linkedin

Viajamos virtualmente a Chile para descubrir tres hoteles boutique inspirados en los hermosos paisajes chilenos. ¿Lo que más nos gusta de ellos? Su preocupación por la sostenibilidad y la preservación del medio ambiente y el paisaje. Porque la era post-Covid19 deberá ser mucho más sostenible y respetuosa con el Planeta si queremos evitar la catástrofe climática, y el turismo tiene mucho que aportar.

Redacción

Los viajeros necesitamos volver a viajar y, si el proceso de vacunación avanza positivamente, podremos hacerlo pronto. Chile es uno de los países que mejores resultados están obteniendo con la vacunación, llegando a vacunar a a casi 1,3 millones de personas en una semana. Esto los ha convertido en «el país de Sudamérica con los mejores índices de inmunización por cada 100 personas (5,58), superado solo por Israel (67,8), Emiratos Árabes (45,7), Reino Unido (20,00) y Estados Unidos (13,4), con cifras del 9 de febrero» según publicaba El País el 11 de febrero.

Las buenas noticias han sido suficientes para plantearnos… ¿si pudiéramos viajar pronto a Chile, qué zonas del país nos gustaría visitar y dónde nos alojaríamos? Hemos encontrado tres hoteles boutique preciosos que serían el destino ideal.

Tres hoteles boutique preciosos y sostenibles en Chile : Tierra

Tierra es una colección de tres hoteles boutique inspirados en los hermosos paisajes y naturaleza chilena: Tierra Atacama en San Pedro de Atacama, Tierra Chiloé en la Isla de Chiloé y Tierra Patagonia, en el Parque Nacional Torres del Paine. Estos hoteles boutique, que forman parte de los prestigiosos sellos Virtuoso y Traveller Made, han sido diseñados para ser sostenibles sin renunciar al lujo y la comodidad y por ello forman parte de la colección  Eco Hotels & Resorts, de la que ya hemos hablado anteriormente en Los hoteles más chic para disfrutar del fin de año en el Caribe.

Estos hoteles boutique tienen como prioridad el cuidar y proteger los ecosistemas que los rodean, por lo que aplican prácticas sostenibles que creen una profunda conexión con el entorno. Utilizan energías renovables – Tierra Atacama por ejemplo cuenta con placas de energía solar- preservan la biodiversidad – como la protección de los Humedales en Chiloé y la reforestación en Patagonia – y promueven el uso racional del agua.

Tierra está comprometida también cone el consumo de productos gastronómicos locales, una forma excelente de celebrar lo mejor de la cocina chilena. La compra de ingredientes regionales no sólo apoya a los agricultores locales y mantiene las recetas tradicionales, sino que también forma parte de la experiencia que vivirá el viajero durante su estancia en Chile. La Isla de Chiloé, por ejemplo, fue declarada por la FAO “Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM), reconocida por su identidad y el importante papel que desempeña en la conservación de prácticas agrícolas ancestrales y cultivos nativos.

Ya sean los picos escarchados y los profundos lagos de la Patagonia, los infinitos cielos estrellados de Atacama, o las deslumbrantes aguas azules y las exuberantes colinas de Chiloé, los hoteles Tierra se funden con la naturaleza.

hotel boutique tierra atacama

FOTO : Casa Establo fomenta el desarrollo de las comunidades Tarahumaras de la región / @ Casa Establo

Tierra Atacama fue diseñada por algunos de los arquitectos más renombrados de Chile, teniendo en cuenta la sensibilidad regional, el diseño ecológico y el confort.

En Atacama, el sol ofrece su energía natural y al ser el agua un recurso tan valorado, se reutiliza para regar los jardines plantados en terrenos recuperados,  que atraen abejas y aves nativas que ayudan a enriquecer los terrenos del hotel.

Escápate a un mundo de cielos nocturnos despejados, enormes lagunas y valles lunares en Tierra Atacama. En lo alto del desierto chileno, este hotel encierra un diseño exquisito, experiencias auténticas y un ambiente íntimo hogareño, donde la sensación de aventura y de relajación pura perdura en el aire.

hotel boutique tierra chiloé

FOTO : Casa Establo fomenta el desarrollo de las comunidades Tarahumaras de la región / @ Casa Establo

Retrocede a tiempos más sencillos en Tierra Chiloé, un hotel boutique con spa, donde a los viajeros intrépidos se les ofrece comodidad, vistas al mar y la promesa de experiencias auténticas.

El hotel destaca por su llamativa arquitectura, inspirada en los tradicionales palafitos de la isla. Fue construido con la ayuda de la comunidad local y muchos de quienes colaboraron siguen trabajando aquí.

El edificio tiene un diseño geométrico y sustentable que optimiza las fuentes de energía naturales identificadas durante un estudio de las condiciones de los terrenos locales.

Celebrando las tradiciones locales de la isla y un entorno geográfico único con hermosos paisajes, Tierra Chiloé busca sumergirte en lo mejor de este archipiélago, inundado de pastos verdes, costas y cimas de acantilados escénicos.

hotel boutique Tierra Patagonia

FOTO : Casa Establo fomenta el desarrollo de las comunidades Tarahumaras de la región / @ Casa Establo

Emergiendo junto a escarpadas montañas y el reluciente lago Sarmiento en el Parque Nacional Torres del Paine, Tierra Patagonia se entrelaza con el paisaje con un estilo sutil, mezclándose con la magnificencia de la región.

Durante la construcción de Tierra Patagonia, para evitar cualquier impacto ambiental, los paisajistas Catalina Phillips y Gerardo Ariztía retiraron temporalmente toda la vegetación del lugar y la llevaron a un invernadero para conservarla y volver a plantarla alrededor del hotel al terminar las obras. Hoy, el éxito de este trabajo se ve claramente cuando llegan guanacos, ñandús, aves nativas y zorros a formar su hogar en los alrededores del edificio.

En este hotel spa de aventura de la Patagonia encontrarás lagos de color esmeralda, fantásticas cordilleras y abundante vida silvestre.

Booking.com

El sector del vino afronta grandes retos como el cambio climático y las nuevas tendencias de consumo. De esto y mucho más se hablará en el próximo Wine Future 2021, que en esta edición será online y contará con la participación de bodegas y marcas internacionales muy importantes. Hoy conversamos con uno de los speakers del congreso, Eduardo Chadwick, Presidente de Viña Errázuriz, sobre viticultura, innovación y perspectivas de futuro.

Glòria Vallès

Eduardo Chadwick es Presidente de la bodega chilena Viña Errázuriz y una de las personalidades más relevantes del sector vitivinícola chileno. Ingeniero Industrial de profesión, Eduardo Chadwick se incorporó a Viña Errázuriz una vez terminada su carrera universitaria, donde ha apostado desde siempre por la innovación y la calidad. Es un incansable promotor de la imagen de Chile alrededor del mundo y defiende el gran potencial del país para elaborar vinos de alta gama.

Viña Errázuriz fue elegida como Mejor Viña Chilena por Robert Parker en 2017. ¿Cómo se mantiene la excelencia en un sector tan atomizado como el del vino?

La excelencia es un valor que está integrado en nuestro equipo humano como uno de nuestros principios fundamentales de nuestra razón de ser. Viña Errázuriz es una empresa familiar pequeña en el contexto mundial y, como tal, tenemos un equipo humano muy afiatado, con una mirada a largo plazo de producir vinos de la más alta calidad.

Consideramos fundamental el manejo sustentable de nuestros viñedos y velar por que nuestros vinos expresen las características de nuestros terroir de los Valles de Aconcagua y Maipo.

¿Concentráis la innovación en viticultura y elaboración, o también en otras áreas como la relación con clientes o el análisis de comportamiento del consumidor?

En el área de viticultura Viña Errázuriz fue una de las primeras de Chile en desarrollar viñedos en laderas con el establecimiento de nuestro Viñedo Don Maximiano en los años 80 y en utilizar practicas sostenibles en su gestión.

En nuestra relación con clientes, tratamos de estar lo más cerca de ellos posible para entender su comportamiento y para dar a conocer nuestros vinos a través de múltiples master-class educativas que conducimos anualmente en los principales mercados del mundo.

Viña Errázuriz

FOTO : Viñedo Aconcagua Costa / @ Viña Errázuriz

Viña Errázuriz ha sido pionera en plantar vides en el segmento costero del Valle de Aconcagua, una zona fría y ventosa, cercana al Océano Pacífico, en la que nunca antes se habían cultivado parras viníferas. ¿Qué te ha llevado a elegir esta región?

Nuestro Valle de Aconcagua ofrece una variedad de climas y suelos diversos a lo largo de su extensión desde la costa del Pacifico hasta la cordillera de los Andes. Decidimos desarrollar una propiedad en Aconcagua Costa a 10 kms del mar justamente por sus características especiales de tener un clima frío y ventoso, y suelos de rocas metamórficos en forma de pizarras minerales. Aquí las variedades Chardonnay y Pinot Noir se han dado con una intensidad y pureza excepcionales, llevando a una nueva dimensión la calidad de estos vinos.

Recientemente he abierto un fantástico Las Pizarras Chardonnay de esta región, puntuado con 99 por James Suckling y considerado por el crítico como el Mejor Vino Blanco y Mejor Chardonnay de Chile. ¿Cuál es la filosofía detrás de la línea Las Pizarras?

En esta propiedad de Aconcagua Costa hemos seleccionado dos parcelas de 2,5 hectáreas que año tras año dan una tipicidad única, dados sus suelos de pizarras minerales, lo que da origen a nuestro Chardonnay Las Pizarras. La filosofía es producir un vino como expresión pura de este terroir, un vino de una expresión mineral, pureza y tensión espectaculares.

Viña Errázuriz Las Pizarras

FOTO : Viñedo Aconcagua Costa / @ Viña Errázuriz

¿La viticultura de altitud es la mejor solución para hacer frente al cambio climático?

En el caso de Chile la Cordillera de los Andes es abrupta y de altas pendiente por lo que no hay grandes extensiones donde se pueda desarrollar la viticultura de altura. Sin embargo, para hacer frente al cambio climático nuestra viticultura ha desarrollado las zonas costeras, las que ofrecen un clima frío proveniente de la influencia de las aguas frías del Océano Pacifico.

Es así como se han desarrollado los valles de Limarí, Casablanca, Leyda y en nuestro caso la zona de Aconcagua Costa donde estamos desarrollando variedades tales como Chardonnay, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y también recientemente venimos de lanzar nuestro Syrah de esta zona el que ha sido muy bien recibido en los mercados internacionales.

Adicionalmente Chile tiene un gran potencial de desarrollar viñedos en latitudes mas altas en la zona Sur, tales como Ranco, Traiguen, Puelo etc, donde las temperaturas son más bajas y la pluviometría más alta.

Seña, un vino creado junto a Robert Mondavi fue la primera propuesta chilena en el segmento ultra-premium, en un momento donde la marca del país (Chile) estaba vinculada al volumen. ¿Chile está avanzando hacia la premiumización de sus vinos?

Efectivamente Seña fue el primer vino chileno desarrollado en una asociación internacional con Robert Mondavi y su familia en 1995. El objetivo fue crear un vino de calidad ultra-premium para demostrar que Chile tiene las condiciones de entrar en las grandes ligas de los vinos mundiales.

Solo 9 años después de su primera cosecha en 2004 Seña y Viñedo Chadwick 2000 y 2001 fueron reconocidos por los mejores críticos internacionales y preferidos en la cata a ciegas que se hizo en Berlín, en conjunto con los mejores vinos de Burdeos y Toscana, muchos de los cuales habían sido puntuados 100 puntos por Robert Parker. Este evento fue seguido por 21 catas mundiales en las principales ciudades del mundo durante los años 2004 al 2013 donde los resultados fueron consistentes demostrando la calidad de los vinos Chilenos al mundo.

Viña Errázuriz Cata de Berlín

FOTO : Vinos presentados en la Cata de Berlín / @ Viña Errázuriz

El mercado de vino en Chile está maduro y es difícil crecer, si bien el consumidor nacional cada vez más apuesta por vinos chilenos de calidad. ¿Cuál es tu visión de futuro para la bodega y para los vinos chilenos en general?

Si bien el mercado local es importante, nuestra vocación es principalmente desarrollar nuestras exportaciones, donde ya destinamos más del 90% de nuestra producción de vinos. El consumo de vinos en Estados Unidos y las Américas es relativamente estable ya que son mercados maduros, incluso en algunos mercados europeos este cae levemente. Sin embargo, el consumo per capita de vinos en China y Asia es aun bajo y tiene un gran potencial de crecimiento.

Soy un convencido que el futuro de los vinos chilenos estará principalmente en desarrollar vinos de alta calidad y esa es nuestra visión en Viña Errázuriz, estamos concentrados principalmente en los vinos de alta gama y super premium que reflejan las características de nuestros terroir.

La empresa cumplió 150 años en plena pandemia, durante el año 2020. ¿El Covid-19 está siendo el reto más importante al que se ha enfrentado la bodega, o ha habido otros?

Efectivamente nuestra bodega fue fundada en 1870 y teníamos planeado una serie de celebraciones para nuestros 150 años. La crisis del Covid 19 no nos permitió viajar y nos obligó a transformar nuestras actividades a un formato digital. Así pudimos mostrar la evolución histórica de nuestro vino Don Maximiano con catas verticales, que fueron muy bien recibidas en nuestros principales mercados internacionales.

Sin duda esta crisis es una de las crisis más importantes por la que hemos pasado, con el cierre parcial de todo el canal de restaurantes donde tenemos una participación importante. Sin embargo nos ha obligado a acelerar nuestra transformación digital y desarrollo del e-commerce, cambios estructurales que son parte importante de nuestra industria de hoy y del futuro.

FOTO : Don Maximiliano es el vino emblemático de la bodega y representa su espíritu visionario y pionero / @Viña Errázuriz

¿Con cuál de vuestros vinos servirías un arroz de pescado marisco? ¿Y con un solomillo o un entrecot?

Nuestros vinos Las Pizarras Chardonnay y Pinot Noir son ideales para acompañar con pescado y mariscos. Y nuestros vinos de mezcla Cabernet Sauvignon y Carmenére tales como Don Maximiano y Seña de mayor cuerpo seria aconsejables para solomillo y carnes.

¿Cuál será el primer país al que viajarás después de la pandemia?

Espero este año poder viajar nuevamente por el mundo y sin duda tengo un gran interés de visitar nuestros principales mercados tales como Inglaterra, China, Asia y también Norteamérica.

¿Qué vinos bebes cuando no bebes Viña Errázuriz?

Me gusta beber una gran variedad de vinos y poder descubrir los vinos tradicionales y más representativos de cada región que visito por el mundo.

 

 

Si quieres conocer otro viñedo chileno, no te pierdas el post Casa Silva, muy buen Carmenère que nos llega de Chile

Viña Errazuriz

FOTO :  Viña Seña fue fundada en 1995 por Eduardo Chadwick y Robert Mondavi / @ Viña Errázuriz

Hace tiempo que tengo en mente hablaros de Casa Silva, una bodega chilena que descubrí a principios de año cuando el mundo todavía no había sufrido los destrozos por la Covid-19. Casa Silva es la bodega más antigua del Valle de Colchagua, en Chile, la única región vitivinícola del país que hasta hoy he tenido el placer de poder visitar.

Glòria Vallès

El primer contacto que tuve con la bodega Casa Silva fue con su Sauvignon Gris 2018, que abrí en Enero de 2020 para disfrutarlo en un aperitivo familiar. Un vino fresco y agradable, que marcaba distancia con mis recuerdos sobre los tradicionales vinos chilenos enfocados a volumen y poco entregados al paladar más experimentado.

Casa Silva se encuentra a poco más de hora y media en coche al sur de Santiago de Chile, Colchagua. Esta región forma parte del Valle Central donde los viñedos se refrescan gracias a la corriente atlántica de Humboldt y el aire frío que desciende de los Andes. En un país de altas temperaturas, lograr refrescar los viñedos de forma natural es imprescindible para evitar vinos convertidos en verdaderas compotas de fruta excesivamente madura.

Pero algunos de los mejores Carmenère de Chile provienen de esta región, donde las condiciones climáticas y el buen hacer de viticultores y bodegueros la han convertido en algo así como la región de moda del vino chileno (establecimientos lujosos como el hotel Viña Vik se encuentran en el Valle Central).

casa silva

FOTOGRAFÍA : @ Casa Silva

Carmenère, la reina de Chile

 La variedad Carmenère es originaria de Burdeos, pero allí perdió protagonismo frente a la Cabernet Sauvignon porque su productividad era irregular cuando se injertaba.

Muy parecida a la Merlot, la única forma de diferenciarla, según nos explica Oz Clarque en su libro Uvas y Vinos, es por el color rojo del envés de las hojas jóvenes de la Carmenère, que en la Merlot es blanco.

Cultivarla no es sencillo : el riego o la lluvia entre invierno y el tiempo de vendimia provocan un aumento de su aroma a pimienta verde. Su período de crecimiento es largo para permitir que los taninos sean maduros y suaves, por lo que si hace demasiado calor, el alcohol aumenta excesivamente provocando un desequilibrio. Algo que estamos viendo lamentablemente en muchas regiones debido al cambio climático.

Los Carmenère de Casa Silva

Casa Silva, junto a Casa Lapostolle, o Santa Rita, es uno de los mejores productores de Carmenére en Chile. El Gran Terroir Los Lingues Carmenere 2018 y el Casa Silva Reserva Cuvée 2018 me han gustado bastante. Vinos con una personalidad destacable que te invitan a sentarte a la mesa rodeado de amigos y disfrutar de una barbacoa a lo largo de todo el día.

En el primero, Gran Terroir Los Lingues Carmenere 2018, encontramos aromas de fruta negra y roja como las ciruelas o casis, tostados, tabaco y café. Un vino tinto agradable, con taninos sedosos y amplitud de las notas de fruta y especies. Completo y con un largo final.

Casa Silva Reserva Cuvée 2018 – en Chile la palabra Reserva no va asociada al tiempo de crianza – tiene un bouquet agradable de frutos silvestres y tabaco, una acidez bien equilibrada difícil de lograr en esta variedad (tiende a la baja acidez) y final largo.

Ambos son buenos vinos, pero si tuviera que elegir, me quedo con Gran Terroir Los Lingues Carmenere 2018, por su expresividad y amplitud.

Si conoces estos dos Carmenère, ¿nos cuentas qué te parecen? 😉

Booking.com

Santiago de Chile es una de las grandes ciudades del Cono Sur. Es la capital de un país de paisajes variopintos que se extiende más de cuatro mil kilómetros sobre el litoral pacífico. Su gastronomía está plagada de influencias europeas y de otras cocinas de América del Sur. Chile es, además, el séptimo productor de vinos mundial.

Por Esther Ibáñez

Santiago de Chile es un atractivo lugar para conocer los vinos chilenos y degustar platos con diversos orígenes. Hemos recopilado distintas direcciones en esta ciudad latinoamericana de más de seis millones de habitantes para tentar a los viajeros foodies y amantes del vino. ¿Eres uno de ellos?

Bocanariz 

En el barrio Lastarria nos encontramos con un winebar de sugerente nombre: Bocanariz. Su destacable propuesta de vinos agrada a cualquier tipo de cliente, pues incluye desde grandes clásicos elaborados con Cabernet Sauvignon a minoritarios vinos de autor y de bodegas emergentes.

La gastronomía tiene un alto nivel, ceviches de corvina, carne de wagyu, pero…” el vino es siempre el actor protagonista en nuestro teatro”– dicen sus propietarios. Así lo atestigua la gran pizarra mural que preside la estancia y que permanece intacta desde que se inauguró el winebar. Y el menú, en el que se elige según los maridajes.

Las propuestas gastronómicas también recogen los gustos de la cocina chilena tradicional. Entre sus platos, imprescindible probar el llamado “Arrollado del huaso chileno” elaborado con carne de cerdo marinado con especias y cocinado a baja temperatura , acompañado de queso cabeza (embutido chileno a base de cerdo) y encurtidos artesanales.

bocanariz en Santiago de Chile

La Misión 

La Misión es un Wine Bar dedicado a los vinos de América. Ubicado en el distrito de Vitacura, cuenta con más de 200 vinos en carta, muchos de ellos disponibles por copas.

A nosotros nos encanta su concepto de “vuelo”, es decir una degustación de varios vinos que siguen una determinada temática o tendencia. Ofrecen por ejemplo un vuelo llamado “Trío de blancos del Pacífico” compuesto por chardonnays y rieslings.

65 grados

Dos jóvenes chilenos formados en Europa -Magdalena Torrealba estudió pastelería en Italia y José Patricio Velásquez formó parte del equipo de 41o de Albert Adriá-, montaron esta cafetería, pastelería y panadería en Santiago de Chile hace unos meses.

En poco tiempo sus cafés de origen, sus panes de masa madre y sus deliciosas tartas se han convertido en grandes reclamos para los amantes del dulce.

Ubicados en la zona de La Serena, son otra de las direcciones que apuntaremos para nuestro viaje a la capital chilena.

65 grados santiago de chile

Fuente Alemana

Cuando uno es aficionado a la buena cocina, siempre es una buena idea seguir las pistas que van dando los grandes cocineros cuando viajan a una ciudad.

En este caso fue el recientemente fallecido Anthony Bourdain el que nos puso sobre aviso: el lomito de Fuente Alemana es un imprescindible en Santiago de Chile. La enseña, fundada por los hermanos Siri, cuenta con cuatro locales en la capital.

Pero volvamos al Lomito, diseccionémoslo:

Se trata de un sandwich que homenajea la influencia germana en Chile. Se elabora con lomo de cerdo asado, previamente marinado con mostaza, pimienta y ajo. Posteriormente se cuece en caldo de carne y se presenta en pan frica acompañado de aguacate y tomate. La mayonesa es opcional.

Red Luxury Bar 

Ubicado en la zona de Providencia, en el moderno THE HIP Hotel, Red Luxury Bar ha sido elegido durante varios años consecutivos el mejor bar de Chile.

En un ambiente que recuerda a los bares clandestinos que proliferaron en Norteamérica en tiempos de la Ley Seca, los llamados Speakeasy, su fuerte son los cócteles.

Los experimentados barmans que atienden la barra cuentan con más de mil referencias entre bebidas alcohólicas, zumos, refrescos y otros ingredientes de coctelería para elaborar sus combinados.

Liguria Santiago de chile

Coquinaria

Desde hace una década, esta enseña agrupa varios de los mejores delicatesen de la ciudad. En sus tiendas encontramos especialidades chilenas y también numerosos productos gourmet importados de Europa.

Cuentan con una marca propia “Coquinaria” bajo la que se ofrecen sales, miel de panal chilena y otros productos del país.

Fomentan la cultura gastronómica entre sus clientes y por ello programan frecuentemente cursos de cocina, catas de vino (llamadas Coquicatas) y degustaciones de productos.

Liguria

Cuatro locales en Santiago de Chile mantienen el espíritu de los bares italianos de antaño: camareros con mandiles largos, profusa decoración vintage y manteles de cuadros. Un lugar donde degustar cocina tradicional en un ambiente de trattoría.

Considerado un icono en la hostelería de Santiago de Chile, Liguria acaba de editar un libro que recoge sus más de 25 años de vida, sus recetas más famosas y fotos de esta emblemática casa. Esta cuidada edición fue seleccionada para representar a Chile en la última edición de los Premios Gourmand World Cookbook Awards.

Red Luxury en Santiago de Chile

Una bodega familiar en el Valle de Colchagua

Degustar un vino tinto Gran Reserva Carmenére Viu Manent del 2015 es tener entre manos un rubí claro y brillante. Su intensidad es pura, sin sorpresas, y nos advierte ya de lo que encontraremos después.

Un aroma también intenso, en el que la fruta madura y las especies destacan por encima de todo lo demás. Si bien encontraremos los tostados, el chocolate y el tabaco procedentes de la crianza en barrica, la fruta dominará toda la copa durante la degustación. Ella misma nos sugiere la procedencia del vino, una zona cálida que conocemos por la etiqueta: Valle de Colchagua, en Chile.

En boca, el Viu Manent es fresco

Estamos compartiendo nuestro tiempo con un vino tinto seco, en el que la presencia de la madera se nota rápidamente en boca pero con un tanino suave, agradable, muy bien equilibrado con la fruta roja de cerezas, moras y arándanos que sentimos constantemente en el centro del paladar. Es un vino fresco en el que la acidez y el alcohol están bien integrados, y en el que la vainilla aparece tímidamente casi al final, en retronasal.

Estamos en el Nuevo Mundo, ese por el que tanto nos gusta viajar, esas regiones que a menudo nos dan vinos frescos y nerviosos, con energía y gran presencia en la mesa. En Chile el clima es mediterráneo, y especialmente en Valparaíso y el Valle de Colchagua, este último ubicado a 180 kilómetros al sur de la capital, Santiago de Chile. Viu Manent nació como marca en 1935, y como elaborador de vinos en 1966 en una finca de 150 hectáreas de viñedos prefiloxéricos.

Si quieres visitar esta zona vitivinícola de Chile no lo dudes, alójate en este hotel: Viña Vik. Y si lo que buscas es un experto que organice tu viaje ponte en contacto con nosotros: hola@winestyletravel.com 

bodega viu manent

Un hotel boutique lleno de lujo, paz y arquitectura moderna: Chile ofrece con Viña Vik Hotel una propuesta de turismo gastronómico de altísima calidad, al mismo nivel que los más prestigiosos hoteles del vino a nivel internacional.

Por Glòria Vallès

Escribo estas líneas todavía desde Viña Vik, frente a las vistas extraordinarias del Valle de Millahue, a dos horas al sur de Santiago de Chile, y escuchando como cae el agua de la infinity pool desde la terraza. Sol de invierno que acompaña este día de relajación y buena gastronomía en Viña Vik. Estoy muy cerca de San Vicente de Tagua Tagua, en una finca rodeada de Naturaleza.

Viña Vik es un hotel boutique con diseño muy moderno, en el que el arte y el interiorismo tienen un gran protagonismo. El lugar para descansar dos días rodeado de 4,325 hectáreas propiedad de la familia de Alexander Vik.

La bodega Viña Vik nació en 2006 con el objetivo de elaborar vinos de calidad en el mejor terroir de Sudamérica. Así se lo planteó Alexander Vik, que reunió a enólogos, geólogos, agricultores y especialistas en clima para que encontraran las mejores tierras para elaborar vinos. Y así llegó la inversión al Valle de Millahue, denominado por los indígenas mapuches, el “Lugar de Oro”.

La estructura arquitectónica del hotel recuerda un poco al Museo Gugenheim de Bilbao, en España: líneas modernas y sinuosas que se alzan en lo alto de una colina rodeado por todos sus viñedos y bosques.

Un hotel vanguardista en el que el exterior y el interior se acompañan: son modernos y a la vez cálidos. Viña Vik es un templo del diseño de interiores, en el que sus 22 suites son totalmente diferentes, con propuestas tan originales como su bañera con forma de canoa diseñada por Splinter Works. Otros artistas como el argentino Antonio Segui y James Turrell, un artista americano que ha trabajado principalmente con la luz y el espacio en su carrera. Ambos, junto a otros artistas, han aportado su inspiración a este lugar de encanto.

En el Wine Spa, Nancy nos atiende cariñosa y con un trato muy profesional. Si vas a alojarte en este hotel, pide un tratamiento con ella. Te recomendamos la Vinoterapia con productos Caudalie o el Thalaso Detox, un completo tratamiento con exfoliación, algas y nutrición que te dejará la piel suave y bien hidratada.

No sólo en el Spa se respira profesionalidad. Todo el equipo humano de Viña Vik trabaja con determinación, calidez y con ganas de llevar al cliente a una experiencia única. Son profesionales jóvenes listos para elevar los estándares de hospitalidad de la región.

Entre las actividades que te ofrecerán están las clases de yoga, los paseos a caballo o en bicicleta, las rutas en el huerto o la bodega, clases de cocina y una tarde relajada en su piscina con maravillosas vistas al Valle. Este es un hotel para quedarse, relajarse, y disfrutar.

Viñedos de alta densidad y gastronomía de proximidad

Los viñedos de Vik tienen una plantación de alta densidad (entre 7,518 y 8,333 plantas por hectárea). En ellas crece principalmente Carménère, Cabernet Sauvignon, Syrah, Cabernet Franc y Merlot, variedades que forman parte de sus coupage, siendo Vik 2012 el que más nos ha gustado de los vinos degustados.

Son vinos que acompañan la gastronomía del chef Rodrigo Acuña, a cargo de los fogones de Viña Vik. Huevos orgánicos, verduras cultivadas en el propio huerto, panes frescos de distintos tipos (también para celíacos)… Todo lo que esperas de un establecimiento que trabaja con producto fresco de proximidad.

Rodrigo recupera para los dos restaurantes de este hotel boutique (Milla Milla y Pavillon) los productos olvidados de la zona, como el tomate rosado, y trabaja con agricultores de la comunidad para ofrecer producto local y fresco.

La despedida que nos brinda el equipo de cocina es como toda la estancia: brillante. Un asado de tira tradicional de la casa, con zumo fresco de naranja, zanahoria y jengibre. Listo para disfrutar y despedirnos de este pequeño paraíso.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar