linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Cuando hablamos de Mendoza a nadie se le ocurre dejar de lado el Malbec. Es la variedad por excelencia en esta región de vinos de Argentina y esta semana hemos descubierto uno de sus grandes Malbec, la edición especial Catena Malbec Argentino 2015. 

PANEL DE CATA : Sharon Grundy, Martí Escoda, Miquel Àngel Garrote, Glòria Vallès. Fecha de Cata 18 septiembre 2019

Por Glòria Vallès

Hoy os hablamos de la bodega Catena Zapata y de dos de sus vinos más internacionales, pero la cata de este mes se ha centrado también en otros vinos de Argentina y Chile, y no solamente en Malbec.

Hemos catado Lago Ranco 2017, Riesling de Casa Silva (Chile), Single Vineyard Sangiovese 2015 de Bodega Benegas y Sombrero Blend 2017 de Huentala Wines (estos dos últimos, también de Mendoza, concretamente de la región de Valle de Uco).

Volviendo a Catena Zapata, de esta bodega decía Jancis Robinson en el Financial Times que «Nicolás Catena Zapata ha logrado posicionar a Argentina dentro del mapa vitivinícola mundial, focalizándose totalmente en la calidad. Es fantástico saber que ha comenzado una nueva dinastía de vinos».

Una bodega singular que ha tenido un rol de liderazgo en posicionar la variedad Malbec argentina a nivel mundial, y una de las mejores bodegas de Sudamérica según las grandes publicaciones.

Robert Parker daba 98 puntos a su Nicolás Catena Zapata 2004 del que aseguraba era “el equivalente argentino de una gran cosecha de Lafite-Rothschild”.

Si quieres saber más del Malbec de Argentina no te pierdas esta Entrevista a Ricardo Santos, pionero en la exportación de Malbec argentino al mundo.

 

Ahora sí, te hablamos de los dos vinos de Catena Zapata catados este mes en Winestyle Travel, y de por qué esta bodega de Argentina merece toda nuestra atención :

Catena Alta, Chardonnay 2016

Si bien Argentina es conocida mundialmente por el Malbec, decidimos empezar nuestra cata con un vino blanco elaborado con la variedad Chardonnay, cultivada a 1500 metros sobre el nivel del mar.

De color amarillo limón de intensidad media, en nariz nos llama la atención su perfil alto, con generosos aromas primarios y secundarios. Es un vino en evolución en el que sin duda la fruta madura es la que se lleva todo el protagonismo : fruta de hueso, como el melocotón, y fruta tropical, en especial el plátano.

Destacan aromas propios de las levaduras, la maloláctica y el roble, como el brioche, la mantequilla, la vainilla o el pan tostado. Si no estás acostumbrado a catar, imagínate un vino redondo, completo, que nos llena de aquellos aromas dulces que nos resultan tan familiares en una panadería.

El Chardonnay 2016 de Catena Alta es un vino seco, de acidez refrescante y cuerpo esbelto, muy marcado por una intensidad elevada y alcohol presente. Un vino cremoso, con personalidad, del que no quedarás indiferente.

En definitiva nos ha parecido un buen vino, y nos ha hecho viajar con la mente al Nuevo Mundo. Sin duda es ideal para los amantes de la fruta tropical y quienes buscan blancos con cuerpo listos para beber.

Te recomendamos servirlo bien frío y acompañado con comida. Y si te lo puedes permitir, no dudes en subirte al avión y viajar a Argentina para probar este y otros vinos en su tierra, servidos junto a deliciosas recetas de la gastronomía argentina.

 

Aquí te damos algunas ideas de hoteles en los que puedes alojarte en Argentina si te encanta la gastronomía y el lifestyle. Muy probablemente nuestro favorito sea The Vines of Mendoza

Catena Zapata Malbec

FOTO : @Winestyle Travel

Catena Zapata Malbec Argentino 2015

Con Catena Zapata Malbec Argentino 2015 descubrimos un vino de color rubí de intensidad abundante que nos llega a las manos en una preciosa botella con una etiqueta especial, arte que rinde homenaje a la historia de la variedad en Francia y a su posterior auge en Argentina.

Este vino tiene su propia web y en ella podrás descubrir quienes son las cuatro figuras femeninas que encontramos en esta etiqueta  😉

Volviendo al vino, se trata de un Malbec limpio, con aromas expresivos y muy atractivos. Dominan los primarios y secundarios muy bien integrados. Son una buena combinación de fruta negra como el arándano y la cereza, y de madera tostada y nuez moscada procedentes de barriles de roble francés nuevo, de 225 a 500 litros.

En este Malbec Argentino 2015 encontramos notas herbáceas de pimiento verde y una interesante pimienta negra. Su complejidad nos lleva también a notas de trufa y otras setas procedentes de la evolución en botella.

Vino cálido pero con el alcohol bien integrado, con un postgusto largo e intenso que nos deja un toque balsámico al final. Un vino tinto que no acaba, muy bien elaborado.

El Malbec Argentino 2015 de Catena Zapata es es toda una expresión de intenciones para lograr estar entre las mejores selecciones de vino del mundo.

Es un muy buen vino para regalar a los amantes de vinos tintos con cuerpo y alma, pero si no te puedes resistir y vas a comprarlo para ti, lo último que vamos a decirte es que te recomendamos decantarlo.

¡A disfrutar!

Laura Catena Zapata

FOTO : Laura Catena, @Catena Zapata

Laura, la tercera gran revelación en Catena Zapata

En Winestyle Travel siempre nos gusta hablarte de las mujeres que están liderando el sector del vino, y Laura Catena – cuarta generación de viticultores – es sin duda una de ellas.

No podíamos hablar de Catena Zapata sin mencionar a su Directora, quien es además Doctora en Medicina por la Universidad de Stanford en California y graduada «magna cum laude» en la Universidad de Harvard.

Laura Catena se unió a la bodega familiar en 1995 y fundó el Catena Institute of Wine, siguiendo el sueño de su padre de elaborar vinos argentinos que puedan competir con los mejores vinos del mundo.

Su libro Vino Argentino, An Insider´s Guide to the Wines and Wine Country of Argentina, editado por Chronicle Books ha recibido muy buenas críticas por parte de Oprah Magazine, The New York Times, The Wall Street Journal, The San Francisco Chronicle, Decanter Magazine, Wine Spectator, Vinous, Wine Enthusiast, Wine Advocate, Wine & Spirits, entre otras.

Esperamos poder entrevistarla algún día para poder hablar sobre las perspectivas del vino Argentino en los próximos años 🙂

El Enemigo está siempre dentro, así es como lo entiende Alejandro Vigil y por ello bautizó la bodega que fundó junto a la historiadora Adrianna Catena con este nombre. Ya hablamos de su bodega en el post Casa El Enemigo, el corazón de Alejandro Vigil, y hoy os contamos cómo es uno de sus vinos: Malbec El Enemigo 2015

Por Miquel Àngel Garrote

El Enemigo es la fantástica expresión de su esencia y su entorno: un vino tinto brillante, de profundo color rubí y ribete violáceo,  elaborado exclusivamente con uva Malbec, la uva negra cultivada por excelencia en Argentina. Este vino tinto nace a los pies de los Andes en las tierras de Maipú, en la región de Mendoza.

En nariz es limpio y con facilidad se perciben una gran retahíla de aromas en llamativa intensidad. Abundantes y cálidas notas de fruta negra madura. Moras, frambuesa, cerezas, ciruelas, licor de cassis. En segundo plano, aparecen  unos delicados recuerdos florales a violetas que se combinan tenuemente con alguna especie dulzona como la vainilla y el cacao.

A continuación se aprecian, en perfecto equilibrio con la carga frutal, agradables notas ahumadas y recuerdos balsámicos.  Sin lugar a dudas es un vino amplio en matices, complejo y en evolución.

Las expectativas son máximas y el paladar exige, de inmediato, degustar este Enemigo del 2015.

La entrada se percibe golosa, voluminosa pero a la vez delicada, maravillosamente armoniosa. La acidez es equilibrada y el alcohol untuoso, glicérico, integrado. Los taninos, muy destacables siempre en la variedad Malbec, son sedosos, redondos y jugosos.

El Enemigo Malbec 2015 es un vino con cuerpo, musculado pero estilizado. Me hace pensar en esos corredores de atletismo especialistas en 100 metros lisos, con cuerpos fuertes, bien definidos pero a la vez ágiles.

Sin apenas esfuerzo, nuestras papilas gustativas se deleitan con todas aquellas notas frutales descubiertas en la fase nasal.

Fruta negra madura en su punto óptimo de maduración, ciruelas, moras, frambuesas. Me viene a la memoria el recuerdo de aquel archiconocido bombón licoroso francés, pero también tímidamente esas notas de vainilla y sutiles ahumados.

Todo el conjunto se expande y se alarga gracias a esos deliciosos y estilizados taninos tan bien integrados y trabajados.

Este Enemigo 2015, monovarietal de Malbec se ha convertido en nuestro aliado perfecto para descubrir, y sobre todo disfrutar, de los vinos del nuevo mundo argentino. Además es un muy buen ejemplo para también adentrarse en los vinos procedentes de climas continentales cálidos, con cuantiosas cargas de fruta negra madura como protagonista principal.

En conclusión, podríamos decir que es un muy buen vino porque muestra en primer lugar, potencia e intensidad. Un muy buen equilibrio entre la carga de fruta, el alcohol y la acidez.

Y en segundo lugar, la carnosidad de los taninos aporta volumen y persistencia al conjunto. La crianza en roble, respetuosa e integrada le confiere una armoniosa complejidad al conjunto.

Para disfrutar desde ahora y durante el próximo lustro. Este Enemigo 2015, hará buenas migas con carnes rojas a la piedra o incluso con un buen arroz de pichón, ¡qué rico!

El Enemigo Malbec 2015

Si quieres organizar una cata de vinos argentinos para un grupo privado contacta con nosotros, podrás degustar este y otros vinos : nathalie@winestyletravel.com 

Los vinos argentinos son ideales para todo el año. Pero quedan catorce semanas para poner fin al 2018 y hay diez vinos argentinos que tienes que probar antes de que llegue el 31 de diciembre. Si eres un verdadero winelover, presta atención.

Por Diana Silva

Catorce semanas es tiempo más que suficiente para encontrar estos diez vinos argentinos, llevarlos a casa y disfrutarlos en pareja, con amigos o –mi plan favorito– en solitario, mientras escucho mi música favorita.

El panorama vitivinícola de Argentina no deja de sorprendernos: nuevas regiones aparecen en el mapa y sus nombres nos resultan cada vez más familiares. 

Los productores de vinos argentinos se animan a trabajar con uvas no tradicionales y a crear blends que ponen a prueba hasta a los paladares más curiosos.

Además, aunque el Malbec, el Cabernet Sauvignon, el Torrontés y el Chardonnay siguen siendo las apuestas seguras de las bodegas que quieren exportar vinos argentinos, los estilos se diversifican y nos ayudan a descubrir facetas inesperadas de estas cepas.

vino argentino de malvasia
Foto: Livverá Malvasía en su propio terroir / @ Escala Humana Vinos

Vinos argentinos que representan la vida local

Para aprovechar al máximo estas catorce semanas restantes de 2018, exploramos la oferta de vinos argentinos y escogimos diez vinos que representan el dinámico escenario local y permiten a nuestros sentidos entender por qué el vino es, más que una bebida, un estilo de vida.

1. Livverá Malvasía, Escala Humana Vinos:

El enólogo Germán Masera recuerda que se cruzó “con un racimo largo, parecido a un Torrontés pero con las bayas no tan gordas, en una pequeña parcela de una viña en El Zampal (Tupungato, Mendoza) que ahora va a cumplir 90 años”.

Germán estaba decidido a hacer un vino con perfume, acidez y estructura -ideal para gastronomía-, así que maceró en huevo de cemento con pieles durante 60 días y, después del prensado, lo tuvo en barrica durante 10 meses. El resultado son menos de 2000 botellas del primer y único Malvasía en el país.

2. Padma, Garnacha Rosé, Corazón del Sol:

Padma es el nombre de la flor nacional de la India, país de origen de Madaiah Revana, médico y propietario de la bodega.

Ee el enólogo Cristian Moor quien ha estado detrás del complejo proceso de elaboración de su hijo vínico, el vino argentino Padma, en el Valle de Uco.

Su aportación comienza con el trabajo diferenciado en el viñedo y llega hasta la presentación.“Decimos que nuestra uva Garnacha esperó a Corazón Del Sol para emerger en esta botella”. 

De este vino argentino rosado elaborado con la variedad garnacha existen solamente 1000 botellas y es ideal para maridar con risottos, pastas con salsas blancas, o mariscos.

vinos argentinos de garnacha
Foto: Uvas de garnacha con las que se elabora Padma / @ Corazón del Sol

3. Pedro Ximénez, Malajunta Wines:

¡Verano, verano, verano! Los vinos frescos, ligeros y frutales se imponen -aunque algunos tomamos blancos todo el año- y este ejemplar podría convertirse en el hit de la temporada

(para quienes nos leen desde España, recordar que en Argentina comienza el verano cuando en España comienza el invierno).

Una variedad poco frecuente en estas latitudes, que sin embargo ya cuenta con varios ejemplares locales excelentes, destaca en el portfolio del proyecto de dos amigos “malajunta” como su único blanco.

El enólogo Gabriel Donozo afirma que este vino, que en nariz promete ser dulce pero en boca ofrece una acidez bien marcada, “es el que define el carácter de Malajunta, una persona que parece ser de una forma pero que en realidad termina siendo de otra”.

4. Viognier, Vinyes Ocults:

“Es una uva tinta disfrazada de blanca porque tiene una piel muy gruesa, buena estructura y un gran potencial de envejecimiento entre los varietales blancos. Por eso la elegí”.

Tomás Stahringer buscaba sumar un blanco a su portfolio. Uno que representara el espíritu de su proyecto. Y lo encontró en Los Chacayes (Mendoza), una zona bastante hostil, con un suelo pobre, sin vegetación, muy expuesto a los vientos que bajan de la cordillera de Los Andes.

La cosecha se hizo temprana para conservar fruta y frescura y el producto final es un vino de 13,4 % de alcohol, de color bastante estable, buena acidez natural, estructura y mucha personalidad.

vino argentino de barroco
Foto: Botella de Corte de la Tierra Patagonia / @ Vinos Barroco



5. Alma Gemela White Field Blend, Onofri Wines:

Mariana Onofri es amante de los vinos blancos y cada año experimenta con uvas y zonas. Esta co-fermentación de Chardonnay, Marsanne y Roussanne, viene de Los Chacayes, Mendoza -una zona de climas templados y marcada amplitud térmica-, y nació como componente del blanco emblema del proyecto, Zenith Nadir.

Sin embargo, el resultado fue tan bueno