linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Redacción

Acaba el mes de enero y, si has seguido la dieta que todos nos prometemos a principios de año para recuperar la figura, quizás estás como nosotros… con ganas de disfrutar de un buen dulce 🙂 Te presentamos una selección de los mejores dulces italianos y las ciudades donde puedes escaparte para saborearlos (¿necesitabas una excusa para viajar? 😉 ).

Redacción

La cocina italiana es posiblemente la más popular del mundo, hasta el punto de haber sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Al hablar de la gastronomía de Italia siempre nos viene a la mente la pasta, la pizza, el risotto, sus excelentes y numerosos vinos y quesos, pero no podemos dejar de lado los deliciosos postres italianos.

Así que si necesitabas una excusa para viajar a Italia, aquí tienes varios argumentos dulces para programar una escapada gastronómica en  cualquier época del año. Además de dulces italianos y vinos carismáticos como el Barolo, el Barbaresco o el Chianti Clásico, disfrutarás de una milenaria riqueza histórica, cultural y artística.

Toma nota de este pequeño tour que puedes realizar por la península italiana, en el que podrás combinar el deleite provocado por sus tesoros artísticos con la degustación de unos de sus grandes tesoros gastronómicos: los postres típicos italianos.

dulces italianos

FOTO :  El tiramisú es el postre italiano por excelencia … ¿has logrado resistirte a él cuando lo ves en la carta de un restaurante?

Degustar un tiramisú en Roma

El tiramisú es un postre típico italiano compuesto por un ingrediente seco y sólido humedecido con café (savoiardi, bizcocho, galletas…), sobre el cual se superpone una crema elaborada a base de mascarpone, huevos y azúcar, y cuya presentación se realiza con cacao en polvo espolvoreado.

El tiramisú está considerado como uno de los postres típicos de Italia a pesar de ser relativamente moderno, estando su origen en la década de los 50 del siglo XX, en la región de Véneto.

Sin embargo, es Roma, la Ciudad Eterna, la que tiene una mayor fama en la elaboración de tiramisús. No dudes en degustar un buen tiramisú en algunas de las legendarias pastelerías romanas, como Pompi Tiramisù, en el que no solo podrás disfrutar del clásico dulce con sabor a café, sino también sus variedades de fresa y pistacho, o Tiramisù Trastevere, en la que podrás probar una de las variantes de este postre italiano más exótica: el tiramisú de cerveza.

 

Desde Roma o Florencia puedes alargar el viaje unos días y visitar la Toscana

FOTO : Torino es el destino perfecto para una escapada gastronómica, además de buenos restaurantes encontraremos delicioso chocolate y los vinos de Barolo y Barbaresco a pocos kilómetros en coche de la ciudad / @ Ristorante Solferino

Un rico panna cotta en Turín

Postre italiano típico de la región del Piamonte, está elaborado con crema de leche, azúcares y gelificantes, siendo habitualmente adornado con frutas rojas. Muy parecido al flan, pero más gelatinoso y con un sabor más lácteo.

En Turín, la ciudad de la Vecchia Signora y capital piamontesa, es donde encontrarás los mejores panna cotta de toda Italia, destacando los elaborados en los restaurantes L’Acino y Solferino, donde son platos estrellas de sus respectivas cartas.

 

Si quieres aprovechar tu escapada a Turín para probar algunos vinos, los Barolos del Piemonte son tu mejor opción. 

 

 

Una torta caprese en la paradisiaca Isla de Capri

La torta caprese es un postre italiano procedente de la napolitana Isla de Capri. Se trata de un delicioso pastel de chocolate con almendras.

La receta tradicional consiste en la mezcla de mantequilla, yemas de huevo, almendras (o avellanas) picadas, claras de huevo batidas y chocolate derretido. Después de hornear la mezcla suele espolvorearse con azúcar fina.

Es muy popular en todo Nápoles, pero especialmente en la Isla de Capri: tomarte una buena torta caprese en el restaurante y wine bar La Capannina o en el beach club Bagno Tiberio Capri es una excelente excusa para conocer esta evocadora isla que puebla tantos sueños.

dulces italianos

FOTO : El Panettone se acostumbra a comer durante las Navidades, pero este dulce italiano es una tentación todo el año.

Un panettone en Milán

El panettone, también conocido como pan de pascua, es un bollo de masa brioche, con frutas confitadas y/o pasas, que tiene una forma de cúpula que puede llegar a superar los 15 centímetros de altura.

Este conocido postre italiano tiene su origen en el Milán del siglo XV, y es consumido especialmente durante las fiestas navideñas, aunque puedes pedirlo en cualquier época del año.

Aunque cualquier restaurante milanés que se precie tendrá panettone en su carta, especialmente durante la Navidad, lo mejor es comprarlo directamente en alguna de las legendarias pasticcerie de la ciudad, siendo las más famosas en la elaboración de este postre italiano: Merlo, Panzera y Marchesi.

Si quieres aprovechar tu escapada a Milan para probar algunos vinos, Valpolicella no te queda tan lejos 🙂

 

Un refrescante gelato en Varese

Uno de los postres italianos más famosos del mundo, es muy parecido al helado, aunque con menos azúcar y grasa butírica, y se elabora con leche, azúcar, nata, frutos secos y frutas.

Con una larga tradición en la gastronomía italiana, el gelato ya se degustaba en tiempos del Imperio romano y era muy popular en el Renacimiento; sin embargo, su gran fama universal se dio a partir de los años 20 del siglo XX, cuando en la ciudad de Varese empezaron a funcionar los primeros carritos de helados.

Y es en esta ciudad lombarda en la que terminamos nuestro tour por Italia degustando sus más exquisitos postres, siendo sus más famosas gelaterias: Buosi Gelato y La dulce Argentina.

 

Conocer Italia a través de sus postres es una de las más deliciosas formas de practicar el turismo. No te preocupes, la cantidad de postres italianos es infinita (genovesi, seadas, torroni, cartocci, canestrelli…), por lo que podrás realizar tu tour por cualquiera de las regiones de un país cuyos caminos siempre conducen a Roma… y a las mejores pastelerías del mundo.

Pero antes de irte queremos saber … ¿con qué vinos o bebidas te tomarías estos dulces?

Desde la Piazza dei Miracoli hasta los tesoros escondidos, descubrimos la ciudad de Pisa más allá de la torre inclinada. Una escapada a la Toscana menos convencional.

Redacción

Cuando pensamos en Toscana nuestra mente viaja directamente a Florencia y al Chianti Clásico. Allí encontramos algunos de nuestros vinos favoritos, como lo que elabora Marchesi Antinori en Tenuta Tignanello 

Pero la región de Toscana en Italia tiene otros atractivos que merecen una escapada. Hoy volamos hasta Pisa, la antigua República Marítima del Arno, una ciudad que tiene mucho más que ofrecer que la torre inclinada que la hizo famosa en todo el mundo.

Esta ciudad ubicada en la zona noroeste de la región de la Toscana nos descubre también otras riquezas culturales, así que nos escapamos tres días a la Toscana para descubrir y experimentar la ciudad de Pisa, comenzando desde la famosa Piazza dei Miracoli.

¿Tienes las maletas a punto?

torre de pisa

DÍA 1 : El ascenso a la Torre Inclinada y un aperitivo en el centro.

No podemos decir que hemos estado en Pisa si no hemos pasado por la famosa Piazza dei Miracoli o Piazza del Duomo, donde encontraremos cuatro magníficos edificios religiosos que se alzan orgullosamente entre una zona pavimentada y otra extensión cubierta de hierba.

Comenzamos con la Catedral medieval (el Duomo), dedicada a la Asunción de la Virgen. Está revestida de mármol gris y piedra blanca, en estilo románico pisano, y en el interior los mosaicos tienen una fuerte influencia bizantina.

Continuamos con el Baptisterio, otra joya que no podemos perdernos. Está frente a la Catedral y comenzó a construirse en 1152, terminando su obra en 1363.

Sin duda llega el momento tan esperado: la subida a la Torre de Pisa, más conocida como la Torre Inclinada de Pisa, que debe su enorme fama a su ligera pendiente. Es el campanario de la catedral, y comenzó a inclinarse tan pronto como empezó su construcción, en 1173. No porque el arquitecto bebiera demasiado vino durante la obra 😉 sino porque se construyó con cimientos débiles en un suelo inestable. 

vino blanco de Pisa
FOTO : Vino Blanco de San Torpé DOC, @Lorenzo Vinci / Visit Tuscany

La visita finaliza con el Camposanto Monumentale (cementerio monumental), dentro del cual se encuentra la colección de antiguos sarcófagos romanos y preciosos frescos realizados en la segunda mitad del siglo XIV y a lo largo del siglo XV por artistas como Benozzo Gozzoli, Taddeo Gaddi, Andrea de Bonaiuto y Antonio Veneziano.

Concluimos nuestro día cultural en Pisa con un aperitivo en la Piazza delle Vettovaglie , uno de los corazones de la vida nocturna de Pisa, y una cena con trufa blanca de San Miniato, pescado y un vino blanco de San Torpé DOC, la región vitivinícola más cercana a Pisa, ubicada al sureste de la ciudad.

La variedad de uvas en la región San Torpé DOC – creada en 2011 – es principalmente Trebbiano Toscano y los vinos blancos de la región son de color amarillo pajizo, de acidez picante, aromas de fruta de hueso y notas de flores, siempre listos para beber jóvenes.

Tuttomondo
FOTO : Tuttomondo, de Keith Haring, por @Sinturbulencias en Instagram

DÍA 2 : Un paseo artístico que termina en el Lungarno

Comenzamos nuestro segundo día de esta escapada a Pisa con una visita al Museo Sinopie, donde podemos admirar los dibujos de numerosos artistas de los siglos XIV y XV que han trabajado durante años en las paredes del Camposanto.

Por la tarde nos desplazaremos hasta el Museo Nacional de San Matteo, para disfrutar allí de un viaje a través de la cerámica, la pintura y la escultura que caracterizaron el arte de Pisa.

No hay que perderse  Murales de Keith Haring, Tuttomondo, ubicados cerca de la estación: una obra gigantesca y colorida dedicada a la Paz.

Concluimos el día con un paseo por el Lungarno , a la luz de las estrellas será un espectáculo único y podremos admirar la pequeña iglesia de Santa Maria della Spina , una verdadera joya del gótico.

tercer día en Pisa

DÍA 3 : La segunda torre inclinada de Pisa y una cena junto al mar.

Nuestro último día en Pisa nos lleva a descubrir otra torre inclinada de la ciudad : sí, porque también el campanario de la Iglesia de San Michele degli Scalzi, ubicada en el vecindario delle Piagge, está inclinado. El campanario cuelga hasta 5 grados, también en este caso debido a la conformación de la tierra.

Y como no podía ser de otra forma concluimos nuestra escapada a Pisa acercándonos hasta el mar, a la Marina di Pisa, donde se encuentra la desembocadura del río Arno. Allí podemos caminar por la playa, admirar la puesta de sol y finalmente disfrutar de una cena de pescado, degustando quizás el famoso Cacciucco.

Buen día para pedir un vino Bianco dell’Empolese DOC, otra región cercana a Pisa, que también elabora sus vinos – secos y dulces – con Trebbiano Toscano.  Vinos aromáticos y refrescantes que nos dejaran un buen final de viaje.

Si quieres más ideas para viajar a Toscana, no te pierdas Toscana, el alma gastronómica de Italia