linkedin

¿Sabías que una tarta de queso no es realmente una tarta? En realidad se clasifica como un pastel de crema pastelera, debido a que contiene huevos y no harina. Descubre más curiosidades sobre la tarta de queso, y con  qué vino puedes servirla en este post.

Martina Basaure

Hay dos variedades básicas de tarta de queso: al horno y sin hornear. Y entre las tartas de queso horneadas, probablemente los estilos más populares son la tarta de queso neoyorquina, la japonesa y la vasca.

Probablemente la tarta de queso al estilo neoyorquino es la más popular de todas. Para elaborarla se utiliza una base de queso crema, a veces con la adición de nata o crema agria, para producir una textura extremadamente densa y cremosa. Por lo general, se suele hornear con una base de galleta maría.

La  tarta de queso japonés (también conocido como pastel de queso soufflé o pastel jiggly) puede llegar a parecerte la tarta más deliciosa que existe. Es ligera, esponjosa y cremosa, una combinación perfecta que se deshace en el paladar.

FOTO: @ Verd Oliva / wecamp

La tarta de queso vasca en cambio presenta un centro cremoso y una parte superior e inferior «quemada» profundamente caramelizada, gracias a la cocción a alta temperatura, generalmente no tiene una base.

FOTO: @ Albert Font / wecamp

¿Se te hizo agua la boca? Sigue leyendo y descubre cómo puedes combinar tarta  de queso con un buen vino. 

Maridaje de vino y tarta de queso ¿Qué vino marida mejor con tarta de queso?

Durante los meses de calor se dan las mejores ocasiones para invitar a familiares y amigos a casa. Es un momento excelente para disfrutar con ellos de una rica tarta de queso con una copa de vino. 

El maridaje perfecto es el que más te gusta, pero te explicamos con qué vinos puedes resaltar los sabores de la tarta sin perder los aromas del vino, logrando una combinación ideal. 

 Aquí hay algunas sugerencias para servir vino que seguro te encantarán con su próximo trozo de tarta de queso

FOTO: @ Albert Font / wecamp

Tarta de queso con Moscato o Moscatel

El vino elaborado con la variedad Moscato, conocida como Moscatel en España, es siempre una buena opción. Este maridaje es un clásico porque tradicionalmente hemos asociado que el vino dulce se sirve con los postres, también con cualquier tarta de queso de las que te acabamos de explicar. 

El vino blanco elaborado como dulce con uvas Moscatel, especialmente en Francia, Italia y España, es famoso por sus aromas de melocotón, azahar y nectarina. Combinados con los sabores lácteos del queso, el resultado resulta excepcional. 

En la región de Piamonte, en Italia, la Moscato es la uva que se utiliza para elaborar el Moscato d’Asti, un vino frizzante de baja graduación alcohólica, con azúcar residual y espuma ligera que lo convierte en el acompañante perfecto de una tarta de queso. 

En este post te hemos explicado solamente algunos detalles sobre la Moscatel, pero puedes leer más sobre esta variedad en Moscatel, el vino aromático que vas a querer probar.

Tarta de queso con Pedro Ximenez

Al igual que el Moscato, este vino generoso elaborado en Jerez con uvas de la variedad Pedro Ximenez, previamente secadas al sol, acompaña bien los postres dulces. Siempre y cuando te guste mucho el sabor dulce, porque PX con tarta de queso sería un maridaje basado en el equilibrio por armonía (dulce + dulce) y el azúcar es la máxima expresión de la combinación. 

El PX tiene un bonito color oscuro y una textura aterciopelada que te sorprenderá cuando lo acompañes con una rebanada de tarta de queso. Si eres amante de las golosinas, de lo azucarado, de todo postre dulzón… te encantará la tarta de queso cubierta con salsa o dulces y una copa de PX.

Si quieres aprender más sobre los vinos de Jerez no te pierdas  Una mirada a los vinos del Sur con el sumiller Rafael Bellido y Los vinos de Jerez son irresistibles por estos motivos.

Tarta de ques ocon Riesling

La variedad Riesling es originaria de la región de Rin en Alemania y es muy valorada por su elevada acidez.  

Al contrario de los maridajes anteriores, más enfocados a la afinidad de sabores, con un Riesling estamos buscando el contraste, ya que su acidez modifica la percepción sensorial de la densidad de la tarta de queso.

Tarta de queso con espumosos: Cava o Champagne

Las burbujas son siempre una excelente elección para los postres porque los vinos espumosos son muy versátiles. La acidez y las burbujas son refrescantes y, en el caso de la tarta de queso, modifican la percepción del postre hacia un perfil más ligero. Lo opuesto a lo que conseguiremos si servimos la tarta con PX o Moscatel. 

¿Es mejor el maridaje con espumosos que con vinos dulces? Depende de tus gustos personales. Si eres poco amante del dulce, un vino con mayor acidez y sin azúcar residual, como son los espumosos, será una mejor opción para ti. 

¡Esperamos que a partir de ahora disfrutes de tus tartas de queso más que nunca!

Suscribirse para recibir novedades por correo
Tratamiento de datos

Si algo me atrae especialmente del mundo del vino es que siempre tiene cosas nuevas para sorprendernos. Vinistas ha sido mi asombro más reciente, un ecommerce iniciado por Ruth de Andrés, mujer inquieta que junto con su equipo nos descubre pequeños productores de vino de España. Os confieso, muchos de ellos no los conocía.

Glòria Vallès

Vinos inaccesibles, difíciles de conseguir, con pequeñas producciones y que esconden en sí mismos historias muy personales. Eso es lo que nos ofrece Vinistas, los buscadores de vinos independientes y lo hace en el formato suscripción a un club de vinos que ya a demostrado su efectividad en otras plataformas.

En Vinistas el concepto subscripción cobra un sentido distinto, porque los vinos que selecciona Ruth (en breve os hablaré de ella) son difíciles de encontrar en el mercado español. Muchos los elaboran pequeños productores independientes que mayoritariamente los venden a mercados de exportación. Es decir, si no conoces al productor o no lo compras en Vinistas, muy probablemente ese vino no lo descubrirás nunca.

Vinistas, Club de Vinos Independientes

¿Cómo es la experiencia de compra en Vinistas?

Me gusta hablar de proyectos que conozco, así que he pedido una caja de vinos como las que envían a sus suscriptores para vivir en primera persona la experiencia. He recibido un mail de confirmación de pedido y a las 72 horas los vinos estaban en casa.

No conocía ni uno de los productores, todos proyectos nuevos para mí, algo que no es difícil porque en España hay más de cuatro mil bodegas y cada una de ellas tiene varias marcas en el mercado. Aún así, me ha sorprendido.

Los vinos los elige Ruth, enóloga con experiencia internacional y un perfil muy técnico, junto con el panel de cata de Vinistas, que mensualmente elije 15 vinos para vender. Buscan vinos que sean técnicamente perfectos pero que mantengan su alma y transmitan el terroir del que provienen. Son vinos que hablan de paisaje y de lo que representan para su entorno.


Vinistas trabaja para poner en valor pequeñas producciones de vino independientes que enriquecen el panorama vitivinícola de nuestro país.


 

Antes de suscribirte puedes hacer una primera compra en su tienda de vinos y ver si los vinos de la web pueden ser de tu gusto. Te recomendaría algunos, pero la esencia de Vinistas es dejarse llevar y abrazar la sorpresa, así que voy a dejar que lo experimentes por ti mismo/a.


Vinistas

FOTO: Milenrama Rosado (5’65 €) es uno de los vinos que Ruth ha elegido, junto con el panel de cata, para formar parte de su catálogo / @ Vinistas

La historia de Vinistas en pocas frases

Vinistas es la evolución natural de Los vinos de Ruth, un pequeño proyecto que en 2015 decidió hacerse mayor y buscar un enfoque más transversal. La esencia del proyecto sigue siendo la misma, poner en valor pequeñas producciones de vino que enriquecen el panorama vitivinícola de nuestro país, y que de otro modo no tendríamos acceso a ellas.


Desde el viñedo a nuestras mesas viajan las historias de familias, viticultores y pequeños productores independientes


 

Es un portal que me gusta especialmente porque cumple con el principio de llevar el mundo rural a nuestras casas. Desde el viñedo a nuestras mesas viajan las historias de familias, viticultores y pequeños productores independientes que de otro modo no tendrían cómo vender sus vinos en el mercado español.

Una tienda online pionera en solucionar, por un lado, la dificultad de los pequeños productores para vender sus vinos al cliente español, y por otro, aportar un gran valor a los amantes del vino, que aquí encuentran todo lo que no podrán comprar en los grandes marketplaces que sirven vino en nuestro país.

Un proyecto de pequeños para pequeños, con la ambición de hacerse grande. ¿No te parece que era imprescindible?

vinistas

FOTO: Las suscripciones empiezan en 40 € el envío de una caja / @ Vinistas

La pizza cuatro quesos es un clásico que se come en la mayoría de casas. Pero si queremos saber con qué vino servirla, es difícil encontrar referencias porque normalmente los maridajes se proponen con gastronomía más elaborada. En winestyletravel.com queremos acercar el vino a todo el mundo, así que qué mejor que hacerlo con comida que todos preparamos o pedimos para llevar a casa.

Glòria Vallès

Si buscamos pizza cuatro quesos en Google lo que encontramos fácilmente son recetas para prepararla en casa, pero cuesta más encontrar recomendaciones de vinos que puedes servir con una pizza cuatro quesos. Queremos romper tabúes y demostrar que el vino puede acompañar cualquier comida, desde las más hasta las menos gastronómicas. 

El primer paso antes de pensar qué vino servir con una pizza cuatro quesos o con cualquier otro plato siempre es valorar los ingredientes que incluye la receta y cuál es su sabor cuando está terminada. ¿Domina el ácido, el dulce o el amargo? ¿Tiene una textura cremosa o más bien seca? ¿Hay algún ingrediente que destaque por encima de los demás? ¿Es un plato picante? Cuanto más fácil es la elaboración del plato y más sencilla su combinación de ingredientes, más manejable será la decisión del maridaje.

pizza cuatro quesos

FOTO: @ Pexels

¿Qué ingredientes tiene una pizza cuatro quesos?

Siguiendo mis propios consejos, tengo que describir qué ingredientes incluye el plato y cómo se elabora, así que os comparto la receta:

Ingredientes para la masa:

  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Harina de trigo
  • Sémola de trigo o semolina (no siempre se incluye pero le da un toque crujiente)
  • Levadura fresca de panadería
    Sal

 

Ingredientes para poner en la pizza, encima de la masa (estos son los tradicionales que se utilizan en la receta italiana quattro formaggi):

  • Queso mozzarella
  • Queso gorgonzola
  • Queso parmesano
  • Queso fontina

La masa es lo más laborioso de preparar, pero aquí lo que nos interesa es los ingredientes que tiene y cuál es su sabor (que la mayoría de nosotros tenemos en mente).

Los quesos aportan una textura muy característica a esta pizza: cremosidad y salinidad serían quizás la mejor descripción de la misma. Cada uno de los quesos tiene su propia expresión, uno es azul, otro cremoso, un queso duro y uno de pasta semi-cocida. El resultado es una intensidad aromática elevada, además de la textura que ya hemos comentado.

pizza cuatro quesos

FOTO: @ Pexels

¿Con qué vino sirvo la pizza cuatro quesos?

Cualquier vino es bueno para cualquier plato si al comensal le gusta la combinación. Este principio rige siempre todas mis recomendaciones, pero sin duda si buscamos en los libros de maridajes y gastronomía, siempre hay unas armonizaciones más recomendables de otras.

Vamos a huir del lambrusco, ese vino italiano de la región de Emilia-Romaña con muy mala fama entre los amantes del vino, principalmente por las malas prácticas que se han realizado en la producción del mismo durante mucho tiempo.

También dejaremos de lado los vinos tintos, si bien la tradición nos dice que durante años el queso se ha servido con vino tinto (ese queso manchego con la copa de Rioja… ¿lo recuerdas?). Así que nos quedan vinos blancos y rosados.

Para mi gusto personal, el vino blanco es el mejor amante del queso, así que para una pizza cuatro quesos recomendaría un vino blanco, pero no cualquiera. Descartaría variedades como la Riesling y la Gewurztraminer y me decantaría por blancos que también tengan elevada acidez y que sean muy versátiles. Las variedades Chenin Blanc, Sauvignon Blanc o Chardonnay serían una buena elección si están elaborados como vinos jóvenes o con un ligero trabajo en lías.

En España tenemos también variedades blancas muy interesantes que podrían acompañar perfectamente una pizza cuatro quesos, como Godello, Viura o Garnacha Blanca. Cualquiera que elijamos será una buena opción si nos aseguramos de que el vino no tiene una larga crianza y su nivel de acidez es elevado. La combinación de comidas cremosas y untuosas con vinos ácidos siempre ha sido un éxito.

 

Si te ha gustado este post puedes descubrir también ¿Con qué vino servir la pasta italiana?

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar