linkedin

Existe una gran variedad de dulces tradicionales en España, igual como ocurre con su gastronomía. Los orígenes de estas delicias tienen influencia en otras culturas como la romana, musulmana, árabe, judía, fenicia, entre otras. Cada región o comunidad dentro de España tiene su propia carta de dulces tradicionales. Y como no podemos hablar de todos, hemos hecho una selección de 10 dulces tradicionales españoles sin gluten. Así que vamos a sumergirnos en el mundo de los dulces y delicias españolas.

Martina Basure

Almendrados

Los almendrados son galletas de almendras, de origen sefardí. Son muy sencillas de preparar, quizás el truco esté en la consistencia de la masa pero, tras unos cuantos intentos, aprenderás a reconocer la textura perfecta. Lo mejor de esta receta es que lleva pocos ingredientes y, como no lleva leche ni harina de trigo, es ideal para quienes tienen alergias o intolerancia a estos productos.

Los almendrados se caracterizan por ser un dulce ligero y sin muchas calorías, por lo que es muy fácil comer una, dos o tres a la vez, acompañándose con un café. En varios lugares de España estas galletas se preparan durante la época navideña.

Ingredientes

  • 125 gr  de harina de almendras
  • 125 gr de azúcar
  •  1 huevo
  • 1/2 cucharadita de canela molida 
  • 1 cucharadita de ralladura de la piel de un limón
  • Almendras marconas tostadas 

Metodo 

  • Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  • Poner en un bol la harina de almendras, el azúcar, el huevo, la canela y la ralladura de limón.
  • Mezclar bien todos los ingredientes hasta obtener una masa uniforme.
  • Hacer bolitas de unos 20 gramos y aplastándolas un poco. Y ponerlas sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado.
  • Poner una almendra encima de cada galleta.
  • Meter la bandeja en el horno y hornear unos 13 o 14 minutos o hasta que tengan un ligero color dorado.

Crema Catalana

Los ingredientes de este sabroso postre son azúcar, yema de huevo, harina de maíz, leche, canela y ralladura de limón o naranja. Esta crema se cocina en una cacerola pequeña hasta que se espese y luego se coloca en el refrigerador para que se enfríe.

Se suele utilizar para rellenar tartas, ensaimadas, cocas y otros dulces. No obstante, también se sirve como postre individual en una cazuela de barro donde se espolvorea la nata con azúcar y se quema con un soplete para caramelizar el azúcar.

Como su nombre lo indica, es de origen catalán y está escrito en los recetarios medievales de esta comarca. De hecho, se considera uno de los dulces españoles más antiguos. Su fama se ha extendido por toda Europa y también se la conoce con el nombre de Crema quemada o simplemente con el nombre de crema. Aunque se consume durante todo el año, suele ser muy popular en el día de San José.

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • 6 yemas de huevos grandes (huevos L)
  • 100 gr de azúcar para la crema catalana
  • 30 gr de azúcar para caramelizar encima
  • 40 gr de maicena
  • 1/2  ralladura de la piel de un limón
  • 1/2 ralladura de la piel de Naranja
  • 1 rama de Canela

Metodo 

  • Pon en un cazo 1 litro de leche entera. Añade la piel de media naranja, la piel de medio limón y una ramita de canela.
  • Deja a fuego medio alto hasta que casi hierva la leche y entonces aparta del fuego, tapa el cazo y deja que la leche se infusione durante 30 minutos o una hora.
  • Pasado este tiempo pon en un cuenco 6 yemas de huevos grandes (tamaño L), añade 100 gramos de azúcar y mezcla lo justo para que se integre el azúcar. Después añade 40g de maicena y vuelve a mezclar solo un poco.
  • Pon un colador de malla fina sobre el cuenco donde están los huevos y cuela la leche que hemos infusionado. Mezcla hasta que esté todo bien integrado, sin mezclar más de lo necesario.
  • Echa el contenido del cuenco en una olla y deja a fuego medio sin parar de remover con una cuchara de madera o una espátula de silicona. Para saber cuándo está hecha la crema catalana hay que ir mirando el dorso de la cuchara. La crema estará en su punto cuando se forme una capa densa en el dorso de la cuchara. Si quieres saber cual es el punto exacto échale un vistazo al vídeo.
  • Cuando la crema catalana haya espesado la apartamos inmediatamente del fuego.
  • Pon un colador de malla fina sobre un cuenco grande y cuela la crema. 
  • Reparte la crema en 6 cazuelitas pequeñas y deja que se enfríen antes de cubrirlas con papel film y meterlas en el frigorífico durante al menos 4 horas.
  • Cuando estén bien cuajadas las cremas, añade un poco de azúcar por encima antes de servir y con la ayuda de un soplete comenzaremos a caramelizar el azúcar, para que se formar una capa crujiente y fina de caramelo. 

Flan

El flan es uno de los postres tradicionales más populares de España y suele estar presente en reuniones familiares o fiestas. Se prepara con leche, huevos enteros y azúcar.

Al parecer, su origen se sitúa siglos antes de Cristo y fue elaborada por los griegos y fenicios romanos.  Para ese entonces la llamaban tiropatina y llevaba pimienta. De hecho, existe una receta del escritor culinario Marco Gavio Apicius.

Posteriormente se siguió elaborando la receta durante la Edad Media especialmente durante la Cuaresma, y pasando unos años pasó a conocerse como el “Flan”.

Francia y España también lo adoptaron como postre. A partir de ahí se hizo muy popular y hoy es conocido en todo el mundo.

Este rico postre se hace quemando caramelo y luego cuajando leche, huevos y azúcar. Algunos añaden otros ingredientes como leche condensada, almendras, café o frutos secos.

Ingredientes

  • 4  huevos grandes (huevos L)
  • 2  yemas
  • 100 gr. Leche Condensada
  • 150 gr. Azúcar
  • 500 ml. Leche
  • 500 ml. Crema de Leche
  • 1/2 ralladura de la piel de limón
  • 1/2 ralladura de la piel de naranja
  • 1 rama de Canela
  • Azúcar para hacer caramelo

Metodo 

  • Precalentar el horno a 150 grados C.
  • Hervir la leche con el azúcar y la crema de leche junto con la canela y las cáscaras de limón y naranja. Dejar reposar por 1 hora. Luego agregar leche condensada.
  • Batir los huevos junto con las yemas.
  • Colar la mezcla de leche y agregar a la mezcla de huevos, unir todo bien y colar nuevamente para eliminar cualquier grumo.
  • Hacer caramelo para flan y agregarlo a los moldes individuales. Vacía la mezcla en cada molde y meter al horno al baño maría durante 1 hora aproximadamente.
  • Dejar reposar 6 horas antes de desmoldar.

Frangollo

Básicamente consiste en una mezcla de granos triturados. En algunos lugares existen variantes, utilizando agua en lugar de leche o le añaden otros ingredientes como el anís. 

Hoy en día este postre ya no es tan conocido por la juventud, aunque sigue siendo un plato tradicional importante en el país.

El origen de esta palabra es producto de un arcaísmo introducido por los emigrantes canarios que regresaron de las Antillas y América a mediados del siglo XX. Sin embargo, otros afirman que es más antiguo y que vino de Canarias a América.

Ingredientes

  • 400 gr de harina de maíz (millo molido)
  • 1 litro de leche entera
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de almendras
  • 50 gr de pasas
  • Ralladura de la piel de 1 limón
  • 1 rama de canela

Metodo 

  • En un cazo al fuego pon la leche, azúcar, cáscara de limón, una ramita de canela y harina de maíz (o millo molido). Lleva a ebullición a fuego medio, sin dejar de remover, con la ayuda de una cuchara de madera, hasta que la mezcla de ingredientes empiece a espesar.
  • Justo cuando vaya alcanzando este punto, retirala del fuego, como también la cáscara de limón y la rama de canela.
  • Añade las almendras y las pasas, removiendo un poco para que se integren bien.
  • Reserva en un recipiente, y deja que se enfríe. Una vez se encuentre frío estará listo para servir al gusto.

Membrillo

Para la elaboración de este dulce, originario de España y Portugal, se utiliza el fruto del membrillo, que se obtiene mezclando la pulpa con la misma cantidad de azúcar. Anteriormente tenían la costumbre de cocinar membrillo y endulzarlo con miel.

Cuenta la historia que los romanos y los griegos consideraban al membrillo el fruto de la fertilidad y el amor. De hecho, los árboles de este fruto estaban consagrados a Afrodita (Venus para los romanos), la diosa del amor. 

Además, por su agradable aroma, era utilizado por las novias griegas para perfumarse la boca antes de dar su primer beso. 

Los griegos y los romanos trajeron este fruto a España, y durante el siglo XII el dulce se popularizó en el país gracias a la cocina sefardí.

Ingredientes

  • 2 kg de membrillos
  • 800 gr de azúcar
  • 2 litro de agua
  • el zumo de medio limón

Metodo 

  • Pon los 2 litros de agua a hervir en una cazuela. Pela los membrillos y partelos en pequeños trozos, retirando el corazón y las pepitas. Colócalos en una fuente con el zumo del limón y pon a hervir durante 25-30 minutos.
  • Cuando esté cocido, triturar con la batidora hasta que quede un puré fino. Añade el azúcar y pon a cocer en la cazuela. Dejarlo 20-30 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Cuando haya espesado y cambiado de color, estará listo.
  • Vierte el dulce de membrillo sobre un molde y deja enfriar.
  • Sirve acompañado de queso sobre pan tostado o una galleta.

Natilla

La natilla es uno de los dulces más típicos de España y es muy popular en todo el país. Esta crema se prepara con yemas de huevo, leche, azúcar y un toque de vainilla o limón. Suele tener una textura suave y cremosa con un sabor delicioso.

A diferencia de otros postres, se desconoce su origen. Sin embargo, existe la teoría de que este dulce nació en los conventos europeos, debido a la sencillez de preparación y al bajo costo de los productos.

Otros tienen la idea de que su origen se ubica en la repostería francesa por su influencia y esplendor culinario. Sea cual sea su origen, es un dulce que merece la pena probar.

Ingredientes

  • 8 yemas grandes (huevos L)
  • 1 litro de leche
  • 1 litro de crema para batir
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 cucharada Maizena
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Metodo 

  • Disuelve la Maizena en una taza de leche con canela y esencia de vainilla, reserva.
  • Pon a hervir la leche restante y la crema. Bate las yemas, el azúcar y agrega la taza reservada con la Maizena. Mezcla bien.
  • Pon al fuego unos 30 ó 40 segundos, para luego retirar. Lleva al refrigerador.
  • Antes de servir, bate con batidor de alambre para que se airee un poco.

Panellets

Este dulce es estacional y requiere un poco más de elaboración. Se comen en Cataluña durante la celebración de Todos los Santos.

Para elaborarlos, primero se hace una masa con huevo, azúcar, harina de almendras y un poco de ralladura de limón. Luego se cubre con clara de huevo y se le añade una capa de piñones por encima. Posteriormente, se hornea y se deja enfriar.

Es un dulce exquisito que tiene su origen en el siglo XVIII en las celebraciones religiosas panellets de Santa Cruz y panellets de San Marcos, donde se consumía para compartir después de los oficios correspondientes.

Actualmente se encuentran registrados en la Especialidad Tradicional Garantizada de la Unión Europea y es un dulce típico de la Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares. Se consumen especialmente el 1 de noviembre durante la festividad de Todos los Santos.

Ingredientes

  • 200 gramos de almendra cruda (si es almendra molida mejor)
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 2 yemas de huevo
  • Ralladura de la piel de un limón
  • 100 gramos de piñones

Metodo 

  • Comenzamos moliendo la almendra cruda. También existe la versión molida en la sección de repostería de los supermercados.
  • Mezclamos en un bol el azúcar y la almendra.
  • Cascamos el huevo separando la yema de la clara y rallamos la piel de limón. Agregamos la clara de huevo y la ralladura de limón. Mezclamos muy bien hasta obtener una masa compacta. Si vemos que está muy líquido podemos agregarle más almendra y más azúcar a partes iguales.
  • Hacer bolitas de unos 15-20 gramos y las rebozamos en piñones. Comenzamos a precalentar el horno.
  • Horneamos a 200º unos 10 minutos hasta que se doren.

Tarta de Santiago

La tarta de Santiago es un dulce tradicional gallego elaborado con azúcar, almendras pulverizadas y huevos.

Primero se obtiene una masa compacta, se le agrega manteca o mantequilla y luego se hornea. Una vez lista, se coloca sobre ella una plantilla de la Cruz de Santiago, y se espolvorea con azúcar glas para que se marque la silueta.

El origen de esta receta es un misterio, aunque se cree que el origen se remonta al siglo XVI, ya que se encontró una receta escrita con el nombre de Tarta de Almendras.

A menudo se sirve en los restaurantes después de la comida y se acompaña de un trago de licor de hierbas español o similar.

Si pasas por el Camino de Santiago, puedes comprarlo en la mayoría de las pastelerías, especialmente durante el mes de julio y la primera semana de agosto.

Ingredientes

  • 5 huevos grandes (huevos L)
  • 250 gr de azúcar
  • 250 gr de almendras molidas
  • Ralladura de la piel de un limón
  • 1 cucharadita de canela
  • Azúcar glas (para decorar)

Metodo 

  • Pon en un bol el azúcar y las almendras molidas y mezcla. Añade los huevos de uno en uno, mientras bates toda la mezcla enérgicamente, hasta obtener una masa de textura fina. Añade la ralladura de limón y la canela y mezcla todo.
  • Unta con aceite o margarina un molde redondo de unos 22 cm de diámetro y espolvorea con harina (para que no se pegue la tarta). Rellena el molde con la mezcla y hornea a 180ºC hasta que se cueza y esté ligeramente dorado (30 minutos aproximadamente). Cuando esté hecha, saca del horno y deja enfriar.
  • Para decorar la tarta, coloca sobre la misma la plantilla de la Cruz de Santiago y espolvorea con azúcar glas. Retira la plantilla con cuidado, de modo que quede la silueta de la cruz.

Turrón

Sin duda, el turrón es uno de los postres típicos navideños más conocidos a nivel mundial.

Se elabora con una masa dulce obtenida a partir de azúcar o miel a la que se le añaden almendras tostadas. Unos añaden claras de huevo y otros no, ya que es opcional. Una vez amasado se le da forma rectangular. Pero existen decenas de versiones y recetas sobre cómo preparar este delicioso manjar.

Gran parte de los expertos parecen coincidir en que el origen de este dulce está en la Península Arábiga y que fue traído por los árabes a España e Italia.

En el caso del Turrón Español, su nacimiento se sitúa en el Sur del reino de Valencia durante el siglo XV, y fue muy famoso durante el reinado de Carlos V.

Los principales productores de turrón se encuentran en Valencia, Alicante y Lleida. Suele consumirse principalmente durante la época navideña.

Ingredientes

  • 130 g Miel
  •  100 g Azúcar
  •  250 g Almendra marcona (cruda)
  •  1 Clara de Huevo
  •  2 Láminas de Oblea

Metodo 

  • En primer lugar ponemos a calentar la miel en un cazo. Lo haremos a fuego lento hasta que quede líquida y se haya evaporado el agua que pueda contener.
  • Seguidamente añadiremos el azúcar en la mezcla. Seguiremos agitando con una espátula o cuchara de madera de manera continuada. Cuando hayamos conseguido una mezcla homogénea con una textura similar al caramelo podemos apartarla.
  • Batiremos la clara de huevo de manera enérgica hasta que queden bien espesas y las añadiremos a la anterior mezcla. La clara además de aportar sabor, le otorga ese color a este turrón blanco tan característico suyo.
  • Llega el momento del ingrediente clave, las almendras. Es la materia prima más importante de este dulce, por eso siempre recomendamos utilizar la variedad marcona.
  • No os recomendamos comprarlas tostadas ya que suelen contener sal, lo ideal es comprarlas crudas y ponerlas en una sartén u horno hasta que quede la superficie bien tostada.
  • El siguiente punto es el que diferenciará un buen turrón artesano. En vez de disponer las almendras en un molde y avocar la mezcla conseguida por encima, lo mezclamos todo en una cazuela. ¿Sabías que en las fábricas hay varias personas en este proceso que sólo se dedican a ello? El objetivo es mezclar de forma energética toda la mezcla con las almendras recién tostadas, hasta que la ‘pasta’ quede totalmente uniforme.
  • Cuando ya tengamos la mezcla bien batida, la vertemos en un molde al que previamente le hayamos puesto una lámina de oblea en el fondo. El molde puede ser de plástico o de hojalata y lo deberemos forrar con papel de hornear. Extendemos la mezcla de almendra, miel, azúcar y clara de huevo con la ayuda de nuestras manos y si ya ha empezado a enfriarse con un rodillo.
  • Elegiremos el grosor de nuestra tableta dependiendo de la facilidad con la queramos partirlo luego, cuando ya esté todo bien extendido añadiremos otra lámina de oblea recortada en la parte superior. Finalmente, lo dejaremos reposar bien en nuestro molde.
  • Lo sacaremos cuando ya esté frío y lo podemos recortar con mucho cuidado para que la forma quede perfecta.
  • ¡Y listo! Nuestro turrón de Alicante casero estará a punto para disfrutarlo con nuestra familia.

Yemas dulces de Santa Teresa

Desde la ciudad de Ávila llega este dulce muy popular en honor a Santa Teresa. Se elabora con azúcar y yemas de huevo, que se baten en un bol de cobre.

Posteriormente se pone la masa a enfriar y una vez reposada se hacen pequeñas bolas de unos 2 cm aproximadamente y se colocan en tartaletas de papel.

No se sabe con certeza su origen, aunque se cree que puede proceder de la cocina andaluza.

Lo cierto es que empezó a comercializarse con ese nombre a mediados del siglo XIX en la pastelería “La Dulce Avilesa”, hoy conocida como Flor de Castilla.

Ingredientes

  • 12 yemas de huevo (tamaño L)
  • 100 ml de agua
  • 200 g de azúcar
  • La ralladura de medio limón
  • Para rebozar las yemas: Azúcar en polvo o glacé 

Metodo 

Preparación de base de las yemas dulces

  • Pelamos el limón con un cuchillo bien afilado. Nos aseguramos de no arrastrar la parte blanca de la piel, ya que es amarga y nos puede estropear el resultado.
  • Vertemos el agua en un cacito, añadimos el azúcar y la piel de limón. Llevamos a ebullición y cocemos a fuego suave hasta conseguir un almíbar a punto de hebra fina, es decir, hasta que este alcance los 105º C de temperatura.
  • Podemos usar un termómetro para comprobar el punto, pero si no tenemos uno a mano, retiramos el cazo del fuego antes de que el almíbar tome color.
  • Mientras hacemos el almíbar colocamos las yemas en un recipiente hondo y las batimos. Las pasamos por un colador para retirar posibles grumos.
  • Vertemos el almíbar sobre las yemas. Lo hacemos lentamente y poco a poco (que caiga en un hilo fino). Al tiempo que batimos para ligar la mezcla y homogeneizar. Podemos hacerlo con unas varillas metálicas para un mejor resultado.

Cocción y presentación de las yemas dulces de convento

  • Pasamos la mezcla a un cacito limpio y lo colocamos al fuego. Cocemos a fuego muy suave hasta que espese y la mezcla se despegue de las paredes del recipiente.
  • Removemos la mezcla durante todo el tiempo que sea necesario. Esto puede llevar unos 30-40 minutos. Así que ten paciencia y sírvete una buena copa de vino mientras removemos nuestra mezcla. Seguro que la espera  se nos hará más amena.
  • Cuando la mezcla haya alcanzado la textura deseada. La pasamos a un recipiente limpio y la dejamos enfriar por completo. Tienen que estar frías antes de guardar en la nevera durante unas horas para que coja cuerpo. Es una recomendación, aunque esto no es estrictamente necesario.
  • Terminamos las yemas dulces de convento cogiendo pequeñas porciones de la masa, empieza a darles forma de bola y pasalas por azúcar glacé.
  • Introducimos las yemas en cápsulas de papel pequeño, formato que se usa para trufas y bombones. Y por último, las mantenemos en el frigo hasta el momento de servir.

Cada uno de los dulces aquí mencionados tiene su historia y se han mantenido en la cultura y tradición de los españoles a pesar del paso de los años.

El verano ya está aquí y eso significa que probablemente tendrás un montón de reuniones con amigos y familiares. ¡Empieza esa época del año en la que por fin podremos disfrutar de postres y helados sin sentirnos culpables! ¿Que puede haber mejor que comer algo dulce y fresco, si encima está hecho por nosotros mismos?

Martina Basaure

A continuación vamos a refrescarnos con estos postres de verano sin gluten.

Desde un helado cremoso a una magdalena ligera y esponjosa… Hemos seleccionado todas estas recetas para satisfacer nuestro lado más dulce respetando las reglas sin gluten. 

Pero antes de comenzar con las recetas, hablemos más en profundidad sobre qué es y de qué se trata la repostería sin gluten. 

FOTO: @PEXEL

¿Qué significa una dieta sin gluten?

Una dieta sin gluten excluye obviamente cualquier alimento que contenga gluten. Se trata de una proteína que se encuentra en el trigo y en varios otros cereales, y en una dieta sin gluten hay que evitarla y comer frutas, verduras, carne y huevos, así como alimentos procesados sin gluten, como pan o pasta sin gluten.

Una dieta sin gluten es esencial para controlar los signos y síntomas de la enfermedad celíaca y otras afecciones médicas asociadas con el gluten. Aunque llevar una dieta sin gluten también se ha hecho popular entre las personas a las que no se les ha diagnosticado una afección médica relacionada con el gluten pero que cuidan su dieta. 

Los supuestos beneficios de la dieta por la que se ha hecho tan famosa son la mejora de la salud, la pérdida de peso y el aumento de energía, aunque se necesita más investigación acerca del tema.

FOTO: @PEXEL

¿Qué es la celiaquía y por qué es importante comer sin gluten?

La enfermedad celíaca es una afección en la que el gluten desencadena la actividad del sistema inmunitario que daña el revestimiento del intestino delgado. Con el tiempo, este daño impide la absorción de nutrientes de los alimentos: la enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune.

La sensibilidad al gluten no celíaca causa algunos signos y síntomas asociados con la enfermedad celíaca, como dolor abdominal, distensión abdominal, diarrea, estreñimiento, «cerebro confuso», sarpullido o dolor de cabeza, aunque no se produzca daño en los tejidos del intestino delgado.

La alergia al trigo, al igual que otras alergias alimentarias, es el resultado de que el sistema inmunitario confunde el gluten o alguna otra proteína que se encuentra en el trigo con un agente causante de enfermedades, como un virus o una bacteria. El sistema inmunitario crea un anticuerpo contra la proteína, lo que provoca una respuesta del sistema inmunitario que puede provocar congestión, dificultad para respirar y otros síntomas.

Alrededor del 1% de la población (1 de cada 100 personas) sufre de un trastorno autoinmune llamado enfermedad celíaca.

Pero ¿Qué es exactamente el gluten y cómo figura en las artes culinarias?

Gluten en el papel de la repostería

Sin el gluten, los productos horneados no mantendrían su forma, y ese es el motivo por el que la harina de trigo se usa para hornear. Cuando los glúteos del trigo se estiran a través del proceso de amasado o mezclado, forman pequeños bolsillos que luego pueden inflarse con los gases liberados por el agente de fermentación. Cuando estas bolsas de aire se inflan, la masa se expande o sube.

Y dado que el gluten es una proteína, se endurece cuando se calienta, al igual que la proteína en un huevo, se endurece cuando lo cocinamos. Este endurecimiento de las moléculas de gluten es lo que permite que el pan mantenga su forma y le da su textura firme.

Cuanto más se mezcla la masa o se amasa, más se desarrolla el gluten, y eso explica por qué mezclamos la masa para pasteles durante un tiempo más corto que para los panecillos franceses crujientes.

Interacción con la grasa

En la repostería, las grasas interfieren con el proceso de desarrollo del gluten, por ejemplo las galletas se desmoronan más que el pan porque tienen más grasa. Lo que sucede es que las moléculas de grasa se rodean y, literalmente, acortan las hebras de gluten para que no puedan estirarse tanto. De ahí es de donde obtenemos el nombre de «manteca vegetal», así como las galletas de mantequilla.

Gluten y Pastas

El gluten también es un componente clave en los alimentos que no se hornean, como la pasta. El gluten es lo que le da a la pasta su textura firme. Las harinas fuertes como las de trigo duro son buenas para hacer pasta debido a su alto contenido de gluten. La pasta hecha con harina baja en gluten sería demasiado blanda y blanda.

¿Es posible hornear sin gluten?

Si, es posible hornear sin gluten. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para preparar un pan o bizcocho casero sin gluten no basta con sustituir la harina de trigo por otra harina sin gluten. Hornear sin gluten requiere de experiencia y técnica.

El gluten proporciona estructura y masticabilidad, pero también es la única forma de crear productos horneados ligeros y aireados. Eso es porque, sin gluten, el pan no sube. Por eso, si alguna vez has probado pan sin gluten, son más pesados ​​y densos. En realidad son solo grumos de almidón.

Eso no significa que los granos que tienen poco o nada de gluten no se usen para hornear. Es solo que necesitan un poco de ayuda, en forma de harina de trigo. El pan de centeno normalmente contiene más harina de trigo que harina de centeno. El maíz también carece de gluten, por lo que el pan de maíz está hecho con aproximadamente la mitad de harina de maíz y la mitad de harina de trigo.

También existen un montón de recetas que no tienen ni un solo tipo de harina con  gluten. 

Hemos recopilado algunas de nuestras recetas favoritas de postres de verano sin gluten para que las pruebes por ti mismo.

Hay algo en esta época cálida de verano, que te hace querer cocinar con ingredientes frescos. La fruta siempre ha sido una de nuestros ingredientes favoritos para la repostería, porque le aporta una nueva capa de sabores cuando se mezcla con especias y se hornea.

FOTO: @PEXEL

PAVLOVA CON FRUTOS ROJOS

¡Estamos muy emocionados de compartir esta receta de Pavlova! Es una de nuestras recetas favoritas.  Siéntete libre de usar cualquier fruta de temporada: puedes crear una versión tropical con mango fresco, ralladura de lima y coco, o fresas marinadas en vainilla con ralladura de naranja.

Lo ideal sería hornear el merengue por la tarde o noche, un día antes de la preparación, y luego dejarlo enfriar completamente en el horno durante la noche, listo para usar al día siguiente.  Se aconseja montar la pavlova una hora antes de servirla. Lo esencial es tener la nata batida, los frutos rojos lavados y picados, y las hojas de menta, ¡todo listo para comenzar con su preparación!

Una vez que la pavlova esté completamente montada, permanecerá unida y crujiente durante unas horas. Si la dejamos en la nevera ya preparada toda la noche, con la nata y la fruta encima, lo más probable es que se ablande. Lo mejor y más conveniente es montarla y añadir los ingredientes al merengue justo antes de servirla.

Ingredientes 

Merengue

  • 6 claras de huevo    
  • 1 ½ taza de azúcar 
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 1 cucharadita de jugo de vainilla

Nata Montada

  • 200 g nata (refrigerada)
  • 50 g de mascarpone
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Toppings 

  • 100 g de fresas frescas (en rodajas)  
  • 100 g de arándanos frescos
  • 100 g de frambuesas frescas
  • 100 g de moras frescas
  • 1 manojo pequeño de menta fresca

Método

  • Precaliente el horno a 150 grados Celsius / 300 Fahrenheit (horno con ventilador).
  • Batir las claras de huevo a velocidad media en un tazón grande y limpio con una batidora de pie o batidoras manuales.
  • Batir las claras de huevo hasta que se formen picos suaves (2-3 minutos).
  • Agregue gradualmente el azúcar a las claras de huevo (batiendo todo el tiempo) agregando 1 cucharada a la vez, esperando 20-30 segundos entre cada adición.
  • Una vez que se haya incorporado todo el azúcar, bate la mezcla a velocidad media durante 6 minutos.
  • A continuación, agrega el jugo de limón o el vinagre y bate durante 3-4 minutos más.
  • La mezcla final de clara de huevo debe ser muy espesa y brillante. Cuando frotes la mezcla entre tus dedos, no debería haber grumos de azúcar. Si es así, bate la mezcla durante unos minutos más, para asegurarte que todo el azúcar esté disuelto.
  • Cubre una bandeja de horno grande, con papel para hornear.
  • Añade el merengue en un montículo grande en el centro de la bandeja.
  • Da forma redonda al merengue en la bandeja y extiende ligeramente con una espátula.
  • Usando la espátula alrededor del exterior del merengue, crea movimientos de barrido para crear un borde redondeado y alto.
  • Coloca la bandeja en el horno precalentado y baja la temperatura a 110 grados Celsius / 230 Fahrenheit (horno con ventilador).
  • Hornear durante 2 horas y 30 minutos.
  • Apaga el horno y deja el merengue en el horno con la puerta cerrada para que se enfríe por completo. Este paso es muy importante, no caigas en la tentación de quitar el merengue antes. Dejarlo durante la noche es una excelente manera de asegurarse de que se enfríe por completo. De lo contrario, 4-5 horas deberían ser suficientes.
  • Retira el merengue del horno una vez que esté frío.

Montaje

En un recipiente redondo añade la nata, el azúcar en polvo, la vainilla y el mascarpone. Comienza a batir hasta que se formen picos rígidos; Bate a velocidad baja a media, asegurando que la nata se mantenga suave y no se cuaje. Vierte la nata sobre el merengue y comienza a decorar con los frutos rojos y hojas de menta.  

FOTO: @PEXEL

PUDÍN DE CHÍA CON FRAMBUESA Y COCO 

Esta receta es realmente deliciosa y nutritiva. Es el postre o desayuno perfecto, súper rápido y fácil de preparar. Ideal para tener siempre uno en el la nevera para cuando te entren las ganas de algo fresco y sabroso.

Las frambuesas frescas, la ralladura de limón y el zumo crean una combinación perfecta y se complementan de una forma increíble con el pudín de chía dulce. Además, las semillas de chía son ricas en proteínas, antioxidantes y omega-3, así como en muchos otros nutrientes.

Ingredientes

Pudín de chía

  • 2 tazas de yogur de coco 
  • 118ml de agua
  • 85g de jarabe de arce puro
  • 1 cucharada de vainilla
  • 4 cucharadas de semillas de chía
  • 125g de frambuesas frescas
  • Ralladura de 1 limón 
  • Jugo de 1/2 limón

Toppings

  • 125 g de frambuesas frescas
  • Unas hojas de menta fresca
  • Más ralladura de lima fresca (opcional)

Método

  • En un recipiente mediano, mezcla los siguientes ingredientes: Yogur de coco, agua, jarabe de arce, vainilla y las semillas de chía.
  • Cubre el recipiente y colóquelo en el refrigerador para que cuaje durante la noche.
  • Cuando esté listo para servir, triture en otro recipiente pequeño 125g de frambuesas frescas, la ralladura de 1 limón y el jugo de 1⁄2 limón. Reservamos.
  • Comienza a servir el pudín de chía en los recipientes que usará para servir y cubre el pudín con el puré de frambuesas y lima, añade un puñado de frambuesas enteras frescas, un chorrito de jarabe de arce puro, un poco de ralladura de lima extra y hojas de menta fresca.
  • *El pudín de chía se mantendrá fresco y en perfecto estado en el refrigerador durante 5 días.

¡Disfrutad!

FOTO: @PEXEL

TARTA DE CHOCOLATE SIN HARINA

Un pastel de chocolate sin harina, deliciosamente rico y decadente. Es una de esas recetas clásicas de pastel de chocolate, a las que siempre puedes recurrir, con ingredientes que siempre tenemos a mano. Para un sabor delicioso y similar a la Nutella, prueba a cambiar la harina de almendras, por harina de avellanas. ¡Verás que diferencia!

Ingredientes 

  • 220 g de chocolate negro (picado en trozos grandes)
  • 200g de mantequilla (picada en trozos grandes)
  • 25g de cacao en polvo
  • 79ml de agua caliente
  • 200g de azúcar moreno
  • 4 huevos (separados)
  • 168 g de harina de almendras
  • 2 cucharadas (30ml) de licor de café o un chupito de espresso
  • 1 cucharada de extracto o pasta de vainilla
  • 1 cucharadita de sal

Método

  • Precalienta el horno a 180°C.
  • Engrasa y cubre con papel para hornear, un molde para pastel redondo desarmable de 23cm.
  • En una cazuela mediana, agregue el chocolate, la mantequilla, el cacao y el agua caliente. Revuelve a fuego lento hasta que se derrita y esté suave.
  • Retire la cazuela del fuego y agregue el azúcar moreno directamente a la mezcla de chocolate y revolvemos.
  • Seguido añade las yemas de huevo.
  • A continuación, agrega la harina de almendras, el licor de café, la vainilla y la sal, y revuelve para combinar.
  • Usando una batidora, bate las claras de huevo hasta que se formen picos rígidos.
  • Agrega la mitad de la mezcla de clara de huevo, en la mezcla de chocolate.
  • Incorpora las claras de huevo restantes.
  • Vierte la masa en el molde para pastel preparado.
  • Hornea a 180°C durante 40 minutos.
  • Saca el bizcocho del horno y déjalo enfriar antes de sacarlo del molde.
  • Lo puede servir tibio o a temperatura ambiente, con una pizca de sal marina y un poco de crema batida o helado de vainilla. También puedes servir la tarta fría de la nevera.

¡Disfrutad!

FOTO: @PEXEL

POLOS DE HELADO DE PLATANO CON CHOCOLATE NEGRO

Plátano, chocolate negro y nueces tostadas, ¡la combinación perfecta para un dulce helado! ¡Esta receta es increíblemente fácil de hacer! Simplemente mezcla los ingredientes, congela, espolvorea, congela de nuevo y tendrás un delicioso postre dulce perfecto para el verano.

 Estos ‘banana pops’ también serían los postres perfectos para tus reuniones de verano. No hace falta prepararlos en ese mismo día… Por lo que tendrás tus postres listos para las cenas, ¡sin estrés!

¡A disfrutar!

Ingredientes 

  • 4 plátanos maduros
  • 1 taza de yogur griego 
  • 2 cucharadas de jarabe de arce puro o miel de abeja
  • 1½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 90g de chocolate negro 
  • 60g de nueces tostadas (picadas)
  • 1 cucharadita de flor de sal (sal marina en escamas)

Método

  • Añade los plátanos, el yogur, el jarabe de arce  y la vainilla en una licuadora o procesador de alimentos y mezcla hasta que quede todo suave y bien integrado.
  • Vierte la mezcla en moldes para polos de helado y congela durante la noche.
  • Una vez que los polos estén congelados, estarán listos para agregar el chocolate.
  • Derrite el chocolate a fuego lento 
  • Deja el chocolate a un lado para que se enfríe un poco. 
  • Retira los polos de los moldes y colócalas en un trozo grande de papel para hornear.
  • Rocía el chocolate sobre las paletas y seguido espolvorea las nueces y la sal marina.
  • Vuelve a colocarlos en el congelador durante un par de horas, para que se asienten y estén listos para servir (se conservan perfectamente en el congelador durante dos/tres semanas).

FOTO: @PEXEL

MERMELADA DE FRAMBUESA CON CHÍA 

Hacer mermelada tradicional puede ser un proceso largo y generalmente requiere una gran cantidad de azúcar refinada. Esta receta mermelada de frambuesa con chía, en cambio, es saludable, muy fácil de hacer, sabe increíble y lo mejor de todo es que la puedes combinar con cualquier postre o pastel.  Esta mermelada se mantendrá perfecta en la nevera durante unas dos semanas.

¡Disfrutad!

Ingredientes 

  • 250g de frambuesas congeladas, descongeladas
  • 2 cucharadas de Sirope de Ágave
  • 3 cucharadas de miel o jarabe de arce
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 43g  de semillas de chía

Método

  • Agrega todos los ingredientes menos la chía en un procesador de alimentos y mezcla hasta que quede casi suave (aproximadamente 2 minutos).
  • Agrega la chía.
  • Vierte la mermelada en un frasco esterilizado y refrigera durante la noche. 
  • La mermelada estará más asentada y con un mejor sabor 2 semanas después de su preparación.

Compartir con vosotros estos deliciosos y fáciles postres de verano sin gluten ¡ha sido muy divertido! Tenemos muchas ganas de compartir con vosotros muchos más, a medida que entramos en estos meses cálidos de verano. Aunque estos postres sin gluten son excelentes en cualquier época del año, definitivamente aportan algo especial a las reuniones de verano.

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar