linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

El estado de alarma por Coronavirus en España se prolongará hasta el 26 de abril. Lo intuíamos, pero nos quedaba una pequeña esperanza de poder celebrar Semana Santa sin un confinamiento tan estricto. No es el caso, nos quedamos en casa para el bien de todos, así que para amenizar los días festivos te proponemos que hagas una pequeña aventura en el mundo de la cocktelería : ¿has preparado alguna vez un Bloody Mary? Te contamos todos los secretos para que te salga perfecto 🙂

Redacción

Pocos cócteles son tan conocidos como el Bloody Mary, cuyos ingredientes cuentan con una base de zumo de tomate, vodka, sal, pimienta negra, tabasco, salsa Worcestershire y zumo de lima o limón. ¿Que siempre lo has pedido en un bar? Pues ahora te contamos cómo puedes prepararlo en casa, para que el próximo fin de semana tenga algo diferente a los anteriores 😉

El Bloody Mary es un cóctel considerado digestivo, menos pesado que otros de su familia, si bien su fama de buen remedio contra la resaca pueda ser un tanto excesiva. Las bebidas con alcohol nunca son un remedio para nada, sino una oportunidad de disfrutar… ¡siempre con moderación!

A continuación te mostramos el origen de esta popular bebida, así como su preparación y algunas de sus variantes más exitosas.

El origen del Bloody Mary

La teoría más extendida sobre el origen del Bloody Mary hay que encontrarlo en un bar parisino, a principios de la década de los 20 del siglo XX.

Corría el año 1921 cuando el barman Fernand Petiot, gerente del Harry´s Bar, decidió mezclar a partes iguales zumo de tomate y vodka, ante la mirada divertida de sus clientes, quienes fueron buscando nombres al nuevo cóctel. Fue su aspecto sangriento el que dio finalmente su denominación a la bebida: Bloody Mary (que significa María Sangrienta).

El éxito del nombre se debió en buena medida a que ya era una expresión conocida con anterioridad, ya que era así como se conocía a María Tudor, la reina María I de Inglaterra, hija del rey Enrique VIII, quien reprimió duramente a los protestantes del país con el objeto de restaurar la autoridad del Papa. La represión fue tan violenta que pasó a la posteridad con el sobrenombre de Bloody Mary.

Cómo hacer un Bloody Mary en casa

Necesitarás tener a mano los ingredientes del Bloody Mary, y también realizar la mezcla con las medidas adecuadas. Estas serían:

  • 180 ml de zumo de tomate.
  • 60 ml de vodka.
  • 15 ml de zumo de limón o lima.
  • 3 gotas de salsa Worcestershire (o salsa Perrins).
  • 2 gotas de tabasco.
  • Una pizca de sal.
  • Un toque de pimienta negra.
  • Hielo.
  • Una rodaja de limón o un tronco de apio como decoración.

 

La preparación comienza echando unos cuantos cubitos de hielo en un vaso alto y grande, posteriormente viertes el vodka, el zumo de limón o lima, la pimienta, la sal, el tabasco y la salsa Worcestershire o Perrins.

Algunos de los vodkas que mejor acompañan a un buen Bloody Mary son: Cîroc, Grey Goose, Absolut y Zubrowka.

Una vez estén bien mezclados estos ingredientes, es el momento de que eches el zumo de tomate y, opcionalmente, decorarlo con una rodajita de limón o con un trozo de apio.

Es importante que tomes la bebida antes de que se derrita el hielo, ya que es muy refrescante e ideal para beber en las épocas calurosas del año.

Variantes del Bloody Mary

La anterior receta es la canónica del Bloody Mary, aunque existen diferentes variantes para quienes no gusten de algunos de los ingredientes del cóctel tradicional.

Si no eres amigo del zumo del tomate, tienes una opción cada vez más extendida del Bloody Mary, en la que el zumo de tomate es sustituido por zumo de fresas, con un resultado delicioso. También puedes sustituir el vodka por ginebra, con las mismas cantidades, aunque con la diferencia de que esta variante se sirve en vaso bajo.

La fama del Bloody Mary es universal, y puedes pedirlos en los mejores hoteles y restaurantes del mundo hasta en las tabernas más castizas de los barrios más populares. En esta Semana Santa, nos tocará prepararlo en casa y salir al balcón o a la terraza – si disponemos de ellos – para que nos de un poco el aire.

Y recuerda, aunque en películas como Mujeres al borde de un ataque de nervios, de Pedro Almodóvar, el Bloody Mary sea utilizado como antídoto de la resaca, no hay ningún estudio científico que avale esto. Es preferible dormir bien y tomarte un bien cargado.

Bloody Mary

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar