linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Enero Seco es un término que procede del anglosajón Dry January. Y cada vez está más de moda porque este es siempre el mes de los buenos propósitos, entre ellos llevar una vida más saludable y perder peso. ¿Pero qué pasa si nos encanta el vino? Tenemos la solución : os presentamos seis vinos bajos en alcohol (o en algunos casos bebidas refrescantes) que podéis comprar en España.

Esther Ibañez

Sin tener que imponer el llamado Dry January anglosajón, que propugna la abstinencia total de alcohol para paliar los excesos de las fiestas navideñas durante el primer mes del año, ni tener que recurrir a los vinos sin alcohol de los que ya os hablamos en este post anterior, exploremos juntos otros campos intermedios, como el que nos ofrecen los vinos bajos en alcohol.

A los que nos gusta beber vinos premium, necesitaremos reducir nuestras expectativas a la hora de tomarnos estos vinos que no llegan a los 10%VOL, ya que los vinos con bajo alcohol no tienen la complejidad y longitud de aquellos que tienen grados superiores.

Es realmente difícil establecer el punto exacto de equilibrio en el que el mínimo grado alcohólico confiere la suficiente complejidad al vino, así que las burbujas son bastante comunes en este tipo de vinos.

Algunos nos parecerán un refresco elaborado a partir de uvas con un toque más intenso de sabor. Otros, encontrarán una bebida muy disfrutable que nos recuerda al vino.

La OIV (Organización Internacional del Vino) habla de graduaciones mínimas para considerar “vino” a una bebida fermentada de uva : 8,5%VOL. Serían 7%VOL en determinadas regiones donde es difícil alcanzar cierto grado de maduración de la uva, por ejemplo debido al clima muy frío. Por ello algunas de las botellas que os presentamos a continuación no podrían llamarse propiamente “vinos”, pero os ayudaran a superar el Enero Seco.

enero seco : vinos con poco alcohol

FOTO : Torrederos Frizzante, un verdejo para tomar muy muy frío / @ Bodegas Torrederos

Seis vinos con poco alcohol para sobrellevar el Enero Seco

Cardinale Lanata, Moscato D´Asti frizzante. La burbuja confiere algo de complejidad a este vino sencillo y fácil que nos llega desde el Piamonte italiano. Aromas propios de la moscatel, recuerdos a pera y no muchas más complicaciones. Esos sí, marida perfectamente con cocina asiática y postres. Todo con un porcentaje de alcohol similar al de una cerveza (5,5%VOL.)

Fragantia Rosé.  Elaborado en la toledana bodega Finca Constancia, ahora nos pasamos al rosado, que siempre tiene algo de festivo. Este Fragantia es aromático y goloso en boca, recordando a las fresas o las frambuesas. Marida muy bien con marisco y se queda en unos 6.5%VOL.

Torrederos Frizzante. Elaborado a partir de uva Verdejo cultivada en las cercanías de Toro (Zamora). Se vendimia buscando un punto de madurez justo que permita un equilibrio entre azúcares y acidez. La fermentación se paraliza al llegar a los 5.5%VOL y durante la ralentización de la misma se alcanzan los 6%VOL con los que sale la botella al mercado. Muy aromático recordando a los descriptores típicos de la uva Verdejo, como es la hierbabuena. Carbónico fino.

Enero Seco : vinos con poco alcohol

FOTO : Croft Twist es una bebida refrescante y muy original. @ Gonzalez Byass

Croft Twist. Damos el salto a las islas británicas donde este tipo de vinos de aperitivo siempre ha contado con muchos adeptos. Elaborado con Fino Croft y elegantes aromas de flor de sauco, menta y notas cítricas. Desde la bodega nos recomiendan servirlo en tumbler (vaso alto) con hielo, hojas de albahaca y una rodaja de limón. Un original vino de aperitivo que se queda en unos 5,5%VOL.

Rieslings. No perdamos de vista algunos rieslings del Mosela alemán si nos decantamos por vinos de bajo alcohol, son una grata opción asentada en el mercado de vinos desde hace décadas. Bodegas como DrLoosen cuentan con varias referencias en las que el grado alcohólico no supera los 10%VOL sin que por ello acaben por dominar las sensaciones dulces. Apuntemos, por ejemplo, Dr Loosen Slate Hill Riesling con un 8.5%VOL.

Ameztoi 9·6. Este txacolí semiseco está pensado para un público joven, pero creemos que puede ser del agrado de cualquier persona que aprecie las bebidas con acidez cítrica.          Pertenece a la denominación de origen Txacolí de Guetaria y tiene un carácter chispeante y alegre con una graduación que no llega a los 10%VOL.

 

¿Os animáis ahora con el Enero Seco ;-)?

Ya sea por motivos de salud, de bienestar o de estilo de vida, cada vez más personas toman la decisión de vivir una vida sin alcohol. Si bien estamos habituados a la cerveza sin alcohol, desconocemos los vinos desalcoholizados que podemos encontrar en el mercado.

Por Esther Ibañez

 

Una botella de vino sin alcohol se enfrenta, de entrada, a dos cuestiones habituales: ¿Es un vino? ¿Es un mosto? Y a las dos responde negativamente.

“El vino es, exclusivamente, la bebida resultante de la fermentación alcohólica, completa o parcial, de uvas frescas, estrujadas o no, o de mosto de uva. Su contenido en alcohol adquirido no puede ser inferior a 8,5% vol”. Así que según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) no podemos decir que el vino sin alcohol es vino.

Tampoco es un mosto, porque el vino sin alcohol no es un simple zumo de uvas. El vino sin alcohol es una elaboración en la que el mosto ha fermentado y posteriormente se ha retirado el alcohol que ha resultado de esta fermentación. Es decir, el vino nació siendo vino, y después ha sido desalcoholizado.

win vinos sin alcohol
PHOTO: Bodegas Familiares Matarromera elabora la marca Win, vinos sin alcohol

¿Cómo se desalcoholiza un vino?

El vino desalcoholizado parte de la elaboración habitual de vinos, y como única diferencia puede haberse escogido uva con un grado de maduración menor para iniciar la elaboración con mostos con menos potencial alcohólico (recordemos que la fruta más madura tiene más azúcar, y el nivel de azúcar es lo que determinará el grado de alcohol).

Para desalcoholizarlo existen varios métodos más o menos complejos que resumiremos así:

  • Mediante osmosis inversa, es decir, se separan todos los componentes del vino por distintos procedimientos de disolución e hidratación, y se vuelven a recomponer todos eliminando el etanol. La ventaja de este método es que se evita el calentamiento del vino.
  • Mediante columnas de conos rotantes que centrifugan el vino, separándolo en capas de líquido, mientras un vapor frío desplaza las sustancias volátiles. Se obtiene así una separación de componentes del vino que aísla el alcohol que ya no formará parte del producto final.
  • Mediante liofilización: el vino se congela y se introduce en una cámara de presión para que parte del agua y del alcohol se eliminen por sublimación (paso directo del estado sólido a gaseoso).

¿Por qué elegir vinos sin alcohol?

La cuestión es que su consumo está aumentando entroncando con la tendencia creciente de cuidado del cuerpo y la alimentación natural. Además, los consumidores buscan este tipo de bebida sin graduación (o muy baja) por distintas razones:

  • Por salud o prescripción médica en el caso de pacientes a los que se les ha aconsejado reducir su ingesta de alcohol mientras estén bajo tratamientos médicos o farmacológicos, por ejemplo.
  • Para poder conducir o manejar maquinaria.
  • Por distintas situaciones pasajeras en la mujer: embarazo o lactancia por ejemplo.
  • Para no embriagarse en los almuerzos de trabajo o con clientes en los que se quiere mantener el uso social del vino como acompañante de las comidas.
  • Por motivos religiosos. Algunos vinos desalcoholizados españoles han conseguido el certificado Halal que permite su consumo a los musulmanes, por ejemplo.

El mercado de vinos sin alcohol es mucho más maduro en países como Estados Unidos o Francia en cuanto a la aceptación por parte del consumidor.

En España, la consultora IWSR establecía que existe un margen de crecimiento muy alto, cifrado en un 36,8% hasta 2022. IWRS, especializada en análisis de mercados y tendencias de consumo de bebidas alcohólicas, se basa en una encuesta realizada en bares y restaurantes que arrojó la cifra que el 50% de ellos dispensaban bebidas con bajo alcohol (o sin alcohol) muchas de ellas disponiendo de cócteles elaborados con ellas.

vinos sin alcohol

¿Por qué la cerveza sin alcohol tiene una mayor presencia que el vino?

Mientras que el primer vino sin alcohol lo lanzó Bodegas Torres hace poco más de una década, la cerveza sin alcohol se introdujo hace más de 40 años en España. Hoy representa aproximadamente el 14% de toda la cerveza que se consume en el territorio.

Somos líderes mundiales en consumo y producción de cerveza sin alcohol, un tipo de cerveza que no ha triunfado en casi ningún otro país.

Las razones son principalmente dos: en España la cerveza se toma tradicionalmente mucho más fría que en otros países, por lo cual se nota menos la diferencia de sabor y de grado alcohólico.

La segunda razón es que el grado alcohólico de las cervezas más consumidas ha sido también mucho más bajo que el de marcas internacionales.

También se apunta a que la cerveza suele acompañar comidas o aperitivos en su consumo más frecuente, mientras que en otros países se suele consumir sola.

Pero el punto más crítico de los vinos sin alcohol frente a la cerveza sin alcohol, según apunta un certero estudio del Instituto de la Vid y el Vino de Castilla La Mancha, es que en la cerveza los compuestos del aroma se crean en su proceso de malteado, mientras que en el vino son productos de la fermentación alcohólica.

Así, desalcoholizar un vino con los sistemas que hemos mencionado puede tener impacto sensorial en parámetros como la acidez o la volatilidad de compuestos aromáticos mucho más perceptibles para el consumidor.

Por ello, los vinos sin alcohol suelen tener una recomendación de temperatura de consumo (tanto en blancos, tintos o rosados) mucho más bajas que sus equivalentes.

Se servirían idealmente en torno a los 4o -9o grados, es entonces, servidos fríos donde potenciarán sus cualidades más refrescantes. En definitiva, son una opción más a valorar en el mundo 0,0%.

Si eres de los que se ha pasado a la vida SIN, te recomendamos que sigas a la sumiller Meritxell Falgueras y leas su libro «Qué beber cuando no bebes»