linkedin

Accede a nuestro club de vinos digital

Un almuerzo de San Valentín, maridado por la sumiller María José Huertas

5 febrero, 2020

maridaje sumiller maria jose huertas

Una cena en pareja, para algunos la más romántica del año, para otros la oportunidad de pasar un buen rato con alguien a quien estamos conociendo o con nuestro compañero/a de vida. En definitiva es el día de San Valentín y es una oportunidad más de disfrutar para todos aquellos a quienes nos gusta el vino y la gastronomía.

Esther Ibáñez

El lugar es perfecto y estamos en buenas manos. La sumiller del restaurante Paco Roncero de Madrid, anteriormente llamado La Terraza del Casino, nos propone un menú de San Valentín maridado. María José Huertas maneja la carta de vinos que cuenta con unas 900 referencias.

María José Huertas es una de las sumilleres más reconocidas del panorama español, fue Premio Nacional de Gastronomía 2003 y Premio a la Mejor Sumiller por la Academia Internacional de Gastronomía en 2005.

Lleva desde el año 1999 como sumiller del Restaurante Paco Roncero. Más de veinte años a cargo del vino en uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid. Buscaremos, aconsejados por ella, una armonía con los platos de este restaurante que, además, ostenta dos estrellas Michelin.

FOTO :  María José Huertas es una de las sumilleres más reconocidas de nuestro país.

Nuestro San Valentín con… ¡vino tinto!

Atención spoiler: Sot Lefriec. No es que comencemos la velada ya con este tinto, es que tenemos que abrirlo ahora y decantarlo antes de iniciar el almuerzo, para que esté perfecto en el momento de tomarlo, que será con las carnes.

El verdadero inicio es tajante “No hay almuerzo sin Jerez” – nos dice María José. Y por ello nos propone acompañar los canapés con una Manzanilla Solear en rama.

Otras opciones para los primeros pases del menú serán por ejemplo un Champagne Bollinger Special Cuvée ¡chin, chin!. Pero si se prefieren las burbujas patrias, iremos con un espumoso Manuel Raventós, que también acompaña divinamente los aperitivos y los entrantes ligeros.

Para un platito de aceitunas buscaremos grata compañía en un Riesling de Dr Loosen, ¡esta armonía no se nos había ocurrido nunca!

FOTO :  Remírez de Ganuza elabora este Blanco con 8 meses en barrica nueva de roble francés.

Abrimos capítulo de pescados y María José nos propone un pescado blanco, por ejemplo un bacalao con su punto justo de sabrosura. El plato manda. Es perfecto para descorchar un Remírez de Ganuza Blanco de Rioja. La sumiller nos confiesa su predilección por estos blancos fermentados y criados en barrica. “Son perfectos para maridar pescados grasos”-apunta.

Lo hemos avisado, Sot Lefriec iba a aparecer en este menú maridado. Es su momento, justo cuando salen de cocina las carrilleras. Una carne melosa, sin complicaciones protocolarias para degustarse ¡que estamos en una cita! Están tan bien cocinadas que se deshacen. Deliciosas.

¿Y qué tal le ha sentado al Sot Lefriec su estancia en el decantador? Comprobamos en copa que no hay en él ni un atisbo de timidez, este tinto del Penedés, elaborado con tres variedades tintas: Cabernet Sauvignon, Cariñena y Merlot, se expresa perfectamente en la copa. Sot Lefriec es, según palabras de la sumiller “Un tinto súper mediterráneo del que destacan los recuerdos a especias o cacao”.

manzanilla solear

FOTO :  Seleccionada entre las botas más viejas de las soleras de Barbadillo, esta manzanilla se embotella directamente de la bota, «en rama».

El dulce final, por supuesto, ¡es San Valentín!

Cacao…¿Habrá tarta de chocolate para el postre?-nos preguntamos.

No, esta vez no.  María José quiere sacarnos uno de estos caramelitos en forma de vino, un dulce de postre que con lo que mejor se entiende es con el pastel de limón, un Chivite Vendimia Tardía. Cítricos de la tarta y dulce natural del vino. Delicia en el paladar que teóricamente pone punto y final a la velada.

Pero… ¿y si la conversación fluye y alargamos la sobremesa? María José Huertas lo tiene claro, para dar con un vino de conversación, volveríamos al punto de partida: a Jerez. Concretamente tomaremos un Oloroso de Valdespino. El tiempo es el verdadero lujo hoy en día.

 

chivite vendimia tardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *