linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Siempre hay motivos para volver a la vibrante Berlín. La capital alemana celebra el treinta aniversario de la caída del muro que la dividía y esto se convierte en una buena razón para hacer una escapada. Tres días en Berlín y estas canciones en nuestra playlist de viaje: “First we take Manhattan” de Leonard Cohen, Lou Reed y su tema “Berlin”, sonarán también los Ramones con “Born to Die in Berlin” y Marlene Dietrich con “Ich habe noch Einen Koffer In Berlin”.

Esther Ibañez

Berlín nos recibe con los brazos abiertos. Y nosotros llegamos ansiosos por empaparnos de su apasionante oferta cultural y gastronómica. Y es que hemos decidido empezar el nuevo año pensando en las escapadas de primavera, evitando así las tan temidas depresiones post navideñas.

En Berlín, desde la cúpula transparente del Reichstag diseñada por el arquitecto británico Norman Foster, volvemos a tomarle las medidas a esta ciudad tan sacudida por la Historia reciente. Desde las alturas vemos el cauce del Spree, las largas avenidas y sus parques kilométricos.

Berlín destila historia en sus edificios, como ejemplo un imponente edificio bunker de la Alemania nazi que fue usado como teatro, sala de conciertos tecno e incluso almacén de frutas. En la actualidad acoge una imponente colección privada de arte moderno. El matrimonio Boros son los propietarios de este museo que puede visitarse mediante reserva anticipada.

Una fundación custodia el legado del fotógrafo berlinés Helmut Newton fallecido hace poco más de una década. No perderemos la oportunidad de admirar su trabajo, pues algunas de las instantáneas que se muestran actualmente pertenecen a su colección inédita.

FOTO :  Colección privada del matrimonio Boros en Berlín, la Boros Collection.

Lugares míticos donde tomarse algo en Berlín

El mítico The Times Bar del Hotel Savoy nos recibe con su atmósfera anclada en el tiempo. Nos aposentamos en una de sus butacas de cuero y pedimos un coctel. Dejemos que pase la primera tarde sin prisa, que haga acto de presencia la lluvia suave y se vaya dejando las calles levemente mojadas. Viajar sin apuros es un placer.

Mil veces retratada en el cine, Berlín es una ciudad de película, por ejemplo “Cabaret” rodada a principios de los años 70 y protagonizada por Liza Minelli que tiene en esta ciudad alguna de sus localizaciones más míticas: Tiergarten o la Plaza Savigni.

La película de Wim Wenders “El cielo sobre Berlín” se estrenó a finales de los ochenta. Podemos rememorarla con la novela gráfica  basada en ella creada por Sebastiano y Lorenzo Toma y publicada por Libros del Zorro Rojo. Esta es nuestra lectura en The Times Bar.

El idilio de todos aquellos que visitamos la ciudad con uno de sus platos estrella, la currywurst, se reedita en cada uno de nuestros viajes. Y hay algo especial en tomársela en uno de sus puestos callejeros. Es un secreto a voces: es donde mejor la preparan.

Tomamos unas cervezas Berliner en los barrios de Mitte y Prezlauer para acabar yendo a un sitio animado para cenar. Die Weinerei es una opción desenfadada ideal para descubrir vinos de pequeños productores en el restaurante y poder adquirir los que nos hayan gustado en su vinoteca. ¡Pero hay muchas otras opciones!

Restaurante Rutz en Berlin

FOTO : Vinoteca del Restaurante Rutz en Berlín, con más de mil referencias.

Restaurantes berlineses para winelovers

El Restaurante Rutz es más serio, su cocina tiene una estrella Michelin y su vinoteca más de mil referencias de vinos. Pedimos el llamado Wine Menu, que nos permite tomar los vinos a precio de vinoteca. Nos encanta su oferta de vinos alemanes y también porque tienen varias añadas del mismo vino pudiendo improvisar una cata vertical con nuestro menú.

La propuesta del restaurante CODA nos ha encantado. Un menú basado en postres maridado con vinos de todo el mundo. Explorando los sabores desde el dulce al ácido en cuidadas elaboraciones en las que se aplican las técnicas de pastelería.

¡Qué alegría encontrar un vino castellano de Alfredo Maestro o del Celler Escoda Sanahuja de Conca de Barberá entre los que nos sugieren para armonizar!

No volveremos de Berlín sin darnos un último capricho dulce con nuestro café. En el distrito de Tiergarten tenemos una cafetería-pastelería con más de siglo y medio de vida: Buchwald.

Un delicioso surtido de tartas de mermelada de albaricoque, fruta escarchada o nata nos tienta. También la famosísima Baumkuchen, una esponjosa tarta cilíndrica bañada en chocolate. Decidiremos y nos prometeremos volver a visitar la capital alemana en poco tiempo. Queda muchísimo por explorar.

FOTO : Plato del Restaurante CODA / @ Chris Abatzis

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar