linkedin

Los vinos sin sulfitos o vinos naturales han ganado popularidad en los últimos años gracias a las nuevas tendencias globales en alimentación y consumo saludable. Si bien su presencia en el mercado es cada vez más habitual, todavía generan confusión y no todo el mundo los entiende. Te explicamos exactamente qué son y qué significa consumir vinos sin sulfitos o vinos con sulfitos.

Redacción

Los vinos sin sulfitos o vinos naturales tienen como objetivo principal expresar la añada y la esencia del terroir donde nacen. Por ello, sus creadores no utilizan productos químicos en el viñedo ni durante la elaboración del vino, así como tampoco añaden dióxido de azufre para su conservación posterior.

Por lo tanto los vinos naturales no contienen sulfitos, pero el concepto de vino natural va más allá de incluir o no sulfitos en el vino, es una forma de ver, sentir y expresar el terroir. Este tipo de vinos se elaboran con la mínima intervención posible en el viñedo y en el proceso de elaboración, y se diferencian de los vinos ecológicos porque estos sí pueden utilizar una cierta cantidad de aditivos dentro de los límites regulados.

vinos sin sulfitos

FOTO: @Pexels

¿Qué características tienen los vinos naturales?

El concepto “natural” se utiliza mucho en marketing alimentario para describir alimentos que aparentemente son más saludables que los considerados tradicionales de su misma categoría. El término natural no está regulado por la Unión Europea y por ello, en febrero de 2021, un grupo de eurodiputados hizo llegar una petición a la Comisaria de Sanidad de la Comisión Europea para que regule su uso.

En dicha carta se especifica que “la UE carece de una definición legal del término ‘natural’ para productos alimenticios. En consecuencia, los fabricantes suelen utilizarlo para promover características de los alimentos que difieren casi siempre de la composición del producto final”.

Volviendo al vino natural, y teniendo en cuenta que no existe una regulación europea específica, lo más parecido a un acuerdo de regulación existe en Francia desde marzo de 2020 : el “Vin méthode nature”, que incluye los siguientes requisitos, entre otros :

  • Las uvas proceden de cultivo ecológico y certificado.
  • La vendimia es manual.
  • Los vinos se vinifican únicamente con levaduras autóctonas.
  • No se autoriza ninguna acción de modificación voluntaria de la constitución de la uva.
  • No se autoriza el uso de técnicas como la ósmosis inversa, filtraciones, pasteurización flash, termovinificación o cualquier técnica considerada “traumática”.
  • No se agrega sulfitos antes y durante las fermentaciones, si bien existe la posibilidad de ajuste – del orden de S02 <30 mg / L H2S04 total, sea cual sea el color y el tipo de vino – antes de colocarlo.
  • Obligación de informar en la etiqueta de la adición de sulfitos a través de un logotipo específico.
  • Uso de un logotipo de identificación de este tipo de vinos.
vinos sin sulfitos

FOTO: @Pexels

¿Qué son los sulfitos?

Los sulfitos son un grupo de sustancias derivadas del azufre que sirven para controlar el crecimiento de bacterias, hongos y levaduras en un vino o un alimento. Los sulfitos se forman al poner en contacto el dióxido de azufre con soluciones alcalinas (con PH superior a 7).

Gran parte de la confusión en comprender qué son y qué importancia tienen los sulfitos en el vino viene de no diferenciar entre sulfuroso, dióxido de azufre y ácido sulfúrico.

  • SULFUROSO “El sulfuroso es un elemento, con el símbolo químico S, que se encuentra en zonas volcánicas del planeta” tal y como se describe en el libro de David Bird Understanding Wine Technology (Entendiendo la Tecnología del Vino en su traducción al español).
  • DIÓXIDO DE AZUFRE “El gas es dióxido de azufre, SO2 (sulfuroso + oxígeno) y si se inhala en gran cantidad puede causar problemas respiratorios” leemos en el mismo libro. Por ello la Organización Mundial de la Salud revisaba en Septiembre de 2021 las Directrices sobre la Calidad del Aire, entre ellas la concentración de dióxido de azufre en la atmósfera que se considera dañina para la salud.
  • ÁCIDO SULFÚRICO Cuando el gas de dióxido de azufre (SO2) se mezcla con el agua – es soluble -, obtenemos ácido sulfúrico (H2SO3), responsable por ejemplo de la lluvia ácida que puede causar grandes estragos en los bosques.

En el mundo del vino se habla comúnmente de sulfuroso, si bien el aditivo que se utiliza es el dióxido de azufre. “En grandes cantidades el dióxido de azufre es dañino, pero resulta inofensivo en dosis pequeñas” explica Bird en su libro.

Exactamente lo mismo que ocurre con muchos otros químicos con los que convivimos a diario. El glutamato monosódico que está presente en numerosos alimentos, especialmente lácteos, carne y pescados, sería uno de ellos.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) fija un máximo de ingesta diaria acumulada de dióxido de azufre de 0,7 mg/kg, y encontramos este aditivo en vinagres, cervezas, sidras, refrescos, zumos, jugos, salsas, ensaladas, conservas vegetales, aceitunas, encurtidos, carne picada, filetes, hamburguesas, legumbres, frutos secos, gambas, marisco congelado, caramelos, galletas, barritas de cereales, postres dulces, fruta seca y productos con huevo.

Es decir, si te preocupa consumir vino con sulfitos, deberías prestar atención también a las etiquetas de todos estos productos: busca aditivos que van del E220 al E228.

vinos naturales

FOTO: @Pexels

¿Por qué se añade dióxido de azufre al vino?

El dióxido de azufre se utiliza desde hace muchísimos años en alimentación y está presente en numerosos alimentos, también en el vino.

El dióxido de azufre, lo que conocemos popularmente como sulfitos, en las dosis adecuadas no supone ningún riesgo para la salud. Este  actúa como antioxidante, antiséptico y conservante, garantizando a los consumidores la preservación del vino o del alimento.

 ¿Cuántos sulfitos puede contener un vino?

En Europa, los aditivos permitidos en los vinos son:

  • E220 dióxido de azufre:
    • 150 mg/litro en vino tinto seco
    • 200 mg/litro en vino blanco y rosado seco y en vino tinto que contenga hasta 5 gramos de azúcar por litro
    • 300 mg/litro en Spätlese, Bordeaux Supérior blanco
    • 350 mg/litro en Auslese
    • 400 mg/litro en Trocken beerenauslese, Beerenauslese, Ausbruch, Sauternes, Bonnezeaux, Gràves Supérieures
  • E224 metasulfito de potasio
  • E228 bisulflito de potasio.

La Directiva 2010/69/UE de la Comisión, de 22 de octubre de 2010, recoge que el dióxido de azufre y los sulfitos E 220, E 221, E 222, E 223, E 224, E 226, E 227 y E 228 son aditivos alimentarios autorizados con arreglo a la Directiva 95/2/CE que actúan en primera línea como agentes antimicrobianos que controlan el deterioro químico. Actualmente el transporte de fruta fresca reviste una gran importancia, especialmente el transporte marítimo. Este transporte puede tardar varias semanas. El uso del dióxido de azufre y de sulfitos protege a los arándanos frescos del desarrollo de hongos.

Es decir, y solamente por poner un ejemplo, si consumimos arándanos u otras frutas que han sido transportadas vía marítima, también estamos expuestos al dióxido de azufre.

FOTO: El uso del dióxido de azufre y de sulfitos también protege a los arándanos frescos del desarrollo de hongos. @Pexels

¿El vino con sulfitos es malo para la salud?

Hay personas que son alérgicas al dióxido de azufre y pueden tener una reacción grave al ingerir alimentos con este aditivo. Por lo tanto, para ellas consumir vino con sulfitos o cualquier otros producto que los incluya, puede ser muy perjudicial.

Entre los efectos negativos que pueden tener los sulfitos en la salud están los dolores de cabeza, náuseas, vómitos, irritación de los bronquios y asma.

De hecho, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) advertía el 9 de abril de 2021 A LOS CONSUMIDORES CON ALERGIA A LOS SULFITOS de la comercialización del producto pasas sultanas doradas (Heera Golden Sultana) que contiene el alérgeno dióxido de azufre no incluido en el etiquetado.

¿El vino con sulfitos no es vino natural?

Retomando el tema sobre la falta de regulación en cuanto a los vinos naturales, existe un gran debate sobre si el término “natural” es adecuado o no para describir este tipo de vinos. En relación a ello, la eurodiputada Elena Lizzi sometía su pregunta al respecto en el Parlamento Europeo en Abril de 2020, especificando “La normativa europea actual prohíbe el uso del término «vino natural», y en todo el mundo no existe una definición única de este pequeño sector, ya que es difícil definir «natural».

Su consulta iba dirigida a poner de manifiesto la competencia desleal que “al poner a todos los productores de vino europeos en desventaja competitiva y generar confusión entre los consumidores, que podrían ser engañados por etiquetas con una redacción no reconocida a nivel europeo”.

Dejando de lado las cuestiones legales y las normativas, que un vino contenga sulfitos no significa en absoluto que el producto no sea natural. Existen muchos productos que consumimos a diario que contienen dióxido de azufre y sulfitos, como hemos visto en este artículo, y no por ello dejamos de considerarlos naturales (¿son los arándanos que se transportan vía marítima menos naturales?).

La decisión de beber vinos naturales o vinos sin sulfitos se tomaría por una cuestión de salud si eres alérgico/a a este aditivo; por creencias propias sobre la necesidad de seguir una dieta que contenga menos elementos químicos, en la que también deberás revisar todos los demás alimentos que contienen; o por una filosofía de vida enfocada a consumir productos menos manipulados y creados para expresar su origen.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar