linkedin

Ya sea por motivos de salud, de bienestar o de estilo de vida, cada vez más personas toman la decisión de vivir una vida sin alcohol. Si bien estamos habituados a la cerveza sin alcohol, desconocemos los vinos desalcoholizados que podemos encontrar en el mercado.

Por Esther Ibañez

 

Una botella de vino sin alcohol se enfrenta, de entrada, a dos cuestiones habituales: ¿Es un vino? ¿Es un mosto? Y a las dos responde negativamente.

“El vino es, exclusivamente, la bebida resultante de la fermentación alcohólica, completa o parcial, de uvas frescas, estrujadas o no, o de mosto de uva. Su contenido en alcohol adquirido no puede ser inferior a 8,5% vol”. Así que según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) no podemos decir que el vino sin alcohol es vino.

Tampoco es un mosto, porque el vino sin alcohol no es un simple zumo de uvas. El vino sin alcohol es una elaboración en la que el mosto ha fermentado y posteriormente se ha retirado el alcohol que ha resultado de esta fermentación. Es decir, el vino nació siendo vino, y después ha sido desalcoholizado.

win vinos sin alcohol
PHOTO: Bodegas Familiares Matarromera elabora la marca Win, vinos sin alcohol

¿Cómo se desalcoholiza un vino?

El vino desalcoholizado parte de la elaboración habitual de vinos, y como única diferencia puede haberse escogido uva con un grado de maduración menor para iniciar la elaboración con mostos con menos potencial alcohólico (recordemos que la fruta más madura tiene más azúcar, y el nivel de azúcar es lo que determinará el grado de alcohol).

Para desalcoholizarlo existen varios métodos más o menos complejos que resumiremos así:

  • Mediante osmosis inversa, es decir, se separan todos los componentes del vino por distintos procedimientos de disolución e hidratación, y se vuelven a recomponer todos eliminando el etanol. La ventaja de este método es que se evita el calentamiento del vino.
  • Mediante columnas de conos rotantes que centrifugan el vino, separándolo en capas de líquido, mientras un vapor frío desplaza las sustancias volátiles. Se obtiene así una separación de componentes del vino que aísla el alcohol que ya no formará parte del producto final.
  • Mediante liofilización: el vino se congela y se introduce en una cámara de presión para que parte del agua y del alcohol se eliminen por sublimación (paso directo del estado sólido a gaseoso).

¿Por qué elegir vinos sin alcohol?

La cuestión es que su consumo está aumentando entroncando con la tendencia creciente de cuidado del cuerpo y la alimentación natural. Además, los consumidores buscan este tipo de bebida sin graduación (o muy baja) por distintas razones:

  • Por salud o prescripción médica en el caso de pacientes a los que se les ha aconsejado reducir su ingesta de alcohol mientras estén bajo tratamientos médicos o farmacológicos, por ejemplo.
  • Para poder conducir o manejar maquinaria.
  • Por distintas situaciones pasajeras en la mujer: embarazo o lactancia por ejemplo.
  • Para no embriagarse en los almuerzos de trabajo o con clientes en los que se quiere mantener el uso social del vino como acompañante de las comidas.
  • Por motivos religiosos. Algunos vinos desalcoholizados españoles han conseguido el certificado Halal que permite su consumo a los musulmanes, por ejemplo.

El mercado de vinos sin alcohol es mucho más maduro en países como Estados Unidos o Francia en cuanto a la aceptación por parte del consumidor.

En España, la consultora IWSR establecía que existe un margen de crecimiento muy alto, cifrado en un 36,8% hasta 2022. IWRS, especializada en análisis de mercados y tendencias de consumo de bebidas alcohólicas, se basa en una encuesta realizada en bares y restaurantes que arrojó la cifra que el 50% de ellos dispensaban bebidas con bajo alcohol (o sin alcohol) muchas de ellas disponiendo de cócteles elaborados con ellas.

vinos sin alcohol

¿Por qué la cerveza sin alcohol tiene una mayor presencia que el vino?

Mientras que el primer vino sin alcohol lo lanzó Bodegas Torres hace poco más de una década, la cerveza sin alcohol se introdujo hace más de 40 años en España. Hoy representa aproximadamente el 14% de toda la cerveza que se consume en el territorio.

Somos líderes mundiales en consumo y producción de cerveza sin alcohol, un tipo de cerveza que no ha triunfado en casi ningún otro país.

Las razones son principalmente dos: en España la cerveza se toma tradicionalmente mucho más fría que en otros países, por lo cual se nota menos la diferencia de sabor y de grado alcohólico.

La segunda razón es que el grado alcohólico de las cervezas más consumidas ha sido también mucho más bajo que el de marcas internacionales.

También se apunta a que la cerveza suele acompañar comidas o aperitivos en su consumo más frecuente, mientras que en otros países se suele consumir sola.

Pero el punto más crítico de los vinos sin alcohol frente a la cerveza sin alcohol, según apunta un certero estudio del Instituto de la Vid y el Vino de Castilla La Mancha, es que en la cerveza los compuestos del aroma se crean en su proceso de malteado, mientras que en el vino son productos de la fermentación alcohólica.

Así, desalcoholizar un vino con los sistemas que hemos mencionado puede tener impacto sensorial en parámetros como la acidez o la volatilidad de compuestos aromáticos mucho más perceptibles para el consumidor.

Por ello, los vinos sin alcohol suelen tener una recomendación de temperatura de consumo (tanto en blancos, tintos o rosados) mucho más bajas que sus equivalentes.

Se servirían idealmente en torno a los 4o -9o grados, es entonces, servidos fríos donde potenciarán sus cualidades más refrescantes. En definitiva, son una opción más a valorar en el mundo 0,0%.

Si eres de los que se ha pasado a la vida SIN, te recomendamos que sigas a la sumiller Meritxell Falgueras y leas su libro “Qué beber cuando no bebes”

Kalsarikannit, que se refiere a la costumbre de quedarse en casa en pijama, poner música, tomarse una copa de vino y leer un libro. ¡Desde luego suena a buen plan!

Por Esther Ibañez

Siempre es fascinante descubrir que en otro idioma existe una palabra que no tiene traducción en el nuestro. La mayor parte de las veces, estas palabras sin traducción se refieren a usos o costumbres que no se dan en nuestra latitud. Este es el caso.

Hoy nos ha llamado la atención una palabra finlandesa: kalsarikannit, que se refiere a la costumbre de quedarse en casa en pijama, poner música, tomarse una copa de vino y leer un libro. ¡Desde luego suena a buen plan!

Si uno averigua las horas en las que suele brillar el sol en Helsinki (sur de Finlandia) en todo el invierno se sorprenderá que pocas veces superan las 100 horas… El invierno de 2013, por ejemplo fue uno de los menos soleados: no pasaron de 50 horas de sol siendo los días nublados los abrumadoramente más frecuentes.

Está claro que quedarse en casa y practicar el kalsarikannit, es siempre una buena opción en estos lugares del mundo en los que reina el tiempo inestable.

En general, todos los países nórdicos observan esta costumbre más o menos ritual. En Dinamarca lo consideran dentro de las recomendaciones del Hygge, es decir la filosofía que propone encontrar la felicidad en pequeñas cosas.

Hogares cálidos, decorados para crear atmósferas confortables, iluminados con velas o con el fuego de una chimenea encendida son los elementos indispensables para crear nuestro momento de kalsarikannit. Y claro, una copa de vino.

En Winestyle Travel os sugerimos algunos elementos para que todo gire en torno al vino en esta recomendable costumbre invernal:

 

  • UN VINO: El vino es una elección muy personal: será el que más nos guste o apetezca. En caso de duda, podemos optar con el berciano PYJAMA, un monovarietal de mencía cuyo nombre le va como anillo al dedo a este momento.

 

  • UNA COPA: el tacto del cristal de las copas Riedel es único. Elegiremos esta u otra marca de copas de calidad para disfrutar de nuestro vino del mejor modo posible.

 

  • UNA VELA: si no disponemos de chimenea, podemos recrear el ambiente lumínico propicio con una vela. Como nosotros somos gente del vino, os proponemos una vela aromatizada con variedades de uva, como las que comercializa la bodega Verum. ¿Una vela chardonnay? Nos dicen que reproduce un aroma a crema dulce tostada, con matices cítricos y florales. También recuerda al chocolate en polvo.

 

  • UN LIBRO: En este tema vuelven a mandar los gustos del lector, incluso con la temática “vino” podemos haceros un puñado de recomendaciones: una novela –La Bodega, Noah Gordon, Editorial Roca-, un ensayo ¿Qué vino con este pato?, Ferrán Centelles, Editorial Planeta- , un cómic- Los Ignorantes, de Etienne Davodeau, Editorial Cúpula o un delicioso relato corto de Roald Dhal llamado La Cata, Editorial Nórdica.

 

  • UNOS CALCETINES. En esta sesión de kalsarikannit buscaremos la comodidad ante todo y unos buenos calcetines no pueden faltar en el frío invierno. Estos que hemos seleccionado en etsy.com son perfectos para winelovers y además aportan la nota simpática a la situación.

 

  • UNA PLAYLIST. La música adecuada para crear un ambiente todavía más acogedor. Escogemos una playlist con sabor vinícola que han elaborado en la bodega del Penedés Jean Leon para nosotros. Otra opción es confeccionarnos nuestra propia playlist incluyendo canciones como: Red Red Wine de Neil Diamond, Lilac Wine de Nina Simone o la sugerente Summer Wine de Nancy Sinatra. Esta última es perfecta para días desapacibles de invierno. ¡Con ella os deseamos un feliz kalsarikannit!
libro para Kalsarikannit

Portugal es una de las potencias vinícolas a nivel mundial en cuanto a variedades de uva. Nuestro vecino ha sabido mantenerse al margen de los efectos de la globalización en cuanto a las variedades de uva que reinan por doquier y hoy es esa riqueza vegetal su mayor tesoro. Nombres como las tintas Touriga Nacional, la Tinta Roriz, Jaén, Trincadeira o las blancas Loureiro, Arinto o Roupeiro nos sugieren singulares vinos elaborados a partir de ellas.

Por Esther Ibañez

Se calcula que Portugal tiene un catálogo ampelográfico de medio millar de variedades de uva, se considera por ello el país con mayor riqueza varietal.

Juegan a a favor de Portugal las islas lusas del Atlántico: Azores y Madeira, paraísos vinícolas cuya insularidad y aislamiento ha permitido mantener viñedos con castas autóctonas.

Además, junto a Madrid, Lisboa es una de las pocas capitales que da nombre a una Denominación de Origen. Concretamente la zona de Lisboa pasó en 2008 a formar parte de la calificación “Vinho Regional Lisboa” en sustitución de la antigua denominación “Vinho Regional Estremadura”.

Existe además, una generación de talentosos enólogos lusos, de los que mencionaremos algunos. Ellos están explotando el enorme potencial de estas variedades autóctonas portuguesas y elaborando vinos muy particulares, apreciados por la crítica internacional y por aquellos amantes del vino que buscan nuevos tintos y blancos.

Anselmo Mendes

Robert Parker no dudó en señalarlo como “one of the greatest Portuguese winemakers” en The Wine Advocate. Y José Peñín destacó que Mendes era “el productor de Alvarinho más innovador”.

Lo cierto es que Anselmo Mendes es uno de los enólogos portugueses más reconocidos. Su trabajo con tres variedades blancas – la Alvarinho, Loureiro y Avesso – utilizando técnicas como la fermentación en barrica, o la vinificación de blancos en contacto con sus pieles, le ha permitido crear una variedad de vinos sorprendentes que han logrado el aplauso de la crítica.

enologo vinos de portugal

Antonio Maçanita

Con tres proyectos propios en marcha en distintos puntos de la geografía portuguesa, Maçanita forma parte del grupo de enólogos más destacados qie elaboran vinos de Portugal

Lleva más de una década en Vinos Fitapreta en el Alentejo, promovió la Azores Wine Company en el archipiélago atlántico y es cotitular del proyecto Maçanita en el Douro junto a su hermana Joana Maçanita, también enóloga.

Además de su actividad propia, asesora a una docena de bodegas de Portugal. De ascendencia alentejana y azoriana, su filosofía pasa por la preservación de las castas autóctonas portuguesas.

Diogo Campilho y Pedro Pinhao

Dos jóvenes enólogos que han creado un exitoso tándem en Quinta de Lagoalva, una hacienda de larga tradición vinícola en Ribatejo (Vinho Regional Tejo).

Con formación y experiencia en Australia, la filosofía de Campilho y su socio es buscar la conjunción de las técnicas vitivinícolas del nuevo mundo con las tradicionales europeas de cara a obtener lo mejor de cada variedad.

Destacan sus vinos elaborados con la variedad Alfrocheiro, que entrega vinos elegantemente oscuros, de capa altísima.

Cerdeira Solhaeiro

Luis Cerdeira

Este enólogo de Portugal, que dirige la bodega Solhaeiro junto a su hermana María Joao Cerderia, encarna la tercera generación de la familia elaborando vinos en Melgaço.

Ubicadas junto a la frontera con Galicia, las subregiones de la DOC Vinho Verde Melgaço y Monção, cuentan con una situación privilegiada que les confiere un microclima ideal para el cultivo de variedades blancas y tintas propias de la zona.

Su gama de Solhaeiro se encuentra entre los vinos portugueses de mayor proyección en los mercados internacionales.

Paulo Laureano

Este Ingeniero Agrónomo y Enólogo formado en Portugal, España y Australia es uno de los grandes nombres del Alentejo, pues en los últimos años ha colaborado en una treintena de proyectos vitivinícolas de la región.

Además Laureano es uno de los promotores de la recuperación de una casta autóctona alentejana, la Tinta Grossa, creando el primer vino varietal de esta variedad: Paulo Laureano Tinta Grossa.

El sumiller zaragozano Guillermo Cruz vuelve a WineStyle Travel para mostrarnos algunos de los vinos que se servirán en su mesa en estas fiestas en torno al fin de año.

Por Esther Ibañez

La selección de vinos de Guillermo Cruz, como siempre, responde a la de una persona entusiasta del vino, que busca conocer cada uno de los lugares donde se elaboran los vinos y las personas que están detrás de ellos.

Con su experiencia a cargo de la parte líquida de Mugaritz, uno de los restaurantes más singulares de España, sus recomendaciones son siempre pistas sobre los vinos más sorprendentes del panorama mundial.

Guillermo Cruz no para de recibir reconocimientos por su trabajo, su dedicación al vino y su afán por comunicar sus amplios conocimientos vinícolas.

El último de ellos ha sido el galardón “Mejor Sumiller” en la última edición de los IWC Merchant Awards celebrada en octubre en Madrid.

El Jurado destacó que Guillermo Cruz es “el embajador de la pasión inteligente en el vino, el que nos sabe hacer soñar lo que solo sentimos, el que sabe que la emoción que en él despiertan los grandes vinos no sirve para nada si no es compartida”

“Un conocedor profundo y amplio, de los que se recorre el mundo en busca de la cepa diversa y del vino recóndito. Tiene el vino en su corazón, en su cabeza y en su agenda, pero lo transmite con la sencillez de los que saben que, por muy importante que el vino sea para nosotros, el vino se hace grande cuando es pequeño, cuando los demás lo beben por divertirse.

“Con esta sencillez en su mente, ha conseguido lo que nadie en su circunstancia había conseguido antes: que un gran restaurante organice sus menús en torno al vino, que investiguen el vino para hacerle ser elemento troncal en algunos platos, que el vino no sea acompañante al que se marida, sino acto de amor y presencia.”

viñedos elegidos por guillermo cruz

La lista que Guillermo Cruz nos ha elaborado para estas fechas no puede ser más tentadora. Tomaremos nota para nuestras celebraciones, para despedir el Año o celebrar la llegada del siguiente. Una lista cargada de emotividad y buenos recuerdos en torno al vino y sus hacedores.

Pascal Doquet Grand Cru Blanc de Blancs

Esta familia que es productora en Champagne desde 1982, se caracterizó allá en 2004 por una reconversión total a la biodinámica, es un cambio de rumbo, buscando encontrar un nuevo diálogo con su entorno, está vez mucho más cercano y sincero.

Fue uno de los primeros “petit vigneron” en saltar a la palestra, mostrando que no sólo las grandes casas son capaces de crear singularidad líquida.

Ulrich Allendorf Jesuitengarten Grand Cru 2012

“Cuando conocí a Ulrich en mi primer viaje a Alemania, allá por 2010, me conmovió la historia que giraba alrededor de sus botellas”.

El pueblo de Winkel, en el mismo corazon del Rheingau como casa y centro de operaciones, y como buen productor alemán, elabora unos 50 vinos distintos.

Jesuitengarten, o el Jardín de los Jesuitas, es un Grand Cru ya clasificado hace cientos de años por los monjes, que debido a su cercanía al Rio Rhin produce botellas con menos acidez que otras parcelas de la zona, pero con una boca y textura que hace enloquecer.

As Sortes 2016

“Siempre fue mi blanco gallego favorito, Rafa Palacios ha sido la persona que más ha profundizado en el potencial de la Godello. De familia de productores, él decidió nadar a contracorriente, abandonar su zona de confort y marcharse a Galicia” nos cuenta Guillermo Cruz.

Rafa es una de esas personas que se deja querer y que te contagia emoción cuando habla de sus mini parcelas, de los mayores del lugar, de los suelos o de su entorno.

Un vino con trabajo en barrica y lías, para dar más textura a un Valdeorras embotellado, la esencia del purismo fruto de una perfecta sinergia entre hombre y paisaje.

as sortes elegido por guillermo cruz

Ignios Baboso Negro 2016

“Borja Pérez junto con Jonathan García son los referentes indiscutibles en Tenerife, aunque para mi también lo son en el mundo” opina Guillermo Cruz.

Situado en Ycodem Daute Isora, en ese paraíso repleto de suelos volcánicos y variedades autóctonas, muchas de ellas procedentes de Portugal, aunque con otro nombre.

La Baboso es una de esas variedades que estuvo a punto de desaparecer, por la dificultad de trabajarla y sus escasos rendimientos. Borja consigue llevar estar variedad al máximo exponente, pocas botellas, una sola parcela. Un vino precioso.

Cream Solera 1847 González Byass

Ya que estamos, quizás, en la época más dulce del año, no podía faltar un vino de Jerez, de las históricas mezclas entre PX y Oloroso.

“Este en particular, obra del gran Antonio Flores, el hombre de Jerez, aquel que lleva el nombre de su tierra hasta el lugar más recóndito del mundo, poeta, persona y amigo”.

Solera que arranca en 1847, un vino viejo, que nos hace recordar que el tiempo, es el mayor de los lujos y aquellas botellas que se alían con este tiempo, para trascender, se convierten en inolvidables.

 

Estos son los vinos que eligió Guillermo Cruz las Navidades pasadas, ¿tienes curiosidad para seguir leyendo?

ignios por guillermo cruz

Si el vino tiene una magia especial frente a otras bebidas es por su capacidad para armonizar aromas y sabores de forma excepcional. Hemos catado Celeste Crianza de bodega “Pago del Cielo” para Winestyle Travel y estos son los tres acordes que te recomiendo para disfrutar las Navidades con Celeste Crianza.

Por David Seijas

La armonización regional o clásica: cochinillo al horno

Una de mis recomendaciones más repetidas cuando imparto cursos de cata o charlas sobre maridajes, armonías o acordes  (Acordes es una palabra adaptada del vocabulario francés y es la que más me gusta utilizar, por su dulzura sonora) es sin duda la siguiente:

¡Disfrutad siempre de los vinos y la gastronomía de la misma zona! ¡Nunca falla!

En el momento de decidir los acordes, el paso de los años y la sabiduría de los lugareños no pueden equivocarse. Históricamente, siempre ha sido una gran gozada degustar un vino de la zona con algún plato típico de producto local, ambos se entienden a las mil maravillas.

En este caso, tanto si vais a viajar a la maravillosa Ribera del Duero, como si tenéis previsto cocinar en casa los días de Navidad, no podéis perderos una armonía excepcional: Celeste Crianza con cochinillo al horno.

El frescor de Celeste Crianza limpia la textura grasa del cochinillo, fundiéndose en boca. Además, suaviza los taninos y gana en cremosidad, creando así una sinergia insuperable. Si os atrevéis, probad a especiar y condimentar el plato con pimientas o hierbas aromáticas para potenciar el juego aromático.

Acorde estacional navideño: confit de pato, con salsa de arándanos y “chips de patata”

 Otra tendencia en acordes que siempre funciona, aunque sin darnos cuenta, es la de la estacionalidad.

Son aquellos platos, productos y vinos que más apetecen en una época especial del año. Por ejemplo, platos ligeros y frescos en verano, con vinos afrutados, cítricos y vivaces.

O platos de cocciones largas, de hora de “chup-chup” y paciencia y potajes en invierno, con vinos más cálidos, tánicos, oscuros…

Navidad es época de cocinar pluma: patos, ocas, pavos… Se comparten y disfrutan en muchas mesas de nuestro país.

En este caso, la textura y untuosidad del pato también crean una sinergia única con el frescor y el tanino bien fundido de Celeste Crianza.

La salsa de arándanos crea un juego aromático espectacular con la sensación de frutas maduras de vino y la patata “chip” aporta crujiente a la combinación, otorgando una nueva dimensión de texturas y diversión en el paladar.

Maridaje de contraste: trucha de río con jamón salteado

Normalmente, si nos preguntan sobre maridajes, lo primero que nos viene a la cabeza es identificar la estructura del plato.

Después, buscaríamos un vino con más o menos la misma potencia de dicha elaboración y así, encontraríamos un acorde por intensidad-afinidad.

Esta es una de las primeras piedras angulares de las tendencias actuales de la mayoría de los expertos sobre maridajes y armonizaciones.

Pero, lo que también es cierto, es que la mayoría de los expertos, sommeliers y wine lovers a los que he preguntado, el acorde que más recuerdan de sus vidas ¡suele ser el de contraste!

Alguna de las más memorables sinergias que he tenido el placer de degustar son en las que a priori, el plato y el vino, ¡se parecen como un huevo a una castaña!

Aquí va uno de estos. ¿Un señor vino de Ribera del Duero con un pescado? Se preguntarán… ¡Pues sí!

La buena integración de la madera, la buena textura frutal y la vivacidad de Celeste Crianza, nos permiten disfrutar de una buena trucha de río.

La idea es que la cocinen con jamón salteado, ya que la sal a dosis proporcionadas es una gran amiga de los vinos, los cuales se vuelven más sabrosos y suculentos.

Aquí os dejo estas tres elaboraciones para que puedan festejar de mejor manera, si cabe, estas fiestas que se avecinan.

Uzbekistán acaba de convertirse en miembro de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, una institución con sede en París que agrupa a los principales países productores de vino en el mundo. Con la incorporación de esta república, son ya 47 países miembros de la OIV.

Por Esther Ibáñez

La reciente noticia sobre la incorporación de Uzbekistán,  país de la Ruta de la Seda, a la OIV nos ha hecho preguntarnos por la viticultura en este exótico país centroasiático.

