linkedin

Conversar con Laura Catena es aventurarse en una línea de tiempo que parece continua, una historia que combina pasado, presente y futuro. Como esas películas donde el guion va en todas direcciones, Laura comparte sus recuerdos y proyectos de forma alternativa, y nos lleva junto a ella y a la familia Catena en un viaje que recorre mucho más que viñedos.

Diana Silva 

“Mi padre siempre dice que no hay que empujar a los hijos a trabajar en el negocio familiar. Una vez le pregunte por qué no me había dicho que era tan divertido [el negocio] del vino y él me respondió que si me hubiera dicho yo no estaría hoy trabajando con él”.

Laura Catena se involucró en la bodega de la familia, Catena Zapata,  varios años después de que su padre, Nicolás Catena, comenzara una revolución en la producción de vinos de calidad en Argentina y se aventurara plantar en el viñedo Adrianna – Gualtallary (1500 msnm). En él buscaba un clima más frío, necesario para producir vinos más elegantes.

“Creo que entré justo en el momento en que mi padre ya se había animado a tomar el gran paso. Ya había descubierto el tema de la altura (en los viñedos), pero ahora había que hacer el trabajo para entenderla en profundidad» 

Una doctora que se convirtió en bodeguera

Cuando empecé (en Catena Zapata), me frustraba ver que todo llevaba tanto tiempo, cada cosecha es diferente. La investigación es difícil en el viñedo, porque un año llueve, otro hay helada, … pero hay que tener paciencia”.

Ese es el lado científico, curioso, metódico de la Laura Catena doctora y bióloga, que se manifiesta en su ejercicio como profesional en el California Pacific Medical Center (EE.UU.) y como directora del Catena Institute donde, entre otras cosas, estudian actualmente 135 clones de Malbec.

“Un viñedo normal en otras regiones tiene, por ejemplo, cinco clones o cinco personitas repetidas. Nosotros tenemos 135 ‘personitas’, que estudiamos y preservamos… Hoy las tenemos plantadas en todos nuestros viñedos en Mendoza”. Y este es solo uno de los proyectos que llevan adelante en el Instituto.

FOTO :  El viñedo Adrianna Vineyard es la apuesta de Catena Zapata por los vinos de altitud. En él investigan los efectos de la altitud en la variedad Malbec, entre otros proyectos / @ Catena Zapata

Pioneros en la investigación sobre Malbec

Simultáneamente, la investigadora Daniela Mezzatesta está estudiando el gusto del Malbec en dos parcelas que están una al lado de la otra, que tienen la misma selección de plantas y suelos diferentes, para entender el sabor del Malbec dependiendo del suelo.

Además en el Catena Institute están estudiando los microbios presentes en sus distintos suelos -un factor muy importante para la producción de vino orgánico-, dado que son esenciales para que la planta sobreviva a condiciones como calor, sequía, o diversas enfermedades que atacan a las vides.

Por otro lado, están investigando los lugares que dan los vinos con más capacidad de envejecimiento para determinar cuál debe ser la procedencia de las uvas que se utilicen en la producción de un Nicolás Catena Zapata, uno de las parcelas de Adrianna o un Estiba Reservada.

 


EN EL CATENA INSTITUTE ESTÁN ESTUDIANDO LOS MICROBIOS PRESENTES EN SUS DISTINTOS SUELOS, UN FACTOR MUY IMPORTANTE PARA LA PRODUCCIÓN DE VINO ORGÁNICO 


Laura Catena con James Suckling

FOTO : James Suckling, uno de los tres críticos más importantes del mundo, otorgó 100 puntos al vino Adrianna Vineyard River Stones Malbec 2017, proveniente de una pequeña parcela de 2.6 hectáreas del Viñedo Adrianna. / @ Catena Zapata

El vino de Laura Catena se elabora en familia

Laura habla de estos proyectos de investigación con la misma pasión que expresa al comparar un vino con una obra de arte, porque desde su perspectiva utilizar la ciencia permite entender por qué una parcela produce gran sabor y cómo preservarlo, tal como se estudian un cuadro de Da Vinci y los procesos de restauración, “en muchas áreas el rol de la ciencia es preservar… Y nosotros estamos haciendo el trabajo para que se pueda seguir tomando vino dentro de 100 años”.

Sin embargo, ese futuro que parece tan lejano se viene construyendo desde los inicios de la bodega Catena Zapata en 1902, desde las primeras exportaciones de Cabernet Sauvignon y Chardonnay en los años 1990 y 1991 respectivamente, desde la selección de esos 135 clones de Malbec que se están estudiando desde 1995 y, por supuesto, desde la consolidación de un equipo que trabaja como tal.

“Yo venía de la medicina, que tiene mucho trabajo en equipo, sobre todo en la sala de emergencia… Y eso pude incorporarlo a la bodega. Están los enólogos, el equipo comercial, pero no somos una bodega con muchísimas personas. Para mí, cada persona que viaja a vender mi vino tiene que ser como parte de la familia… Me gusta conocer a la gente con la que trabajo desde un punto de vista personal”.

FOTO :  De Nicolás Catena decía la crítica de vinos del Financial Times, Jancis Robinson, que puso los vinos argentinos en el mapa mundial centrándose en la calidad, además de iniciar una dinastía vinícola / @ Catena Zapata

Uno de los miembros de ese equipo es Alejandro Vigil, Director de Enología de la bodega y paladar clave en el desarrollo de algunos de los mejores vinos argentinos.

Desde el primer día yo tengo un enorme respeto por él y creo que él tiene un enorme respeto por mí. Pero nos llevó mucho tiempo entender los métodos de trabajar de cada uno”.

Una década después, lograron aceitar una maquinaria que ha conseguido cinco máximos puntajes en los últimos dos años, además de innumerables éxitos dentro y fuera de Argentina.

Alejandro Vigil es seguramente el enólogo más famoso de Argentina después de conseguir 100 puntos Parker, hemos escrito sobre él anteriormente, en Casa El Enemigo, el corazón de Alejandro Vigil y en «Catando el vino Malbec El Enemigo 2015».

Laura Catena y Alejandro Vigil

FOTO :  Laura Catena con el enólogo Alejandro Vigil / @ Catena Zapata

Pero el éxito es algo que para Laura no se mide exclusivamente en puntajes “tienes que tener un objetivo alto pero también celebrar cada escalón que vas subiendo”. Para ella, cada cosecha debe ser vista como el resultado de su mejor trabajo, aunque a veces el clima no les permita producir ese vino de 100 puntos.

“No quiero que la gente que trabaja conmigo, viva pensando que el mejor día y el mejor vino va a ser el próximo… Tenemos la suerte de ser productores de vino, que es algo tan hermoso, digno de celebrarlo”.

Sus palabras, inspiradoras y potentes, parecen marcar el fin de la conversación, pero su pasión puede más cuando le pregunto qué secretos cree que se ocultan en una botella de vino. “Para mí la cultura del vino no tiene par en el mundo… Cada viñedo da un sabor distinto, cada enólogo lo produce de una forma diferente, cada familia tiene sus tradiciones. Creo que hasta el vino más simple tiene una gran historia detrás, y eso es lo que hace para mí del vino el producto más interesante del mundo… El vino es arte comestible”.

Luego de una pausa, suspira y agrega que además “tiene base en la naturaleza. Creo que todos estamos buscando acercarnos a la naturaleza, mientras más vivimos en las ciudades más la añoramos y el vino es algo que nos acerca [a ella] a través de su historia, de su sabor”.

Antes de despedirnos le pregunto por sus innumerables viajes y si tiene algún destino al que siempre desea volver, su lugar favorito en el mundo. “Para mí es Gualtallary, donde está el viñedo Adrianna, que es una zona muy rural donde no hay ni siquiera un pueblo. Es campo, donde te tomás un mate con el frescor de la mañana y mirás la montaña. No me aburre nunca”.

Su respuesta está compuesta de naturaleza, viñedo y familia, esos tres pilares que nos acompañaron en un recorrido no lineal, pero que han convertido a Laura Catena en una mujer capaz de asumir exitosamente diversos roles -profesionales y personales-, sin perder la sonrisa ni las ganas de conversar sobre el Malbec argentino por horas.

FOTO :  Adrianna Vineyard en invierno / @ Catena Zapata

De vez en cuando hay que volver nuestros ojos hacia el Sur y todo lo que allí ocurre : ¿conoces los vinos del Sur de España?. De vinos andaluces hemos hablado con Rafael Bellido, una de las figuras clave de la sumillería en esta comunidad. Sigue leyendo y te contamos 😉

Esther Ibáñez

El sumiller Rafael Bellido es el Presidente de la Asociación de Sumilleres de Sevilla y de la Federación de Asociaciones de Sumilleres de Andalucía. Con él hemos hablado de los vinos del Sur, aquellos que nacen en Andalucía y que a veces son joyas poco conocidas que merecen toda nuestra atención.

Comenzaremos por Jerez, ¿Cómo definirías la ciudad y sus vinos?

Jerez es un punto cardinal en el mundo del vino. Es una ciudad que te enamora desde que llegas por primera vez: sus calles, sus gentes, sus costumbres, sus olores a bodega. A mí me enamoró tanto que desde hace siete años procuro vivir en ella.

Los vinos de Jerez son súper especiales tanto por su tierra albariza como por su uva Palomino o por su forma de elaboración mediante un sistema único que es el de soleras y criaderas. Los vinos de Jerez son únicos en el mundo, tenemos un tipo de vino de Jerez para cada momento del día o para cada estado de ánimo.

Jerez es un mundo con muchas sorpresas. Hay bodegas muy pequeñas, bodegas abandonadas, grandes bodegas, bodegas muy conocidas internacionalmente, pero a todas ellas las une un mismo denominador común: la forma entender la vida que se tiene en el Sur, sobre todo en Cádiz.

Rafael Bellido

FOTO :  Rafael Bellido es Presidente de la Asociación de Sumilleres de Sevilla y de la Federación de Asociaciones de Sumilleres de Andalucía.

¿Cuál es tu Jerez favorito?

A mí personalmente el que más me cautiva de todos los estilos de vinos generosos es el amontillado quizás sea por su paso por crianza biológica y su crianza oxidativa.

¿Con qué comida nos aconsejas maridar los vinos de Jerez?

Desde un sushi japonés a un arenque del norte de Europa, el Jerez va con alcachofas o espárragos, incluso en estos maridajes complicados. También va con una buena fritura de pescado, unas tortillitas de camarones, una buena gamba o un buen jamón.

 

No te pierdas nuestro post «Los vinos de Jerez son irresistibles por estos motivos»

vinos del sur : bodegas lustau

FOTO : Lustau es la única bodega que elabora vinos en las tres ciudades del Marco: Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda.


JEREZ ESTÁ EN PLENA EVOLUCIÓN. ACTUALMENTE HAY DOS TENDENCIAS EN JEREZ MUY DIFERENCIADAS : UNA QUE SE BASA EN EL SISTEMA TRADICIONAL DE SOLERAS Y CRIADERAS, MENTRAS QUE OTRAS BODEGAS ESTÁN DANDO IMPORTANCIA AL TIPO DE  SUELO DEL VIÑEDO.


¿Crees que la singularidad de Jerez tiene el reconocimiento que merece? 

Nadie es profeta en su tierra, con lo cual en España hasta hace relativamente poco todo el mundo sabía que existían, pero nadie los consumía. Poco a poco entre los sumilleres y los amantes del vino hemos logrado posicionarlos en los mejores restaurantes del mundo.

Fuera de España siempre se ha visto con una bebida de invierno o “de persona mayor” pero siempre ha tenido un hueco en casi todos los bares. Solamente hace falta ir a Inglaterra y en casi cualquier pub nos encontraremos una botella azul de Bristol Cream por ejemplo.

Queda mucho trabajo por hacer: sobre todo hacer que la gente pruebe los vinos de Jerez, que los entiendan y que los disfruten.

Hace 20 años todavía se decía que el Palo Cortado era un misterio que no se sabía muy bien como salía pero que era un vino maravilloso y te contaban cuentos y leyendas sobre qué pasaba en cada bodega. Afortunadamente todo está cambiado, lo único que queda de aquel tipo de explicación es la magia que provoca el vino en tu boca.

Jerez está en plena evolución. Actualmente hay dos tendencias en Jerez muy diferenciadas: una que se basa en el sistema tradicional de soleras y criaderas, mientras que otras bodegas están dando importancia al tipo de suelo del viñedo.

FOTO :  Barbadillo elabora este Palomino 100% ecológico como Vino de la Tierra de Cádiz.

¿Cuáles son las variedades autóctonas andaluzas y qué vinos se están haciendo con ellas?

En la zona de Jerez es principalmente la Palomino, si ya nos vamos a la zona de Montilla sería la Pedro Ximénez, en Málaga sería la Moscatel y sobre todo encontraremos Zalema en Huelva. Actualmente se producen vinos en toda Andalucía tanto tintos como blancos, generosos, dulces, etc.

¿Cuál es la zona andaluza con mayor potencial vinícola según Rafael Bellido?

Actualmente tenemos diferentes zonas en Andalucía que están tirando muy fuerte: la zona de Granada que está empezando, Jaén poco a poco se va integrando sacando mejores vinos y en la provincia de Sevilla también se están elaborando generosos e incluso vinos ecológicos. En zonas famosas por sus vinos generosos como Huelva, Jerez y Montilla Moriles se están comenzando a elaborar también vinos tranquilos.

vinos del sur

FOTO :  Los vinos de Jerez tienen una magia asociada al proceso de elaboración. En esta imagen, el venenciador trasiega el vino de la venencia a la copa catavino.

¿Y qué hay de Montilla Moriles?

Los vinos de Montilla-Moriles están empujando actualmente muy fuerte. La uva Pedro Ximénez les confiere un carácter que los amantes del vino generoso les vuelve locos, sobre todo porque no es necesario añadirle ningún tipo de encabezado a sus vinos ya que de forma natural llegan a los 15 %VOL.

Maridan muy bien con flamenquines y salmorejos, pero también con cocina internacional: ceviches, chucrut, kimchi coreano.

A nuestros lectores les encanta viajar … ¿Qué recomiendas visitar en Andalucía a los amantes del vino?

Andalucía tiene viñedos de montaña como los de Granada y playas espectaculares como las que están junto a las zonas vinícolas Cádiz, Huelva. Personalmente creo que lo mejor que tiene el Sur, aparte de sus vinos que son fantásticos y maravillosos, es su clima que invita en cualquier mes del año a disfrutar del enoturismo. En casi cualquier zona de Andalucía donde hay vino, hay alegría y hay gente dispuesta a compartirla.

 

Ahora sí, ¿te animas a viajar al Sur?

FOTO :  Tío Pepe es una de las marcas más conocidas y más emblemáticas de los vinos del sur de España.

Una cena en pareja, para algunos la más romántica del año, para otros la oportunidad de pasar un buen rato con alguien a quien estamos conociendo o con nuestro compañero/a de vida. En definitiva es el día de San Valentín y es una oportunidad más de disfrutar para todos aquellos a quienes nos gusta el vino y la gastronomía.

Esther Ibáñez

El lugar es perfecto y estamos en buenas manos. La sumiller del restaurante Paco Roncero de Madrid, anteriormente llamado La Terraza del Casino, nos propone un menú de San Valentín maridado. María José Huertas maneja la carta de vinos que cuenta con unas 900 referencias.

María José Huertas es una de las sumilleres más reconocidas del panorama español, fue Premio Nacional de Gastronomía 2003 y Premio a la Mejor Sumiller por la Academia Internacional de Gastronomía en 2005.

Lleva desde el año 1999 como sumiller del Restaurante Paco Roncero. Más de veinte años a cargo del vino en uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid. Buscaremos, aconsejados por ella, una armonía con los platos de este restaurante que, además, ostenta dos estrellas Michelin.

FOTO :  María José Huertas es una de las sumilleres más reconocidas de nuestro país.

Nuestro San Valentín con… ¡vino tinto!

Atención spoiler: Sot Lefriec. No es que comencemos la velada ya con este tinto, es que tenemos que abrirlo ahora y decantarlo antes de iniciar el almuerzo, para que esté perfecto en el momento de tomarlo, que será con las carnes.

El verdadero inicio es tajante “No hay almuerzo sin Jerez” – nos dice María José. Y por ello nos propone acompañar los canapés con una Manzanilla Solear en rama.

Otras opciones para los primeros pases del menú serán por ejemplo un Champagne Bollinger Special Cuvée ¡chin, chin!. Pero si se prefieren las burbujas patrias, iremos con un espumoso Manuel Raventós, que también acompaña divinamente los aperitivos y los entrantes ligeros.

Para un platito de aceitunas buscaremos grata compañía en un Riesling de Dr Loosen, ¡esta armonía no se nos había ocurrido nunca!

FOTO :  Remírez de Ganuza elabora este Blanco con 8 meses en barrica nueva de roble francés.

Abrimos capítulo de pescados y María José nos propone un pescado blanco, por ejemplo un bacalao con su punto justo de sabrosura. El plato manda. Es perfecto para descorchar un Remírez de Ganuza Blanco de Rioja. La sumiller nos confiesa su predilección por estos blancos fermentados y criados en barrica. “Son perfectos para maridar pescados grasos”-apunta.

Lo hemos avisado, Sot Lefriec iba a aparecer en este menú maridado. Es su momento, justo cuando salen de cocina las carrilleras. Una carne melosa, sin complicaciones protocolarias para degustarse ¡que estamos en una cita! Están tan bien cocinadas que se deshacen. Deliciosas.

¿Y qué tal le ha sentado al Sot Lefriec su estancia en el decantador? Comprobamos en copa que no hay en él ni un atisbo de timidez, este tinto del Penedés, elaborado con tres variedades tintas: Cabernet Sauvignon, Cariñena y Merlot, se expresa perfectamente en la copa. Sot Lefriec es, según palabras de la sumiller “Un tinto súper mediterráneo del que destacan los recuerdos a especias o cacao”.

manzanilla solear

FOTO :  Seleccionada entre las botas más viejas de las soleras de Barbadillo, esta manzanilla se embotella directamente de la bota, «en rama».

El dulce final, por supuesto, ¡es San Valentín!

Cacao…¿Habrá tarta de chocolate para el postre?-nos preguntamos.

No, esta vez no.  María José quiere sacarnos uno de estos caramelitos en forma de vino, un dulce de postre que con lo que mejor se entiende es con el pastel de limón, un Chivite Vendimia Tardía. Cítricos de la tarta y dulce natural del vino. Delicia en el paladar que teóricamente pone punto y final a la velada.

Pero… ¿y si la conversación fluye y alargamos la sobremesa? María José Huertas lo tiene claro, para dar con un vino de conversación, volveríamos al punto de partida: a Jerez. Concretamente tomaremos un Oloroso de Valdespino. El tiempo es el verdadero lujo hoy en día.

 

chivite vendimia tardia

Los espumosos son vinos versátiles que podrían acompañar toda una comida, si bien en España seguimos asociándolos con las celebraciones y, como no, con la Navidad. Te recomendamos nueve espumosos para nueve ocasiones distintas. 

PANEL DE CATA : Enric Garcia, Sharon Grundy, Miquel Àngel Garrote, Zoltan Nagy, Glòria Vallès

UN CAVA PARA TODOS

Pere Ventura Tresor Anniversary, Gran Reserva Brut 2014, DO Cava

La bodega Pere Ventura nos trae un cava claro y brillante, de color limón e intensidad media. En él encontrarás aromas nítidos de fruta de hueso como el melocotón y fruta blanca como la manzana al horno.

No falta la pastelería y el clásico Brioche propio de los espumosos que han realizado segunda fermentación en botella, en contacto con las lías. De cuerpo moderado, su intensidad retronasal es discreta.

Es un cava de muy buena calidad que nos muestra la tipicidad del Penedés. Está listo para consumir, así que no lo guardes. Encontrarás en él un gran producto, muy acertado para todos los públicos.

Es decir, lo puedes servir en cualquier entorno y ocasión y quedarás bien.

Precio : 21 €

Pere Ventura Espumosos de Calidad

CON UN LIBRO FRENTE A LA CHIMENEA

Gramona III Lustros 2012, Corpinnat

Un Corpinnat (recientemente etiquetado) de intensidad media alta. En este espumoso de calidad encontramos pronunciadas notas de crianza : nueces, avellana, mantequilla, tostada con mantequilla, mazapán… Su gran complejidad nos seduce y todo el equipo sigue encontrando nuevos matices a medida que avanza la cata a ciegas : canela, nuez moscada…

En boca es seco, con acidez medio alta y un final muy largo. De esos que nos gusta encontrar en días de celebraciones con largas sobremesas o momentos que no queremos que se acaben, como el instante de silencio que podemos disfrutar frente la chimenea mientras leemos y nos servimos burbujas para convertirlo en un momento auténtico.

III Lustros de Gramona es un espumoso con 78 meses de crianza para disfrutar, así que nosotros lo serviríamos en la sobremesa o con un plato elaborado. Quizás lo evitaríamos en el momento del aperitivo, habitualmente más fugaz, para darle más tiempo al instante en el que saboreamos el vino.

Un precio espectacular por la calidad que nos brinda.

Precio : 30 €

Aprende sobre el material compostable con el que se envuelven todas las botellas de Gramona y descubre por qué Gramona es una bodega sostenible.

Gramona Tres Lustros

PARA LA MESA DE NAVIDAD

Manuel Raventós Negra, Raventós i Blanc 2012, 100 % Xarel·lo

Manuel Raventós nos trae un espumoso de autor de color dorado pálido de intensidad baja que ya ha dado mucho que hablar por la historia que envuelve a la marca y a este espumoso en especial.

En nariz es tímido, con una expresión frutal muy equilibrada con las notas propias de la evolución. En él encontramos aromas de fruta cítrica, piel de pomelo, albaricoque, uva espina, toques herbáceos de hinojo y hierbas de monte. Muy presentes son también los aromas de levadura y las notas de bollería.

Es un espumoso muy gastronómico, con crianza de 70 meses sobre lías y tiraje con azúcar de caña certificado ecológico. No te recomendamos tomar una copa como aperitivo, sino servirlo con un plato untuoso y cremoso que contraste con el perfil aromático del vino.

Precio : 70 €

Raventós i Blanc espumosos de calidad

UN ESPUMOSO IDEAL PARA UNA NOCHE PARA DOS

Llopart Ex Vite Corpinnat Brut 2010, Corpinnat

Llopart nos brinda este Brut de larga crianza de intensidad aromática modesta. En él destacan las notas de fruta cítrica como el limón, y los aromas florales, expresados con una mousse muy elegante.

También en el Ex Vite de Llopart encontramos los aromas autolíticos como el brioche. Un espumoso con personalidad que nos recuerda las características propias de la marca.

Llopart es una de las casas más tradicionales de Penedés y elabora espumosos desde 1887. Varias generaciones entregados al cultivo de la vid y al arte de elaborar burbujas 😉

Ideal para ponerse romántico y terminar la botella.

Precio : 42 €

UN ESPUMOSO CON ÉXITO ASEGURADO

Juvé y Camps Gran Reserva 2015 Brut, DO Cava

Juvé y Camps es otra de las casas de prestigio en Penedés. Elabora cavas desde 1921 y el Gran Reserva 2015 Brut se elabora solamente en añadas excepcionales. Es limpio y brillante, de color dorado e intensidad media – alta.

En nariz destacan los aromas de fruta de hueso y flores blancas armonizados con los clásicos tostados de los cavas de larga crianza. Encontramos en él un agradable aroma de limón caramelizado.

Es muy equilibrado, con gran persistencia en boca y una deliciosa cremosidad. Su burbuja está bien integrada, con acidez refrescante.

Nos encanta, lo llevaríamos a una comida con amigos y triunfaríamos.

Precio : 30 €

Juve y Camps espumosos de calidad

PARA REGALAR

Champagne Nicolas Feuillate Collection Vintage Blanc de Blancs 2012

Espumoso de la región francesa de Champagne AOC (puedes descubrir las diferencias entre un Cava y un Champagne en este post). De color brillante y burbuja equilibrada.

Un champagne de aroma puro en el que destacan las notas florales, en especial de flores blancas y aromas frescos de menta y cilantro. Es expresivo y amplio en matices.

Acidez refrescante y cuerpo comedido. En boca, igual que en nariz, sentimos muy presentes los toques ligeros de autólisis : tostados muy delicados, frutos secos, brioche, mantequilla, nueces, almendra, miel y caramelo.

Muy buena calidad, ideal para regalar. Listo para beber pero se puede guardar.

Precio : 33€

champagne nicolas feuillatte

PARA FIESTAS EXCLUSIVAS

Taittinger Prestige Rosé Brut , Champagne

Desde Francia nos llega este Champagne elaborado con 30% de Chardonnay y 70% de Pinot Noir, con coupage de distintas añadas y crus.

Su color rosado intenso es muy característico de la marca, y se debe al 15% de vino tinto, procedente de los mejores Pinot Noir de la Montagne de Reims, que se añade a la mezcla final. Burbujas finas y mousse persistente.

En boca su intensidad es muy pronunciada y la acidez muy refrescante. Seducen sus sutiles aromas frescos y expresivos de frutas del bosque y fresas.

Un champagne vivo y divertido para servir en fiestas exclusivas.

Precio : 48 €

Taittinger Rose

NOCHE VIEJA CON UN GRAN AMOR

Taittinger Millessimé Brut 2013

Champagne para los más puristas, que nace solamente en años de calidad excepcional. Cuenta Taittinger en su web  que en 2013 las Chardonnay eran potentes, estructuradas y redondas, con una excelente largura en boca.

En el mismo año, nos dicen, las Pinots Noirs eran complejas, fusionando aromas florales con frutos blancos, amarillos y rojos. La suma de ambas sólo podía ser excepcional.

De color amarillo limón, claro y brillante, en la nariz de Taittinger Millessimé Brut 2013 sentimos una generosos aromas primarios y secundarios absolutamente equilibrados : albaricoque, ciruelas pasas, tarta tatin de manzana, caramelos, canela, …

Un champagne esbelto, dulce y amoroso que invita a ser guardado un tiempo más, aunque está listo para ser disfrutado. Nos enamora en la primera copa.

Lo abriríamos para Noche Vieja junto a alguien muy especial, porque es de esas burbujas que nos emocionan y nos lleva a viajar con la mente.

Precio : 58 €

NOS LO REGALAMOS, PARA NUESTRA ENOTECA PRIVADA

Enoteca 2004 Brut Nature Gramona, Corpinnat

Cerramos esta selección con algo realmente especial : Enoteca 2004 Brut Nature de Gramona, que llega a nuestras manos con un elegante estuche negro y letras marcadas en dorado. Un spoiler de lo que viene dentro 😉

Enoteca 2004 es un espumoso con gran complejidad aromática fruto de un gran equilibrio entre la fruta y las notas autolíticas desarrolladas lentamente durante los 177 meses de crianza en botella (para hacernos una idea de lo excepcional de este tiempo en botella, tengamos en cuenta que en la DO Cava un espumoso es Gran Reserva a partir de los 30 meses de crianza).

Aroma nítido y expresivo. Nos atraen las notas de manzana seca, piña deshidratada, café con leche, toffee, tostada, avellana, almendras tostadas y tonos ahumados. Una gran complejidad aromática en la que frescor y elegancia bailan al son de una música perfecta.

Este es un espumoso excepcional que nos guardamos para nosotros, encontraremos el momento y el lugar ideal para disfrutarlo. Nos ha seducido a todos 😉

Precio : 140 €

Enoteca Gramona 2004 espumosos de calidad

Hay un largo trecho entre el racimo de uva y la botella de vino. Si una bodega busca la sostenibilidad, necesita adaptarse en todo el proceso desde la viña a la botella. Nada debe ser discordante. Por eso hemos querido adentrarnos en el día a día de Gramona para descubrir qué significa la sostenibilidad en su bodega.

Esther Ibañez

La sostenibilidad en una bodega es siempre un camino muy largo, en el que se van logrando hitos, mejorando procesos y perfeccionando acciones. En Winestyle Travel nos hemos propuesto conocer qué se hace en una bodega que lleva años recorriendo este camino. Y por ello visitamos Gramona, en Sant Sadurní de Anoia (Barcelona).

Partiremos nuestra visita del viñedo, como es lógico. Una de las definiciones de sostenibilidad es la explotación de los recursos que no compromete el aprovechamiento de los mismos por parte de las generaciones venideras.

Enseguida percibimos que la idea de sostenibilidad ha tenido que estar siempre en la familia Gramona, pues trabajan las mismas tierras desde el siglo XIX.

FOTO :  Época de vendimia (manual) en la bodega / @Gramona

Al frente de la bodega se halla la 5ª y 6ª generación de viticultores respetuosos con la tierra. En la actualidad practican una agricultura biodinámica y también han construido una granja en medio de los viñedos.

Allí conviven los caballos con los que trabajan la tierra, las vacas que limpian los bosques así como ovejas, asnos y gallinas, entre otros. Con sus excrementos elaboran compost y también obtienen los preparados biodinámicos que, junto a las plantas medicinales de su propio huerto, aplican a la tierra y a las plantas para su cuidado.

 “Mediante este tipo de agricultura elevamos la actividad microbiana de nuestra tierra consiguiendo un paisaje equilibrado y vivo, que a su vez influirá en la calidad de la uva, haciéndola más expresiva” – nos cuenta Xavier Gramona.

 

Sostenibilidad en la bodega

El Celler Batlle donde se elaboran los vinos Gramona es una construcción bioclimática, es decir, se ha diseñado para reducir los consumos de energía. ¡Dos tercios del edificio están bajo tierra!– nos puntualizan.

Con ello se consigue mantener una temperatura constante en casi cualquier fecha del año, un estado ideal para la estabilidad de los vinos. Gran parte de la energía que necesita la bodega procede de fuentes renovables: geotermia y placas solares. También cuentan con un sistema de aprovechamiento del agua de lluvia, que se almacena y sirve para regar los jardines.

Y es que sabemos que la gestión del agua es siempre un punto clave en el día a día de la bodega. En Gramona nos cuentan que han mejorado los procesos de limpieza para ahorrar agua y también que disponen de una depuradora para filtrar el agua utilizada antes de devolverla al río.

Hay pequeños gestos que se convierten en grandes. Reducir unos gramos el peso de las botellas de cristal puede parecer irrelevante, pero cuando hacemos las cuentas vemos la magnitud del ahorro.

Así, Gramona ha reducido el peso de sus botellas de 900g a 835g, pero estos 65 gramos de diferencia multiplicados por la producción de la bodega nos da unas cifras considerables. Es otro punto ganado en el camino a la sostenibilidad.

Sólo los espumosos top de la bodega mantienen un estuche y los materiales con los que están elaborados son reciclables.

– ¿Y el celofán con el que envuelven estos vinos?- preguntamos.

– No es un plástico, se trata de un material de origen vegetal totalmente compostable. Debe desecharse en el contendor orgánico.

 


El celofán el en que se envuelven sus vinos NO es un plástico, se trata de un material de origen vegetal totalmente compostable. Debe desecharse en el contendor orgánico.


Nos interesa saber qué se hace con los residuos orgánicos que resultan de la elaboración de los vinos: hollejos, lías…¿Hay una segunda vida para estos materiales? La respuesta es contundente: ¡Sí! Una empresa externa se encarga de elaborar con ellos alcohol para usos industriales.

Nosotros no somos auditores, ni otorgamos certificaciones, pero lo que hoy nos han contado en Gramona nos encaja con que pensamos son los pasos en el camino de la sostenibilidad que debería dar una bodega.

 

En su apoyo a la protección del medio ambiente y el impacto social, Gramona se unió a Winestyle Travel durante 2019 para recaudar fondos para la investigación por la Endometriosis, una enfermedad que afecta a más de 170 Millones de mujeres en el mundo y todavía no tiene curación. El dinero recaudado se está donando a la Fundació Clínic per la Recerca Biomèdica del Hospital Clínic de Barcelona. Puedes comprar tu botella de Gessamí de Gramona hasta el 1 de Febrero en cualquier Timesburg de Barcelona o Sant Cugat del Vallès y contribuir a la causa.

gramona envàs

FOTO : El material que envuelve las botellas es reciclable y debe desecharse en el contenedor orgánico / @Gramona

A veces lo más complicado no es elegir el vino sino saber con qué servirlo. Así que hemos pedido ayuda al sumiller David Seijas para crear dos armonías inolvidables para la época de otoño-invierno. Nos ha hecho una propuesta deliciosa con la ayuda del chef Jordi Prats Parcerisa y con unos vinos que nos encantan : Cultivare de Vallformosa. ¿Preparados para cocinar?

David Seijas

El vino como sabéis es mi pasión, y armonizarlo con la gastronomía es la forma de crear una experiencia sublime. Os he preparado dos maridajes que podéis elaborar en casa, y con los que disfrutaréis al máximo los vinos Cultivare de Vallformosa  : Xarel·lo 100% y Sumoll Samsó. Dos platos de otoño para empezar a disfrutar desde hoy mismo. 

Antes de empezar os cuento un poco sobre este vino : a principios de 2016, Vallformosa creó Cultivare como un pequeño tiraje de autor de dos productos nuevos y de gama alta.

Son vinos atractivos por dentro y por fuera, ya que sus etiquetas son obras de arte, diseñadas a través de “performances” artísticas donde la danza, la pintura, la música y el vídeo-arte son los protagonistas.

Empecemos pues  a cocinar y a armonizar 😉

Vi cultivare blanc armonitzat per David Seijas

FOTO : Plato preparado por Jordi Prats Parcerisa y diseñado junto a David Seijas para lograr la máxima expresión de aromas y sabores de Cultivare Xarel·lo de Vallformosa / @ Carles Gala – Vallformosa

¿Con qué maridamos Cultivare Blanco?

El vino Cultivare Blanco Xarel.lo es delicado, armonioso, sutil y elegante. La nariz es una delicia, sin ser exuberante te va obsequiando con notas de fruta blanca y de hueso, hierbas mediterráneas frescas y unos ligeros recuerdos a especias dulces con ligeros recuerdos a madera y humo.

En boca es equilibrado, ligeramente untuoso, con un buen peso central, de textura crujiente y notable profundidad, notas de hierbas secas, de barrica bien integrada, salino, largo y sabroso. Se intuye, además, una buena evolución en el tiempo del vino en botella.

Cultivare Blanco : crema de calabaza con rebozuelos y aceite de Dashi

La crema de calabaza con rebozuelos es uno de los platos imprescindibles de la temporada de otoño. La delicada textura de la calabaza y su dulzura son embaucadores.

El rebozuelo es una de las setas más apreciadas por su sutileza. Aporta su inconfundible aroma de bosque, terrosidad y textura tersa.

El aceite de Dashi nos dará el toque diferencial y exótico. Añade complejidad al plato con su untuosidad y sus aromas delicadamente ahumados.

Te recomiendo servir la crema de calabaza tibia y el vino no demasiado frío. Esto nos puede ayudar a mejorar la sinergia plato-vino, ya que evitamos el excesivo contaste de temperaturas entre ambos.

FOTO : Plato preparado por Jordi Prats Parcerisa y diseñado junto a David Seijas para lograr la máxima expresión de aromas y sabores de Cultivare Sumoll Samsó de Vallformosa / @ Carles Gala – Vallformosa

Cultivare tinto con carrillera de ternera con boletus y salsa de castañas

El Cultivaré tinto es suculento, de taninos amables y especiado y con una gran carga frutal. La nariz es puro jugo de frutas del bosque, rojas y negras, pero frescas.

Acompañadas de notas de especias dulces como la vainilla y la canela, arropados por los recuerdos tostados, humo, café…

Boca amable, sedosa, de potencia domada, con una textura cremosa y envolvente. Sensaciones dulces y frutales con un tanino amable y fundido. Muy fresco, con una acidez que lo hace largo y profundo, puro placer.

La carrillera de ternera es una carne melosa, ideal para los guisos de larga cocción, donde se consigue una textura cremosa y suculenta.

Las setas (puedes utilizar las que tengas en casa) nos aportan los aromas y recuerdos a bosque aportan textura y delicadeza, y son indispensables en las recetas de otoño.

La salsa de castañas (previamente tostadas) nos darán mucho juego con sus recuerdos dulces y tostados, creando una conexión magnifica entre la carrillera, las setas y el Cultivare tinto.

David Seijas armoniza Cultivare

FOTO : El sumiller David Seijas fue Premio Nacional de Gastronomía y sumiller de El Bulli junto a Ferran Centelles / @ Carles Gala – Vallformosa

No hay placer sin armonía 😉

La idea de la armonía es que el vino y el plato se respeten, y que además uno haga crecer la complejidad del otro.

Por ejemplo, en el maridaje del vino blanco, los rebozuelos y el Dashi actúan aromáticamente como ingrediente puente, es decir que comparten aromas con el vino, creando sinergias.

La calabaza hace de contrapunto con sus aromas dulces vs el frescor y acidez de Cultivare Xarel·lo 100%.

En boca se crea un juego de sensaciones mágica, disfrutando con la dulzura de la calabaza, y refrescando con la salinidad y el frescor del vino.

También las texturas juegan un papel importante, en este caso la cremosidad del plato se contrasta con la textura crujiente del vino.

El final de boca tenemos una carrera entre plato y vino donde no hay un dominante claro, ningún ganador, ya que uno respeta al otro creando una asociación única.

 

¿Te atreves a preparar la Carrillera de Ternera con salsa de Castañas y a comentarnos cómo armoniza con Cultivare Sumoll Samsó?

 

 

David Seijas sirve Vallformosa

Empieza la época de hacer regalos y a veces es difícil saber qué llevaremos. Amigo invisible, Navidades, Reyes, cenas de empresa, cenas con amigos… Hemos catado vinos de distintas regiones de España para contarte en qué momento y para quien puedes comprar cada uno de ellos.

PANEL DE CATA : Martí Escoda, Enric Garcia, Lluís Romero, Sharon Grundy, Miquel Àngel Garrote, Zoltan Nagy, Sara Valenzuela, Glòria Vallès

EL REGALO PARA EL AMIGO INVISIBLE

Chardonnay Miranda Vella d’Espiells 2018, Juvé i Camps. DO Penedés. 

Nos gusta su nitidez en nariz y su intensidad comedida. En él destacan aromas primarios de piel de fruta cítrica, fruta de hueso y una nota muy discreta de flor blanca. Encontramos también piel de limón, manzana verde, nectarina, brioche. Un vino joven seco, con acidez moderada, cuerpo comedido y final modesto.

Este blanco es bueno, de los que te van a gustar porque tiene una excelente relación calidad y precio.

Ideal para quienes están acostumbrados a comprar vinos blancos en el supermercado y quieren dar un paso más, adquiriendo un vino de elevada calidad con el que quedaremos muy bien al regalarlo, y además a un precio asequible.

Recomendamos no servirlo excesivamente frío y abrirlo con buena compañía 😉

PVP: 8,90 €

vinos para regalar

UN VINO SÓLO PARA WINELOVERS

Bordón Viña Sole 2010. Bodegas Franco – Españolas, DoC Rioja.

Vino elaborado con la variedad Viura 100%. Es limpio y transparente, de color dorado y de intensidad generosa. Aroma puro y expresivo de fruta madura de hueso, fruta blanca y marcados aromas secundarios y terciarios. Destacan los tostados, la bollería, la cáscara de naranja, la miel y el membrillo.

Este es un vino blanco complejo, evolucionado y del que sólo se han elaborado 1,948 botellas.

En boca es armonioso, con acidez refrescante y alcohol comedido. Cuerpo intermedio y de textura untuosa. Su final es de esos largos que nos recuerda a los clásicos de Rioja.

Muy buena recomendación para regalar a los amantes del vino. Una edición limitada que nos parece ideal para maridar con quesos de vaca como un Comté. Nos ha encantado, aunque sinceramente no sabemos si podrás hacerte con una de sus pocas botellas.

PARA LOS AMANTES DE LO CLÁSICO

Casa Vella d’Espiells 2014 Juvé & Camps

Vino tinto de color rubí medio. En nariz es limpio de intensidad media. Aromas primarios y secundarios de fruta roja como las cerezas o las ciruelas, y notas de especies como pimienta, clavo, cedro, madera tostada y chocolate amargo.

Un vino en evolución y equilibrado. Nos encanta su final largo, ideal para servir con carnes, buscando una armonía clásica.

Muy buena idea para regalar a nuestros padres, abuelos, tíos o colegas de trabajo que no quieren arriesgar porque lo suyo es ir a lo que les gusta y ya conocen. 

PVP : 12 €

vinos para regalar

PARA LLEVAR A UNA COMIDA CON AMIGOS

L’Estaca 2016 Trossos del Priorat 

Vino tinto limpio y brillante que nos llega de la región de Priorat con un agradable frescor más propio de los vinos de Montsant. Nos seducen sus aromas de frutos de bosque, fresas silvestres y especies como clavo y pimienta blanca. Suman a su complejidad aromática suaves notas de hierbas secas como el tomillo.

Si bien es ágil, es un vino tinto que necesita un tiempo para mostrarse. ¡No se te ocurra abrir la botella y empezar a beber! Dale tiempo, deja que se abra un poco en la copa, por ejemplo mientras termináis de preparar la comida. ¿Qué tal una cena con cabrito al horno?

Es un vino tinto para servir con plato de tenedor y cuchillo, no como aperitivo, así que es la excusa perfecta : recuerda que lo bueno, siempre se hace esperar 😉

PVP : 17 €

Estaca Trossos del Priorat

UN REGALO CORPORATIVO : UN COMPROMISO PARA QUEDAR MUY BIEN

Epifanio Rivera Erial TF 2016

Vino claro de color rubí, intensidad profunda. En nariz es limpio y de intensidad media-alta, con aromas primarios y secundarios. Muy presentes son las frutas rojas frescas, acompañadas de un toque de madera. Todavía joven, será un vino interesante en los próximos años y una bodega a la que hay que seguir.

Un Ribera del Duero novedoso, en el que la fruta es muy presente y elegante, marcando el carácter del vino mucho más que la madera.

Cuando toca llevar un regalo especial a un cliente, o a un compañero de trabajo, este es el vino perfecto para quedar bien. Lo disfrutarán y saborearán como un valor seguro. 

PVP : 22 €

Foto de Evo Otrade Erial TF

UN REGALO NAVIDEÑO

Valtravieso Tinta Fina 2016

Un vino tinto de generosas puntuaciones, por si eres de los que se fija en los números más que en los colores o los aromas 😉 94 Tim Atkin, 91 Parker, 91 James Suckling y 92 Peñín.

En nariz nos llegan atractivos aromas primarios y secundarios :  fruta negra, tostado, cacao, café, regaliz y especies como el clavo o la canela.

En boca es todo amplitud : tanino elevado, cuerpo robusto y alcohol pronunciado. Es decir, de esos vinos que llenan y seducen por su gran presencia.

Un vino que encantará a muchas personas. No lo dudes, es el regalo perfecto para Navidades, ya sea para la familia, los amigos o un compromiso. Su presentación elegante ayudará a convertirlo en el regalo perfecto. 

¿Que te preguntan «¿con qué me lo tomo?»…? Diles que es ideal para servir con carnes de caza como el ciervo, o con platos de cuchara. Cocina de interior 😉

PVP : 30 €

Valtravieso Tinta FIna

PARA REGÁRSELO A UNO MISMO

Purgapecados 2016 Dehesa de la Luna

Tenía que haber un vino para nosotros. ¿O no te encanta hacerte regalitos cuando has logrado un objetivo o quieres compartir una noche especial con tu pareja? No, con los amigos no, que con una sola botella te faltará vino 😉

Color rubí muy intenso. Elevada extracción de color propia de una región cálida, un clima que podemos sentir también en nariz. Persistentes aromas de fruta roja como la grosella, la cereza roja, la fresa o la ciruela. Su complejidad aromática se completa con aromas secundarios de la barrica como vainilla y madera tostada y notas herbáceas como la menta y el romero.

¿Suena bien verdad? Espera que seguimos : taninos jugoso muy pronunciados y de buena calidad. Alcohol cálido e untuoso, cuerpo esbelto. Final largo.

Un vino fantástico, nos ha gustado a todos así que no lo queremos regalar, ¡nos lo quedamos para nuestra selección privada!

PVP : 30 €

Solo una arbusto tan tenaz como la vid es capaz de dar gran calidad de fruto cuando crece en un suelo tan pobre como este páramo vallisoletano. Así ocurre en la Finca La Revilla, donde nacen los vinos de Valtravieso. Esta bodega se sitúa junto al límite norte de la Denominación de Origen Ribera del Duero, algo apartada del resto de bodegas.

Esther Ibañez

¿Has probado alguna vez los vinos de Valtravieso? Nosotros, de Valtravieso conocemos sus vinos por su característica profundidad y elegancia.

Nos cuentan que la enología en Valtravieso siempre ha querido respetar la frescura y la acidez natural que proporcionan las uvas, minimizando la presencia de la madera. Y así lo sentimos en la copa.

Desde los plurivarietales en los que la Merlot y la Cabernet Sauvignon acompañan a la variedad Tinto Fino, hasta el monovarietal VT Tinta Fina de Valtravieso que tantas alegrías y reconocimiento ha llevado a esta bodega ribereña.

VT Tinta Fina de Valtravieso es un tinto directo, complejo, con potencia y elegancia, que procede de viñedos viejos con rendimientos muy bajos y una crianza de 16 meses en barricas de roble francés. Un vino de producción limitada de tan sólo 10.000 botellas con un gran potencial de guarda.

(Recordemos : para que un vino tenga gran potencial de guarda necesita calidad de taninos, de fruta y una elevada acidez. Todo ello hace que la vida del vino sea larga y bonita 😉 )

Valtravieso : bodega y viñedo todo en uno

Es una suerte cuando los viñedos rodean la propia bodega: las vendimias se simplifican, los traslados se reducen al mínimo y las uvas pueden llegar a la bodega recién vendimiadas.

Así ocurre en Valtravieso, donde desde el edificio de elaboración se divisan las vides. Anexas están las salas de crianza, embotellado y expedición, con lo que se facilita todo el proceso que lleva desde la uva a la botella. Y… ¡no hay que perderse su sala de catas, pues tiene las mejores vistas de toda la bodega!

La bodega se provee principalmente de sus 60 hectáreas en propiedad en la mencionada Finca La Revilla, de viticultores fidelizados y de otras 9 hectáreas en propiedad en otro viñedo próximo a la localidad de Piñel de Arriba.

Este viñedo llamado “Santa María” se asienta a 850m sobre una ladera de suelos arcillosos y se trata de vides más jóvenes, sobre los 15 años de edad.

Las cepas de la Finca La Revilla tienen una media de edad de 25 años, algunas de ellas alcanzan incluso los 37 años. Ambas fincas se manejan de un modo ecológico y sus viticultores son conscientes de la importancia del viñedo de cara a lograr grandes vinos.

Valtravieso

Viñedo de altura : menos temperatura, mayor acidez… ¡más calidad!

La altura es un factor que cada vez se asocia más a la calidad de los vinos. La altitud a la que se encuentran las uvas ofrece numerosas ventajas, comenzando por una mayor amplitud térmica entre la noche y el día, un condicionante necesario para lograr una buena acidez en las uvas.

Por otra parte, la maduración es progresiva y lenta, ganando en matices sápidos las uvas. Además, el constante aumento de la temperatura global como consecuencia del cambio climático hace cada vez más atractivos estos viñedos situados en cotas altas, pues están más preparados de cara a las condiciones climáticas de las próximas décadas.

Los viñedos de Valtravieso se cuentan entre los más altos de la Denominación de origen Ribera del Duero, pues están a 915 metros sobre el nivel del mar.

Los suelos pobres, mayormente calizos del páramo donde hunden sus raíces las cepas de Valtravieso son frecuentemente azotados por vientos, que cuando soplan moderados son buenos aliados para mejorar la sanidad del cultivo, ventilan y mantienen alejadas algunas plagas fúngicas.

Los 900 metros son uno de los límites que suele marcarse para el cultivo del Cabernet Sauvignon y el Merlot, y aunque en la vallisoletana Finca La Revilla se encuentran en un extremo de su rango climático, consiguen una calidad de uva excepcional en su punto de madurez adecuado.

Y dicho todo esto… ¿Te animas a probar sus vinos?

Cada una de las cepas de la bodega Dehesa de Luna, situadas en Campo de Montiel, se siente arropada por las 3000 hectáreas de naturaleza virgen que la rodea. ¿Conoces esta bodega? Nos ha sorprendido, sigue leyendo 😉

Esther Ibañez

En Dehesa de la Luna, ubicada a más de 800 metros sobre el nivel del mar, se han ido tomando decisiones a medida que los ensayos recomendaban plantar una u otra variedad de uva.

Hasta seis sistemas de conducción del viñedo conviven en su perímetro en un ejercicio de optimización de recursos. Las hileras de vides sortean y rodean árboles majestuosos, encinas en su mayoría, respetando el paisaje anterior a su llegada.

En La Roda (Albacete) damos con una bodega bastante reciente, pues fue inaugurada en 2012, que ha sabido integrarse en su entorno de un modo respetuoso.

viñedos dehesa de la luna

Cultivos ecológicos en Dehesa de la Luna

No podría ser de otra manera tratándose del entorno en el que se desarrollan las labores vitícolas: las 64 hectáreas dedicadas a la vid reciben un manejo ecológico, promoviendo las cubiertas vegetales, las distintas conducciones de las cepas y el uso racional del riego buscando el aporte hídrico óptimo. Todo ello permite hablar de una viticultura sostenible y consciente de su entorno.

Una vez pasados todos los trámites de creación de un viñedo ecológico, desde la añada 2018, todos los vinos de Dehesa de Luna saldrán al mercado con la certificación ecológica.

El Dehesa de Luna Rosé 2018 fue el primer vino que lanzó la bodega con la distinción. El resto ser irán sumando al camino iniciado por el rosado.

Donde viven las aves

Dehesa de Luna es una finca catalogada como Reserva de la Biodiversidad y por ello, los cultivos conviven con hermosas aves, como el águila imperial, endémica de la Península Ibérica. También pueden observarse avutardas, azores y perdices rojas.

Salvo uno, del que daremos cuenta posteriormente, todos los vinos de Dehesa de Luna muestran en sus etiquetas la riqueza ornitológica de la finca.

Despliegan sus grandes alas, por ejemplo en el plurivarietal Gran Luna, elaborado con Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo, Petit Verdot y Graciano. Un ejercicio serio de ensamblaje de variedades para lograr un tinto potente y elegante a la vez.

Otras etiquetas, como la del tinto Orígenes de Dehesa de Luna nos muestran las características formaciones triangulares de las aves al volar en grupo.

Dehesa de la Luna Rose

Un vino de leyenda

¿Qué vino nos ha llevado a esta bodega? El tinto Purgapecados. Un vino de parcela que procede de un viñedo ecológico. Su nombre se debe a Santa Teresa de Jesús, quien el 16 de febrero de 1580 pernoctó en la llamada Dehesa de Purgapecados en su viaje entre Villanueva de la Jara y Malagón.

En este lugar, que hoy pertenece a la bodega Dehesa de Luna, cuenta la leyenda que a la Santa, cansada por el viaje, se le ofreció un vino que le revitalizó cuerpo y alma.

Elaborado con Cabernet Sauvignon, ha pasado 18 meses en barricas de roble francés y otros tantos meses redondeándose en la botella antes de salir al mercado.

Purgapecados es el único vino de Dehesa de Luna que no tiene pájaros representados en su etiqueta. Su diseño, inspirado en las cintas de etiquetar manualmente, remite a la idea de que lo verdaderamente importante está en el interior: en las personas y en los vinos.

Dehesa de la luna

¿Habéis comenzado a pensar en los menús de estas Navidades? Las fechas ya se van acercando y es buena idea ir concretando. ¿Os toca este año preparar la comida para la familia? En todas las casas sucede el momento en el que hay un relevo generacional y quien ha estado al frente de los menús navideños cede el testigo a nuevos y nuevas cocineras. A veces, se comienza sólo llevando el vino.

Por Esther Ibañez

Si a ti te toca llevar el vino, tenemos un buen consejo que darte: busca un vino que guste a todos y que sea capaz de acompañar un almuerzo de inicio a fin. Como Celeste Crianza 2016. Este tinto que elabora la bodega Pago del Cielo en Ribera del Duero es tremendamente versátil.

Con el frío del invierno y la calidez de nuestro hogar, apetece mucho un tinto en la copa. La temperatura de degustación se hace perfecta para que el vino exprese todos sus aromas a frutos negros, como las moras, y nos regale matices tostados en el paladar. ¡También el vino está cómodo en nuestra casa!

Puesta en escena

Suena el timbre. Comienzan a llegar los invitados. Sirvamos una copa de vino Celeste Crianza 2016 como bienvenida. Desde la cocina llegan un par de platos de jamón ibérico y frutos secos.

Una tabla de quesos es una gran idea para contentar a todo tipo de comensales. Para estos entrantes lácteos buscaremos desde los suaves a los más curados. De leche cruda y pasteurizados. Interesa ofrecer la mayor variedad posible: quesos de oveja, de cabra y los más neutros: de leche de vaca.

Atreveros con algunos quesos internacionales: franceses, italianos… ¿Y si sorprendéis con un queso ahumado? La copa de Celeste Crianza 2016 sigue con nosotros y va a acompañar perfectamente cada uno de ellos. Y con el ahumado el placer se multiplica.

Para el plato principal tenemos muchas opciones que se llevarán bien con el vino, aves, carnes, pescados grasos. Aquí nuestro vino todo-terreno está comodísimo.

El tinto aligera la sensación grasa de los platos e invita a seguir disfrutando de la comida. David Seijas nos recomendaba hasta tres platos principales para maridar con Celeste Crianza en este post : cochinillo, confit de pato y hasta trucha con jamón.

Torres Celeste

¿Y el postre?

Con el postre llega la sorpresa. En muchas casas los pasteles, tartas y turrones tienen prohibida la entrada. Hay una opción que consigue el visado: el chocolate negro, mucho más saludable que el chocolate con leche.

Elegimos un chocolate de calidad y lo cortamos en onzas, sobre cada una de ellas añadimos unas escamas de sal y servimos sin miedo otra copa de Celeste Crianza para acompañarlo. Es un maridaje perfecto. Los aromas tostados del vino y el cacao juegan a fundirse en el paladar.

¿Y qué pasa si cocinamos con Celeste Crianza? Pues que nos sale un postre sorprendente. Calentamos hasta el hervor el vino con una corteza de naranja, otra de limón, clavo, canela y azúcar. Lo dejamos templar 24 horas. Cortamos pan de molde en triángulos y los mojamos en el vino. Lo acompañamos de fresas laminadas. ¡Esto sí que nadie lo esperaba! Hemos triunfado con nuestra elección de vino, Celeste Crianza, de principio a fin.

celeste crianza

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar