linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Rioja es conocida mundialmente por sus vinos tintos pero … os confieso… los blancos de esta región siempre me han entusiasmado. En especial las añadas más viejas que se presentan como tesoros en una mesa. Rioja se ha renovado y nos trae un nuevo estilo de blancos para todos los gustos.

Por Glòria Vallès

“Ponme un Rioja”, un clásico cuando alguien pide un vino en un bar. ¿Qué pensamos todos? Pues en un tinto. Pero ¿qué pasa con los vinos blancos de Rioja? Algunos son excepcionales y poco conocidos, y en los últimos diez años han ido apareciendo nuevos estilos de vinos blancos de Rioja que vas a querer descubrir.

He comenzado hablando de los vinos blancos de Rioja con más historia, de esos con madera y añadas muy antiguas difíciles de encontrar y con una sorprendente vitalidad cuando se descorchan en algunas de las catas realizadas por las bodegas centenarias.

Pero la región está abriéndose al mundo con nuevas variedades y propuestas para todos los gustos. ¿Frescos y fáciles? Sí, pero con otros perfiles también.

De estos nuevos vinos blancos de Rioja hablaremos hoy: nuevas variedades y una revolución enológica sin precedentes.

Rioja, tierra de grandes Blancos

Una zona de tintos que también lo es de vinos blancos

Reconocida por su especialización en tintos, sobre todo criados en barrica, la Denominación de Origen histórica y referente de España posee también una gran tradición elaboradora de vinos blancos y queremos hablarte de ellos.

Los blancos de Rioja llegaron a ser mayoritarios en alguna etapa histórica, como en el Siglo XVII, donde hay documentado un mayor volumen de elaboración de vinos blancos que de tintos.


PARA LOS CURIOSOS LA MALVASÍA DE RIOJA Y LA GARNACHA BLANCA SON QUIZÁS LAS VARIEDADES MÁS SORPRENDENTES 


En la actualidad, y gracias a los cambios realizados en la Deniminación de Origen en los últimos años, existe una amplia diversidad de vinos blancos en Rioja que va desde los clásicos con envejecimiento en barrica, a la gama actual de vinos más vanguardistas y complejos, pasando por los jóvenes afrutados, fermentados en barrica, monovarietales…

Desde la creación de la DOc Rioja en 1925 las variedades blancas autorizadas habían sido tres: viura, garnacha blanca y malvasía. A partir del año 2008 – 2009 se incorporan tres variedades autóctonas: maturana blanca, tempranillo blanco y turruntés, así como tres variedades internacionales: chardonnay, sauvignon blanc y verdejo.

blancos de rioja

Dime cuál es tu estado de ánimo hoy y te diré qué vino blanco de Rioja podrías abrir

Para los curiosos o en un día tranquilo con amigos : Malvasía de Rioja y garnacha blanca son quizás las variedades más sorprendentes. Locales y de cultivo minoritario, tienen un potencial excepcional. Se suma a estas dos la Maturana blanca, que ya existía en Rioja desde el S. XVII.

En un día de nostalgia o momentos en familia : Tempranillo Blanco. Las variedades de uva autóctonas reúnen diversidad y tipicidad, lo que permite mantener la originalidad y diferenciación de los vinos blancos de Rioja.

Es el caso de la variedad tempranillo blanco, fruto de una mutación genética descubierta en 1988 en una finca de Murillo de Río Leza propiedad del viticultor Jesús Galilea.

Si eres más bien tradicional : la viura (conocida como Macabeo en otras regiones) es tu mejor opción. Dos terceras partes de las plantaciones de uva blanca en DOC Rioja son Viura, así que es aquí donde encontrarás más cantidad y diversidad de vinos y marcas.

¿Cómo elegir? Pide ayuda a un experto o déjate llevar por la intuición, es imposible equivocarse cuando una región tiene una historia de calidad y prestigio como Rioja.


HAN HECHO FALTA DIEZ AÑOS DE TRABAJO PARA PODER EMPEZAR A DISFRUTAR DE LOS RESULTADOS. LAS NUEVAS VARIEDADES PLANTADAS DURANTE ESTOS AÑOS SE VAN INCORPORANDO PAULATINAMENTE A LA PRODUCCIÓN 


El buen vino necesita tiempo

 

Tiempo para nacer, para crecer y para degustar. El buen vino no es como los refrescos, no se puede decidir hoy crear un nuevo vino y mañana tenerlo listo.

Han hecho falta diez años de trabajo para poder empezar a disfrutar de los resultados. Las nuevas variedades plantadas durante estos años se van incorporando paulatinamente a la producción.

Si nos remontamos a los últimos treinta años, la superficie de viñedo de uva blanca en el año 1985 era de 9.000 hectáreas, principalmente de la variedad viura.

Frente a la expansión del cultivo de la variedad tinta tempranillo, el viñedo de uva blanca se redujo a menos de la mitad (4.000 hectáreas en 2015), con lo que la producción media obtenida resultaba una cantidad muy ajustada a la necesidad de comercialización de vinos blancos y rosados.

En la actualidad, la superficie de hectáreas plantadas con variedades blancas demuestra que no son una moda pasajera y que los bodegueros de Rioja continúan creyendo y apostando por ellas.

Larga vida al blanco 🙂

vinos blancos de rioja

Este fin de semana la Fira del Vi de Falset, en Doq Priorat, ha sido el lugar de encuentro de profesionales, amantes del vino y aficionados con ganas de degustar los vinos de la región. Nos escapamos a la Cata de Blancos organizada por Aguiló Vinateria en el Castell de Falset para disfrutar de los vinos blancos más musicales de Priorat y Montsant.

Por Glòria Vallès

Como una secuencia de sonidos melódicos listos para armonizar, catamos en la tarde del viernes 3 de Mayo, uno tras otro, varios vinos blancos de Priorat y Montsant. Descubrimos aquí auténticas joyas elaboradas con Garnacha Blanca, Macabeo, Cartoixà y Garnacha Tinta vinificada en blanco.

Si bien la cita es a las 19,00 en Falset – a hora y media en coche al sur de Barcelona – comenzamos nuestra tarde en Porrera con un paseo por la Organic Soirée. Es la cita obligada para descubrir vinos naturales, ecológicos y biodinámicos de Priorat y sur de Cataluña. Primer descubrimiento de la tarde: Venus de Cartoixà, de Venus La Universal.

Sara Pérez nos da la bienvenida a este momento, en el que descubrimos con Venus de Cartoixà la variedad autóctona cartoixá (la misma que pansal, pansa blanca y xarel·lo). Vino natural mediterráneo y de guarda que ha sido fermentado con levaduras naturales y con una producción muy limitada. Hay que probarlo para sentirlo.

Ya en Falset, Marta Rovira nos presenta los blancos de Mas de’n Gil: Bellmunt 2018, Coma Alta 2016 y el gran blanco de la tarde, Coma Blanca 2016 de Viñedos Viejos. Los tres son muy buenos vinos, si bien el Coma Blanca 2016 quedó en nuestra memoria para el resto del fin de semana.

Seguimos la ruta casi musical de estos vinos blancos extraordinarios con Aleix Mas en Les Cousins: L’Antagonique 2018, un vino ligero listo para disfrutar de las primeras copas de una larga cena entre amigos.

mas de'n gil priorat

Priorat en Blanco

 La región de Priorat es mundialmente conocida por vinos tintos corpulentos y con una carga frutal muy intensa, además de por sus viñedos en terrazas difíciles de vendimiar. En los últimos años sus blancos han ido ganando protagonismo y hoy son ya un nuevo referente, quizás gracias a la creciente reputación de la Garnacha a nivel internacional.

En 2017 Andrew Jefford nos contaba en Decanter cómo los viticultores y bodegueros empezaban a preguntarse si no deberían elaborar más vinos blancos en Priorat “Mucha gente aquí”, decía Miguel Compte de Clos Figueras en este artículo, “está empezando a decir que los vinos blancos podrían ser el futuro del Priorat” .

En 2019, sólo dos años después, ya presenciamos parte de ese futuro prometedor. La muestra de la Fira del Vi de Falset es amplia y la Cata de Blancos extensa. No nos da tiempo de visitar todas las mesas, pero sí podemos añadir a la lista de cata otros vinos que no puedes perderte, i de los que te recomendamos el mejor momento para abrirlos:

 

Vinyes Velles de Macabeu de Vinyes Domènec

Vinyes Doménech cuenta con el primer viñedo de la DO Montsant calificado como Vino de Finca para la finca con la que se elabora el Teixar. El blanco que hemos catado, Vinyes Velles de Macabeo, forma parte de la Colección “Experiencias”, que reúne microvinificaciones limitadas y excepcionales.

Una buena elección para acompañar una tarde de quesos complejos y aromáticos y una excelente lectura. 

Granit y Vespres Blanc de Josep Grau Viticultor

Interesante proyecto el de Josep Grau, un bróker financiero convertido en viticultor. Vespres Blanc 2018 es una Garnacha Blanca 100% que procede de una finca de 6 Ha en el municipio de Marçà (Doq Priorat). Granit 2018 nace en un viñedo a 450 metros de altura y muy expuesto a la brisa del mar.

Ambos son una muy buena opción para un almuerzo familiar de domingo o una cena romántica espontánea a media semana.

Comunica “la Púa” de Celler Comunica 

El primer vino blanco de Celler Comunica, ubicado en Falset, reúne las dos Garnachas en uno: 85% de Garnacha Blanca y 15% de Garnacha Tinta. Una producción limitada de 2,700 botellas que han sido fermentadas en inox y con una crianza de ocho meses sobre lías finas.

Una Garnacha versátil que se adaptará muy bien a distintos momentos del año. Los días de más calor o los aperitivos al sol de primavera pueden ser ideales para este blanco vital.

Nelin de Clos Mogador.

Un vino blanco de Doq Priorat que solamente podemos explicar en palabras de René Barbier, y que complementa muy bien la gama de vinos tintos de esta bodega excepcional:

“El macabeu, maravillosamente adaptado, dibuja los arroyos que serpentean en las colinas. Esta nota de frescor envuelta en flor de azahar se acerca a nuestra tierra para atenuar la aridez de una mineralidad exquisita”. René Barbier

vino blanco vinyes domenech priorat

De elemento figurativo a la era digital.

Por Rafa Moreno

 

De musa y fuente de inspiración a objeto cultural de per se. La relación entre las distintas expresiones artísticas y la cultura vinícola desde el s.XX a nuestros días se caracteriza por una transversalidad que tiene al vino como leit motif universal. Como objeto y sujeto.

 

Y es que, a modo de costuras, el vino perfila a pespuntes históricos a disciplinas tan dispares como presentes en nuestras vidas:

 

Artes gráficas, cine, teatro y TV; música y literatura; publicidad y así, un largo etcétera; han propiciado, de la mano de era digital, una nueva percepción y realidad de la representación del vino en el arte contemporáneo; tomando un relevo, popular y accesible, a los clásicos de la pintura y la partitura; de la dramaturgia y la poesía. De unos pocos, a toda la sociedad. Como siempre debió ser.

 


RESTA EN LA MANO (O EL RATÓN) DEL WINELOVER LA PERFECTA ELECCIÓN; SEPARAR EL GRANO DE LA PAJA, PARA DE ESTE MODO, CONSTRUIRSE UN DISCURSO PROPIO


 

Más popular que nunca; la cultura del vino se sirve de la convergencia tecnológica para extenderse y expresarse desde la autoría propia.

 

Así, son muchas las voces y plumas que hacen de la cultura y comunicación del vino su modus vivendi; una existencia entregada al vino y sus múltiples dimensiones. Testigos de una herencia y transmisores de un nuevo legado.

 

Tan es así, que resta en la mano (o el ratón) del winelover la perfecta elección; separar el grano de la paja, para de este modo, construirse un discurso propio y transferible a su círculo. Un nuevo boca-oreja que adquiere inmediatez y universalidad. Riqueza y conocimiento.

Del simbolismo tras la II GM, a la autoría: La etiqueta como lienzo

En ocasiones, lo azaroso y lo más terrible acaban deviniendo improbables aliados para construir desde la nada. Es lo intangible y hermoso del ser humano: El arte como respuesta. El vino como símbolo.

 

Así queda reflejado en el imaginario de las crónicas vinícolas desde que el barón Philippe de Rothschild decidiera celebrar el fin de la II GM con la inclusión de una ilustración ad hoc en la etiqueta de su vino mas célebre.

 

ETIQUETA DE VINO