Ha sido toda una sorpresa constatar que es el líder en la producción de uva en toda la región de Asia Central. ¿Y por qué entonces apenas sabemos nada de los vinos de Uzbekistán?

Uzbekistán no tiene sección propia en ninguno de nuestros frecuentes libros de consulta, André Dominé en su extensísimo libro “El Vino” (Editorial Könemann) le dedica unas pocas líneas.

La explicación de esta ausencia se debe a que, al igual que en otros países que fueron dominados por el Islam, las inmensa mayoría de las uvas que se cultivan en uno de los países de la Ruta de la Seda están destinadas a su consumo en fresco o se secan para elaborar pasas.

Sobre la Ruta de la Seda

La cultura vinícola floreció en Uzbekistán siglos atrás, favorecida sin duda, por ser el lugar de paso de las rutas comerciales que atravesaban Asia Central.

Numerosos vestigios arqueológicos (vasijas, cerámicas…) apuntan al comercio de vino como una de las actividades frecuentes entre las caravanas que pasaban por estas tierras. Concretamente el vino que se producía en el Valle de Ferghana llegó a tener una considerable fama en el siglo II a. C.

La zona productora de vinos se concentraba en el Sur del país, donde también se halla la hermosa Samarkanda, una de las ciudades clave en la Ruta de la Seda y considerada una de las ciudades más antiguas del mundo todavía habitadas. Se estima que fue fundada hace 2.700 años y fue declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.

El incansable viajero veneciano Marco Polo dejó apuntado en sus diarios los buenos vinos que se tomaba con la población local en Samarkanda y destacaba la multitud de jardines y viñedos que adornaban sus calles.

También en la actualidad la viticultura se concentra en la zona sur del país, sobre todo la región de Surkahandarya y en el valle de Ferghana que goza de un clima templado desde primavera a otoño que la hacen propicia para el cultivo de la uva, tanto para su consumo en fresco como para la vinificación.

Desde hace unas décadas los gobiernos uzbekos han potenciado el desarrollo de la producción vinícola en su país. Existen ya grandes corporaciones como la Uzvinsanoat Company que agrupa a unas 83 bodegas de vinificación.

Uvas en Uzbekistán

En esta zona se cultivan actualmente unas cuarenta variedades de uva destinadas a la vinificación. Para elaborar vinos espumosos y brandy se usan las variedades Soyaki y Bayan-Shirin, mientras que las llamadas Saperavi y Rkatsiteli suelen ser las más frecuentes en los vinos tranquilos. También existe una importante de vinos dulces, comúnmente elaborados con uvas llamadas May Black, Rosy Muscat e Hindogni.

Otras castas con mucha presencia en los viñedos uzbekos son las llamadas Khusayni, Rizamat, Kishmish o Damskiy Palchik, pero estas están destinadas únicamente a su consumo en fresco.

En silencio y con expectación el público espera un momento histórico: una cata de siete vinos con 100 puntos Parker. Una experiencia única liderada por Luis Guitérrez, crítico de vinos para Wine Advocate en España, Argentina y Chile.

Por Glòria Vallès

Siete vinos con 100 puntos Parker. Es difícil decir que no a una propuesta tan sugerente. Vins y Licors Grau invitó a WineStyle Travel a participar en esta experiencia sensorial en la que descubrimos por qué un vino puede llegar a los 100 puntos (o no 😉 ).

“Un vino de 100 puntos es un vino que me acelera el corazón. No es un vino perfecto. Los 100 puntos Parker son vinos especiales”. Luis Gutiérrez inicia así una tarde excepcional y llena de vinos desconocidos por la mayoría.

Estamos en las instalaciones de Vins i Licors Grau en Palafrugell, Girona, y la velada es prometedora.

100 puntos Parker en Sanlúcar de Barrameda

La cata de 100 puntos Parker comienza con un Barbadillo Reliquias Palo Cortado. Uno de los vinos más añejos de la bodega, de los que habitualmente no se venden y quedan a manos de la propia familia.

Esta reliquia tiene 100 años de edad y una elevada concentración, sin perder por ello el equilibrio que lo hace casi mágico.

Los honores de abrir una de las 40 botellas de esta edición se hacen con la presencia de Armando Guerra, enólogo y responsable de los vinos de alta gama de de Bodegas Barbadillo.

Foto: Siete vinos con 100 puntos Parker / @ Paco Dalmau

Dos clásicos: de La Rioja y la Ribera del Duero

Seguimos con Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 1986 de Marqués de Murrieta. Un vino de 100 puntos Parker con un precio de venta al público alrededor de 495 €. De él todavía existen hoy partidas porque la bodega de La Rioja optó “por las largas crianzas en barrica”, a diferencia de otras bodegas de la región que embotellaban pronto.

El tercero de los vinos de la tarde lo produce la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez, Las Beatas 2015, también en La Rioja. Procedente de un único viñedo de 1.9 hectáreas, su producción es limitada a 1498 botellas. 

“Un vino muy joven, con poca historia pero con un gran futuro por delante”, en palabras de Luis Gutiérrez.

El propio Telmo Rodríguez , Presidente de la Compañía, hablará de sus vinos y sus viñedos al finalizar la cata: “para elaborar Las Beatas buscamos una bodega subterránea para envejecer despacio; y esto nos ha dado el gusto de descubrir el verdadero Rioja”.

Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 1986 100 puntos parker
Foto: Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 1986, Marqués de Murrieta / @ Glòria Vallès

Sumamos los 400 puntos con Dominio de Pingus 2014 de Peter Sisseck, uno de “los enólogos más competentes en España, básicamente porque conoce vinos de todo el mundo” según Luis Gutiérrez.

El  Dominio de Pingus 2014 lleva al ponente a reflexionar sobre el futuro de la Ribera del Duero: “debería dar más información de las subregiones, de cómo es cada viñedo de la Ribera del Duero”.

Un viaje al Nuevo Mundo

El próximo vino nos transporta desde el clima mediterráneo con carácter continental de la Ribera del Duero, al otro lado del Atlántico, con un vino excepcional del enólogo Alejandro Vigil:  Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013.

“Alejandro Vigil es una de las personas que en Mendoza están tratando de entender el terroir y sacar lo mejor de cada viñedo” explica Luis Gutiérrez.

Y es que Mendoza, en Argentina, es una región con gran diversidad de climas y suelos. En cada una de sus subregiones la altitud juega un papel determinante en el desarrollo de las parcelas específicas de viñedo.

Te recomiendo que descubras un poco más esta bodega leyendo nuestro artículo Casa El Enemigo, el corazón de Alejandro Vigil

vino 100 puntos Parker
Foto: Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013, bodegas Casa El Enemigo / @ Glòria Vallès

Y del Nuevo Mundo saltamos al Viejo Mundo, a un clásico que es quizás el vino más excepcional de la cata:  Château Cheval Blanc 2010.

Un vino elaborado en la mítica bodega de Saint Émilion, Burdeos, por Pierre Lurton. Enólogo joven que también es responsable de Chateau d’Yquem.

La experiencia termina con Toro Albalá Don P.X. Convento Selección 1946. “Este vino es excepcional porque procede de una sola añada, 1946, no tiene solera”. Encontramos en él un vino blanco muy dulce, un postre en sí mismo.

¿Por qué 100 puntos Parker?

Al final de la cata, Anna Vicens, Presidenta de la Asociación Catalana de Sumilleres, pregunta lo que probablemente muchos tenemos en mente y nadie expresa abiertamente en el momento: ¿Qué diferencia hay entre un vino de 90 y uno de 100 puntos Parker?

“Mi respuesta no es científica: un vino de 100 puntos me parece mejor”. Luis Gutiérrez deja abierta así la respuesta a una incógnita compartida por muchísimos bodegueros y catadores sobre cómo se logran puntuaciones elevadas en los rankings.

Si de algo no queda duda, es que un vino con 100 puntos tiene una gran carga emocional. Nos mueve el corazón, nos hace sentir.  Josep Roca, sumiller del Celler de Can Roca, lo expresa así: “estos son vinos que hacen palpitar el corazón de manera elevada”.

La poesía de Josep Roca es el broche de oro para cerrar una cata única: “Lo que hemos probado es una secuencia de estratos totalmente distintos que permiten una complementariedad para dar vida a la Belleza”

“Estos vinos son grandes y tienen emoción dentro”. Y cerrando con las palabras de Josep Roca la velada sigue con un delicioso catering del Celler de Can Roca, una experiencia gastronómica para no olvidar.

No queda más que agradecer a Vins y Licors Grau que nos brindara esta experiencia. Una cata con vinos difíciles de encontrar, en una vinoteca en la que estos vinos con 100 puntos Parker son solamente siete de las 12,000 referencias que ofrece la firma. Vale la pena perderse entre sus pasillos o en su tienda online para descubrirlos.

 

cata de 100 puntos parker
Foto: Sala de Catas de Vins i Licors Grau / @ Paco Dalmau

La Champagne es de esos lugares que consiguen concentrar la magia que envuelve la Navidad. Nosotros hemos querido vivir las emociones que nos trae esta época del año acercándonos a Reims y Epernay, las capitales del Champagne. En esta región de Francia, la Navidad es sinónimo de celebración, de festivales de luces y de mercadillos de artesanía y delicias dulces.

Redacción

La Champagne está muy cerca, a 45 minutos en tren de París, y es un plan muy apetecible para cualquier winelover, pues pocos vinos como los champagnes han alcanzado la categoría de mitos.

Sus maisons de champagne se visten también en esta época de Navidad con sus mejores galas. Las largas noches invernales proporcionan un marco perfecto para que luces y destellos conformen una estampa navideña incomparable.

Es un placer disfrutar de la iluminación especial de la Avenue de Champagne en Épernay, donde muchas de las grandes maisons de champagne tienen su sede, lucen en los días previos a la Navidad.

Anochece muy temprano, es lo propio de este tiempo, pero bien abrigados y con los pómulos rosados podremos ser partícipes de todos los eventos que se han programado. En el 2018 el gran espectáculo Habits de Lumiere  tendrá lugar el fin de semana del 14-16 de diciembre en Épernay.

El mundo de las novelas de Julio Verne es la inspiración que tendrán este año las instalaciones, creaciones artísticas y espectáculos de luz y sonido en una de las mecas del champagne.

Reims nos recibe con toda la grandiosidad que le otorga contar con tres monumentos reconocidos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Estos son la catedral de Notre-Dame, cuyos muros han presenciado la coronación de nada menos que 33 reyes, el Palacio de Tau y la antigua Abadía de Sant Remi.

Además, míticas casas de champagne tienen su sede en Reims, como Veuve-Clicquot, Pommery, Louis Roederer, Taittinger, Krug, Mumm o la Maison Ruinart. Y es que también este patrimonio vinícola y enológico forma parte del listado de la Unesco.

Si quieres saber más de Champagne puedes leer nuestro artículo El terroir excepcional del Champagne

Foto: Habits de Lumière se celebra una sola vez al año en Epernay / @ Christophe Manquillet

Deliciosos Mercadillos Navideños llenos de especies

Los mercadillos navideños son otro de los atractivos que nos ofrece la región de La Champagne pre-navideña. Artesanía en madera, preciosos adornos para nuestro árbol de navidad, dulces tradicionales o la reputada mostaza de Reims no faltarán en nuestras compras.

Las especias dulces y el jengibre, que trasladan nuestros paladares a los sabores propios de la Navidad, estarán presentes en infusiones, dulces o en el delicioso pain d´épices típico de esta zona.

Probaremos también el sugerente aroma a vainilla de los biscuits roses de la mítica Maison Fossier, mojados en champagne, que es la manera más propia de degustarlos. ¿Sabías que esta fábrica de galletas es la más antigua de Francia? Se fundó en 1756.

Dormir en La Champagne

Nos va a costar elegir un alojamiento en esta zona, pues la oferta es variada y de mucha calidad. El recientemente remodelado Continental hotel de Reims es una muy buena opción: tiene cuatro estrellas y es el único hotel boutique de la ciudad.

Nos reservamos un par de horas para tomarnos relajadamente un champagne en los elegantes salones que dan a la plaza Drouet d’Erlon.

Foto: Receta elaborada con Biscuit Rose de Reims, de Fossier / @ Biscuits Fossier

Escapada de 72 horas… ¿estás listo/a?

Nunca dejamos pasar una escapada, por breve que sea, sin incluir en ella la degustación de la gastronomía propia de la zona. Los productos de la región de Champagne son un espectáculo: magret de pato, jamón de Reims o un surtido infinito de quesos.

Entre nuestras direcciones más especiales se encuentra Au petit comptoir  donde tenemos reservado un “menu surprise” que consiste una degustación de seis platos elegidos por el chef de los que nada se nos ha anticipado.

La ilusión, las sorpresas y la paz que anticipa la llegada de la Navidad nos han acompañado en estos días en La Champagne.

Y como buenos winelovers no hemos perdido ni una sola oportunidad de tomarnos una copa de los champagnes mundialmente conocidos y de descubrir otros, elaborados por pequeños productores que nos han sorprendido mucho.

En la vinoteca Trèsors de Champagne que se encuentra justo detrás del emblemático mercado de Reims, Les Halles de Boulingrin, hemos hecho nuestras últimas compras de champagnes: ¡este año nosotros pondremos las burbujas en nuestras cenas familiares de Navidad!

habits de lumiere en la champagne
Foto: Espectáculo Habits de Lumière en La Champagne / @ Christophe Manquillet

¿Quieres viajar a La Champagne? Contáctanos y te organizaremos el mejor viaje gastronómico a esta región: hola@winestyletravel.com 

Una cálida noche de primavera me dio la oportunidad de conocer al reconocido chef brasileño Alex Atala. Fue durante un cóctel ofrecido en su honor en el restaurante El Baqueano, ubicado en la capital argentina.

Por Diana Silva Franco

Alex Atala, después de una conversación muy animada que puso a prueba mi portugués y mis nervios de acero, accedió a contestar on the record algunas preguntas para WineStyle Travel. Con una espontaneidad inesperada y una risa muy contagiosa.

Cuando tienes que escoger un vino para tomar con amigos o en casa, ¿qué sueles escoger?

Para una ocasión así, la idea es agasajar a los amigos, así que escojo vinos fáciles de tomar y de preferencia orgánicos, naturales y, en lo posible, biodinámicos.

No podría decirte un nombre específico, me gustan muchos. Lo que ha pasado en las últimas décadas en la industria del vino es una explosión de productores y métodos. Incluso en vinos biodinámicos y naturales podemos encontrar grandes variaciones en los métodos.

No soy muy fan de las burbujas, pero sí varío entre blancos, rosados y tintos, depende mucho del horario. Si es una tarde de calor un rosado sin duda, si es para una comida más vegetal o quizás pescados, me quedaría con un blanco aunque me gustan los tintos que van con pecados también… Y si es un asado, ¡tinto!

¿Cómo elige un vino Alex Atala?

Es una mezcla del clima, la comida y la compañía. A nivel personal me inspira mucho el momento que estoy viviendo, pero a nivel profesional, la comida que hacemos todos los días en el restaurante tiene sabores nuevos, mucho carácter. Entonces siempre busco bebidas menos clásicas, o hasta vinos que algunos podrían caracterizar como defectuosos pero que me gustan por su carácter, por su tipicidad.

En D.O.M, cuando los comensales piden el maridaje con vinos, apuntamos a vinos menos comunes, distintos, muchas veces brasileños.

Hay un vino que vale la pena mencionar: Era dos ventos, um vinho laranja, que está prácticamente siempre en nuestro menú.

Ante la carta de vinos – y en la vida-; ¿arriesgas o te dejas llevar?

Me arriesgo más de lo que voy por lo seguro. Soy muy curioso, tanto con la comida como con los vinos.

Tienes una oportunidad: conquístala con un solo plato.

Tendría que cocinar cosas típicas de la región donde ella nació, que es el Cerrado brasileño. A excepción del pequi, que es una fruta que no le gusta, haría una comida regional a base de cerdo, farofa, feijão verde fresco, recién cosechado.

Y para beber, un vino rosado.

chef alex atala con la periodista diana silva
Foto: Diana Silva conoció a Alex Atala en la celebración de los 10 años de El Baqueano

¿Un destino inmediato? 3, 2, 1…. ¿Dónde eliges viajar?

Japón. Fui muchas veces y me gusta mucho. Japón tiene una cocina única. Al visitar, comer y trabajar en restaurantes de Japón, te das cuenta de que la manera en que construyen sabores y hacen las armonizaciones con sus bebidas, con sus vinos de ume -que no son exactamente vinos- o con el sake; tienen gran inteligencia.

Si lográramos traerlo a nuestro territorio sería un gran aprendizaje para todos nosotros.

Ponle música a un recuerdo de infancia (un recuerdo/una canción).

La música es parte de mi vida, así que es muy difícil escoger. Tuve una pasión juvenil por Elvis Presley, no me parece que sea la mejor música pero es muy nostálgico para mí.

También compositores instrumentales de jazz brasileños, como Egberto Gismonti. Siempre me gustó y me gustará el punk, pero con los años me fui abriendo a otros tipos de música y hoy escucho prácticamente todo.

Pero hay una canción de Gismonti que se llama Palhaço, que es la historia de la tristeza y la alegría del payaso, y tiene risas de niños. Tiene una alegría y una ingenuidad que me gusta mucho.

Tu menú soñado consistiría en… (primero, segundo y postre)

Comer me gusta tanto como cocinar. Los domingos me voy al mercado que queda cerca de mi casa y no escojo el menú, sino que el menú me escoge a mí.

Una de las mejores cosas de ser cocinero es encontrar un ingrediente que te invita a cocinar. Y no tienen por que ser cosas caras ni complicadas.

Por ejemplo, hoy llegué (a El Baqueano) y vi que recibieron estas anchoas. Fernando quería usarlas para entrada y yo decidí sumar un plato sorpresa para nuestro menú, porque me dieron ganas de cocinarlas.

chef alex atala y fernando rivarola
Foto: Alex Atala y Fernando Rivarola cocinando juntos / @ Diana Silva

¿Quieres viajar a Argentina? Contáctanos y te organizaremos el mejor viaje gastronómico a esta región: hola@winestyletravel.com 

Esta semana hablamos de cavas de larga crianza con Llopart porque cada vez queda menos para las fiestas navideñas. Es el momento de proveernos de los vinos que acompañarán las cenas y comidas familiares típicas de estas fechas. ¿Por qué deberíamos pensar en un cava de larga crianza? Te lo explicamos.

Redacción

Los espumosos, y no sólo los cavas de larga crianza, son los vinos propios para la celebración. Protagonizan los brindis y también son los vinos más versátiles para acompañar una comida de principio a fin.

Aperitivos, mariscos, pescados y carnes encontrarán grato maridaje con cavas, y la armonía será mucho más completa si la hacemos con cavas de larga crianza – reservas y grandes reservas – como los de Llopart.

No hay momento del año en el que el reencuentro con familiares y amigos alargue tanto las sobremesas: conversaciones en entornos cálidos cuando el invierno se ha encargado de acortar tanto los días. Una copa de un gran espumoso puede ser la mejor opción para estas charlas inacabables.

cavas de larga crianza llopart
Foto: Leopardi es un homenaje al hombre que inició la actividad vinícola de la família / @ Llopart

“Ex vite vita”, larga crianza de más de ocho años

Elegimos Llopart por muchos motivos. El primero es su indudable apuesta por la calidad y el entorno en el que crecen sus vides. Pero también porque ha sabido sublimar la experiencia de beber un espumoso a través de los cavas de largas crianzas.

Los matices que es capaz de entregar un Ex·Vite de Llopart, procedentes de sus más de ocho años de crianza son infinitos. Un espumoso que no ha pasado desapercibido en el panel de cata de prestigiosas publicaciones internacionales, como DECANTER, que le concedió nada menos que 98 puntos.

Elaborado a partir de las uvas que entregan viñas de más de cuarenta años, de las variedades Macabeo y Xarel·lo, Ex·Vite Cava de Paraje Les Flandes dels Casots resume a la perfección la filosofía de la familia: “Ex vite, vita” que en latín significa “De la vid, la vida”.

Llopart nos ha gustado desde el primer día en que iniciamos nuestra actividad editorial, así que puedes leer uno de nuestros primeros artículos: Llopart, un clásico de la DO Cava.

 

Siglos de historia del vino

Pocas bodegas pueden presumir de contar con un respaldo generacional que se pierde en los siglos: Llopart, sí.

En un documento escrito en latín y fechado en 1385 Bernat Llopart (o Bernardus Leopardi según aparece en el pergamino) recibía la cesión de unas viñas en lo que actualmente es la Heredad de Can Llopart de Subirats.

Este documento demuestra que en el mismo lugar de donde proceden hoy los cavas de Llopart lleva cultivándose la viña de desde el siglo XIV, lo que confiere a todos los espumosos de esta casa una tradición centenaria.

La casa Llopart también es pionera en la elaboración de vinos espumosos en la región del Penedés, estando documentada la elaboración de su primer espumoso en 1887. Se trata de una casa pionera en todos los sentidos.

paraje calificado de llopart
Foto: Paisaje de invierno en los viñedos de Llopart/ @ Llopart

Viñedos de parajes calificados

Existen lugares, parajes y localizaciones donde las vides encuentran una combinación de suelos, orientación y climatología ideal para producir las mejores uvas: los parajes calificados.

Las casas vinícolas que cuentan con una tradición elaboradora conocen perfectamente cuáles son sus mejores pagos. Aquellos lugares capaces de entregar año tras año uvas de una calidad superlativa. Son las joyas de una bodega.

Sólo era cuestión de tiempo para que estos viñedos singulares fuesen distinguidos y reconocidos. Fruto de este paraje se obtienen dos espumosos únicos, dos cavas de larga crianza: Llopart Ex·Vite y Llopart Original 1887.

El buen hacer de Llopart

Llopart es una bodega que mantiene su carácter familiar y por ello sigue realizando muchas de las tareas vitivinícolas como siempre se han hecho. Es el caso de las vendimias, que siguen siendo manuales.

La apuesta por la calidad de Llopart parte de trabajar solo con viñedos propios, lo que les permite controlar todo el proceso de elaboración: desde el viñedo hasta la botella.

En 2017 la bodega Llopart ha sido galardonada con la prestigiosa “Creu de Sant Jordi” – distinción anual que otorga la Generalidad de Cataluña a aquellas personas y entidades sociales que «por sus méritos, hayan prestado servicios destacados a Cataluña en la defensa de su identidad especialmente en el plano cívico y cultural» -.

Pere Llopart i Vilarós, presidente de la bodega, quien representa la cuarta generación de elaboradores de espumoso y la vigesimocuarta de vitivinicultores, recibió un homenaje a toda una vida dedicada al sector por parte de la Cofradía del Cava de Sant Sadurní d’Anoia.

Llopart es, además, miembro fundador de CORPINNAT, la marca colectiva de la UE que nace con la voluntad de distinguir los grandes espumosos del Penedés.

Foto: Solamente se elaboraron 3.700 botellas del Llopart Original 1887 de la añada 2011 / @ Llopart

Si quieres visitar Llopart o comprar sus cavas de larga crianza puedes hacerlo directamente desde su web. 

Esta web utiliza cookies propias con la finalidad de facilitar el uso de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar