linkedin

Hace una semana tuve la gran suerte de poder visitar la nueva bodega de Perelada en DO Empordá, tan solo unos días antes de que se inaugurara oficialmente ayer martes 10 de Mayo. Tras haber visitado cientos de bodegas en más de 12 paíes puedo decir que esta es la más espectacular que he visto nunca. Los 40M de inversión no podían dar para menos.

Glòria Vallès

La nueva bodega de Perelada es una oda al territorio, al Empordá. Una demostración indiscutible de la familia Suqué Mateu de que ama su tierra y quieren contribuir a su desarrollo. Su músculo financiero se lo ha permitido, y los autores de tal escultura arquitectónica (sí, es una bodega, pero de verdad que es puro arte) son nada más y nada menos que RCR Arquitectes, integrado por Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta. Se trata del despacho de arquitectura de Olot que recibió el Premio Pritzker en 2017, los Óscar internacionales de la arquitectura de los que solamente uno había llegado a España anteriormente.

Pasear por la nueva bodega de Perelada es pasear por un monumento arquitectónico. Los juegos de luz, el espacio diáfano sin columnas y cada pequeño detalle extremamente pensado y delicadamente diseñado son excepcionales. Han pasado veinte años desde las primeras conversaciones entre la familia Suqué Mateu y RCR. La premisa era integrar el proyecto en el marco del edificio histórico «La Granja», un edificio proyectado en 1941 por Adolf Florensa –gran impulsor de la reforma del casco antiguo de Barcelona que se inició en los años veinte.  El diseño arquitectónico refuerza el carácter del lugar poniendo en armonía el paisaje con el edificio existente, cuna de la historia de Perelada.

“Desde la óptica arquitectónica, siempre imaginamos una bodega de belleza atemporal que maridase la herencia de muchos siglos de historia con la vanguardia vinícola. Y que lo hiciera pensando en que nuestros visitantes pudiesen vivir una experiencia única”, ha desvelado Javier Suqué.

FOTO: @Perelada

Una bodega plenamente sostenible

En 2021 Perelada fue reconocida como la primera bodega europea en obtener la calificación LEED® Gold –la mayor certificación mundial de edificación sostenible, concedida por el U.S. Green Building Council (USGBC)–, que acredita los altos estándares de sostenibilidad y eficiencia que sus instalaciones cumplen en su construcción, funcionamiento y mantenimiento.

Entre los pilares del proyecto se hallan el empleo de la geotermia, el consumo eficiente de agua y electricidad, la elección de materiales y procesos sostenibles, el aislamiento térmico y el predominio de la iluminación natural. Aquí algunos datos:

  • Los fundamentos de la bodega con cimentación a gran profundidad permiten la interacción con capas geotérmicas.
  • El edificio dispone de 538 pilotes a una profundidad de entre 8 y 20 metros, 331 de los cuales se utilizan como intercambiadores térmicos con el terreno con el fin de reducir los consumos de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria —minimizando el consumo energético con un ahorro de cerca del 37%—.
  • Desde una visión integral del ciclo del agua, se reduce tanto dentro del edificio —con la combinación de grifos eficientes y agua pluvial— como fuera —al utilizar un sistema de riego eficiente y aprovechar el agua de lluvia para la jardinería—.
  • El depósito de acumulación de agua pluvial de 700 m3 y la red de drenaje que facilita la infiltración del agua hacia el subsuelo dentro de la propia parcela favorecen el ciclo natural del agua y reducen la saturación del alcantarillado y las depuradoras.
  • El edificio emplea una iluminación de muy bajo consumo y favorece la entrada y el aprovechamiento de la luz natural a través de la cubierta y mediante un sistema de gestión avanzada. Asimismo, el 100% del consumo eléctrico corresponde a energía renovable certificada.
Nueva bodega Perelada

FOTO: @winestyletravel

  • La bodega también ha incorporado criterios ambientales en la selección de materiales, con la que se da preferencia a los reciclados y de extracción y producción local con el propósito de reducir la huella ecológica del edificio. Asimismo, toda la madera utilizada tiene el certificado forestal FSC® Forest Stewardship Council (sello de referencia mundial de garantía de madera certificada de calidad).
  • El diseño arquitectónico ha sido pensado para reducir el consumo energético del edificio mediante un nivel elevado de aislamiento térmico. En el espacio dedicado a la crianza del vino en la bodega, por ejemplo, se produce el efecto cueva gracias a las ventajas climáticas generadas por contactos de muros y solera con el terreno.
  • La nave de la bodega se adapta al terreno respetando el paisaje, tanto formal como cromática y estéticamente. Esta condición también permite que la elaboración del vino sea mediante el flujo por gravedad de uva y mosto.
  • El diseño de los exteriores de la parcela maximiza los espacios abiertos de sombra con especies vegetales de clima mediterráneo. Estas zonas verdes protegen del calor, a lo que también contribuye la utilización de pavimentos exteriores de colores claros.
  • El proyecto incorpora diferentes propuestas para reducir la contaminación derivada del uso del vehículo privado. Entre ellas, plazas de aparcamiento para vehículos de bajas emisiones, puntos de recarga de vehículos eléctricos y plazas de estacionamiento para bicicletas.
  • El edificio también garantiza una elevada calidad del aire gracias a la renovación constante del mismo y a medidas como el uso de adhesivos y pinturas de bajo contenido en Compuestos Orgánicos Volátiles (COV).

FOTO: @winestyletravel

Una escapada perfecta para el fin de semana

La nueva bodega se integra en Peralada, un pequeño pueblo de algo más de dos mil habitantes situado en el corazón del Empordà que aloja un castillo del siglo XIV magníficamente conservado, un monasterio con una iglesia y un claustro góticos que posee una importante colección artística, un museo, un hotel de cinco estrellas, un wine spa, un golf y varios restaurantes (con el aval de los chefs Paco Pérez y Javier Martínez, discípulo del desaparecido y admirado Xavier Sagristà). Además, es el escenario de un acontecimiento operístico y de danza de referencia en Europa, el Festival Internacional Castell de Peralada fundado por Carmen Mateu en 1987, y se encuentra a pocos kilómetros de puntos tan relevantes como el Parque Natural del Cap de Creus o el Teatre-Museu Dalí de Figueres.

Es sin duda una bodega para ser visitada. Merece una escapada de fin de semana a la región, para conocer Perelada en toda su esplendor, disfrutar de buenos restaurantes en Costa Brava y descubrir una de las nuevas joyas arquitectónicas en nuestro país. Si buscas dónde alojarte, Peralada Wine & Spa es la mejor opción, pero también puedes quedarte en Mas Lazuli o bien otros alojamientos en la región 😉 En Peralada, no dejes de comer en el restaurante Sotamuralla, delicioso y con un trato muy familiar.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar