linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

 Un extenso territorio casi en nuestras antípodas. En el sector del vino se suele incluir entre los países vinícolas productores del “Nuevo Mundo”, pero es justo reconocer que algunos de los viñedos más viejos del planeta crecen en sus tierras. Su aislamiento los libró de la devastación de la filoxera y ahora son un valiosísimo patrimonio vegetal.

Por Esther Ibañez

Pensando en vinos australianos, queremos saber sobre sus viñedos y variedades cultivadas. Y ciertamente de la viticultura en Australia nos pueden llamar la atención varios datos, como el hecho de que no cuente con variedades autóctonas: son la Chardonnay, la Shiraz o el onminpresente Cabernet Sauvignon las uvas que nos encontramos allí. En definitiva, variedades plantadas en el resto del mundo.

Otra de las características de la viticultura en los vinos australianos es que la dureza del clima, caracterizado por prolongadas sequías, ha llevado a desarrollar técnicas modernas, pioneras en todo el mundo.

Una de sus cabezas visibles ha sido el gran Richard Smart, conocido como el gurú de la viticultura moderna. Este prestigioso viticultor australiano ha asesorado a multitud de bodegas a lo largo y ancho del planeta.

Salvo alguna excepción, los vinos australianos son bastante desconocidos en España y los países latinoamericanos, aunque están muy presentes en otros mercados como el británico.

A pocas semanas de comenzar la vendimia en esta zona del mundo, nos aproximamos a algunos de los vinos australianos más relevantes. Y para dar unas primeras pinceladas sobre ellos, los abordaremos desde la cúspide:

Photo Credit: @ Penfolds

Penfolds

Es quizás uno de los vinos australianos más icónicos debido a su reconocible imagen y el prestigio alcanzado por las puntuaciones de la crítica.

Es curioso apuntar que esta marca nació del consultorio médico del Doctor Christopher Rawson Penfolds que se instaló en Australia en 1845.

En el valle de Barossa creó sus primeros vinos para curar algunas dolencias de sus pacientes: eran vinos fortificados, es decir, vinos a los que se les ha añadido alcohol.

Penfolds pervivió con los años y orientó progresivamente su producción hacia los vinos tranquilos. Marcó un hito con su Penfolds Grange 1976, siendo el primer vino australiano que pasaba la barrera de los 20 dólares.

Pero lo mejor estaba por venir: Penfolds Grange es un Shiraz profundo y con una larga guarda que no deja de recibir reconocimientos: 100 puntos PARKER en distintas añadas y la misma máxima puntuación por parte de la revista Wine Spectator.

vinos australianos two hands
Photo Credit: @ Two Hands

TWO Hands

Una estética moderna impera en esta bodega de Barossa Valley nacida al filo del cambio de siglo (1999) de la mano de dos amigos: Michael Twelftree y Richard Mintz.

Two Hands apuesta firmemente por la selección de uva con la que elaboran sus vinos y también por ofrecer experiencias enoturísticas de primer nivel.

Gran parte de su gama de Shiraz se mueve, añada tras añada en el rango de los 93-97 puntos, demostrando la pujanza de los vinos australianos en las clasificaciones mundiales.

Clarendon Hills

Otro de los nombres imprescindibles entre los vinos australianos es el de esta bodega, situada al sur de Adelaide, en McLaren Vale.

El pasado septiembre de 2018, el Syrah Clarendon Hills 2015 de Astralis pasaba a formar parte de un selecto club. Joe Czerwinski, el catador de The Wine Advocate para Australia le concedía 100 puntos PARKER: 

un vino destinado a convertirse en una leyenda del McLaren Vale”- sentenciaba.

vinos australianos chapel hill winery
Photo Credit: @ Tourism Australia

M.Chapoutier

La aventura australiana del célebre enólogo francés del Ródano, Michel Chapoutier, toma forma en 1997 en Central Victoria, donde identifica un terroir excepcional para el cultivo de la Shiraz.

De ahí surgen provechosas asociaciones con vignerones locales que ven cómo sus vinos se abren al mundo de la mano de la prestigiosa marca Chapoutier.

“La Pléïade” de Domain Cambrien (Heathcote, Victoria) es uno de los vinos más cotizados de los que elaboran en Australia con la firma Chapoutier.

Leeuwin Estate

Leeuwin es una de las cinco bodegas fundadoras de la zona vinícola de Margaret Estate, en el oeste de la isla de Australia.

En 1972 sus fundadores fueron asesorados por el pionero de Napa Valley (EEUU) Robert Mondavi para transformar su negocio ganadero en una bodega. El tiempo volvió a dar la razón al visionario Mondavi, que supo ver el potencial vinícola de estas tierras.

A los pocos años, la revista Decanter recomendaba los Chardonnays de la serie ARTS de esta bodega. Hoy son uno de los referentes entre los vinos australianos.

Si quieres saber cómo es catar 7 vinos con 100 Puntos Parker, te interesará leer «Así es catar con Luis Gutiérrez siete vinos con 100 puntos Parker»

vinos australianos y canguros
Photo Credit: @ Tourism Australia

El sumiller zaragozano Guillermo Cruz vuelve a WineStyle Travel para mostrarnos algunos de los vinos que se servirán en su mesa en estas fiestas en torno al fin de año.

Por Esther Ibañez

La selección de vinos de Guillermo Cruz, como siempre, responde a la de una persona entusiasta del vino, que busca conocer cada uno de los lugares donde se elaboran los vinos y las personas que están detrás de ellos.

Con su experiencia a cargo de la parte líquida de Mugaritz, uno de los restaurantes más singulares de España, sus recomendaciones son siempre pistas sobre los vinos más sorprendentes del panorama mundial.

Guillermo Cruz no para de recibir reconocimientos por su trabajo, su dedicación al vino y su afán por comunicar sus amplios conocimientos vinícolas.

El último de ellos ha sido el galardón “Mejor Sumiller” en la última edición de los IWC Merchant Awards celebrada en octubre en Madrid.

El Jurado destacó que Guillermo Cruz es “el embajador de la pasión inteligente en el vino, el que nos sabe hacer soñar lo que solo sentimos, el que sabe que la emoción que en él despiertan los grandes vinos no sirve para nada si no es compartida»

«Un conocedor profundo y amplio, de los que se recorre el mundo en busca de la cepa diversa y del vino recóndito. Tiene el vino en su corazón, en su cabeza y en su agenda, pero lo transmite con la sencillez de los que saben que, por muy importante que el vino sea para nosotros, el vino se hace grande cuando es pequeño, cuando los demás lo beben por divertirse.

«Con esta sencillez en su mente, ha conseguido lo que nadie en su circunstancia había conseguido antes: que un gran restaurante organice sus menús en torno al vino, que investiguen el vino para hacerle ser elemento troncal en algunos platos, que el vino no sea acompañante al que se marida, sino acto de amor y presencia.”

viñedos elegidos por guillermo cruz

La lista que Guillermo Cruz nos ha elaborado para estas fechas no puede ser más tentadora. Tomaremos nota para nuestras celebraciones, para despedir el Año o celebrar la llegada del siguiente. Una lista cargada de emotividad y buenos recuerdos en torno al vino y sus hacedores.

Pascal Doquet Grand Cru Blanc de Blancs

Esta familia que es productora en Champagne desde 1982, se caracterizó allá en 2004 por una reconversión total a la biodinámica, es un cambio de rumbo, buscando encontrar un nuevo diálogo con su entorno, está vez mucho más cercano y sincero.

Fue uno de los primeros «petit vigneron» en saltar a la palestra, mostrando que no sólo las grandes casas son capaces de crear singularidad líquida.

Ulrich Allendorf Jesuitengarten Grand Cru 2012

«Cuando conocí a Ulrich en mi primer viaje a Alemania, allá por 2010, me conmovió la historia que giraba alrededor de sus botellas».

El pueblo de Winkel, en el mismo corazon del Rheingau como casa y centro de operaciones, y como buen productor alemán, elabora unos 50 vinos distintos.

Jesuitengarten, o el Jardín de los Jesuitas, es un Grand Cru ya clasificado hace cientos de años por los monjes, que debido a su cercanía al Rio Rhin produce botellas con menos acidez que otras parcelas de la zona, pero con una boca y textura que hace enloquecer.

As Sortes 2016

«Siempre fue mi blanco gallego favorito, Rafa Palacios ha sido la persona que más ha profundizado en el potencial de la Godello. De familia de productores, él decidió nadar a contracorriente, abandonar su zona de confort y marcharse a Galicia» nos cuenta Guillermo Cruz.

Rafa es una de esas personas que se deja querer y que te contagia emoción cuando habla de sus mini parcelas, de los mayores del lugar, de los suelos o de su entorno.

Un vino con trabajo en barrica y lías, para dar más textura a un Valdeorras embotellado, la esencia del purismo fruto de una perfecta sinergia entre hombre y paisaje.

as sortes elegido por guillermo cruz

Ignios Baboso Negro 2016

«Borja Pérez junto con Jonathan García son los referentes indiscutibles en Tenerife, aunque para mi también lo son en el mundo» opina Guillermo Cruz.

Situado en Ycodem Daute Isora, en ese paraíso repleto de suelos volcánicos y variedades autóctonas, muchas de ellas procedentes de Portugal, aunque con otro nombre.

La Baboso es una de esas variedades que estuvo a punto de desaparecer, por la dificultad de trabajarla y sus escasos rendimientos. Borja consigue llevar estar variedad al máximo exponente, pocas botellas, una sola parcela. Un vino precioso.

Cream Solera 1847 González Byass

Ya que estamos, quizás, en la época más dulce del año, no podía faltar un vino de Jerez, de las históricas mezclas entre PX y Oloroso.

«Este en particular, obra del gran Antonio Flores, el hombre de Jerez, aquel que lleva el nombre de su tierra hasta el lugar más recóndito del mundo, poeta, persona y amigo».

Solera que arranca en 1847, un vino viejo, que nos hace recordar que el tiempo, es el mayor de los lujos y aquellas botellas que se alían con este tiempo, para trascender, se convierten en inolvidables.

 

Estos son los vinos que eligió Guillermo Cruz las Navidades pasadas, ¿tienes curiosidad para seguir leyendo?

ignios por guillermo cruz

Si el vino tiene una magia especial frente a otras bebidas es por su capacidad para armonizar aromas y sabores de forma excepcional. Hemos catado Celeste Crianza de bodega “Pago del Cielo” para Winestyle Travel y estos son los tres acordes que te recomiendo para disfrutar las Navidades con Celeste Crianza.

Por David Seijas

La armonización regional o clásica: cochinillo al horno

Una de mis recomendaciones más repetidas cuando imparto cursos de cata o charlas sobre maridajes, armonías o acordes  (Acordes es una palabra adaptada del vocabulario francés y es la que más me gusta utilizar, por su dulzura sonora) es sin duda la siguiente:

¡Disfrutad siempre de los vinos y la gastronomía de la misma zona! ¡Nunca falla!

En el momento de decidir los acordes, el paso de los años y la sabiduría de los lugareños no pueden equivocarse. Históricamente, siempre ha sido una gran gozada degustar un vino de la zona con algún plato típico de producto local, ambos se entienden a las mil maravillas.

En este caso, tanto si vais a viajar a la maravillosa Ribera del Duero, como si tenéis previsto cocinar en casa los días de Navidad, no podéis perderos una armonía excepcional: Celeste Crianza con cochinillo al horno.

El frescor de Celeste Crianza limpia la textura grasa del cochinillo, fundiéndose en boca. Además, suaviza los taninos y gana en cremosidad, creando así una sinergia insuperable. Si os atrevéis, probad a especiar y condimentar el plato con pimientas o hierbas aromáticas para potenciar el juego aromático.