Casa El Enemigo, el corazón de Alejandro Vigil