linkedin

Un camino de peregrinación para disfrutar de la cerveza trapense

9 agosto, 2021

cerveza trapense

La cerveza la conocemos todos, ¿pero sabemos qué es la cerveza trapense? Esta especialidad es originaria de Valonia, Bélgica, y la fabrican monjes de la orden cisterciense en los propios monasterios. Si eres de los que disfruta haciendo el Camino de Santiago, quizás esta peregrinación por le sur de Bélgica también te enamore.

Redacción

Ya habíamos hablado anteriormente de Valonia como un destino ineludible para quien disfrute con una buena cerveza. Son numerosas las fábricas, variedades y estilos de cerveza que se producen en la región. Hoy te explicamos cuál es una de las más singulares y especiales que puedes encontrar aquí: la cerveza trapense, elaborada por monjes de la orden cisterciense en los propios monasterios.

Para que una cerveza sea considerada trapense o trapista debe cumplir con tres requisitos básicos:

  • Ser elaborada en la misma abadía o sus inmediaciones.
  • Su producción debe ser supervisada por los monjes.
  • El grueso de los ingresos se destinan a obras de caridad.

Solamente existen 12 monasterios en todo el mundo que pueden elaborar y comercializar cerveza bajo el sello de “Auténtico Producto Trapista”. De esta docena de cervecerías, tres de ellas se encuentran en la región de Valonia: Chimay, Rochefort y Orval.

Para quien quiera degustarlas en su entorno original, la asociación Sentiers de Grand Randonnée (Senderos de Gran Recorrido) ha concebido el primer itinerario temático que conecta las tres abadías. En total, un recorrido a pie de 290 km, dividido en dos etapas, a través de los verdes paisajes de la región para descubrir de primera mano las brasseries donde se elaboran estas cervezas.

cerveza trapense

FOTO: Es posible disfrutar de una degustación de cerveza trapense en cada uno de los monasterios.

Primera etapa – De Chimay a Rochefort (174 km)

Chimay
La ruta empieza junto a la Abadía de Scourmount en Chimay, pueblo que da nombre a la cerveza que desde 1862 producen los monjes que residen en el monasterio. Su secreto reside en la materia prima utilizada, con los mejores ingredientes naturales y la levadura misma cepa de levadura que llevan usando desde 1948.Contemplar los jardines o visitar la iglesia son algunas de las actividades que se pueden realizar como parte de la Chimay Experience, una visita a la exposición permanente para descubrir los secretos de la fabricación de las cervezas y quesos trapenses, completado con una degustación.Rochefort
Tras la primera parada de rigor, un recorrido de 174 km a pie entre los senderos de Valonia llevan hasta la localidad de Rochefort, donde se encuentra la Abadía de Notre-Dame de Saint-Remy, conocida por la elaboración de las cervezas Trappistes Rochefort desde 1899.La producción es limitada y, debido a su estricta ética, no es posible visitar ni la fábrica ni el monasterio, solo abierto al público en ocasiones especiales. Esto debe suponer un impedimento para descubrir el pueblo y disfrutar degustando una de sus cervezas en una de sus terrazas. Lo que hace tan especial sus productos es el ingrediente estrella: el agua proveniente del manantial natural de Tridaine que no ha sido tratada químicamente.

Valonia cerveza

FOTO: La ruta entre los monasterios está dividida en dos etapas, en total recorrerás 290 km.

Segunda etapa – De Rochefort a Orval (116 km)

Orval

Tras recuperar fuerzas con los productos locales de Rochefort, toca retomar el camino para completar los 116 km restante, esta vez con destino a la Abadía de Notre-Dame de Orval, una de las más importantes de Bélgica.

La cervecería, situada en el interior de la abadía, lleva funcionando desde 1931 con la receta creada por el maestro cervecero Pappenheimer. Aunque para visitar la fábrica habrá que esperar hasta septiembre de 2022, merece la pena adentrarse en el jardín de plantas medicinales y el museo monástico dedicado a la arquitectura de la abadía, la siderurgia y la exposición Arte Sagrado. Por supuesto, una visita a Orval no puede acabar sin una degustación de la cerveza homónima y los quesos trapenses.

monasterio de cerveza trapense

FOTO: La Abadía de Notre-Dame de Orval es una de las más importantes de Bélgica.

