linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Quizás has oído hablar del Pisco Sour pero el destilado peruano por excelencia es versatil y nos permite elaborar un sinfín de cócteles. Si eres atrevido, además de querer probarlos todos puedes intentar elaborarlos en casa. 

Redacción

El Pisco es la bebida peruana por excelencia : un destilado de uvas que recibe su nombre del puerto y valle llamado Pisco, situado al sur del Perú, lugar donde se embarcó el aguardiente para enviarlo a España por primera vez, en el siglo XVI.

Con sus 400 años de historia, el Pisco se produce exclusivamente en la mitad inferior del país, en la franja que va desde Lima hasta Tacna –la ciudad más al sur de Perú–.

Esta bebida espirituosa está ganando popularidad en la coctelerías de todo el mundo, principalmente porque al ser un destilado de fruta y no de grano, las sensaciones y sabores que ofrece el Pisco casan de forma natural con otras bebidas a la hora de crear nuevos cócteles.

El sabor del pisco se distingue de cualquier otro destilado debido al uso de las “uvas pisqueras” del Perú, que llegaron para ser utilizadas en la elaboración del vino y se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Las variedades no aromáticas : la Quebranta, la Negra Criolla, la Mollar y Uvina.
  2. Las variedades aromáticas : Italia, Moscatel, Torontel y la Albilla.

Todas ellas son variedades de uva la especie Vitis Vinífera L. (la misma que se utiliza para la elaboración de vino en todo el mundo) que fueron adaptadas al terruño del Perú.

La Ruta del Pisco

Si eres de los nuestros, de los que viajamos persiguiendo sabores, aromas y gastronomías exóticas en todo el mundo, no puedes perderte la Ruta del Pisco. Es una muy buena excusa para viajar a Perú y completar tu visita al Machu Pichu con esta escapada gastronómica.

 

La fermentación, clave a la hora de definir la pureza del Pisco

Las infinitas combinaciones de este destilado llevan a hablar de piscos puros y de mosto verde. Dos variedades con procesos de elaboración dispares que consiguen matices de sabor completamente distintos.

Existe el Pisco puro, que se produce a partir de cualquiera de los ocho tipos de uva y el Mosto Verde, que sigue un proceso que no completa toda la fermentación, con lo que el destilado resultante resulta mucho más intenso.

Estos matices y también su versatilidad lo han convertido en un destilado que ha sido capaz de encontrar su espacio en la mixología contemporánea, dando lugar a toda una serie de combinados que abren un mundo de posibilidades, pero aptos para satisfacer a varios paladares, incluso los más selectos:

  1. Pisco Sour

Zumo de limón, azúcar, clara de huevo y hielo. Estos son los ingredientes que se necesitan para elaborar el combinado con pisco más conocido, el Pisco Sour.

Este combinado nació hace prácticamente 100 años en Morris Bar, propiedad del estadounidense Víctor Morris y desde allí, la fórmula se extendió hasta llegar a las barras de los restaurantes de los hoteles, donde lo probaron celebrities como John Wayne o Walt Disney.

Es una bebida tan icónica en Perú que el primer sábado de mayo tiene lugar el “Día del Pisco Sour”, celebración que rinde homenaje a este producto emblemático que día a día contribuye a hacer ´marca país´.

2. Pisco chilcano

Un cóctel a base de pisco puro, al que se le añade jugo de limón, amargo de angostura, ginger ale y azúcar. Para los peruanos, el chilcano es un combinado común, que se toma durante las comidas.

Además, se considera que tiene grandes propiedades reconstituyentes, motivo por el cual se le bautizó con el nombre de chilcano, apelativo que también recibe un caldo de pescado de la costa norte de Perú.

Esta bebida peruana se empezó a hacer conocida en bares y pulperías de inmigrantes, como el Santiago Queirolo, el Cordano, el Carbone o el Arboccó, para más tarde incorporarse como protagonista indiscutible en la carta de los restaurantes más exclusivos del país.

3. Capitán

Es un cóctel clásico de la cultura peruana creado en los años 20. Es conocido porque contiene vermut rojo, pisco, cereza y hielo. Es muy recomendable enfriar el vaso, para asegurarse que se tomará a la temperatura idónea.

El curioso nombre de ‘capitán’ lo recibe porque lo consumían los capitanes al terminar sus rondas para combatir el frío en la sierra de Puno, cuna de este combinado que con los años atravesó las cumbres peruanas para llegar a Lima.

4. Pisco Point

Uno de los cócteles más dulces y frescos que ofrece este aguardiente de uva, perfectamente capaz de competir con las novedades más atrevidas de la mixología. Está elaborado con pisco, licor de manzana, anís de estrella (una especia con un sabor muy similar al del anís) y un amaro siciliano, un licor de hierbas digestivo.

5. Pisco Tonic

Tal y como su nombre indica se combina con tónica, la cual le proporciona un toque dulce y fresco a través del carbónico. Es el combinado ideal para animarse a probar este destilado de uva, perfectamente apto para los fanáticos del gin-tonic.

6. Andes Amables

Es uno de los cócteles con un regusto más fuerte e intenso, ya que se mezcla el pisco con vodka. Se suaviza el sabor añadiéndole hielo y de zumo de limón,  proporcionando un toque refrescante.

7. Peruano Flip

Este cóctel es idóneo para postres, ya que contiene ingredientes dulces que le proporcionan un sabor inigualable y muy característico. Es costumbre servirlo con un poco de chocolate y fruta, acompañamiento que lo convierte en una bebida ideal para tomarlo después de comer o a media tarde.

Contiene pisco, crema de leche, crema de café, una yema de huevo y tres cubitos de hielo.

8. Aguaymanto

Resalta por el sabor exótico que le proporciona el zumo del superfood aguaymanto, que además de delicioso es alto en proteínas, fósforo y vitaminas A, B y C.

También se le añade azúcar, crema de coco y hielo. La combinación de estos ingredientes provoca un sabor afrutado muy dulce y refrescante.

Si además del Pisco te encanta la gastronomía peruana, no te pierdas el post Cinco formas de preparar el ceviche peruano

El nuevo año judío, Rosh Hashaná, empieza este 2019 el 29 de septiembre y se alargará hasta el 1 de octubre, dando comienzo al año 5780 del calendario hebreo. Es un buen momento para descubrir la gastronomía que acompaña a los judíos en esta época del año : platos típicos con simbología.

Redacción

El sonido del shofar, el instrumento ceremonial en forma de cuerno que aparece en la Torá, marca el inicio Rosh Hashaná, día que conmemora el año nuevo de la comunidad judía. Este año el acontecimiento transcurre entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre y dará la bienvenida al año 5780.

Rosh Hashaná – nuevo año judío – es una de las festividades más relevantes en Israel y los platos que se comen durante los dos días de celebración del nuevo año judío tienen una enorme carga simbólica.

Alimentos como las zanahorias, las calabazas, los dátiles, las granadas, la miel o las manzanas están presentes en las mesas de las familias judías durante el año nuevo. Cada uno de ellos tienen un significado muy definido :

  • El dátil, un dulce muy típico de Israel, representa el deseo de que los enemigos de la persona desaparezcan.
  • La granada tiene genéticamente 613 semillas, igual que los 613 preceptos de la Torá.
  • La zanahoria simboliza el anhelo de realizar más acciones buenas durante el año entrante.
  • Comer calabaza alude al deseo de destruir las malas acciones realizadas el año anterior.
Granada para año nuevo judío

Además de estos ingredientes, que pueden tomarse como aperitivo, existen otros platos tradicionales para celebrar el año nuevo en Israel. A pesar de esto, la tradición se ha amoldado a la actualidad y algunos de estos guisos se han adaptado a la dieta vegetariana o incluso vegana, muy en boga en Tel Aviv, ciudad vegan-friendly por excelencia.

Entrante : Manzanas con miel

Este entrante para iniciar el año nuevo judío es sencillo, sabroso y representativo a partes iguales. Basta con untar un gajo de manzana en miel para degustar este entremés que se toma con el fin de desear a los seres queridos que el próximo año sea dulce.

Jalá agula, pan redondo y trenzado

El jalá es un pan con semillas trenzado que se come semanalmente durante la festividad del Shabbat. Se elabora con harina, mantequilla, semillas de amapola, azafrán y sirope de agave.

Pero en la celebración de Rosh Hashaná la tradición es que el pan sea redondo, ya que esta forma representa de manera simbólica el deseo de tener una vida larga y plena. El pan circular también alude a una corona, símbolo de la representación divina.

Pescado Guefilte, por las buenas acciones del nuevo año judío

Este tiene al pescado blanco como protagonista. Se completa con zanahoria, cebolla y perejil y se puede cocinar o bien al horno o hervido.

El pescado es un elemento clave en esta festividad, ya que también es tradición comer su cabeza o tenerla emplatada en la mesa. Simboliza liderazgo y el afán que durante el nuevo año se realicen buenas acciones.

Farfalaj, con o sin pollo

Es una pasta de trigo tostada que tanto puede ser un acompañamiento o el ingrediente principal. La receta más sencilla es el farfalaj condimentado con cebolla y caldo de verduras. También puede mezclarse con pollo.

De postre : Leicaj

Para el postre, es típico tomar un leicaj de miel. Este dulce se realiza con miel, huevo, azúcar, canela, té y aceite. El resultado es un postre esponjoso, un deje dulce y una forma circular como la de una berlina. Como las manzanas con miel, su dulzura simboliza el imperioso deseo de tener un año nuevo ‘dulce’.

 

Aperitivos habituales : Varenikes y knishes

Dos aperitivos habituales en la celebración de Rosh Hashaná, originales de las comunidades judías asquenazíes asentadas en Europa del Este. Los varenikes son una pasta en forma de media luna que se pueden rellenar con cebolla, patata, col, queso o puré de patata. Por su parte, la masa de los knishes es de harina y puré de patatas y se pueden rellenar con col, cebolla, espinacas o nueces, entre otros.

 

Si te encanta la gastronomía del mundo y eres un viajero incansable, no te pierdas los Cinco dulces belgas para derretirse comiendo y las  Cinco formas de preparar el ceviche peruano 

En Winestyle Travel nos apasiona el vino y por ello siempre en nuestros planes de ocio y de viajes, incluso en verano. Hoy te hablamos de cinco festivales del vino en el hemisferio norte para disfrutar del verano y del vino.

Por Esther Ibañez

El vino es el hilo conductor de muchos festivales que suman música, gastronomía o espectáculo a las actividades propiamente vinícolas. En sus programas se encuentran catas multitudinarias y visitas a bodegas en un entorno lúdico y de celebración. Estos festivales del vino suelen tener lugar en los meses de estío, justo antes de que la actividad frenética retorne a las bodegas con la vendimia. Es el mejor momento.

Te proponemos cinco festivales distintos, todos en el verano del hemisferio norte, todos en países de gran tradición vinícola. Merece la pena tenerlos en mente para este, o cualquier otro verano, planificarnos un viaje gratificante para todos los sentidos.

Cinco festivales del vino que merecen un viaje:

Bottlerock Napa Valley, California

Música, vino y comida: estos son los pilares sobre los que se asienta BottleRock, un multitudinario festival californiano en el que se dan cita músicos y bandas de primer nivel mundial. El vino se cuela entre el público llegando de un modo desenfadado y chic, servido en vasos que simulan una copa sin base ni fuste. Reusables y reciclables.

Tras los conciertos y los vinos, nos refugiamos del ardiente sol y calor de la costa oeste en un oasis en forma de hotel: hablamos de Meadowood.

Y es que tras el Bottlerock aprovecharemos el viaje para hacer enoturismo por Napa Valley.

FOTO : Espectáculo en Bordeaux Fête le Vin

Bordeaux Fête le Vin. Burdeos, Francia

Cada dos años Burdeos saca sus vinos a la calle en una celebración tan popular como imperdible. Se trata de la Fiesta del Vino y su programación incluye desde la visita a veleros hasta concursos de rodadores de barricas.

Los espectáculos pirotécnicos amenizan las noches junto al río en unas concurridísimas celebraciones en Burdeos, una de las mecas del vino francés. Sin dejar la temática vinícola, nosotros nos alejaremos del bullicio de las fiestas eligiendo el exclusivo hotel Sources de Caudalie.