamientos del vino, y actualmente su marca de productos de belleza Caudalie, elaborada con esencias y principios de la vid, se encuentra en muchísimos países.

A poco menos de 30 minutos al sur de Burdeos, en la región de Graves, Sources de Caudalie es el hotel de la prestigiosa bodega Smith Haut Laffite. Ambos, hotel y bodega, así como el spa y los tres restaurantes del establecimiento, se encuentran en el mismo lugar.

Una finca preciosa para recorrer a pie o en bicicleta, excelentes vinos de Burdeos y algunos de los mejores tratamientos de wine spa del mundo son la combinación perfecta para una escapada de cuatro días.

Lo mejor: la proximidad a la magnífica ciudad de Burdeos y a los elaboradores de Premier Cru.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Sources de Caudalie.

hoteles del vino: abadia retuerta

6. Abadia Retuerta Le Domaine, Ribera del Duero, España.

El hotel Abadía Retuerta Le Domaine  es una joya histórica ubicada en un monasterio del S.XII rodeado de viñedos. Un referente en enoturismo de primera categoría, no sólo en España sino a nivel internacional. Un hotel de lujo, histórico, y muy acogedor.

En todas las habitaciones, estancias y pasillos de este hotel del vino se ha conservado el espíritu monacal del lugar. Lujo austero en la decoración y mucha atención en el servicio, con mayordomos privados en cada una de sus 27 habitaciones y 2 suites.

Dos restaurantes, El Refrectorio con una Estrella Michelin y la Vinoteca, bistró con buena carta de vinos, son parte de sus servicios, que no olvidan ningún detalle, como por ejemplo un mayordomo personalizado para cada habitación.

Durante la estancia no hay que perderse la excelente visita en 4×4 a los viñedos de Abadía Retuerta y una cata de sus mejores vinos en la bodega.

Lo mejor: el tratamiento Spa Sommelier en su fabuloso wine spa.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Abadía Retuerta

hoteles del vino: six senses douro

7. Six Senses Douro Valley, Portugal.

Una finca del siglo XIX completamente renovada, en pleno valle vinícola del Duero y con el sello inconfundible de Six Senses. Ninguna duda de que este hotel es puro lujo e intimidad para los huéspedes.

La gastronomía del hotel incluye, además de fantásticos vinos el Duero, vegetales y hierbas aromáticas cultivadas en el propio huerto. Desde el mismo alojamiento se organizan visitas a las bodegas de la región, un crucero por el río o actividades de enoturismo como por ejemplo la de elaborar tu propio vino.

El Six Senses Douro Valley tiene un spa precioso con tratamientos para varios días totalmente personalizados, y piscinas interiores y exteriores que nos llevan a no querer salir del hotel en toda la estancia.

Lo mejor: que no hace falta salir del hotel para disfrutar del Duero portugués en su máximo esplendor.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

hoteles del vino: six senses

¿Qué vino sirvo con la pasta italiana?

Atención porque podemos caer fácilmente en un error si respondemos a esta pregunta con rapidez. La tentación a evitar es pensar lo de siempre: “carne con tintos, pescado con blancos, pasta… ¿con rosado?”. La trampa está en la salsa. Si vamos a elegir un vino para acompañar con un delicioso plato de pasta italiana, debemos saber con qué salsa se servirá.

Redacción

Harina de trigo, huevo, sal, aceite de oliva y agua son los ingredientes básicos para elaborar la pasta italiana. Productos que son fáciles de armonizar con el vino porque su sabor es bastante neutro. ¿Pero qué pasa con las salsas?

La salsa es el gran secreto del plato de pasta italiana, no sólo para contar calorías sino también para decidir qué vino acompañará mejor nuestra preparación. Si son macarrones, espagueti o tagliatelle no tiene ninguna importancia en cuanto al maridaje se refiere.

pasta italiana

La pasta italiana se rinde a la salsa

Para elegir el vino hay algunos trucos que podemos seguir, teniendo en cuenta si la salsa llevará principalmente tomate, queso, hierbas o marisco.

Las salsas que llevan tomate son más ácidas y a menudo pueden estar acompañadas de carne, como por ejemplo el Ragú o la Bolognesa.

Nuestra recomendación es evitar añadir más acidez a la combinación, así que descartamos los blancos muy jóvenes y frescos y nos decantamos por un tinto de cuerpo medio y poca o ninguna madera.

En Italia, la tradición nos lleva a servir este tipo de pastas con vinos de Chianti, región de la Toscana en la que el tinto tiene fuerte personalidad.

Si no queremos seguir un maridaje tradicional, los vinos tintos de la región italiana de Valpolicella, un tinto del Ródano (por ejemplo, este) o una Garnacha con buena carga de fruta serían buena opción.

Si la salsa incluye albahaca, aceite de oliva y queso parmesano poco madurado (es decir, la salsa pesto y sus variantes), un vino blanco con elevada acidez y aromas de flores o frutas puede aportar una buena armonía.

Un Sauvignon Blanc, un Pinot Grigio o un cava o espumante frescos podrían ser la elección.

Cuando los quesos se apoderan del plato, la salsa se vuelve un gran aliado en la armonización. Muchos vinos maridan bien con los quesos cremosos, pero si quieres saber nuestra opinión, nosotros serviríamos este tipo de pasta italiana con un vino blanco untuoso.

Un Chardonnay fermentado en barrica o un Sauvignon Blanc con Semillon de la región Pessac – Léognan en Burdeos.

Los platos de pasta con salsas en las que el marisco es el invitado de honor requieren especialmente un vino de calidad. Muscat, Gewrztraminer, Riesling o Torrontés pueden aportar un gran potencial aromático al maridaje.

¿Y el vino rosado?

Efectivamente, el rosado es el gran olvidado en muchas mesas. Se elabora con uva tinta pero reduciendo el tiempo de exposición de las pieles con la pulpa (las partículas que dan color al vino se encuentran en la piel de la uva).

En la pasta con salsas de tomate, el rosado también puede ser un gran amigo. No estamos hablando del Lambrusco sino de rosados como los que se elaboran en el sur de Francia, en Provenza o Rosellón.

El vino rosado ha sido un vino poco reconocido durante muchos años, porque hacerlo es fácil pero hacerlo bien, no tanto. Por suerte, cada vez más recibe el lugar que se merece. Vinos con poco tanino y buena acidez, que cuando son de calidad son versátiles y se disfrutan mucho.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

vino rosado para pasta italiana

¿Sabes cómo conservar el vino en casa, antes y después de abierto?

Si bien lo mejor para disfrutar el vino en sus mejores condiciones es bebérselo una vez abierto y no guardarlo, hay algunas consideraciones que tenemos que tener en cuenta antes de abrirlo, y varias opciones si no vamos a consumir toda la botella el primer día.

Redacción

Es viernes por la tarde y has pasado por la vinoteca de tu zona para comprar una botella de vino para la cena de esta noche (o la comida de mañana). Pero te han recomendado varias opciones que te gustaban y finalmente has decidido comprar más botellas de las que necesitas para compartir con tus amigos y amigas. Llegas a casa y… ¿dónde guardas los vinos?


AL VINO, LO QUE MENOS LE GUSTA ES EL CAMBIO DE TEMPERATURA, LA SEQUEDAD, LOS OLORES Y EL EXCESO DE LUZ


La primera respuesta de muchas personas es: en la cocina o el comedor si es tinto, en la nevera si es rosado o blanco. ¡Error! Atento que te contamos por qué:

La cocina es una de las zonas de la casa con más variación de temperatura debido al uso del horno, fogones y campana. Y al vino, lo que menos le gusta, es el cambio de temperatura, la sequedad, los olores y el exceso de luz.

La nevera es enemiga de los vinos. Su temperatura es demasiado baja y muy seca, no nos conviene. Puede alterar aromas y matices del vino e incluso generar precipitaciones. Ya sabes, esos cristales que quedan en el fondo de la botella y que no te gustan.

De acuerdo, si es un vino espumoso, blanco o rosado joven, un vino sencillo, puede dormir en la nevera. ¡Pero no lo guardes aquí eternamente!

como no conservar el vino

Entonces, te preguntarás, ¿qué hago? Aquí tienes cinco trucos que te ayudaran a la conservar el vino, antes y después de abrir la botella.

1. En horizontal.

Si no se consume de inmediato, poner la botella en posición horizontal es lo primero. El vino debe estar en contacto con el corcho para su conservación. Si el tapón es de silicona, cristal o rosca, no hace falta mantener la horizontalidad.

2. Ventilación y oscuridad.

Mantenerlo en una habitación ventilada, sin exceso de luz, y con una temperatura no superior a 15 grados. ¿Tienes sótano o garaje? Podría ser una buena opción. Obviamente lo mejor sería una cava climatizada como esta.

3. El tiempo es oro.

No, no es cierto que “el vino, cuanto más viejo, mejor”. Todo depende de qué vino. Algunos vinos están hechos para envejecer, otros para consumir de inmediato.

La forma en que se ha elaborado el vino determinará cuánto tiempo puede vivir (sí, igual que las personas, las plantas y los animales, los vinos tienen su propio ciclo de vida).

Lo mejor es preguntar al profesional que te lo vende, cuánto tiempo recomienda guardar cada botella. Si no es posible recibir esta recomendación en el lugar donde compras habitualmente los vinos te recomendamos dos cosas: la primera, que consideres cambiar de proveedor, quien vende vinos debería poder dar recomendaciones sobre los mismos. La segunda, que accedas a través de internet a páginas de referencia donde te darán indicaciones sobre el tiempo de guarda recomendado.


NO TODOS LOS VINOS NACIERON PARA ENVEJECER. ASEGÚRATE DE CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO DE CONSUMO ANTES DE DECIDIR OLVIDARTE DE ÉL DURANTE LOS PRÓXIMOS CINCO AÑOS.


4. ¿Ya has abierto la botella? El mejor consejo es que la compartas para terminarla.

Pero si no es el caso, tenemos varias recomendaciones para tí. La primera de ellas es: olvídate de volver a usar el mismo corcho para taparla o poner una cucharita si se trata de vinos espumosos. La cucharita para que no se escape el gas del cava o champagne es una leyenda urbana, por no decir una gran ridiculez. Utiliza el Vacuvin. Es una opción económica y alargará la vida del vino unos 4 o 5 días. Si es espumoso no lo hagas, perderá el gas.


OLVÍDATE DE VOLVER A USAR EL MISMO CORCHO PARA TAPAR LA BOTELLA O PONER UNA CUCHARITA “PARA QUE NO SE ESCAPE EL GAS” SI SE TRATA DE UN ESPUMOSO. ES UNA LEYENDA URBANA.


 

5. Like a PRO 😉

¿Eres profesional o un amante del vino con mucha pasión? Utiliza un Coravin, el sistema para acceder al vino sin descorchar la botella. Su uso es sencillo e intuitivo: se introduce una aguja de acero inoxidable en el corcho de la botella y, una vez dentro, se inserta gas argón – un gas noble que mantiene las cualidades del producto y que está presente de manera natural en su elaboración –. De esta manera se extrae, sin necesidad de descorchar la botella, la cantidad de vino deseada. El vino no entra en ningún momento en contacto con el oxígeno, así que, la cantidad restante continúa su evolución natural a la vez que conserva sus cualidades intactas.

@FOTOS: Coravin y Vacuvin

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

conservar el vino con vacuvin

Breve ensayo sobre los versos en una botella. Rafa Moreno

Por Rafa Moreno

La relación entre vino y letras es tan antigua como la palabra escrita. Un binomio que se retro alimenta y que descansa a hombros de un ente creador cuya encarnación en musa se oculta en el fondo de nuestras copas.

Si entendemos la poesía como el espejo del alma, como la mirada sabia, como el corazón ardiente; debemos señalar que el vino ha sido fuente de inspiración y objeto poético desde que Plinio el Viejo sentenciara aquello de “In Vino Veritas”; quizás el aforismo más afortunado sobre el mundo del vino.


IN VINO VERITAS“. Plinio el Viejo.


Los versos más cuidados y conocidos dedicados al vino son los escritos por el poeta persa Omar Khayyam; cuyo Rubaiyat (s.XII) se ha convertido en una suerte de estudio de la naturaleza humana y su relación con el vino como expresión de un hedonismo arraigado a la tierra y símbolo de celebración ante la fugacidad de la vida:

“Quiero olvidar en la embriaguez el dolor de nuestra ignorancia”

uva para vino, de carlos moro

Shakespeare y el canarie: ingredientes para un drama

Es conocido el amor profesado por el bardo inmortal hacía el vino canario o “canarie”; vinos de malvasía que delatan el amor de Shakespeare por la cultura del vino. Porque si alguien ha sabido dar diferentes significados y “usos” al vino, ese es Shakespeare:

Así, sus dramas descansan y crecen desde el vino: como reconstituyente vital en La Tempestad y Antonio y Cleopatra; como motivo de fiesta en Vida y Muerte de Enrique VIII; o bien como huída hacia el olvido y la nada en Vida y Muerte de Julio Cesar.

“Si mil hijos tuviera, el primer principio humano que les enseñaría sería abjurar de toda bebida insípida y dedicarse al jerez”.

 

Del mismo modo, el vino como elemento que conduce al engaño, la traición y la muerte también son motivos recurrentes en obras como Macbeth; libretos que nos recuerdan que es la voluntad del hombre la que se sirve del mal para sus propósitos, sirviéndose del vino como mera herramienta. Un símbolo que, sabiéndose inherente a conceptos como celebración y pureza, deviene, por insospechado, en el arma perfecta.

Desde el siglo XX a nuestros días, el vino; bien como fuente de inspiración, bien como objeto literario; sigue de plena vigencia.

Lorca, Machado, Hernández… son muchos los autores en habla hispana los que han consagrado versos inmortales al fruto de la vid:

“Dejadme que repose aquí,

en mi cuna de roble o de cristal,

estoy cansado”

“Vino de Crianza” de José Hierro

 

Célebre es la Oda al Vino del no menos célebre Pablo Neruda. Los versos del chileno revelan:

“Amo sobre una mesa,

cuando se habla,

la luz de una botella

de inteligente vino”

Vino y poesía, como uno solo, se adentran en el espíritu del creador para, desde la sensibilidad, conectar con ese otro lado. Un intangible sensorial que hace de nuestro propio ser un vehículo para expresarnos desde lo íntimo. Las propias tinieblas que dan forma a nuestras ideas y anhelos. A lo que somos.

Es también el vino el complemento perfecto entre dos almas; prestigio, arraigo, cultura y celebración en el imaginario global; energía de la tierra que enardece deseos y subyuga ansiedades; creatividad fermentada oculta en nuestra radiografía en negativo. La puerta al otro lado del espejo, el “conejo” de Alicia; otra dimensión que, boca abajo, pisa sobre nuestros pasos mientras dibujamos nuestras vidas en paralelo, ignorándonos. Y entonces, ella. Llamémosle inspiración.

Clásica o contemporánea; ignota o celebérrima; desde Ovidio a Bukowski; la poesía bebe del vino para saciar sed y alma. Sensibilidad, pensamiento y cultura fermentada para hacer de nuestras vidas un lugar donde permanecer… y celebrarlo. 

@Fotos: Bodegas Carlos Moro, Bodegas Osborne, viñedos de Lanzarote.

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

Expresivos, intensos y por encima de todo respetuosos con el entorno. Así son los vinos de Qalidès, asociación que reúne a varias bodegas esenciales de la Denominación de Origen Penedès para defender el terroir. Son vinos de finca de 14 bodegas diferentes entrelazadas en una propia voz.

Por Rafa Moreno y Glòria Vallès

Familia, paisaje y una rica herencia cultural son los denominadores comunes de las bodegas que forman parte de la Denominación de Origen Penedès. Familia, porque muchas de estas bodegas pasan de padres a hijos en un acto de amor al presente y fe en el futuro. Paisaje, porque la montaña de Montserrat acaricia el cielo que vemos desde sus viñedos, y el mar Mediterráneo está muy cerca de algunos de ellos; y un legado cultural que hace del nuevo Penedès un mosaico de vides y perfiles enológicos tan dispares como atractivos.

La historia vitivinícola del Penedes tiene más de 2.700 años de vida. El vino ha sido desde siempre parte de su cultura e identidad. Recordemos aquel fantástico libro del gran escritor norteamericano Noah Gordon, La Bodega, que presentó entre los viñedos de esta región para rendir tributo a su pasado.

Si bien es en Languedoc, Francia, a finales del S.XIX, donde el protagonista de La Bodega conoce la pasión por la elaboración del vino, esta misma pasión es la que comparten los bodegueros, enólogos y propietarios de las bodegas de Qalidès en Penedès.

Noah Gordon ambientó la novela en la España de finales del siglo XIX y recreó en ella el “fascinante” mundo del vino que le hizo amar este país. Una “carta de amor” a España, a sus gentes, su cultura y sus vinos como el mismo Noah Gordon dijo.

La Bodega Noah Gordon

El terroir hace la fuerza

Suelos con gran diversidad de climas gracias a la proximidad del litoral y a distintas altitudes, con viñedos que pueden estar en el nivel del mar o hasta 940 metros. Estas son las características orográficas del Penedès que hacen que las bodegas, con producciones similares, se unan para presentarse al mundo.

Classic Penedès y Qalidès son resultado de ello. La primera marca reúne los espumosos ecológicos de la región. Qalidès promueve vinos tranquilos ecológicos y es además una oda a la sostenibilidad. 

Qalidés existe porque en ella participan personas como Mireia Torres, Marcelo Desvalls, Joan Huguet y muchos bodegueros entusiastas y comprometidos, que están preocupados por la sostenibilidad del planeta. Quieren una viticultura sostenible, una tierra que respete su entorno, unos vinos que sean el espejo del alma de su región.

viñedos de Penedès

Tintos clásicos, blancos frescos, y la Xarel·lo, que merece su propio espacio

Hemos catado varios vinos de Qalidés para comprender su esencia. Torres Mas La Plana 2013, Hisenda Miret de Parés baltá 2015, Albet y Noya Reserva Martí 2009, Can Feixes Reserva Especial 2007, Turó de les Abelles 2015 de Finca Viladellops, Jean Leon Vinya La Scala 2011 (botella vestida por Javier Mariscal), y varios Xarel·lo que, como hemos dicho, merecen un artículo en si mismos.

Los vinos tintos visten de una heterogénea gama de variedades, símbolo de un Penedès cuya personalidad se perfila cara al mar y montaña; un jardín ampelográfico que alberga vides milenarias y autóctonas, del mismo modo que ha acogido a las variedades internacionales más celebradas.

Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnacha… sujetas a crianzas clásicas y respetuosas en barricas de roble francés y americano, buscando la complejidad organoléptica sin enmascarar la expresión del terroir.

Todos ellos transmiten la esencia de su entorno y la intensidad y pasión con la que sus elaboradores trabajan los viñedos, para dar vida a estos “Vinos de Finca”; la expresión desnuda de una particular manera de entender la vida y el vino.

Los blancos, frescos y aromáticos, se elaboran a la par con variedades autóctonas como la Xarel.lo, y las rutilantes estrellas de las damas blancas, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Para muestra, este 100% Sauvignon Blanc de Gramona sobre el que ya hablamos la semana pasada.

Blancos frescos y elegantes, de clima cálido y corazones apasionados.

Ante tal expresión de compromiso y pasión sólo nos queda abrir una botella y brindar por todos ellos. Porque más de 2700 años de viticultura nos contemplan.

Un legado cultural que se significa desde lo atávico y que progresa de la mano de nuevos y jóvenes vignerons, conscientes de la importancia de un pasado y una herencia que cobra vida en cada nueva vendimia y que se expresa sincera y desnuda en nuestras copas.

Fotografías cedidas por Qalidès

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

vinos ecologicos en barrica

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar