linkedin

¿Cómo elegir un buen vino? Cinco trucos para elegir un buen vino

7 febrero, 2022

5 consejos sobre cómo elegir un buen vino

Es una situación muy común: tienes que comprar un vino para una ocasión especial pero no cuentas con experiencia ni conocimiento en vinos, así que no sabes cómo saber si un vino es un buen vino o un mal vino. La buena noticia es que esta duda tiene fácil solución. Te contamos cinco trucos para elegir un buen vino y quedar bien en cualquier ocasión.

Glòria Vallès

Vino tinto, vino blanco, vino rosado… o quizás espumoso. ¿Debería ser ecológico? ¿Y qué significa que sea vegano o por qué algunos vinos no tienen sulfitos? El mundo del vino no lo pone fácil para que un simple mortal pueda saber si un vino es bueno. No porque el cliente esté obligado a estudiar un master antes de comprar, sino porque quizás la comunicación del vino podría ser más sencilla cuando va dirigida a público general 😊

Que no cunda el pánico, tenemos la solución. No te diremos qué vino tienes que comprar porque cada ocasión requiere su vino y no podríamos analizarlas todas, pero sí te daremos cinco trucos que puedes usar para elegir un buen vino cuando vas a comprar.

¿Cómo saber si un vino es bueno?

Estos son los 5 trucos para elegir un buen vino cuando estás frente a una amplia oferta:

  1. Busca en su etiqueta y contra etiqueta indicadores de calidad.
  2. ¿Tiene premios, reconocimientos, lo has visto recomendado en una revista…? Atención, aquí hay mucho que decir.
  3. Cada región es conocida por un estilo de vino, esto puede ser de ayuda en tu elección.
  4. Precio y ubicación de la botella en la tienda.
  5. Si estás en una vinoteca o tienda especializada, pregunta a un experto. Si estás en un supermercado, vuelve al punto 4.
como saber si un vino es bueno

FOTO: @ Pexels

1. Indicadores de calidad en la etiqueta

Lo primero que deberás mirar es su etiqueta y contra etiqueta. En principio todos los vinos que se venden en el mercado son buenos en el sentido de que no suponen un peligro para la salud si se consumen con moderación y acompañados de comida y buena compañía. Ahora bien, objetivamente existen vinos que son mejores que otros, y subjetivamente hay vinos que a ti te gustarán más que a tu amigo o a tu madre, o al revés.

Volviendo a la etiqueta, en ella encontrarás información básica sobre quien es el productor, con qué variedades de uva ha elaborado el vino, el contenido de alcohol, la presencia o no de sulfitos y si el vino tiene Denominación de Origen o pertenece a una Indicación Geográfica Protegida. También puede ser un Vino de Mesa, lo que indica que el vino no está vinculado a una región en específico y esta denominación se suele usar para los vinos más sencillos y económicos.

En el caso de vinos adscritos a una DO, estos tienen que mostrar la tipicidad de su región y por lo tanto todo el proceso de producción debe haberse realizado en la misma. Cuando son vinos con IGP, también deben estar vinculados a la región pero solamente precisan que una fase del proceso productivo se realice en ella (por ejemplo, que la uva se cultive en esa región pero el resto del vino se elabore en otro lado).

En España crece considerablemente el consumo de vino con Denominación de Origen (DO), una clasificación europea que, al igual que el de Indicación Geográfica Protegida (IGP) nos garantiza la calidad del producto. Que un vino pertenezca a IGP no significa que sea de menor calidad, podría ser que se produce en una zona donde no hay DO o que se elabora con variedades no aceptadas por la DO de su región. De todas formas la idea de que las Denominaciones de Origen ofrecen los vinos de mayor calidad es ampliamente aceptada.

Además de la región, tener en cuenta el productor es importante para tu elección. Aunque esto solamente te servirá si has comprado anteriormente vinos de la misma bodega y te gustaron, o si te estás dejando aconsejar por un experto (esto lo veremos en el punto 5). También puedes usar tu Iphone o Android para buscar in situ información online de la bodega o ver en la aplicación Vivino las puntuaciones de otros usuarios. Solamente tienes que escanear la etiqueta y ver si está puntuada en la APP.

El nivel de alcohol no es un indicador de calidad del vino, pero sí nos puede dar una idea de cómo nos sentiremos cuando lo bebamos. No es lo mismo un vino con 11% que uno con 15% y para el segundo desde luego necesitarás un tipo de comida más corpulenta que para el primero, que podrás servirlo con los aperitivos o platos ligeros.

Tampoco las variedades con las que ha sido elaborado indican calidad, pero sí pueden servirte como orientación sobre lo que a ti te gusta. Si has probado anteriormente Granacha Tinta, Albariño, Godello, Tempranillo o Palomino y te gustó, puede que el vino que ahora tienes entre manos y que ha sido elaborado con la misma variedad, también te guste.

Por lo tanto, truco número uno: revisar la etiqueta y contra etiqueta y buscar indicadores de calidad o estilo de vino. 

etiqueta de vino

FOTO: @ Pexels

2. Premios, reconocimientos y artículos en la prensa: ¿nos sirven para elegir un buen vino?

Con este tema entramos en terreno pantanoso, por ello lo he puesto en segundo lugar y no al final, para no terminar el artículo generándote más confusión que ayudando a darte cinco trucos para elegir un buen vino.

A priori diremos que sí, cuando un vino que tiene premios, reconocimientos, buenas puntuaciones… significa que es un buen vino. A partir de aquí tendríamos que analizar qué premios o reconocimientos, por ejemplo si son puntuaciones de Jancis Robinson, Parker, Tim Atkin, James Suckling, Wine Spectator … o si cuenta con puntuaciones Peñín o de premios otorgados en certámenes regionales o locales.

Los primeros son los principales críticos mundiales de vinos, y solamente los vinos que se venden a nivel global – o aspiran a ello- forman parte de sus rankings. Normalmente son puntuaciones muy serias llevadas a cabo por profesionales de primer nivel capaces de indicarnos, con su talento, la calidad de un vino mediante puntuaciones.

En España tenemos las puntuaciones Peñín y también muchos otros reconocimientos. Que un vino tenga un reconocimiento significa que es bueno, pero no necesariamente significa que sea mejor que otro que no lo tiene. Es decir, un vino sin puntuaciones puede tener la misma calidad o más que otro que no las tiene, porque las puntuaciones forman parte de las estrategias de marketing de las marcas para dar más visibilidad a sus productos, y cada productor sigue su propia estrategia.

Ahora bien, cuando hablamos de vinos recomendados en las revistas y los periódicos pueden entrar otros elementos en juego. EL periodista puede hablar sobre el vino porque considera que es bueno, pero también puede tratarse de un publirreportaje pagado por la marca.

Verás que hay marcas que aparecen más en los medios que otras, eso es porque la bodega cuenta con un muy buen departamento de prensa que envía notas y muestras a los periodista, o un excelente departamento de marketing con presupuesto para invertir en publicidad. ¿Significa esto que el vino es mejor o peor? En absoluto. Significa que la bodega trabaja muy bien las relaciones públicas y el marketing, y probablemente lo hace con sus mejores vinos.

Truco número dos: ver si el vino tiene puntuaciones o reconocimientos y saber que, si bien esto indica calidad, no significa que otros vinos sin puntuaciones no la tengan. 

trucos para elegir un vino

FOTO: @ Pexels

3. El estilo del vino de cada región

Nuevamente, este punto no es ni blanco ni negro, así que lo tomaremos con matices. Una región productora tiene ciertas tipicidades que la hacen única, así por ejemplo tenemos los vinos fortificados de Jerez, el Tempranillo de Rioja, los vinos rosados de la Provenza francesa, los blancos de Galicia, el Pinot Grigio italiano o los espumosos del Penedés.

El estilo del vino no nos ayuda a saber si es bueno o no, pero sí nos ayuda a comprender si es un estilo que nos va a gustar o si es adecuado para el evento o la ocasión para la que lo estamos comprando. Si no sabes nada de vinos, un truco es empezar con los estilos de vino típicos de cada región, y poco a poco ir experimentando con otros estilos. Por ejemplo:

  • Penedés: espumosos y vino blanco elaborado con Xarel·lo.
  • Rioja: tempranillos elaborados en distintos estilos.
  • Priorat: garnacha y cariñena (samsó es el nombre de la cariñena en esta región).
  • Terra Alta: vinos blancos elaborados con garnacha blanca
  • Rías Baixas: albariños
  • Rueda: verdejos
  • Etc.

Los expertos considerarán que estoy simplificando y tendrán toda la razón. Pero para ayudar a los consumidores sin conocimientos de vino tenemos que simplificar la decisión, y esta me parece una buena forma de hacerlo.

Con el tiempo, lo esperable es que vayas introduciéndote en el mundo del vino, te encante y quieras saber más. Entonces empezarás a buscar alternativas que no sean las clásicas de cada región y querrás conocer nuevos productores y estilos de elaboración.

Truco tres: empieza por los estilos de vino típicos de cada región y depués vas ampliando para experimentar. 

trucos para elegir un buen vino

FOTO: @ Pexels

4. Precio y ubicación de la botella

Este truco es quizás de los más fáciles de aplicar. Los vinos a partir de 15 euros se consideran premium, y los que cuestan 20 euros o más, son ultra premium. Por lo tanto, en estas franjas de precio o superiores, estás a salvo. Cualquier vino que cueste más de 15 euros para el consumidor final ha sido validado por sus productores, por los distribuidores y/o importadores, por la crítica especializada (volviendo aquí al punto de los premios y reconocimientos) y, más importante, por clientes como tu, que lo han comprado anteriormente y consideran que el precio es adecuado (si no lo fuera, el vino terminaría reduciendo su precio o desapareciendo del mercado).

¿Qué pasa por debajo de los 15 euros? Pues que también encontramos muy buenos vinos. En España tenemos vinos excelentes que, si tuvieran un origen distinto – Italia o Francia, por ejemplo – costarían muchísimo más. Así que hay que aprovechar y disfrutar de vinos españoles muy buenos a precios excelentes.

Para elegir, además del precio podemos fijarnos en la ubicación de las botellas en el lineal. En el supermercado las franjas de precio están bastante vinculadas a la calidad del producto, y los mejores vinos incluso pueden estar en una nevera a parte o en el lineal superior de la categoría.

Truco número cuatro: la ubicación del vino en el lineal o en la tienda y su precio de venta te darán información sobre su calidad. 

5. En una vinoteca o tienda especializada, pregunta al experto

En las tiendas especializadas los vinos suelen clasificarse por regiones, pero también dentro de cada región habrá distintas gamas de precio como hemos visto en el punto anterior. Si estás en una vinoteca o tienda especializada, lo ideal es consultar al sumiller sobre cuál sería tu mejor opción. Explícale para qué ocasión quieres el vino – incluso tipo de comida que vas a servir – y cuánto quieres gastarte, y su recomendación seguramente será perfecta.

Los sumilleres tienen que formarse continuamente para poder ejercer su profesión, son profesionales que han cursado estudios superiores y constantemente están estudiando y aprendiendo sobre vinos, así que sin duda, cuando no sepas qué vino elegir, acércate a una vinoteca y confía en el sumiller.

Último truco, número cinco: confía en el sumiller o experto en vinos. 

Suscribirse para recibir novedades por correo
Tratamiento de datos
Booking.com

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar