linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Expresivos, intensos y por encima de todo respetuosos con el entorno. Así son los vinos de Qalidès, asociación que reúne a varias bodegas esenciales de la Denominación de Origen Penedès para defender el terroir. Son vinos de finca de 14 bodegas diferentes entrelazadas en una propia voz.

Por Rafa Moreno y Glòria Vallès

Familia, paisaje y una rica herencia cultural son los denominadores comunes de las bodegas que forman parte de la Denominación de Origen Penedès. Familia, porque muchas de estas bodegas pasan de padres a hijos en un acto de amor al presente y fe en el futuro. Paisaje, porque la montaña de Montserrat acaricia el cielo que vemos desde sus viñedos, y el mar Mediterráneo está muy cerca de algunos de ellos; y un legado cultural que hace del nuevo Penedès un mosaico de vides y perfiles enológicos tan dispares como atractivos.

La historia vitivinícola del Penedes tiene más de 2.700 años de vida. El vino ha sido desde siempre parte de su cultura e identidad. Recordemos aquel fantástico libro del gran escritor norteamericano Noah Gordon, La Bodega, que presentó entre los viñedos de esta región para rendir tributo a su pasado.

Si bien es en Languedoc, Francia, a finales del S.XIX, donde el protagonista de La Bodega conoce la pasión por la elaboración del vino, esta misma pasión es la que comparten los bodegueros, enólogos y propietarios de las bodegas de Qalidès en Penedès.

Noah Gordon ambientó la novela en la España de finales del siglo XIX y recreó en ella el «fascinante» mundo del vino que le hizo amar este país. Una «carta de amor» a España, a sus gentes, su cultura y sus vinos como el mismo Noah Gordon dijo.

La Bodega Noah Gordon
FOTO: "Noah Gordon me dedicó su libro La Bodega personalmente, después de tener la gran oportunidad 
de disfrutar de un almuerzo con él y su familia en Penedés, hace algunos años. Un autor al que he 
seguido desde hace muchísimos años y al que admiro". Glòria

El terroir hace la fuerza

Suelos con gran diversidad de climas gracias a la proximidad del litoral y a distintas altitudes, con viñedos que pueden estar en el nivel del mar o hasta 940 metros. Estas son las características orográficas del Penedès que hacen que las bodegas, con producciones similares, se unan para presentarse al mundo.

Classic Penedès y Qalidès son resultado de ello. La primera marca reúne los espumosos ecológicos de la región. Qalidès promueve vinos tranquilos ecológicos y es además una oda a la sostenibilidad. 

Qalidés existe porque en ella participan personas como Mireia Torres, Marcelo Desvalls, Joan Huguet y muchos bodegueros entusiastas y comprometidos, que están preocupados por la sostenibilidad del planeta. Quieren una viticultura sostenible, una tierra que respete su entorno, unos vinos que sean el espejo del alma de su región.

viñedos de Penedès
FOTO: Trabajos en el viñedo de Mas Candi /@ Mas Candi

Tintos clásicos, blancos frescos, y la Xarel·lo, que merece su propio espacio

Hemos catado varios vinos de Qalidés para comprender su esencia. Torres Mas La Plana 2013, Hisenda Miret de Parés Baltá 2015, Albet y Noya Reserva Martí 2009, Can Feixes Reserva Especial 2007, Turó de les Abelles 2015 de Finca Viladellops, Jean Leon Vinya La Scala 2011 (botella vestida por Javier Mariscal), y varios Xarel·lo que, como hemos dicho, merecen un artículo en si mismos.

Los vinos tintos visten de una heterogénea gama de variedades, símbolo de un Penedès cuya personalidad se perfila cara al mar y montaña; un jardín ampelográfico que alberga vides milenarias y autóctonas, del mismo modo que ha acogido a las variedades internacionales más celebradas.

Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnacha… sujetas a crianzas clásicas y respetuosas en barricas de roble francés y americano, buscando la complejidad organoléptica sin enmascarar la expresión del terroir.

Todos ellos transmiten la esencia de su entorno y la intensidad y pasión con la que sus elaboradores trabajan los viñedos, para dar vida a estos «Vinos de Finca»; la expresión desnuda de una particular manera de entender la vida y el vino.

Los blancos, frescos y aromáticos, se elaboran a la par con variedades autóctonas como la Xarel.lo, y las rutilantes estrellas de las damas blancas, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Para muestra, este 100% Sauvignon Blanc de Gramona sobre el que ya hablamos la semana pasada.

Blancos frescos y elegantes, de clima cálido y corazones apasionados.

Ante tal expresión de compromiso y pasión sólo nos queda abrir una botella y brindar por todos ellos. Porque más de 2700 años de viticultura nos contemplan.

Un legado cultural que se significa desde lo atávico y que progresa de la mano de nuevos y jóvenes vignerons, conscientes de la importancia de un pasado y una herencia que cobra vida en cada nueva vendimia y que se expresa sincera y desnuda en nuestras copas.

Fotografías cedidas por Qalidès

Si te gusta la gastronomía y los vinos, puedes viajar con nosotros a los mejores viñedos, bodegas, hoteles y destinos gastronómicos del mundo. Contacta con nosotros si lo que te interesa es que diseñemos un viaje a medida: hola@winestyletravel.com 

vinos ecologicos en barrica
FOTO: Sala de barricas de Can Feixes /@ Can Feixes

Hoteles del vino, hoteles enológicos, hoteles con bodega, hoteles para hacer enoturismo, wine hotels… Hay muchas formas de describir este tipo de alojamiento, pero solamente una para identificarlos. Te contamos cuáles son los mejores 7 hoteles del vino del mundo, después de haber visitado muchos de ellos.

Redacción

Existen varias formas de referirse a los hoteles del vino en nuestro idioma. Una de las más expresadas es quizás hotel enológico. Aunque nosotros no acabamos de estar de acuerdo con ella… la palabra ‘enológico’ viene de ‘enología’, la ciencia para producir el vino, pero no habla de vino sino de la técnica para elaborarlo.

En inglés siempre es más fácil: wine resort o wine hotel.

Independientemente del nombre que más nos gusta para describir los hoteles del vino, para identificarlos tenemos que ver en ellos un par de cosas: que están ubicados en una región vinícola, y que su oferta hotelera incluye el vino como leitmotiv o como concepto principal de los servicios para el cliente… ya sea en el spa, en la propuesta gastronómica o en las actividades que proponen entorno al vino.

Después de viajar mucho y visitar hoteles del vino en todo el mundo, hemos seleccionado los mejores 7 valorando su ubicación, diseño, nivel de servicio y prestigio internacional. Todos ellos tienen en común que son hoteles de lujo entre viñedos.

hoteles del vino: the vines of mendoza

1. The Vines of Mendoza, Valle de Uco, Argentina.

Un hotel espectacular en el que es fácil sentir que lo mejor sería quedarse a vivir aquí. Ubicado en el Valle de Uco, en la región de Mendoza, The Vines of Mendoza ha sido creado por y para locos del vino (en el buen sentido).

Exquisita modernidad a los pies de los Andes. 250 hectáreas en las que personas de todo el mundo han comprado su viñedo y tienen a excelentes enólogos elaborando vinos para ellos.

Es decir, una bodega compartida, en la que tener un vino propio está al alcance de todos los que puedan asumir su coste y no quieran tener que ocuparse del negocio. Un concepto muy americano que aquí, en el Valle de Uco, funciona a la perfección.

La gastronomía de The Vines of Mendoza, supervisada por el gran chef Francis Mallmann, es una oda al fuego. De aquí su nombre, Siete Fuegos, porque en este restaurante la carne se cuece al exterior, en siete tipos de fuego diferentes.

Completan la oferta una preciosa piscina con jacuzzi y vistas impresionantes a los Andes. Rodeada de viñedos, la piscina es el mejor lugar del hotel para disfrutar el atardecer, justo después de haber visitado fantásticas bodegas como Clos de los Siete.

Lo mejor: cada habitación es una casa independiente, con todos los lujos y más que uno puede esperar a más de 900 metros de altura y dos horas de viaje de la ciudad principal de la región, Mendoza.

Puedes leer nuestro reportaje completo de The Vines of Mendoza.

hoteles del vino: babylonstooren

2. Babylonstooren, Cape Winelands, Sudáfrica.

En un viaje a Cape Town siempre se incluye la visita al Cabo de Buena Esperanza y a Table Mountain, pero pasar unos días en Cape Winelands debería ser también obligatorio.

Babylonstoren es un paraíso entre viñedos en Franschhoek. Aquí encontramos la vida de campo reconvertida en oasis para viajeros amantes del lujo rural. Las habitaciones se encuentran en la antigua granja, y pasear por delante de ellas es viajar al pasado sin perder los altos niveles de servicio internacional propios de este hotel.

Tres restaurantes, Babel, Greenhouse y Bakery, abren sus puertas con cartas y propuestas gastronómicas diferentes. Todas ellas basadas en el concepto del slow food. Vegetales y frutas cultivadas en el mismo Babylonstoren y recetas inspiradas en la esencia del producto, con presentaciones muy modernas.

Un fantástico spa y numerosas actividades, entre ellas la cata de vinos de la propia finca y el gardering para aprender a cultivar vegetales y hierbas aromáticas, completan la estancia.

Lo mejor: tienen su propio horno de pan e incluyen vegetales frescos plantados en su propio huerto en todas sus recetas.

hoteles del vino: viña vik

3. Viña Vik, Valle de Millahue, Chile.

A camino entre Santiago de Chile y el Valle de Colchagua encontramos este fantástico hotel boutique ideal para los amantes del arte y del buen vino. Viña Vik es un edificio muy moderno que llama la atención en un entorno muy rural.

Alexander Vik, empresario noruego, se propuso crear un vino único y en 2004 inició este proyecto, en el Valle de Millahue, denominado por los indígenas «Lugar de Oro».

Veintitrés suites totalmente diferentes entre sí, diseñadas con mucho arte y sentido estético, al igual que los espacios comunes ubicados en el centro del edificio.

Es difícil elegir la mejor habitación de este hotel del vino, aunque cabe decir que la Master Suite F nos dejó anonadados 😉

No hay que perderse uno o dos tratamientos en el spa del Viña Vik. Terapeutas con buena preparación (sorprendente en un lugar tan aislado como este) y protocolos de masaje muy bien definidos, todo ello con vistas al valle mientras la relajación y el vino invaden el cuerpo.

Lo mejor: el proyecto se ha construido con criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Viña Vik.

hoteles del vino: les crayeres

4. Domaine Les Crayeres, Reims, Francia.

La Champagne es el destino del lujo por excelencia en el mundo del vino. La región ha sabido trabajar muy bien la imagen de sus productos, los champagne de las grandes Maison, y desde hace unos años apuesta también por el turismo del vino.

De todos los hoteles del vino que hemos seleccionado este es sin duda el más clásico. Domaine Les Crayeres es uno de esos establecimientos que te transporta al pasado, a la época en que el champagne era sólo para las cortes inglesa y francesa. Bebida de reyes.

El castillo es hoy un lujoso hotel ubicado muy cerca del centro de Reims. El restaurante Le Parc con dos Estrellas Michelin y La Brasserie Le Jardin, más informal, son el lugar ideal para disfrutar de la cocina francesa acompañada de grandes champagnes como Taittinger, Ruinart o Krug.

Lo mejor: el servicio impecable propio de la gran hotelería francesa.

Puedes leer nuestro reportaje completo de Les Crayeres.