Pralinés, gayettes y mendiants: imposible resistirse al chocolate belga

11 julio, 2021

Pralinés, gayettes y mendiants

Pralinés gayettes y mendiants son dulces clásicos suizos que necesitan al menos un 35% de cacao para ser considerados chocolates belgas. Una vez están a nuestro alcance y se nos deshacen en la boca, entendemos el por qué 😉

Redacción

La región de Valonia, en Bélgica, cuenta con una larga tradición de chocolateros que mantienen los métodos tradicionales sin dejar de lado la creatividad y la excelencia del producto final. Pralinés, gayettes y mendiants son algunas de sus joyas y te contamos por qué.

Pralinés, gayettes y mendiants

FOTO : © Photo-Cyril Chocolat

El chocolate belga, ¿el mejor del mundo?

Bélgica y el chocolate han estado vinculados desde que este fue introducido en Europa en el siglo XVI y, desde entonces, se ha convertido en un imprescindible de su gastronomía. Primero como bebida caliente, popular entre las clases altas y más tarde, usado para endulzar medicamentos.

La experimentación con el chocolate empezó precisamente en el siglo XX, que fue cuando se crearon las cajas de bombones, la crema de chocolate y hasta llegar a evolucionar en forma de praliné, una delicia hoy mundialmente conocida, pero con sello belga.

Para que un chocolate sea considerado ‘chocolate belga’, se necesita al menos un 35% de cacao y el 100% de manteca de cacao. Esto lo saben bien en la Región Valonia, donde cuentan con una larga tradición de chocolateros que mantienen los métodos tradicionales sin dejar de lado la creatividad y la excelencia del producto final.

Estas son las variedades más habituales de dulces hechos con chocolate belga:

Pralinés.

Son sin duda uno de los postres más populares de este destino belga que todavía es un secreto para muchos turistas españoles. Los pralinés son bombones rellenos de ganache de chocolate cremoso, creados en 1912 por Jean Neuhaus Jr.

Su forma y contenidos pueden variar y pueden incluir frutos secos, caramelos, licor o mazapán. Estos dulces se presentan dentro de una caja llamada ballotin, creada por Louise Agostini, mujer de Neuhaus Jr, haciendo de estos bombones el regalo perfecto.

Gayettes.

Estas pequeñas trufas con forma de carbón tienen un corazón de crema de mantequilla y chocolate con leche, recubierto de chocolate y azúcar aromatizada con café.

Las gayettes, que en dialecto valón se refiere a los restos de carbón, están vinculados al pasado minero de la región de Charleroi, la mayor ciudad de Valonia.

FOTO : © Gabriele Croppi-Enghien – Maison Léger.

Mendiant.

Pequeños discos de chocolate cubierto con frutos secos y fruta deshidratada. Estos dulces son típicos de las fiestas navideñas y su origen está relacionado con las cuatro órdenes mendicantes.

Figuras de chocolate.

Es común encontrarse grandes figuras hechas de chocolate en los escaparates de las chocolaterías de Valonia. Desde los tradicionales conejos y huevos de pascua, hasta esculturas que imitan edificios y obras de arte.

 

Valonia también es el destino para los amantes de la cerveza  y cuenta con la barra de cerveza más larga del mundo.

Un viaje a la barra de cerveza más larga de Bélgica

12 enero, 2021

barra de cerveza elfique

Con 21,6 metros de longitud, el mostrador de la ‘misteriosa’ cervecería Elfique cuenta con el honor de ser la barra de cerveza más larga de Bélgica. El país es el destino paradisíaco para los amantes de la cerveza, ¿ya lo conoces?

Redacción

Valonia es el destino perfecto para los amantes de la cerveza. Hoy nos adentramos en una de sus cervecerías más emblenáticas, Elfique, cuyo mostrador se fabricó en el valle de Amblève de Valonia. Esta es una de las brasseries más auténticas de la región francófona de Bélgica, y debe su nombre y esencia a las leyendas que nacen en la zona.

Siete cervezas artesanas con un aura enigmática y un aroma genuino: esta es la mejor definición para conocer las Elfique, elaboradas en el valle de Amblève (región de las Ardenas). Esta cerveza se produce en tierra de fábulas, pero se sirve en su cervecería en la villa de Sur la Heid (a media hora de Lieja), que tiene la barra de cerveza más larga de Bélgica (21,6 metros) y la magnificente cantidad de 20 tiradores.

barra de cerveza elfique

Una cerveza élfica y con mucha historia

Con nombre élfico y envuelta de un sabor misterioso, esta bebida parecía destinada a acabar en dicho valle. Y es que sus inicios fueron en una antigua granja de Sur la Heid, que hoy, es la propia brasserie -como la conocen en Valonia-, pero la creciente demanda los llevó a adquirir una propiedad a las orillas del Amblève. Una elección plenamente consciente, dado su nombre.

Contaba el escritor belga Marcellin La Garde que en la ribera del río habita una elfina que solo aparece una vez al año, la noche del 1 de mayo, para bañarse en el Amblève. Esta ninfa es la hija del que fue un señor adinerado de la zona, que fue rechazada por su amado. Rota de dolor, se arrojó a las aguas del río y se perdió para siempre, dejándose ver, desde entonces, un solo día al año. Según cuenta la leyenda, la elfina guarda un misterioso tesoro de gran valor, aunque solo podrán verla (y ver el tesoro) aquellos cuya pureza y virtuosidad igualen la belleza de la ninfa.

Así pues, la Elfique se elabora ahora en un lugar lleno de historia, donde el río ha jugado un papel importante en el trabajo de los mejores artesanos durante casi cinco siglos. Y existen numerosas experiencias en Raborive, el municipio concreto donde se fabrica Elfique, para disfrutar no solamente de su sabor sino del entorno del lugar. Toma nota :

Gracias a la privilegiada naturaleza que conforma el valle, los responsables de Elfique se encargan de gestionar desde visitas guiadas a sus instalaciones hasta actividades en el bosque, tales como paseos guiados, rapel o juegos de orientación, que siempre culminan con una cata de las ‘bebidas élficas’ al regresar a la cervecería.

Un ‘elfo’ para cada paladar

A día de hoy, esta particular marca valona tiene seis cervezas diferentes entre su gama de productos, cada una ideada para un momento y un complemento gastronómico concretos:

  • Elfique Ambrée: Para tomar junto a unos frutos secos o quesos duros como el Comté.
  • Elfique Triple Brune: Para acompañar quesos fuertes como el queso azul, aunque también casa perfectamente con los platos elaborados con ternera.
  • Elfique Ipa: Para combinar con platos con sabores fuertes y ligeramente picantes.
    Elfique Blanche: Para maridar con carnes blancas o pescados en salsa, aunque su cuerpo ligero también la hace una buena opción para el aperitivo.
  • Elfique Triple Blonde: Para saborear con quesos de corteza florecida.
  • Elfique Pils: Equilibrada y refrescante, es una buena elección para acompañar cualquier plato regional belga, como las albóndigas en salsa.
  • Efique Cuberdon Royal: Una propuesta marcada por estar hecho con producto de proximidad; también ideal para maridar con cualquier plato belga.

Si estás pensando en viajar a Bélgica en cuanto sea posible, no te puedes perder estos Cinco Dulces belgas para derretirse comiendo

valonia

Valonia, el destino para los amantes de la cerveza

31 julio, 2019

valonia cerveza

Es verano, hace calor en España y aunque nos gusta el vino, a veces preferimos una cerveza ben fría. También en otros países como México o Colombia la cerveza tiene más adeptos que el vino. Así que hoy nos pasamos al mundo de las cervezas viajando a Valonia, al sur de Bélgica, donde podemos descubrir más de 500 variedades de esta bebida de cereales 🙂

Redacción

Con una producción cervecera que supera las 500 variedades, el territorio valón está salpicado de todo tipo de cervecerías, muchas de ellas vinculadas a abadías y comunidades religiosas.

Así que viajar hasta el sur de Bélgica es sinónimo de explorar el sabor cervecero de una región que presume de tradición, talento y variedad a la hora de producir esta bebida. Además aquí podrás conocer pueblos encantadores y disfrutar de paisajes preciosos y actividades en plena naturaleza.

Valonia, con su universo en torno a la malta y al lúpulo, se ha convertido en territorio señalado por el viajero más foodie, dispuesto a explorar esta región siempre con el sabor añejo de una cervecería esperando en cada parada.

Valonia es cultura, naturaleza e historia, pero solamente sus rutas diseñadas para los amantes de la gastronomía y la cerveza atraen cada año a miles de turistas que desean sumergirse en el universo cervecero valón, que presume de ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO.

mapa valonia

FOTO : Esta captura del mapa de Google muestra dónde está Valonia (al Sur de Bélgica, por debajo de su capital Bruselas).

En Valonia la cerveza tiene mucha historia

Una ruta ´espirituosa´ que invita a conocer la Valonia más auténtica, aquella que presenta un gran arraigo a la tierra y a sus costumbres como una de sus credenciales.

La provincia de Henao, al este de Valonia, es una buena opción para comenzar esta ruta cervecera. Aquí destacan las cervezas de estilo ´Saison´, cuya elaboración se mantiene prácticamente inalterada desde hace siglos. Una producción caracterizada por su proceso artesanal rústico. De color anaranjado pálido y con notas frutales, el frescor de las cervezas de Henao es perfecto para combatir el calor del verano.

Historia y tradición adaptada a los nuevos tiempos es un maridaje común en cada uno de los santuarios que visitan los turistas. Otra joya de la producción cervecera se encuentra en Namur, una provincia que ha convertido la filosofía del slow life en su mayor baluarte, también a la hora de producir cerveza.

Aquí la ´Blanche´ es la preferida por locales y turistas, caracterizada por dejar un toque más amargo en la boca y por sus sabores de especias.

Cerveza para todos los gustos

La modernidad se abre camino en la provincia de Lieja, donde la experimentación y las nuevas fronteras gastronómicas desembocan en la creación de cervezas únicas, como la ´Val Dieu´ o la ´Brasserie´, creadas por jóvenes emprendedores que han decidido asentar en Lieja sus nuevas marcas, muchas de ellas creadas en la década de los 90.

Estas cervezas buscan diferenciarse por su abundante pero sabrosa espuma, su color vivo, un sabor ácido y por su forma de beberse, en vasos poco comunes para el ojo tradicional.

Todos ellos sabores que maridan con los más variados perfiles culinarios, como las cervezas de perfil ácido o cítrico, ideales con el marisco, mejillones y las ostras; las cervezas más maltosas para pescados blancos; las maltas oscuras, perfectas para carnes rojas o incluso la malta torrefacta con trazas de chocolate negro, café expreso e incluso regaliz para mezclarse en el paladar con postres típicos de Bélgica como el gofre.

Si eres amante de los dulces, no te pierdas nuestro post Cinco dulces belgas para derretirse comiendo

valonia cerveza

FOTO : @ Emmanuel-Mathez

Waterloo, batalla y cerveza

Las rutas turísticas por el mundo de la cerveza en algunos casos vienen acompañadas de un contexto histórico esencial en el territorio valón, para no olvidar el pasado de Europa.
Una de estas pizarras donde se escribió la historia es el escenario de la batalla de Waterloo en 1815, acontecimiento histórico que da nombre a la cerveza Waterloo de la provincia de Brabante, donde esta bebida también es más que protagonista.
En esta zona ´brillan´ las producciones de cerveza ´Lambic´, elaboradas con frutas a partir de mostos procedentes de otros productos, como ciruelas de la zona, de fermentación abierta para la adhesión de bacterias y levaduras salvajes.

¿Quieres viajar a Valonia y no sabes por dónde empezar? Ponte en contacto con nosotros hola@winestyletravel.com  para solicitar un viaje a medida que organizamos junto a Ferrer & Saret, The Art of Travel

valonia turismo

FOTO : @ J.P.Remy

Cinco dulces belgas para derretirse comiendo

28 noviembre, 2017

chocolate belga

¿Tienes previsto viajar a Bélgica en los próximos meses? Te recomendamos tres dulces tradicionales de la región de Flandes que puedes encontrar en Bruselas, Brujas, Gante, Grammont y Amberes.

  • REVISADO OCTUBRE 2021

Redacción

Bélgica es un país cercano y más conocido por su historia y arte que por su gastronomía. Pero si viajas al país ypodrás comprobar que la gastronomía que ofrece es de primer nivel, no solamente en los restaurantes de los Kitchen Rebels – chefs menores de 35 años con un gran talento – sino por la gran cantidad de cervezas, chocolates y otros dulces belgas que puedes encontrar especialmente en la región de Flandes.

Estos son algunos de los dulces que deberías probar:

  • Chocolate y Mousse de Chocolate

Seguro que ya lo tenías en mente y es lo primero que piensas cuando te hablan de dulces belgas. En Brujas, no te pierdas la chocolatería The Chocolate Line de Dominique Personne, considerado uno de los mejores chocolatiers del mundo. Moderno, irreverente y delicioso, todo lo que ofrece Dominique en su boutique es una debilidad. En Bruselas, la chocolatería de Pierre Marcolini es pura elegancia.

Y si todavía no has decidido tu ruta y no sabes si visitarás Brujas, toma nota y disfruta de una deliciosa mousse de chocolate en cualquier restaurante con una buena carta de postres. Está hecho con el mejor chocolate belga y sin duda el mejor postre nacional.

El chocolate llegó a Bélgica procedente de Mesoamérica, te contamos un poco más de este producto en los artículos de gastronomía en Costa Rica y Brasil

labios de chocolate dulce
  • Gofres de Bruselas

Los gofres belgas, o gofres de Bruselas están preparados con una masa con levadura. Este dulce belga normalmente es más ligero, grueso y crujiente y tiene agujeros más grandes que otras variedades de gofre. Son fáciles de diferenciar de los gofres de Lieja por su forma rectangular.

En Bélgica, la mayoría de los gofres se sirven calientes en la calle, por vendedores ambulantes que espolvorean el azúcar glass por encima. En las zonas más turísticas quizás los encontrarás coronados con nata montada, fruta en almíbar o virutas de chocolate (una práctica considerada “no auténtica” por algunos expertos locales).

A pesar de su nombre, los “Gofres de Bruselas” se inventaron en Gante en 1839. Fueron introducidos en América por el restaurador Maurice Vermersch, quien vendió sus gofres de Bruselas bajo el nombre “Bel-Gem Waffles” en la Feria Mundial de Nueva York de 1964.

  • Galletas Speculaas

Elaboradas con especias dulces y picantes, las “speculaas” son las galletas que se comen en Flandes a lo largo de todo el año, generalmente servidas con el café. El origen del nombre de este dulce belga viene de los moldes que utilizan los pasteleros cuando galletas con formas de la figura de San Nicolás en motivo de esta festividad, usando unos moldes de madera que se llama “speculaasplank”.

Además de probarlas en Bélgica, estas galletas las puedes elaborar fácilmente en casa. Lo más importante a tener en cuenta son las especies, cuya mezcla se puede comprar ya preparada o elaborarla en casa con canela, clavos, jengibre, nuez moscada, cardamomo, cilantro y pimienta.

speculoos
  • Cuberdons

También conocidos como neuzeke, tsoepke o gentse neus debido a su parecido con una nariz, es un dulce típico de Flandes Oriental elaborado exclusivamente por Confiserie Geldhof . Solamente se puede comer cuberdon fresco, de lo contrario la cáscara de este dulce belga se vuelve demasiado crujiente. Por este motivo solamente lo encontrarás en Bélgica y vale la pena aprovechar el viaje para probarlo.

Encontrarás cuberdons en las tiendas de dulces de todo Flandes y Bruselas, pero posiblemente lo más divertido sea comprarlos en los carritos donde estos caramelos con forma de triángulo se apilan cada fin de semana en el Groentenmarkt de Gante.

cuberdon flandes
  • Matentaart

En la ciudad flamenca de Geraardsbergen (Grammont), los amantes de la gastronomía disfrutarán con el dulce belga mattentaart, que los pasteleros locales preparan con devoción. Es una tarta regional única elaborada con almendras, leche fresca, lcuajo de leche y hojaldre, muy famosa fuera de las fronteras nacionales.

La mattentaart fue avalada con la certificación Indicación Geográfica Protegida por la Unión Europea en 2006, lo que indica que solo puede elaborarse en Geraardsbergen o en los municipios cercanos de Lierde.

Aunque se sabe muy poco de sus orígenes, aquellos quienes conocen la elaboración de la mattentaart de Grammont desde desntro aseguran que se remontan a la Edad Media. Las palabras “matten” o “maton”, que significan leche cuajada, se encuentran con frecuencia en antiguos dialectos del alemán, el francés y el flamenco.

La calidad de la “matten” viene determinada por la calidad de la lecha e indirectamente por el pasto diario con el que se alimenta al ganado. Los pasteleros locales saben a ciencia cierta que el cultivo del suelo es muy importante para la producción de la mattentaart.

Copyrights de las fotos: VISITFLANDERS

matentaart

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar