subscribe
tarta de queso con vino

Mejor vino para beber con tarta de queso

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Sabías que una tarta de queso no es realmente una tarta? En realidad se clasifica como un pastel de crema pastelera, debido a que contiene huevos y no harina. Descubre más curiosidades sobre este dulce y con qué vino puedes servirla.

Martina Basaure

Hay dos variedades básicas de tarta de queso: al horno y sin hornear. Y entre las horneadas, probablemente los estilos más populares son la tarta de queso neoyorquina, la japonesa y la vasca.

Probablemente la de estilo neoyorquino es la más popular de todas. Para elaborarla se utiliza una base de queso crema, a veces con la adición de nata o crema agria, para producir una textura extremadamente densa y cremosa. Por lo general, se suele hornear con una base de galleta maría.

La tarta de queso japonés (también conocido como pastel de queso soufflé o pastel jiggly) puede llegar a parecerte la tarta más deliciosa que existe. Es ligera, esponjosa y cremosa, una combinación perfecta que se deshace en el paladar.

Súmate a nuestra comunidad de foodies, winelovers y amantes de los viajes y ¡no te quedes sin inspiración!

La tarta de queso vasca en cambio presenta un centro cremoso y una parte superior e inferior «quemada» profundamente caramelizada, gracias a la cocción a alta temperatura, generalmente no tiene una base.

¿Se te hizo agua la boca? Sigue leyendo y descubre cómo puedes ampliar la experiencia sirviendo también un copa de vino :-)

Maridaje de vino y tarta de queso ¿Qué vino marida mejor?

Durante los meses de calor se dan las mejores ocasiones para invitar a familiares y amigos a casa. Es un momento excelente para disfrutar con ellos de una rica tarta de queso con una copa de vino.

El maridaje perfecto es el que más te gusta, pero te explicamos con qué vinos puedes resaltar los sabores de la tarta sin perder los aromas del vino, logrando una combinación ideal.

Aquí hay algunas sugerencias para servir vino que seguro te encantarán con su próximo trozo de tarta de queso.

… con Moscato o Moscatel

El vino elaborado con la variedad Moscato, conocida como Moscatel en España, es siempre una buena opción. Este maridaje es un clásico porque tradicionalmente hemos asociado que el vino dulce se sirve con los postres, también con cualquier tarta de queso de las que te acabamos de explicar.

El vino blanco elaborado como dulce con uvas Moscatel, especialmente en Francia, Italia y España, es famoso por sus aromas de melocotón, azahar y nectarina. Combinados con los sabores lácteos del queso, el resultado resulta excepcional.

En la región de Piamonte, en Italia, la Moscato es la uva que se utiliza para elaborar el Moscato d’Asti, un vino frizzante de baja graduación alcohólica, con azúcar residual y espuma ligera que lo convierte en el acompañante perfecto de una tarta de queso.

En este post te hemos explicado solamente algunos detalles sobre la Moscatel, pero puedes leer más sobre esta variedad en Moscatel, el vino aromático que vas a querer probar.

… con Pedro Ximenez

Al igual que el Moscato, este vino generoso elaborado en Jerez con uvas de la variedad Pedro Ximenez, previamente secadas al sol, acompaña bien los postres dulces. Siempre y cuando te guste mucho el sabor dulce, porque PX con tarta de queso sería un maridaje basado en el equilibrio por armonía (dulce + dulce) y el azúcar es la máxima expresión de la combinación.

El PX tiene un bonito color oscuro y una textura aterciopelada que te sorprenderá cuando lo acompañes con una rebanada de tarta de queso. Si eres amante de las golosinas, de lo azucarado, de todo postre dulzón… te encantará la tarta de queso cubierta con salsa o dulces y una copa de PX.

Si quieres aprender más sobre los vinos de Jerez no te pierdas Una mirada a los vinos del Sur con el sumiller Rafael Bellido y Los vinos de Jerez son irresistibles por estos motivos.

… con Riesling

La variedad Riesling es originaria de la región de Rin en Alemania y es muy valorada por su elevada acidez.

Al contrario de los maridajes anteriores, más enfocados a la afinidad de sabores, con un Riesling estamos buscando el contraste, ya que su acidez modifica la percepción sensorial de la densidad de la tarta de queso.

… con espumosos: Cava o Champagne

Las burbujas son siempre una excelente elección para los postres porque los vinos espumosos son muy versátiles. La acidez y las burbujas son refrescantes y, en el caso de la tarta de queso, modifican la percepción del postre hacia un perfil más ligero. Lo opuesto a lo que conseguiremos si servimos la tarta con PX o Moscatel.

¿Es mejor el maridaje con espumosos que con vinos dulces? Depende de tus gustos personales. Si eres poco amante del dulce, un vino con mayor acidez y sin azúcar residual, como son los espumosos, será una mejor opción para ti.

¡Esperamos que a partir de ahora disfrutes de tus tartas de queso más que nunca!

subscribe

Mejor vino para beber con tarta de queso

 
Booking.com

Enboca Gourmet

Valtravieso x Arlanza: urgencia por la naturaleza

4 días en Lisboa (guía completa)

Tres vinos de Rioja con 100 puntos Tim Atkin

Seis bodegas para descubrir en Off The Record Barcelona

Recibe lo último de Wine Style Travel en tu buzón ¡suscríbete a nuestra newsletter!

¡Cada vez somos más!

Descubre nuevas ideas para viajar, disfrutar del vino y la gastronomía.