linkedin

Las start ups en el mundo del vino han llegado tarde pero con fuerza para quedarse. La innovación es una de las características que definen este tipo de empresas que han prosperado principalmente en el mundo tecnológico.  Son modelos escalables que crecen con financiación externa desde un núcleo emprendedor. ¿Encaja este modelo en el mundo del vino? Desde luego que sí.

Por Esther Ibañez

La consultora CBinsights presentó hace unos meses un estudio en el que trazaba un mapa de las startups que operan en el sector del vino, dividiéndolas en hasta ocho categorías distintas según su modelo de negocio. Vamos a repasarlas y a presentar algunos de sus actores clave:

Startups en e-commerce: vino en un click

Ecommerce como ventealapropiete.com o la desenfadada VINOMOFO han llevado al entorno digital la compra de vinos, aprovechando todas las ventajas que este formato de venta aporta.

Rating Apps: benditas (o malditas) puntuaciones

El vino y la restauración son quizás los sectores que se encuentran más sujetos a la tiranía de las puntuaciones. En ambos, el movimiento desde los críticos gastronómicos/vinícolas hacia la democratización de las puntuaciones son palpables.

Así han surgido numerosas aplicaciones para que los usuarios puedan emitir valoraciones y compartirlas en comunidades. Entre estas startups encontramos Vivino o la mexicana Wine Advisor.

startups: wine advisor

Startups del vino por Subscripción. 

Son cada vez más frecuentes y buscan a un perfil de cliente que quiere descubrir nuevos vinos o que confía en las recomendaciones que mensuales. En esta categoría encontramos la francesa Le Petit Balon.

Martin Ohannessian, uno de sus fundadores cuenta cuán altos eran sus objetivos ya desde la fundación de esta start up en 2011– que años más tarde adquirió venteprivee.com: “Cuando fundamos Petit Ballon nos propusimos ser uno de los 5 principales vendedores de vinos en Francia”.

On-Demand: start ups del vino para último minuto.

La inmediatez es otra de las grandes demandas del consumidor actual y el sector del vino no es ajeno. Son aquellas empresas que responden a visitas sorpresa, a los “olvidé el vino para la cena” o a deseos como “Quiero un vino y lo quiero en 20 minutos en mi casa”.

Startups como la estadounidense MINIBAR luchan por acortar los tiempos de entrega como gran baza de su negocio vinícola y de espirituosos.

start up minibar

Pour & Serve: ¡Startups listas para consumo!

En esta categoría destacan dos startups que ofrecen una solución casi mágica a situaciones en torno a una botella de vino que parecían insalvables.

Coravin, start up que lleva ya más de 60 millones levantados en varias rondas de financiación, ha conseguido que podamos disfrutar de una copa de una determinada botella de vino sin que el resto del contenido se vea afectado.

Mediante una aguja hipodérmica capaz de atravesar el corcho sin dañarlo, se extrae cierta cantidad de vino mientras que se inyecta argón, un gas que preserva el hueco generado. Casi magia al servicio de negocios de “vinos por copas” o incluso para particulares que cuenten con una buena bodega.

Por su parte AVEINE es un aparato capaz de airear el vino para su disfrute inmediato. Lo mejor es que está conectado a una aplicación móvil que busca la información del vino que queramos catar para darle la decantación justa para su mejor disfrute.

startups coravin

Tech-Enabled Storage: Startups para conservar el vino

El vino es un producto vivo y sensible. Facilitar tanto a nivel doméstico como profesional su almacenamiento y logística es otra de los grandes campos en los que las empresas punteras han investigado más.

Multitud de aplicaciones nos permiten conocer el estado de nuestros vinos y controlar parámetros como las existencias, su fecha de consumo, la humedad ambiente o el valor de nuestro stock.

La francesa Caveasy que ofrece estantes conectados a un Smartphone o la aplicación VINCELLAR son algunas de ellas.

Inteligencia Artificial en el mundo del vino

La inteligencia artificial a disposición del vino es una de las categorías más novedosas del sector, en especial porque en estos casos se ha aplicado al final de la cadena de la cadena de valor, es decir en el momento de consumo. Aquí nos encontramos con startups como Sublivin o Matcha, que salvan algunas de las barreras más importantes para el consumidor: elegir un vino entre cientos que son y/o parecen buenos.

La francesa Sublivin utiliza la inteligencia artificial para dar respuesta a inquietudes clásicas: ¿Cuándo este vino va a estar en su mejor momento? Para ello han procesado datos sobre más de 7000 vinos bordeleses (posteriormente continuarán con vinos de Borgoña y del Loira).

Uno de sus fundadores, Cédric Lesec describe las bases de su funcionamiento: “Los datos meteorológicos se recopilan de octubre a octubre, lo que corresponde a un ciclo vegetativo completo. Esto nos permite comparar los años entre ellos: 2010, por ejemplo, fue una excelente cosecha en Burdeos. Si nos apoyamos en los mismos criterios climáticos en 2018, podemos determinar una tendencia que se aproxima a la añada de 2010 “.

Matcha es un chatbot, es decir, un programa informático con el que puede mantenerse una conversación, en este caso, sobre vinos. Matcha conoce vinos, guía a los clientes por una web para finalizar una compra y los fideliza recomendando vinos según sus gustos. Responde a una de las grandes tendencias dentro de la atención del cliente en un campo particularmente susceptible como es el vino.

start up matcha

Next-Gen Wine production

En el prolífico Silicon Valley se han creado algunas de las start up que quieren mejorar la producción de vino mediante el uso de la tecnología: es el caso de Biome Makers centrado en el mapeo de las zonas de cultivo del viñedo. La optimización de cultivos mediante el conocimiento de suelos, la resistencia a plagas y a meteorologías adversas son las líneas en las que se mueven las empresas que invierten en innovación al servicio de la producción de uva.

Y es que como decíamos al principio, la innovación está patente en todos los puntos del ciclo de producción, conservación, servicio y venta del vino. Todas estas startups mencionadas lo demuestran. ¿Con cuál te quedas?

Si quieres saber más de innovación en el mundo del vino puedes leer el post Cinco aplicaciones de Smartphone para Winelovers.

start up aveine

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar